La Gamification entra en las aulas

18 julio 2018

Por Tiching

-0-0-0-0-0-

¿Qué es la gamification?

Se trata de utilizar la predisposición del ser humano para jugar en otros contextos en los que el juego parece poco adecuado. En todo juego existe una recompensa, un premio, alcanzar un objetivo más rápido que los demás, etc. Se trata de ganar, respetando unas normas determinadas para el correcto funcionamiento del juego. Así, la gamification busca aplicar estas condiciones propias del juego en un contexto como puede ser el aula,  para que los niños puedan aprender de manera lúdica y divertida.

La gamification como herramienta de aprendizaje

A continuación te presentamos algunos ejemplos de gamification que están funcionando y que se han desarrollado en contextos educativos. Toma nota, te interesarán.

  • Duolingo: Con sencillas propuestas para traducir páginas web, aprender o mejorargratuitamente un idioma.
  • ClassDojo: Es una clase activa y dinámicacon interesantes juegos de recompensas.
  • World Peace Game: Jugar a que los alumnos sean políticos para trabajar la diversidad de opiniones.
  • Mr Pai’s Class: Es una clase en la que el Sr. Pai enseña a sus alumnos apoyándose en recursos que ofrece la red.
  • Brainscape: Una original manera de activar la confianza entre dos personas o grupos basada en el juego de la repetición. ¡Comprueba los resultados!
  • Socrative 101: Juego para mejorar la interacción en clase entre profesores y alumnos.

La gamification  también tiene sus detractores, pero se está aplicando cada día más en el mundo empresarial y también en la educación. Y a ti, ¿qué te parece?

Te hemos ofrecido algunos ejemplos de gamification en la educación, ¿has probado algún otro juego para aprender?

 

 

Anuncios

Gabriela Levato: “Los profesores son los artesanos de nuestros pensamientos” Gabriela Levato Politóloga y activista por una educación pública y de calidad

17 julio 2018

Gabriela Levato

Politóloga y activista por una educación pública y de calidad

 

-0-0-0-0-0-

 

¿Tenemos un buen sistema educativo, en España?

Si pensamos en la educación como un proceso vital de aprendizaje permanente estamos ante la amenaza de que se transforme en una carrera competitiva, egoísta que estimula el individualismo y por tanto una sociedad injusta e insolidaria. Debemos transformar nuestra forma de vida para cambiar la educación. Es un nuevo modelo social para un nuevo modelo educativo.

Señalemos tres de las principales amenazas de la educación hoy en día

Las principales amenazas: apropiación privada del conocimiento, por ejemplo patentes o investigación que favorece el negocio de corporaciones, sentido mercantilista de la  educación entendida como producto para el consumo y el beneficio y donde centros, profesorado y alumnado se ven sometidos a obtener resultados para recibir financiación y por lo tanto vulneración del derecho reconocido en la CE y la obligación de los poderes públicos de hacerlo efectivo generando una brecha cognitiva con mayorías poco cualificadas y una minoría de excelencia.

¿Qué soluciones propones o promueves para hacer frente a estas amenazas?

Las más inmediatas: Derogar las leyes y los decretos que transforman la educación en instrumental al servicio de una economía de mercado y limitan acceso y ejercicio de este derecho. Legislar para blindar la educación a intereses privados, aumentar la inversión pública en educación y en ciencia y orientar la investigación en beneficio de la sociedad, destinar el dinero público sólo a la red pública, instalar un debate social sobre qué educación queremos, garantizar la educación infantil y  la educación superior.

¿Por qué cree que es tan importante el consenso en las políticas de educación para el progreso de un país?

El consenso es difícil si se trabaja sobre bases tan disímiles, por ejemplo la laicidad, la desaparición de la red concertada, la educación crítica y emancipadora, son definiciones que dificultan el consenso, quizá deberíamos priorizar las razones que significarán dignidad y bienestar para las mayorías.

¿Por qué cree que en España no existe un consenso alrededor de las políticas de educación, como sí pasa en otros países?

Porque hay cuestiones pendientes que deben ser debatidas, vuelvo sobre lo anterior, la educación no puede estar atravesada por una confesión religiosa cuando el estado es aconfesional y cuando sus valores no reflejan a sociedades plurales y diversas, esto revierte  en adoctrinamiento y discriminación.

¿Qué ejes estratégicos señalaría usted para avanzar, a través de la educación, hacia una sociedad más justa?

Entenderla como derecho de todos y bien de todos, como un común que como dice la UNESCO debe ser compartido y no re-partido.

Garantizar el acceso, la permanencia y la pertenencia, esto es acceder al conocimiento, contar con las condiciones materiales y sociales para poder permanecer en la escuela  y generar en cada espacio un sentido de pertenencia, no nos sirve la inclusión excluyente y aquí tenemos el ejemplo de la etnia gitana y su discriminación en la escuela pública.

Vivir una educación que trabaje valores como igualdad, justicia, solidaridad, pensamiento crítico, autonomía, libertad y democracia, y que sea atravesada por múltiples dimensiones en la cual la rigurosidad científica se entrelace con los saberes ancestrales, donde la tecnología una voluntades para avanzar en el conocimiento compartido, interactuar con la naturaleza que es más que respetarla, convivir y aprender de la diversidad más allá de la “tolerancia”, reflexionar sobre las guerras para entender por qué la paz y para que ese significado no se traduzca  en simbólicos días cruzados entre fuegos, para desear saber a través de medios de información responsables, comprometidos y no condicionados por intereses empresariales, que pretenda siempre llegar a la verdad  y que recupere la historia para volver sobre las huellas y evitar en el futuro tomar caminos parecidos.

Democratizar la vida académica de centros y universidades y abrirlos a su entorno como referentes colectivos y espacios de construcción de conocimientos para el buen vivir.

¿Considera que los profesores están suficientemente reconocidos, que su labor se tiene considerada como se merece?

El profesorado es la piedra angular del sistema y es prioritario que se encuentre valorado desde las instituciones y desde la sociedad, son los artesanos de nuestros pensamientos y por ello deben trabajar en libertad, con reconocimiento y también con el compromiso social que esta profesión lleva implícito.

¿Crees que a los jóvenes, a los propios alumnos, debemos involucrarlos en la lucha por una educación de calidad? Debemos crear consciencia?

Lo considero imprescindible porque esa respuesta al presente educa, nutre nuestro pensamiento y nuestra acción de manera crítica y liberadora, supone conciencia social y nos hace partícipes de una construcción colectiva de la que ninguno puede estar ajeno ya que de ello depende que nuestros proyectos de vida y el de las futuras generaciones sea una realidad en una sociedad justa e igualitaria.

Las nuevas tecnologías nos han ayudado a compartir experiencias de distintos lugares, ¿Crees que pueden tener un papel importante en el futuro por la lucha de una educación pública y de calidad?

Las tecnologías nos facilitan los instrumentos para tener más información y más conocimientos, son fundamentales y por ello debemos garantizar la alfabetización digital para evitar la brecha y enseñar a trabajar con la información, es decir  cómo obtenerla, cómo procesarla y cómo transmitirla.

 

Horitzó 2020: una escuela pensada de forma colectiva

16 julio 2018

Tiching

-0-0-0-0-

¿Te imaginas que alumnos, familias, y equipo docente pudiesen reflexionar juntos y definir el modelo educativo del centro? Pues eso es precisamente lo que han llevado a cabo en la red de escuelas Jesuïtes Educació, formada por 8 centros educativos en Barcelona. Recientemente hemos tenido la suerte de conocer desde dentro este proyecto, ¡y te lo contamos a continuación! No te pierdas ni un detalle 🙂

Horitzó 2020 | Tiching

Horitzó 2020 es un plan estratégico a 8 años que se creó de manera colaborativa con toda la comunidad educativa. En su creación, participaron alumnos de 3 a 18 años, familias y educadores, además de personalidades, entidades y empresas comprometidas con la educación. Para ello se utilizaron diferentes medios: encuestas, actividades con alumnos, grupos de familias, instituciones, buzón abierto, docentes de otras entidades… ¡en total formaron parte del proceso 13.000 personas, que aportaron más de 56.000 ideas!

Todas ellas se concretaron en 17 ideas clave y un nuevo modelo pedagógico (MENA), cuyas características principales son:

  • Un equipo docente con un nuevo rol:Se busca fomentar el trabajo conjunto entre docentes, tanto en la planificación como el trabajo en el aula, ya que se trabaja con 3 y 4 docentes por aula, en un aula de 60 alumnos.
  • Los espacios también han cambiado:Son más amplios, más flexibles, permitiendo una nueva manera de funcionar.
  • Un nuevo tipo de organización:No hay jefe de estudios, no hay coordinadores; únicamente hay equipos docentes y director. Además, en el nuevo equipo todos son tutores: las tutorías pueden tener lugar a cualquier hora, para que el alumno pueda plantear sus dudas e inquietudes en cualquier momento.
  • Los alumnos, los protagonistas:Trabajan individualmente y de manera cooperativa con sus compañeros.
  • Mayor relación y colaboración con las familias:Se mantiene una continua comunicación con las familias. Por ejemplo, haciéndoles llegar guías de los proyectos de clase antes de comenzarlos, o con un cuestionario de habilidades y conocimientos para ver cómo pueden participar en la vida escolar.
  • Aprender a aprender:Los alumnos recogen los aprendizajes que van haciendo a lo largo del curso mediante una libreta electrónica individual y grupal.
  • Una distribución flexible del tiempo:La distribución del tiempo en el aula varía según decida el equipo de profesores, teniendo en cuenta las actividades planificadas.
  • Los valores en el centro:El proyecto vital del alumno adquiere un gran protagonismo. Los alumnos tienen una libreta (El cuaderno del proyecto vital) donde anotan sus emociones cada semana y cómo se sienten en cada momento.
  • Metodologías más activas:Todas ellas cuentan con una importante dosis de aprendizaje por descubrimiento, utilizando el trabajo cooperativo, la realización de proyectos interdisciplinares y el aprendizaje basado en problemas.
  • Evaluación dinámica: Se potencia la autoevaluación y la coevaluación, y se integra la evaluación en el conjunto de actividades del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Jesuïtes Educació | Tiching

Un día en Jesuïtes Educació

Al comenzar el día, los alumnos llegan, se sitúan, se tranquilizan. Cada uno llega de una realidad diferente, así que este es un momento para hacer los propósitos para el día, transmitir sentimientos, abrirse a los demás. A veces es con un texto, otras con música relajante, otra con algún vídeo, con una noticia de actualidad… Este momento se repite al acabar el día, cuando se juntan para realizar una reflexión final, una despedida para poner en orden las ideas de la jornada, para agradecer el esfuerzo de los compañeros. Tomar conciencia del aprendizaje, en definitiva.

Los lunes, además, después del inicio del día de hace el inicio de la semanaEl equipo de profesores muestra a los alumnos qué es lo que harán y cómo a lo largo de la semana.De la misma forma, el proceso se repite los viernes al acabar la semana: ¿hemos alcanzado los objetivos? ¿Qué dificultades hemos encontrado? ¿Necesitamos cambiar algo? Las conclusiones obtenidas se incorporan al trabajo de la semana siguiente.

Cada día se trabaja por proyectos, una metodología basada en el aprendizaje por descubrimiento guiado y que contiene fases de investigación, de formulación de hipótesis inconclusa, de búsqueda y sistematización de la información, de definición y construcción de un producto final y su presentación. Los proyectos se van combinando en el horario semanal y se organizan en tipos según su duración: los más largos pueden llegar a las 30 horas e implicar de 4 a 5 materias; los más breves, de 9 horas, pueden implicar 2 o 3 materias), que se van combinando en el horario semanal. Todos los proyectos parten de un centro de interés, que se asocia a unos contenidos, y se establece un reto y un producto final por cada uno.

Jesuïtes Educació | Tiching

Y tú, ¿conoces algún centro educativo con alguna metodología diferente e interesante?  

Cómo trabajar las emociones cada día en clase

13 julio 2018

Mª José Roldán, psicopedagoga y pedagoga terapéutica

-0-0-0-0-0-

Cómo trabajar las emociones cada día en clase 1

 

Para desarrollar una inteligencia emocional satisfactoria es preciso trabajar las emociones cada día en el aula. De esta forma, los niños conocerán y entenderán sus sentimientos y los de sus compañeros y aprenderán a autorregularse cuando sea necesario.

Desde que nacen, los niños son todo emociones que, sin duda, nos pueden enseñar grandes lecciones a los adultos. Cada uno de ellos, cuenta con su propia ‘mochila emocional’, que le hará totalmente diferente, y le hará sentir y percibir el mundo de distintas formas. Es clave que los maestros trabajen las emociones desde el aula para que los niños aprendan a diferenciar las que sienten ellos y los demás, y también que puedan poner palabras a lo que sienten.

Trabajar la empatía y la asertividad tiene que ser una realidad en el aula con el objetivo de desarrollar una buena inteligencia emocional, algo que sin duda mejorará el rendimiento académico. Además, es posible cumplir con los objetivos marcados a lo largo del curso y, al mismo tiempo, trabajar las emociones.

emociones

¿Quieres saber cómo poder trabajar las emociones desde clase sin dejar de lado los contenidos académicos?

 Encontrar el mejor MOMENTO. Es necesario que cada maestro o profesor sea capaz de encontrar el momento adecuado durante el día para trabajar en emociones con los niños, por lo que antes de empezar a pensar en las actividades, primero hay que escoger el momento idóneo para hacerlo.

 

10 minutos cada mañana. Y antes de comenzar la ‘rutina’ diaria, de forma que estén más receptivos a las emociones y al buen hacer de sus compañeros.

 

10 minutos antes de volver a casa. Si es posible, se puede trabajar lo que se hizo a primera hora de la mañana para ver si ha repercutido en su jornada en la escuela y también para que puedan reflexionar sobre ella de forma global.

 

Asamblea: 1 vez por semana. Si por el estilo de las clases o la organización del centro educativo, no es posible trabajar las emociones cada día, se puede dedicar una hora a la semana y hacerlo en forma de Asamblea… Quizá suponga un trabajo extra, pero los alumnos se sentirán mejor cada día.

 

Siempre que sea necesario. Otra opción es trabajar las emociones siempre que sea necesario, es decir, cuando ocurren circunstancias en el día a día que obligan a trabajar las emociones para conseguir buenos resultados de comunicación o de interacción entre iguales.

emociones

Marcar un objetivo

 

Las emociones se pueden trabajar a cualquier edad, tanto en adultos como en niños, pero es necesario recordar que a los más pequeños les gusta jugar y que de esta forma aprenderán mejor. Una vez decidido el tiempo que se destinará a trabajar las emociones, es necesario tener una meta clara para el grupo de alumnos. Así, el alumnado debe entender, por ejemplo, qué es la felicidad (o cualquier otra emoción) y cómo se debe trabajar cada día para lograr buenos resultados. A continuación, os mostramos qué tipo de actividades pueden practicar para identificar sus emociones y aprender a influir sobre ellas.

En la práctica…

-Es necesario buscar actividades para trabajar la conciencia corporal y compararlas con emociones como sentir mariposas en el estómago, un vacío en el interior, la cabeza nublada… Es una forma de que los niños entiendan cómo el cuerpo y las emociones están totalmente conectadas.

 

-De igual modo, es importante que los niños entiendan la importancia de la calma y aprendan a autorregular su conducta. De esta forma, al modificar su estado físico pueden cambiar el emocional. Para ello, es posible llevar a cabo actividades de relajación, como respiraciones lentas y profundas que les permitan calmarse y dejar el estrés a un lado.

 

-También es posible conseguirlo a través del movimiento: saltando para liberar emociones y parando para encontrar el equilibrio. Así, podrán comprobar que la acción conduce a la calma. El ejercicio dirigido puede cambiar el estado físico de los estudiantes y, por tanto, también el estado emocional.

 

-Otra posible actividad es invitar a los niños y niñas a expresar sus emociones: se puede hacer a través de colores, reconocer las emociones propias o en los demás, etcétera. Hacer juegos para expresar y nombrar las emociones haciendo que actúen para entenderlas y adivinar cuáles son les ayudará a entender las emociones propias o las de sus compañeros de clase.

“El manicomio loco”, una meditación activa para soltar tensiones en el aula

12 julio 2018

Haydée Mesa, licenciada en Arte Dramático y especialista en Técnicas Gestálticas, con experiencia como actriz profesional y pedagoga teatral, conjuga estas disciplinas para profundizar en el conocimiento emocional.

-0-0-0-0-0-

El movimiento continuo de un niño en su silla suele ser síntoma de que no se movió lo necesario.  Bajo esta tensión, le será difícil concentrarse. Hablará, se levantará sin parar para sacar punta a su lápiz, tirar un papel a la papelera o ir al baño buscando mil y una excusas para saciar su urgencia de movimiento. ¿Qué puedes hacer tú en el aula para ayudarle a liberar toda esta energía de manera rápida consiguiendo que se concentre de nuevo?

A continuación te propongo una potente actividad de descarga. Se trata de una pequeña meditación activa con recursos teatrales, de carácter lúdico y alegre. Sólo te tomará unos minutos. Se llama “el manicomio loco”. (Apta para todas las edades. Especialmente recomendable para adolescentes).

Objetivo:

Mejorar la concentración

Beneficios:

mejora la creatividad, imaginación, memoria, las capacidades cognitivas y la inteligencia emocional liberando tensiones, físicas, emocionales y mentales.

¿Qué material necesitas?

-Un lugar donde tus alumnos puedan moverse a sus anchas y no molesten a nadie con sus gritos. Quizá el aula de gimnasia

-Un pañuelo por participante

-Reproductor de audio

-Una melodía enérgica

¿Qué pautas debes dar?

-“Imagina que eres un loco en un manicomio”.

-“Cuando yo diga “ya” empieza a moverte y a gritar a tu antojo, interpretando al loco más loco que imagines durante 10 minutos. Revúelcate por el suelo, grita, patalea, ríe, llora, exprésate en jerigonza. No te dejes nada de lo que surja sin expresar. ¡Diviértete!”

-“Si sientes vergüenza de que tu compañero te vea tan loco, todos os vendaréis los ojos y así nadie verá a nadie, pero escuchar al otro y sentir su movimiento te ayudará a entrar en la dinámica”.

-“Voy a poner una música crispante a volumen fuerte. Aprovéchala como inspiración para arrancar dejándote llevar por ella y camuflar tu vergüenza en su bullicio”

-“A mayor intensidad mayor descarga”

-“Intentad sentir con el cuerpo la cercanía del compañero para no chocar”.

-“Habla en “jerigonza”, un lenguaje no racional inventado  por ti, pronunciado rápido para escapar al control de tu mente”.

Tiene las siguientes ventajas:

  1. Puedes decir lo que necesites, que no herirás a nadie, ¡sólo tú lo entenderás!
  2. Conseguirás un sorprendente efecto de loco
  3. Limpia tu mente de tensiones, al evacuar lo que necesitas.
  4. Aumenta tu Percepción corporal e Inteligencia Emocional:la mente necesita del orden y la sistematización para funcionar. La palabra es su esquema de pensamiento. Romper este esquema verbal la anula al guiarla a un caos en el que no sabe manejarse. Con ello, la emoción toma protagonismo: “El centro es empujado de tu mente al corazón” [1]Pensar menos, sentir más.
  5. “¡Para! ¡Conviértete en estatua de piedra en la posición en la que te encuentres tras los 10 minutos de locura, en completo silencio (la música cesó). Observa lo que sucede durante 5 minutos, para reconectar con el estado de calma”: Presta atención a tu respiración, a tus sensaciones físicas, observa tus pensamientos si llegan y déjalos pasar como una nube volviendo a poner el foco de atención en tu respiración y sensaciones físicas.
  6. Pasados 5 minutos di: “Deshaz tu postura, ahora puedes moverte, quitarte el pañuelo y, lentamente, volver a la actividad en tu aula.¡Observa la diferencia en el nivel de concentración, actitud, postura, mirada, calidad de movimientos!

“Sin escucha no hay aprendizaje”. Pautas para conectar con los estudiantes,

11 julio 2018

por Andrea Giráldez

Profesora universitaria, consultora, facilitadora de procesos de formación en soft-skills y directora de online learning en Growth Coaching Online

-0-0-0-0-0-0-

Todavía recuerdo aquel día en el que, al volver del colegio, pregunté a una de mis hijas, que por entonces tenía 8 años: ¿qué has aprendido hoy? Cuando respondió “nada” pensé que era la típica respuesta evasiva de quien no quiere hablar en ese momento, pero para mi sorpresa continuó: “estuve desconectada”.

 

¿Desconectada?

 

Y ahí vino la explicación: “Sí, te sientas recta, mirando a la profesora, sonríes, de vez en cuando asientes con la cabeza… y sigues pensando en tus cosas”. Claro que sabía que estas cosas pasaban (y muy frecuentemente) en clase, pero ese día el impacto fue tan grande que desde entonces no he dejado de investigar y trabajar en este tema.

 

¿Cuántos alumnos y alumnas “desconectados” tenéis en vuestras clases?

Es fácil que pasen desapercibidos, porque no interrumpen, no molestan, generalmente aprueban e incluso sacan buenas notas; sin embargo, ¿tiene sentido condenarles a pasar tantas horas muertas e improductivas en el aula? ¿Nuestro fin último no es que todos los estudiantes aprendan? Si es así, deberíamos considerarlo, porque como decía Nadine Dolby en un artículo publicado en 2012: “Cuando nadie escucha, nadie aprende”. Puede que parezca una obviedad, pero ¿cuántos de nosotros hacemos algo, deliberadamente, para asegurarnos de que los estudiantes están escuchando y no simplemente oyendo lo que decimos como un murmullo de fondo?  ¿Deberíamos hacer algo? Y si es así, ¿qué podríamos hacer?

Andrea Giráldez

Lo primero, empezar por nosotros mismos. Es lo que suelo decir y hacer en los talleres y grupos de trabajo con docentes de todos los niveles (desde Infantil a la Universidad) con los que aprendemos sobre este tema. Resulta curioso cómo la mayoría descubre por primera vez que su habilidad de escucha tiene mucho margen de mejora, y como no se puede enseñar lo que no se tiene, las primeras (muchas) horas de práctica forman parte de un proceso de desarrollo personal relacionado con la escucha. Y de ahí, claro está, volvemos a la escuela o la universidad y a la práctica de nuevas formas de escucha con nuestros colegas y, especialmente, con nuestros estudiantes, a quienes también acompañamos en el desarrollo de sus propias habilidades. He aquí diez ideas clave que consideramos para estimular la escucha activa y que tu mismo podrías intentar en el aula.

 

1. Conoce a tus estudiantes y deja espacio para que ellos te conozcan.

Aunque esto puede parecer una obviedad, según pasan los años los alumnos y las alumnas comienzan a convertirse en seres cada vez más anónimos en nuestras aulas. Es más probable que los estudiantes escuchen a aquellos docentes que se toman un tiempo para conocerles y crear una relación empática. Preocúpate por aprender sus nombres, por saber algo sobre sus intereses y por permitir que te vean como una persona cercana. ¿Aprenderías algo de alguien a quien no conoces o en quien no confías?

listen_2012

2. Habla menos e incluso aprende a callar cuando no hay nada que decir o cuando toca escuchar.

Independientemente del tamaño de tu clase, recuerda que tu meta es que los estudiantes aprendan y escuchar lo que tienes que decirles no siempre garantiza el aprendizaje. Me atrevería incluso a decir que, en muchas ocasiones, es probable que aprendan más si escuchas lo que ellos mismos tienen que decir. Si en algunos momentos tienes que explicar algo o dar algún tipo de lección magistral, asegúrate de que sea lo más breve posible y de que entre una explicación y otra hay tiempo para el diálogo, las discusiones en pares o pequeños grupos, etc.

 

3. Deja que los otros hablen.

En muchas ocasiones, escuchar a los propios compañeros y compañeras hablando de sus dificultades para resolver un problema, o de cómo lo han conseguido, o dar tiempo para que compartan sus puntos de vista puede enseñar a los estudiantes tanto (o incluso más) que escuchar a sus profesores. De hecho, como decía David Burns, profesor de la Universidad de Pennsylvania: “El mayor error que puedes cometer cuando intentas expresar algo de manera convincente es que tu principal prioridad sea expresar tus ideas y sentimientos. Lo que realmente quiere la mayoría de la gente es ser escuchada, respetada y comprendida. En el instante en que las personas perciben que las entienden encuentran la motivación para comprender tu punto de vista.”

 

4. Intenta que los estudiantes tengan una razón para escuchar y sean responsables de su propia escucha.

En aquellas ocasiones en las que realmente necesitamos que nos escuchen, debemos darles buenas razones para que lo hagan o, al menos, evitar darles razones para que “desconecten”. Decirles “ahora tenéis que escuchar atentamente” no parece ser la solución.

 

5. Apaga la pantalla.

A pesar de que las ayudas visuales pueden ser importantes, en algunas escuelas y universidades se desaconseja el uso de la pizarra digital o de las presentaciones en PowerPoint, puesto que se considera que no promueven la escucha activa. ¿Puedes imaginar por qué?

 

6. Pregunta, pregunta y pregunta.

Son las preguntas, y no las explicaciones interminables, las que promueven el aprendizaje, y como decía Einstein, “lo importante es no dejar de hacerse preguntas”. Ahora bien, intenta que las preguntas no sean solo un mecanismo para controlar si te han escuchado o si han entendido lo que acabas de decir (¿alguien piensa que la respuesta afirmativa a un “habéis entendido” es la mejor manera de comprobar la comprensión de lo que se ha dicho?) sino que sean preguntas capaces de promover la reflexión y formas de pensamiento más complejas.

classroom-381896_640

7. Modela el comportamiento de un buen oyente.

No se trata de explicar a los estudiantes en qué consiste la escucha activa, sino de predicar con el ejemplo. ¿Cuántas veces interrumpimos a los estudiantes? ¿Cuántas veces mostramos desinterés por lo que tienen que decirnos? ¿Es nuestra escucha, cuando ellos hablan, realmente activa? Un recurso sencillo para concentrarnos en lo que dice un estudiante y demostrar que estamos escuchando es parafrasear lo que acaba de decir. “Entonces, si he entendido bien, has dicho que…”.

 

8. Deja un tiempo para que comprueben lo que han entendido.

Si explicas algo en el aula, lo más probable es que no todos entiendan lo mismo o que algunos pierdan parte de la información. Deja unos minutos para que, en parejas, puedan comprobar sus notas o simplemente conversar sobre lo que has explicado.

 

9. Evita la monotonía.

Nada favorece más la distracción que la monotonía. Mucho se ha dicho sobre este tema, pero a en algunas clases poco parece haber cambiado. ¿De verdad piensas que un alumno es capaz de escuchar a un docente que habla sin parar durante 20, 30 o 50 minutos?

 

10. Escucha con los ojos.

Recuerda que las palabras pueden representar una parte muy pequeña del mensaje, y algunas veces lo que se dice transmite menos que el cómo se dice. Observa lo que hacen tus alumnos y alumnas mientras te hablan y aprende a “escuchar con los ojos” observando las congruencias e incongruencias entre su lenguaje verbal y corporal.

 

Y, si has llegado hasta aquí, recuerda que ninguno de estos diez puntos es una receta, sino simplemente una invitación a reflexionar sobre cómo escuchamos y cómo nos escuchan y, si lo deseas, a dar algunos pasos para mejorar esta habilidad fundamental para la comunicación dentro y fuera del aula.

 

EMOCIONES EN VENTA

10 julio 2018

José Antonio Gabelas Barroso

Maestro. Doctor en Ciencias de la Información. Licenciado en Historia del Arte

-0-0-0-0-0-

Faltan tres días para que las calles se llenen de corazones, y los corazones de besos y regalos. Llega S. Valentín. Pero la tele; es decir, la telebasura lo pone en nuestro comedor y dormitorio todos los días del año, a todas las horas. Una mirilla con poder y sin pudor. Una televisión barata en su producción,cutre en sus contenidos, obscena en sus emociones.

¿Esta es la televisión que nos

merecemos?

¿Por qué nadie ve telebasura, pero sus programas disfrutan de grandes audiencias ?

Conectamos el próximo #15F con la telerrealidad, un género que goza de mucha salud, que muta, se clona y protagoniza la dieta audiovisual y digital de muchos espectadores día tras día.

Digámoslo claro. La llamada telebasura. Es la servidumbre de la televisión a un modelo mercantilista, cuyo objetivo es obtener el máximo beneficio económico en el “todo vale”. Las personas (digamos audiencias y usuarios) son un número, un dato estadístico explotable. Un producto obtenido a cualquier precio. Todo por el rating.

Una mirilla con poder y

sin pudor

EMOCIONES-INED21

Contemplamos el paso del modelo tradicional (analógico, uniplataforma) al multimedia, multiplataforma. Televisión globalizada, uniformada y clonada culturalmente en sus formatos y contenidos. Una praxis económica en la que los programas de telerrealidad cosechan éxito en cadena. Las productoras amplían mercado, estiran el tirón del programa para promocionar productos o espacios de compra.

La multimedialidad (concebida como estrategia multicanal) es la táctica más empleada por la telerrealidad. Una oferta centrada en las diversas modalidades de relato del programa, que ocupan más espacios televisivos para llegar a más audiencia. Se exprimen varias cadenas, incluso las minoritarias, y cada una emite el programa o un fragmento diferente.

FEEDBACK

Estas cadenas se retroalimentan en un menú uniforme:

Cadena oficial que emite galas y contenido impactante.

Conexiones de apoyo a otros espacios, bien de crónica rosa o matinales, en los que los participantes cuentan su experiencia. Una mezcla de intimidad a voces en formato celebrity.

Cadenas minoritarias, con pruebas semanales del reality o ensayo de los talent-show.
canales 24 horas, al galope del voyeurismo.

Emisión en streaming (online).

Esta mecánica y dinámica comercial que es convergente, la denominamos “agenda clonada”. Enfatiza el producto (programa) y entroniza la función comercial de la comunicación desde un estratégico combinado de sinergias: feedback para la promoción, el programa se convierte en noticia dentro de otros medios. Se implantan parásitos omnipresentes que repueblan todos los espacios mediáticos (en las escaletas de televisiones y radios, de tertulias y debates…). Intereses conectados, el producto potencia otro producto y a la inversa.

La McTelevisión (Sanpedro, 2003) transfiere valores y percepciones con discursos y relatos preocupantes. Las audiencias sociales describen la radiografía de las emociones, de sus espectadores y usuarios, en los programas y en los bloques publicitarios.

De todas las cadenas, Telecinco se ha erigido en el paradigma de la telerrealidad, recoge en una entrevista El País, al director de contenidos de Mediaset Manuel Villanueva que no duda en enorgullecerse:

“Creo que Mediaset es un referente, en especial desde el impacto de Gran hermano en la primavera de 2000, que cayó como un meteorito. Cambió el paisaje audiovisual español y cambió los modos televisivos, porque hasta entonces todo estaba tranquilo y situado”.

¿Esta es la televisión que

queremos?

 

EMOCIONES-02-INED21

¿Es compatible el audímetro con la ética y la televisión de calidad?

Sí, es posible una televisión de calidad, que además informe, eduque y entretenga. En el monográfico de la Revista Comunicar se ofrecen diferentes argumentos que respaldan esta afirmación.

Agustín García Matilla, catedrático de comunicación audiovisual, en “Una televisión para la educación, la utopía posible” destaca varios ejemplos de televisión educativa no aburrida en diferentes países del mundo. Productoras como la NHK, pertenecientes a una corporación pública creada en 1953, que ha utililizado las cuotas como sistema de financiación, lo que les permite un importante grado de independencia, similar al de la BBC. O el modelo británico de la BBC, nacido en 1936 con una programación educativa y de calidad desde 1977, desde una programación infantil y juvenil segmentada. O la Unidad de Televisión Educativa (ILCE) en México o TV cultura de BrasilLa France 2, o la ARTE  francesa, la ORF austríaca.

La tele es un electrodoméstico y mucho más. Pero a diferencia del lavavajillas o el frigo, la tele se enciende y apaga sin sentido. Y a diferencia de los útiles domésticos, no sólo ocupa un espacio doméstico, también forma y conforma una ética de los ciudadanos. De modo que dos responsabilidades están en juego. La de los políticos, que no ofrecen la tele que nos merecemos, y la de los padres y madres, necesarios mediadores entre las pantallas y sus hijos, lo que significa tener en cuenta que las pantallas en general y la tele en particular también “educan”.

A cambio tenemos esta televisión, que es la mostración del todo, pero con la perspectiva de una mirilla graduada de antemano. La llamada telerrealidad, que inspira tantos filmes y best seller de hoy en día. Definir este concepto con precisión es complicado. El docudrama (coloquialmente llamadotelerrealidad), es un género híbrido que se ha adueñado de las parrillas locales, nacionales e internacionales, en un festín mediático global, con muchos beneficios económicos.

Las pantallas y la tele también

educan

EMOCIONES-05-INED21

Este hibridismo dificulta una exacta definición. Es la eclosión de la convergencia mediática y los portales web, con el “género-matriz” del docudrama, compuesto por subgéneros, bien reciclados o inventados, que se diversifican y formatean con contenidos también reciclados que se fusionan en una espiral ininterrumpida. Los géneros tradicionales información + entretenimiento + publicidad, serpenteando en mutaciones impredecibles. Un baby boom mediático permamente e hiperpresente.

REALITY BITES

¿Cómo funciona?

Los medios construyen una realidad concreta con unos objetivos muy concretos. La relación entre emisor y receptor es muy estrecha, también sus posibles efectos. Se presenta una realidad mediática para que la audiencia pueda o quiera percibirla como “real”; cotidiana, cercana. Baudrillard ya avanzó en la “era de la simulación” la suplantación de “lo real por los signos de lo real”. Eco lo reafirma recientemente en “Número Cero”, cuando afirma que “el síndrome del complot nos invade”.

Un ejemplo: “¿Quieres momentos bochornosos, fiestones locos, tías y tíos despampanantes, cutrerío de lujo? “

O echen un vistazo a otro célebre caso: Madeline Stuart, uno de los símbolos de la inclusión social de los discapacitados.

Para describir cómo funciona este tipo de televisión, dibujaremos el perfil caleidoscópico en 11 pinceladas. Las seis primeras están adaptadas de Javier Mateos, las otras cinco son aportación nuestra.

Relatos próximos a personas reales:

(Anónimas o populares). Las historias o hechos cuentan a cámara una determinada parte de su vida cotidiana. Son experiencias y sentimientos generalmente íntimos.

Obsesión por la apariencia de realidad:

Cuentan historias verdaderas que tienen que parecer reales. Con un relato creíble, siguiendo unos criterios de selección de perfiles, lejanos a lo común y corriente. Se busca que “den a cámara”. La televisión de la gente normal aburre a la audiencia.

La espectacularidad:

Hiperconstrucción de la realidad “que enriquece y distorsiona la experiencia…recurre al misterio y la comicidad… el factor sorpresa es siempre testigo de algo inédito”. Contribuyen los efectos especiales, decorados, reconstrucciones grabadas, posproducción.

La serialidad:

Emisión por entregas como técnica de enganche. A veces el espacio se acorta en sus momentos clave, mientras el presentador advierte: “seguimos grabando”. Otras están organizados por capítulos (semanales o diarios). Esta serialidad se propaga a modo de conversación por los demás espacios de la cadena.

Voyeurismo televisivo:

“Una visibilización a ultranza de la intimidad” (Imbert). Sin límites, cuanto más real y transparente parezca mejor. Sexo, polémica, penas, protagonizan los hechos.

Multiformato televisivo:

En una relación recíproca entre contenidos y formatos. El qué y sus cómos. Los programadores insertan y organizan los formatos-contenedor, a la vez que fusionan diversos géneros televisivos(informativo, entrevista, concurso, crónica…).

Participación activa o semi-activa de la audiencia. El  espectador/usuario en el trono del show. A veces con el rol de comentarista, otras colaborador, y hasta de asesor.

Redes sociales:

Con plataformas sobre las cuales el programa se construye y modifica. La televisión en su convergencia mediática dispone de una esfera digital muy dinámica: se vuelcan los contenidos y se genera una espiral y un aura, alrededor de la cual las audiencias activas y semi-activas interaccionan. Un comentario en twitter o un whatsapp, externos al programa, pueden destruir el trono de un concursante o desterrar a un pretendiente acusado de infiel.

Emisión en prime time:

Los programas están organizados en torno a la franja horaria de emisión que coincida con el prime time u horario de máxima audiencia.  La consecuencia inmediata es que en España se agarra a la audiencia hasta las 00.00 horas.

Valores y contravalores:

Que se transmiten y promueven, generando una posible batería de afectos y efectos.

Negocio rentable: sin duda. El programa como producto (que no como servicio, tampoco en la tele pública). La McTelevisión (Sampedro, 2003), es muy rentable para las productoras. Contenidos de bajo presupuesto, con estructura espectacular, que arrastra audiencias.

 

EMOCIONES-03-INED21

Hoy no se discute que el lanzamiento y permanente transformación de la telerrealidad en las estas tres últimas décadas, engloba la extensión de canales y modelos televisivos, así como la fragmentación de las audiencias, para ser un goloso territorio de los programadores, que vertebran la parrilla televisiva alrededor de estos contenidos, con formato y género propio en la cultura televisiva contemporánea.

Sin la intención de concluir este discurso, y sí abrir un debate y una participación de toda la sociedad en la televisión que queremos, y no la que tenemos, recogemos el final de nuestro artículo “la realidad de la telerrealidad: escáner de una sociedad (hiper) televisiva”, en el que se puede completar muchos aspectos tratados.

Propuestas para le tele que queremos:

Convergencia familiar, escolar y mediática (educomunicación):

Una alfabetización general. Que la sociedad, desde edades tempranas, adquiera los valores que le ayuden en su posterior proceso de selección y recepción de contenidos. Que el entorno, al haber sido sometido a un proceso de calidad, genere puntos de vista críticos en cada uno de sus sujetos. Que los medios ofrezcan contenidos de más calidad, que garanticen su función formadora e informadora.

Velar por una dieta mediática saludable (pantallas sanas):

Fomentar el entretenimiento blanco (programas que realmente diviertan y deleiten a la audiencia), dejando de lado aquellos contenidos que vulneren los derechos humanos, promuevan la incultura, o instruyan en el desprecio, en la violencia verbal o física, en lo ordinario o en la vaguedad. Separar la información del show y alertar de cuándo se está expuesto a un discurso factual o real (principal peligro de la era de la hipertelevisión), entretanto se promueva la objetividad y la neutralidad. Tener en cuenta a cada uno de los sectores de la sociedad a la hora de crear contenidos (infancia, juventud, mediana edad, y, sobre todo, vejez). Que se les dote de visibilidad y participación.

Aprovechar las nuevas tecnologías:

Con la implantación de la Televisión Digital Terrestre (2008-2010), Internet y demás pantallas, la sociedad está provista de una sobreinformación que puede desencadenar una fuerte desinformación; mientras la selección individual puede entenderse como solución al problema (en el supuesto de haber creado sociedades críticas), todos estos espacios pueden trocarse verdaderos vehículos fraccionados y organizados de información, en lugar de meros contenedores. Aprovechar las posibilidades que ofrece la diversificación de canales para ofrecer información a la carta (cada contenido en un canal y horario, según sus características), fomentando, de esta forma, el pluralismo, la consiguiente selección individual y respetando los horarios vulnerables.

Garantizar servicios mediáticos independientes:

Lejos del poder mercantil o político y que transfieran valores e ideologías libres de cualquier connotación o intención malévola. Que sea la sociedad soberana de opinar, creer y crear sus propias normas, en lugar de verse maniobrada para ello.

Establecer consejos audiovisuales efectivos:

Al igual que en otros países, es necesario un organismo oficial en el campo comunicativo que legisle, observe, sancione o premie todas las acciones relativas a la actividad mediática. Asimismo, es necesario una revisión de la ética periodística. José Antonio.

José Antonio Gabelas
Lara Escudero
Carmen Marta Lazo

 

LLEGARON LAS PANTALLAS, CAMBIARON LAS FAMILIAS

9 julio 2018

José Antonio Gabelas Barroso: Maestro. Doctor en Ciencias de la Información. Licenciado en Historia del Arte.

Carmen Marta-Lazo: Profesora Titular de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza

-0-0-0-0-0-0-

¿Recuerdan cuando en las casas existía un televisor y la familia se agrupaba alrededor del mismo, del mismo modo que lo hacía unas décadas antes alrededor de una mesa, y antes, alrededor del fuego?

@nereatts

La pregunta NI es retórica, NI pretende ser nostálgica.

Los hogares han cambiado su fisonomía, del cuarto de ver hemos pasado a múltiples rincones, en los que existen diferentes dispositivos con pantalla que nos permiten ocupar nuestro ocio con un amplio menú de opciones y con un grado notable de individualidad.

¿Dónde miran los padres y madres mientras sus hijos miran las pantallas? ¿Dónde mira la escuela mientras sus alumnos viven en su ocio digital¿Mientras los alumnos y la ciudadanía son incompetente digitales?

Familia y escuela, tradicionalmente las dos instituciones educativas de los menores, hace tiempo que han sido desplazadas por el entorno digital.  ¿Es posible integrar este entorno en un nuevo modelo educativo, conversacional y convivencial?

Nuestra experiencia como ciudadanos, padres y madres entiende enseguida el concepto de dieta. Hace un par de años tuvimos la oportunidad de reunir a más de 30 expertos del campo de la educación, psicopedagía, nutrición y comunicación para redactar esta publicación que converge en un potente concepto: dieta digital.

Comer, dormir o pensar con los cientos de amigos de FB y los miles de seguidores de twitter debe ser algo trabajoso y bastante incómodo. ¿Qué tal una dieta digital?

DIETA

Para contextualizar esta dieta, ofrecemos un inicial “libro de instrucciones”:

 Evitar el alarmismo en el tratamiento informativo sobre los menores y las nuevas tecnologías.

 Precisar con rigor contrastado en fuentes creíbles y estudios actualizados cómo son estas prácticas culturales digitales en su triple nivelusoabuso y posible adicción o dependencia.

 Comprender que nuestros hijos e hijas nunca son conflictivos, que lo pueden ser algunas situaciones, y que nuestra mediación será casi siempre (medio o largo plazo) el contexto de ayuda y acompañamiento que necesitan.

Junto al concepto de dieta digital, apareció obesidad digital, que Daniel Siebelg, de la consultora internacional JWT Intelligence, que alerta de esta creciente tendencia.  Más que un nuevo sedentarismo, lo califican como la consecuencia de un exceso de conexión, una obesidad que nace y crece de las muchas horas en la Web. La ansiedad por la permanente actualización del muro de FB, los constantes mensajes de twitter o tuenti, la mirada clavada en el whatsapp… son algunos indicadores.

La dieta digital comprende cantidad y calidad.  Como padres y madres exige decidir con nuestros hijos el tiempo que debe ocupar la dedicación a las diferentes pantallas, y cuáles son los contenidos más pertinentes según la edad. En ningún sitio está escrito qué es lo más conveniente, ni cuántas son las horas o los minutos precisos de cada pantalla, ni cuáles son los contenidos para nuestros hijos.  Será el propio contexto familiar y el conjunto de mediaciones como padres y madres, así como el modelo educativo que queremos para nuestros hijos, y el modelo de convivencia que deseamos para nuestra familia, lo que marcará este plan. Pero sí es necesario un plan, producto de esta dieta digital.

SALUD

En nuestra dilatada experiencia con programa como Pantallas Sanas hemos descubierto que educar es promocionar la salud, no sólo prevenir posibles riesgos y abusos, no sólo estar obsesionado con las medidas de seguridad, que también son necesarias; sino también enseñar a hacer un buen uso con las miras puestas en las buenas prácticas de consumo: la interacción, las conversaciones, los gustos, tendencias y preferencias de nuestros hijos están en su ocio digital. Por todo lo anterior, nos planteamos:

¿Tiene algún sentido satanizar este ocio?

¿Nos puede ayudar como padres y madres, también a nuestros hijos, conocer cuáles son estos consumos y posibles interacciones?

¿Es posible que nuestros diálogos, guiños, roces informales giren en torno a estos contenidos digitales?

¿El ocio digital de nuestros hijos no indica cómo y hacia dónde crecen?

¿El modelo educativo que buscamos, por tanto, el modelo de sociedad que nos gustaría se puede alimentar de estos diálogos, reflexiones, observaciones, mediaciones?

CONTROL

Esta mañana leíamos en el periódico (papel) un artículo que describe la aparición de  un reciente  gestor sobre el control parental, que conecta con nuestra línea de trabajo e investigación sobremenoresInternet, riesgos y oportunidades.

SafeChildrenGuardian es un sistema que combina hardware y software, que permite la instalación en casa a través de un router para controlar el tráfico de todos los dispositivos que usan wifi. De modo periódico publica un informe para que los padres consulten las páginas visitadas, sus contenidos, el tiempo empleado y los dispositivos utilizados.

El sistema anuncia que “protege” a los hijos mientras navegan, bloquea páginas, confirma accesos y avisa por email y SMS a los padres. Cuenta con un grupo de psicopedagogos profesionales para resolver dudas y solicitar consejo.

Con un pequeño router diseñado por la empresa Havoc Tec, que es zaragozana (España), especializada en seguridad e internet, todo queda registrado y permite los debidos controles. Esta iniciativa, en convenio con Padres 2.0. nos plantean algunas reflexiones.

La seguridad de los hijos es un derecho inapelable, como lo es su intimidad. Indica Sergio Pallás, socio Havoc Tec, que SafeChildrenGuardian, responde a las preguntas básicas de los padres:

¿Qué riesgos tiene Internet?

¿Qué hace mi hijo cuando se conecta?

¿Qué hago yo si observo algo anómalo?

En  la demo se indican las aplicaciones y riesgos en diferentes aspectos:

PRODUCTIVIDAD

En relación con la música, radio, prensa digital y blogs, tv y vídeos online (con los efectos en pérdida de tiempo, dispersión mental).

HÁBITOS

En mensajería, redes sociales, compras online, juegos online (juego compulsivo, adicciones, aislamiento).

LEGALIDAD

En compras online, juegos online,buscadores, viajes online, redes sociales (propiedad intelectual, compras no autorizadas, accesos no autorizados).

RELACIONES

Con imágenes online, web mail, redes sociales, mensajería, videconferencia (acceso por terceras personas, datos personales, imágenes personales).

CONTENIDOS

En prensa digital y blogs, tv y vídeos online, juegos online, buscadores (contenidos peligrosos e indebidos).

El panel de control que tienen los padres recoge los indicadores de uso, las páginas vistas, un historial de navegación, los marcadores de riesgo, tabla gráfica de tipos de contenidos visitados, entre otros registros.

Por tanto un gestor para aplicar un control sobre los que los hijos hacen en Internet. ¿Es la solución al desconocimiento que tienen los padres sobre lo que ocurre entre sus hijos y la virtualidad? ¿Dónde están los límites para lo que hacen los hijos cuando entran en Internet, y para  lo que pueden hacer los padres cuando observan estas prácticas digitales? ¿Cómo compatibilizar el control, la educación para la responsabilidad y la autonomía y el respeto a la privacidad?

Es evidente que estas preguntas dependen en gran medida del contexto familiar, escolar y social. Con la intención de facilitar posibles respuestas y posibles intervenciones, propongo el siguiente decálogo de buenas prácticas. La primera parte consta de 5 observaciones; la segunda, de 5 pautas.

10

DECÁLOGO DE BUENAS PRÁCTICAS

EN LA CULTURA DIGITAL DEL MENOR

1

Interpreto que muchos mecanismos e iniciativas de prevención como la que hemos descrito, se centran en la teoría de los efectos, que entiende al menor como alguien que responde de un modo lineal y casi mecánico a un estímulo que puede ser positivo o negativo. No es conveniente plantear un control parental desde esta postura, que es reduccionista y trasnochada.

2

Cada usuario satisface sus necesidades y expectativas desde diferentes contextos individuales, también sociales, que buscan una gratificación en los consumos e interacciones digitales. Distracción, evasión, cotilleo, intercambio de  fotos o músicas, y otras acciones que implican riesgo para ellos o para los demás.

3

La recepción crítica forma parte de estos consumos e interacciones. El usuario, aunque sea menor, tiene una capacidad de análisis, interpretación, y respuesta sobre los usos y contenidos que frecuenta. Dependerá del sujeto y el contexto para que sea mayor o menor.

4

Los usos y gratificaciones que satisface el menor, su grado de recepción crítica (según sea el nivel de alfabetización digital que disponga), están acompañados de un conjunto de mediaciones. Tanto los padres y madres, como los profesores, sus propios compañeros, forman parte de una serie de influencias que relativizan el “efecto” y el impacto de los usos, o posibles abusos y adicciones de estas prácticas digitales.

Para entender mejor la aplicación de  las 4 teorías  de la audiencias activas (efectos, usos y gratificaciones, recepción crítica y mediaciones), facilitamos el siguiente panel de prácticas con casos de actualidad.

5

Utilizamos con frecuencia la analogía de la dieta digital para explicar que es posible un modelo de intervención parental y educativo en el que se entiendan las prácticas culturales digitales como una alimentación sana, saludable, equilibrada, que ayude al crecimiento no sólo físico, también psicológico y espiritual de nuestros hijos.

 

Como consecuencia de estos cinco considerandos, ofrecemos los siguientes pautados:

6

Es necesario desde la más tierna edad, planificar estos consumos e interacciones. Desde el tiempo (dosificación) y desde los contenidos (selección). Cuando son más pequeños con una normativa y diálogo, cuando son más mayores con un diálogo y negociación.

7

Es necesario evitar que la brecha intergeneracional entre padres e hijos, entre educadores y alumnos afecte a nuestra visión y nuestra planificación. No hablamos de dos realidades (presencial y/o física, y virtual), ni de dos espacios y tiempos. Es una única realidad que precisa respuestas integradas.

8

El conflicto, muy presente en este escenario, no es negativo. Es una oportunidad para crecer, y en ningún caso, nuestros hijos, ni los estudiantes son conflictivos, lo es cada situación, que desde una mirada positiva y sin prejuicios invitarán a una solución. En la investigación Consumos y mediaciones de familias y pantallas que realizamos con 124 familias de Aragón (España), observamos que  el desconocimiento  que los padres y madres tienen sobre lo que sus hijos pueden hacer con Internet, produce miedo y rechazo. Pero si entendemos estos conflictos como oportunidad para aprender y convivir juntos, se naturaliza el entorno virtual.

9

Internet es una oportunidad para conocer los gustos y tendencias de los menores. Saber lo que les gusta  es un motivo para conversar y negociar con ellos una educación en valores, y desde una preocupación por sus preferencias e intereses.

10

Aunque no lo expresen los adolescentes necesitan la presencia del adulto, del padre y de la madre, del educador. La educación de la presencia es una mediación y el diálogo su sentido.

Queremos facilitar dos iniciativas como Pantallas Sanas Pantallas Amigas, que ofrecen una importante asesoría y banco de recursos para integrar las prácticas digitales en un entorno seguro, autónomo y saludable.

 

 

ADOLESCENTES

6 julio 2018

José Antonio Gabelas Barroso

Maestro. Doctor en Ciencias de la Información. Licenciado en Historia del Arte.

-0-0-0-0-0-

“La vida no es dejar que pase la tormenta.

Es aprender a bailar con la lluvia”

Vivian Greene

SPM

SIN PARECERTE A TU MADRE

Cómo ser madre sin parecerte a tu madre. Los medios dicen que son los maduros del siglo XXI (nacidos entre los 70 y los 80). Con alma de adolescente y bolsillo de adulto.  Son ocho millones de españoles. Se divierten como críos, y lo ha dicho la tele: adultescentes. Quien quiera que se lo crea. Pero lo que está claro es que un adolescente no necesita otro amigo, u otro adultescente (si lo hubiera), sino un padre y una madre. Nosotros hablaremos por ahora de adolescentes.

La semana pasada tuve un seminario formativo en @Jesuitas_ZAR con padres y madres de adolescentes, recogí algunas de sus esperanzas, también de sus miedos y preocupaciones. Pensamos que este macropost puede ser una referencia también para ellos, y para facilitar la convivencia entre unos y otros.

CONVIVENCIA

¿Por qué son tan raros los adolescentes? Hemos recuperado este título del sugerente libro de Bárbara Strauch, editora de la sección de ciencias médicas y de la salud del New York Times.

Todos los que estamos en contacto directo con los adolescentes nos preguntamos con frecuencia cómo podemos crear un clima positivo entre adultos y adolescentes. “Mi hijo se hace adolescente” es más una voz de alarma que se corre entre los padres de boca en boca, que una oportunidad paradescubrirescuchar y acompañarles en su crecimiento.

Claro que no es un camino fácil, ni para ellos y ellas, que se transforman a mucha velocidad; ni para nosotros, los adultos, que ya no nos sirven las normas y las pautas de antes, porque entramos en otra fase, en la que ellos están cambiando, y nosotros también.

SE HACE ADOLESCENTE

El ser adolescente se hace y se construye en un conjunto de prácticas. Bien estéticas (en su manera de vestir, peinarse, tatuarse); comunicarse (modo de andar, moverse, mirar, gesticular; palabras, giros, frases);  gustos y preferencias (música, cine, tecnología, deporte, moda).

ET

ENTORNO TECNOLÓGICO

En este conjunto de tendencias y prácticas tiene especial relevancia el entorno tecnológicoBuckingham sostiene:

“Las relaciones entre los jóvenes, los medios de comunicación y la educación están experimentando un cambio muy relevante. La proliferación de tecnologías de comunicación, la comercialización y globalización de los mercados de la comunicación, así como la fragmentación de las audiencias y el aumento de interactividad están transformando nuestras relaciones diarias con los medios”.

La vivencia de los tiempos es un factor que caracteriza el “tempo adolescente”. Un hiperpresentismo que se reduce con frecuencia al tiránico “aquí y ahora”:

“Le he mandado un e-mail esta mañana para tener la tutoría”.

Me dice un alumno que se presenta dos horas después en mi despacho. El pasado no es un referente, y el futuro es incierto. El pánico al aburrimiento es un piloto rojo que enciende el programa de la agenda de cualquier adolescente. Y una tarde de un día de fiesta que no han podido quedar, o en la que sus amigos están fuera, supone —a veces— una pequeña dosis de ansiedad. Aunque las pantallas puedan ofrecer su carga vicarial, de compañía y relaciones virtuales. Pero las pantallas, sus usos y gratificaciones, sus interacciones, ofrecen —a golpe de clic— la suficiente satisfacción para que desaparezcan esos “tiempos muertos”, en los que no ocurre nada.

VIVENCIA DEL TIEMPO

Esta intensa vivencia del tiempo produce también otro tipo de atención. De una atención lineal,continuapersistentefijaforjada en la lectura impresa, la abstracción y el libro; se ha pasado a unaatención dispersadiscontinuafragmentadadébil flotante. Se trata de un capital cultural distinto, que cuestiona muchos modelos educativos y de aprendizaje.

EM

ESCENARIO MULTIPANTALLAS

Si abrimos nuestro análisis a lo que ocurre entre ellos y el escenario multipantallas, la preocupación y la complejidad aumentan. La relación que se representa en los social media  entre los adolescentes y las pantallas es un intenso claroscuro: víctimas o virtuosos de la seducción tecnológica.

Víctimas en sus rincones multipantallas de ver y/o jugar, donde se recluyen o aíslan sumergidos enhoras y horas de respiración digital. Se anuncian medidas de control y protección. Peligros que se construyen a modo de alarmas,  desde una visión determinista, que atribuye a la tecnología y sus prótesis una serie de causas y consecuencias, que no valoran ni a los sujetos, ni al contexto, ni a las mediaciones. Adolescentes frágiles porque no tiene defensas, ni estrategias de gestión con el mensaje recibido. Pasivos porque son incapaces de responder e interactuar con el medio.

Se trata de un capital cultural

distinto

virtuosos porque son los “nativos digitales”, “la generación net, precoces en sus aprendizajes y con una disposición natural para desenvolverse en el nuevo entorno con facilidad y seguridad. Los padres y madres se maravillan de cómo sus hijos con apenas 15 meses ya cogen la tableta o elSmartphone, los encienden y procuran no meter los dedos en la pantalla cuando no es necesario.

Si el cliché de “adolescente-víctima” y “adolescente-virtuoso” funcionan muy bien es porque el canonmoral y paternalista, en el primer caso; y mercantilista, en el segundo, tiene sus intereses. En la medida en que los adolescentes necesitan al padre estado y su autoridad, se mantiene el sistema (todo igual para que nada cambie). Y en la medida en que lo “nuevo siga siendo lo bueno”, la venta está garantizada.

Los adolescentes, tal y como señalamos en “Televisión y adolescentes, una mítica y controvertida relación” gestionan su identidad, sexualidad e intimidad en el escenario multipantallas, y conceden una notable importancia al placer social y al placer lúdico. Ambos se encuentran en los espacios no formales, “no educativos”, libres y de ocio; en contraposición a los obligados, marcados por el estudio y las tareas.

RD

RESPIRACIÓN DIGITAL

Identidadsexualidad e intimidad en el escenario multipantallas

El Padre Moral y el Padre Mercado tasan la capacidad de los jóvenes como seres preadultos que necesitan protección o regalos. Estamos ante una construcción en la que la infancia y juventud son excluidos, (Buckingham, 2002), pues se les considera como los que no son, como los que no han llegado a adultos, porque no han madurado, porque no han conseguido el nivel adquisitivo pertinente. Desde el control y la protección, se les impide ser personas a estos niños y jóvenes pre-sociales.

Sabemos que el cerebro del adolescente está “en construcción”. Plena ebullición neuronal. No es un momento estático, se trata de una sucesión de etapas que comienza con unos cuantos granos desperdigados y se prolonga a lo largo de la universidad.

¿Y si hay algo más que un puñado

de hormonas?

La tesis que plantea Strauch se basa en la recopilación de diferentes investigaciones, que recogen los resultados de los análisis del cerebro del adolescente, mediante la aplicación de potentes escáneres que han penetrado en cerebros vivos y rastreado sus movimientos.

Los escáneres permiten obtener imágenes de resonancia magnética (MRI), observan cómo el potente campo magnético del hidrógeno del cerebro, con una descarga de ondas de radio sacude los átomos. El MRI mide la energía que liberan los átomos para recuperar la posición normal. Cuando se introducen los cálculos en un ordenador, se genera un patrón o perfil de las estructuras cerebrales.

Una fotografía precisa del cerebro y su

crecimiento

Los científicos llaman a este crecimiento neurogénesis, que es más intenso en la infancia y en laadolescencia. Unas investigaciones con ratones realizadas en la universidad de Yale exploraron la aparición de nuevas neuronas en diferentes edades. Se comprobó que si se detiene este crecimiento en la adolescencia, cuando estos ratones llegaban a una edad adulta, ya no tenían interés ni curiosidad por aproximarse a otros ratones.

Bunge, que forma parte de este equipo investigador, dirige el Building Blocks of Cognition Laboratory, desarrolla los estudios de la neurociencia cognitiva. Como recoge en una de sus conferencias:

“La adolescencia es una edad proclive a tomar riesgos. Desestiman las situaciones peligrosas”.

Hay un incremento en la velocidad y en el flujo de conexión entre las distintas áreas del cerebro, y las funciones cognitivas dependen de lo extendidas que estén estas redes.

“Cuanta más comunicación hay entre las dos partes del cerebro, más eficiente es el control de uno mismo”.

Serán los 25 años la edad aproximada para alcanzar gran parte de este control, debido al desarrollo de la corteza prefrontal.

CÓMO ES, CÓMO FUNCIONA

El cerebro es “fluctuanteenloquecido y confuso”. Es el objeto más interactivo que existe en nuestro planeta, señala la autora. Los científicos han encontrado el santo grial que lo diferencia del cerebro adulto: su exuberancia. Sigue su exploración, y nos queda mucho por saber, “apenas asoma la parte de la zapatilla por el borde del monopatín”. Ojo, está en construcción.

Cambia a mucha velocidad y con mucha intensidad, pero le faltan los frenos. Es decir, el desarrollo dela corteza prefrontal, que es el área que controla e inhibe los impulsos. “Es emocionante, y siento que me gusta; es un subidón de adrenalina. No conozco mis límites y supongo que quiero averiguarlo”, recoge Strauch, de uno de sus testimonios.

El cerebro es un enorme devorador de energía. Cabe en nuestro puño, apenas pesa kilo y medio, solo representa el 2’5% de nuestro peso corporal, pero utiliza el 20% de la energía del cuerpo.

Ojo,

está en construcción

La sustancia gris de los lóbulos frontales se hace cada día más densa. Se reduce su tamaño y se ajusta la corteza prefrontal. El vigilante que controla los impulsos y reclama cautela. Proliferan las conexiones, que permiten que los neurotransmisores (dopamina) del movimiento, la atención y el placer intensifiquen su acción.

Las largas fibras que conectan las neuronas quedan revestidas de mielina. Esa cobertura de grasa que envuelven los axones y ejerce de aislante, permite que las señales eléctricas del cerebro circulen a gran velocidad. Una carga eléctrica en un axón mielinizado viaja cien veces más veloz que otro sin este aislante.

CÓMO VEN EL MUNDO

Varios estudios recogidos por Strauch señalan evidencias de que los adultos (en su mayoría), reaccionan con la corteza frontal, la parte del cerebro que ayuda a controlar los impulsos, la parte que echa el freno emocional y razona con lógica, mientras que los adolescentes no lo hacen así. Ven el mundo de modo diferente a como lo hacen los adultos. Como les falta experiencia para entender las claves sociales, así como un corteza prefrontal desarrollada y funcional, tienen dificultades para analizar el contexto.

No se trata de “meterles la información”, sino de que se tomen las decisiones correctas, porque el cerebro les funciona de otra manera. Esta estrecha relación entre el crecimiento cerebral y gran parte del crecimiento cognitivo y emocional, es una de las llaves de la educación.

Los errores y las limitaciones forman parte del guión de la vida. El conflicto no es negativo, es necesario. El encuentro intergeneracional produce conflicto, que es riqueza y valor. Un cruce de miradas entre los abuelos que miran cómo se les acerca correteando una niña por el parque, mientras sus padres le están gritando que tenga cuidado es una escena que hemos visto muchas veces, y que refleja la explosión vital del encuentro, el recuerdo, la vivencia del instante y cierto temor.

Una gran responsabilidad para las instituciones en general, las familias y la escuela en particular, porque en nuestras casas y aulas tenemos personas con una expansión neuronal intensa, que precisa una estimulación favorable. Del mismo modo que reciben y procesan los estímulos negativos, ocurre con los positivos.

¿Qué sucede cuando estos encuentros están protagonizados por los padres y sus hijos, por los educadores y los adolescentes?

El conflicto no es negativo, es

necesario

En El conflicto como oportunidad, no como negación o fracaso afirmamos que NO hay adolescentesproblemáticos, sino sociedad problemática; tampoco fracaso escolar de adolescentes, sino fracaso del sistema educativo; ni tan siquiera, adolescentes conflictivos, sino relaciones conflictivas con los adolescentes. Esta afirmación comprende a los adolescentes, sus padres, sus educadores, las instituciones, la sociedad y la cultura en la que vivimos.

La adolescencia, como cualquier etapa de la vida, es dinámica, y en gran medida, producto de un contexto. Sus formas de estar y comportarse, de convivir y relacionarse, de afrontar la vida y la relación con los adultos. Javier Elzo, en El grito de los adolescentes destaca la singularidad, propia de un contexto cultural y una historia; la diversidad, que les concede un perfil diferente; y la socialización, donde las tradicionales estructuras sociales (familia y escuela), son desplazadas por el grupo de pares en un potente entorno digital.

La vivencia en estos contextos singulares, dentro de una agitada secuencia de ambientes, relaciones, encuentros y desencuentros, siempre múltiples y cambiantes, son factores que describen la adolescencia. La percepción de los adultos está conformando un concepto de adolescente. Jaume Funes, en El mundo de los adolescentes indica muchas y complejas interacciones, así como ciertos territorios diversos en los que habita la diversidad adolescente, en la que distingue tres miradas:

III

MIRADAS

1

DESCONOCIMIENTO

La mirada del desconocimiento de lo que son y hacen los adolescentes. Cuando se asocia adolescencia con determinadas conductas molestas para el orden. Los adultos desconocen en gran medida los gustos y preferencias de los consumos de los jóvenes. El marco tecnológico, los medios de comunicación en general y el entorno digital en particular, alimentan de un modo voraz este desconocimiento, que se convierte con facilidad en desconfianza y rechazo. Los padres y madres se sienten impotentes, desorientados, ante la irrupción y los avances de las TRIC  (Tecnologías de la Relación, Información y Comunicación)

2

CONFLICTO

La mirada desde el conflicto. Educadores, padres y madres, que identifican las situaciones que generan conflicto en el trato con los adolescentes, con adolescentes conflictivos. No señalan la culpa, ni el problema, sino asignan culpables.

3

ANGUSTIA

La mirada angustiada, viendo peligros y víctimas por todos los rincones. Cualquier espacio o situación es motivo para preocuparse y sentirse amenazados. Una mirada que intenta proteger pero impide educar en el sentido de la responsabilidad y la autonomía. Una mirada que no acepta la incertidumbre como propia de la época que vivimos, y como singularidad de esta etapa evolutiva.

Como indicamos en la tesis, “La creación de un cortometraje: un proceso de mediación en la promoción de la salud del adolescente”, este conjunto de miradas suscita una triple tipología entre padres y madres.

1

La componen aquellos padres despreocupados por sus hijos, que por motivos varios, conforman la generación de la llave (casi siempre están solos en casa) o generación horizontal (sólo ven a sus hijos dormidos). Son padres que en los pocos momentos que conviven con ellos, no están con ganas de discutir, tampoco de dialogar. Por tanto, crecen con escasos límites y referencias en la familia, sin compañía, ni pautados, ni obligaciones.

2

Formada por los padres ocupadospreocupados y agobiados por sus hijos. Son todos aquellos que están con ellos, crecen con ellos, intervienen en su educación. Crían y educan. Pero viven con el agobio del día a día, sin saber qué hacer; sintiendo como una pesada losa la diferencia intergeneracional, la presión del grupo de amigos, la presión del ambiente, los titulares de los medios de comunicación, las incontables horas en las pantallas móviles.

3

Los padres ocupados y preocupados, pero no alarmados. Los que viven responsablemente el conflicto del crecimiento de sus hijos, y el suyo propio, con tensión e ilusión; los que buscan espacios de diálogo, los que se sienten interpelados por sus comportamientos, reacciones bruscas, ásperos y largos silencios. Los que escuchan y observan. Los que aguardan el momento idóneo para conversar con ellos, no desde las certezas y principios, sino desde el diálogo y la empatía.

IDENTIDAD A TRAVÉS DEL RIESGO

Los adolescentes también definen su identidad a través del riesgo. La pubertad agita las sensaciones con más intensidad. Los neurocientíficos describen la liberación de testosterona y estrógenos, y sugieren integrar también las complejas interacciones neuronales que comprenden los mecanismos cerebrales de motivación y compensación, en las que participa la dopamina, sustancia química clave del cerebro que transmite y comunica las señales entre las células nerviosas.

Es decir, el cerebro de un adolescente circula como un potente coche de fórmula uno por la autopista, mientras que el resto lo hacen como un modesto utilitario. El cerebro adolescente está en cambio, cada uno de ellos es un horizonte infinito de esperanza.

La neurociencia nos dice que sus comportamientos extraños y desconcertantes, agradablemente sorprendentes, obedecen a un cerebro adolescente medio, normal.

“Puede que mi hijo no esté tan loco como creía, puede que sea

natural. Será cuestión de esperar”

CR

CONDUCTAS DE RIESGO

La atracción por las conductas de riesgo, son un estado natural y necesario para su desarrollo. Habíamos creído que la mayor influencia procedía del entorno, pero la biología y la genética forman parte del guión de su comportamiento, así como de su educación. Aunque no subestimamos su entorno, ni tampoco sus conexiones, por eso, hablamos de horizonte neurosocial.

No hay culpables. Que tomen conciencia de que sus altibajos, depresiones y ansiedades “residen” en sus conexiones cerebrales. Que sepan cómo funcionan y que su cerebro está en construcción les tranquiliza y les anima. También tranquiliza a sus padres y educadores.

El “estado crítico del cerebro”, en expansión y exuberancia es una oportunidad enorme para su educación, y un reto constante y apasionante para acompañarles en su incómodo crecimiento. Estimulación y comprensión son dos claves muy significativas. Padres e hijos se tranquilizan si saben que muchos de sus comportamientos obedecen a la expansión cerebral adolescente, conversarlo emociona y vincula. Recordemos que nadie, ni siquiera los que han sido dotados de la mayor “normalidad” se libran de un proceso muy complejo: el de crecer.

 

 

 

 

“Las TIC tienen que provocar un efecto amplificador”

5 julio 2018

Lourdes Guàrdia

Directora del Programa del Máster Universitario de Educación y TIC de la UOC

-0-0-0-0-0-

Ya hace unos cuantos años que las TIC han llegado a las aulas, ¿cómo valora la integración inicial de estas herramientas en las escuelas?
Más que de integración, yo hablaría de “adopción”. Podemos tenerlas integradas, pero no manejarlas de forma adecuada. No está siendo un proceso fácil, pero en los últimos años ya se han hecho progresos importantes y algunas escuelas empiezan a destacar por este tema convirtiéndose en prescriptoras para las demás, y no sólo porque estén más tecnificadas que otras, sino porque han sabido aprovechar el potencial de las TIC provocando cambios metodológicos sustanciales.

 

¿Cuál debería ser el objetivo principal al integrar las TIC en la educación?
Las TIC tienen que provocar un efecto amplificador, ayudándonos a romper el concepto de aula tradicional, ampliando los mecanismos de comunicación y de colaboración, generando nuevas oportunidades de aprendizaje que nos permitan conocer diferentes enfoques del conocimiento y diferentes fuentes de información. Solo así podremos fomentar el pensamiento crítico y la reflexión.

 

¿Cómo cree que pueden ayudar las TIC en un nuevo modelo de aprendizaje?
La diversidad de medios y canales que nos brindan las TIC pueden multiplicar enormemente la eficacia de las metodologías de enseñanza y aprendizaje, pero hay que saber cómo. No podemos integrar la tecnología por el mero hecho de modernizar la escuela, porque está de moda o porque vamos a ser competitivos respecto las demás, sino porque estamos convencidos que con ellas vamos a cambiar el modelo educativo y con ello cubriremos mejor las necesidades sociales y demandas laborales.

 

¿Cómo han contribuido las TIC en la mejora del aprendizaje a lo largo de estos años?
Seguramente podríamos hablar de bastantes contribuciones, pero quizás algunas están teniendo más impacto que otras, y algunas todavía están por llegar. Ahora bien, la mayor contribución en mi opinión, que más bien es indirecta (o mejor dicho, no intencionada), es que ha puesto encima de la mesa la necesidad de renovar la educación.

 

¿Por qué cree que sucede esto?

 

El sistema educativo actual está resultando obsoleto, no se ajusta a las demandas sociales. La escuela debe ser un reflejo de lo que ocurre fuera de las aulas, y las TIC están siendo una revolución en todos los ámbitos, incluso en los territorios y sectores más desfavorecidos.

 

¿A qué achaca los cambios tan rápidos de los últimos años?

 

Nuestros alumnos pueden acceder a mucha información y en diferentes formatos, el conocimiento no se circunscribe sólo al entorno escolar ni se aloja, únicamente, en los docentes. Quizás tampoco lo estaba antes de la llegada de las tecnologías, porque también aprendíamos fuera y dentro de la escuela, pero las TIC están rompiendo fronteras, están ampliando posibilidades y de manera muy inmediata. Todo resulta mucho más instantáneo, más acelerado. Podemos saciar necesidades de forma mucho más rápida. Pero si bien todo tiene sus pros, también tiene sus contras, y no todo puede considerarse una contribución. Como apunta el filósofo Zygmunt Bauman, es una etapa en la cual todo lo que era sólido se ha licuado, en la cual “nuestros acuerdos son temporales, pasajeros, válidos solo hasta nuevo aviso”. Quizás es una advertencia a saber controlar los avances y no considerar los cambios revoluciones per se, porque hasta dentro de unos años no podremos valorar si las contribuciones de las TIC han supuesto verdaderas mejoras.

 

¿Las TIC han suplido una necesidad educativa o han creado nuevas?
Cualquier cambio puede suponer una mejora o suplir una necesidad, pero está claro que se crean otras. Pero esto no ocurre sólo en la educación, también sucede en otros ámbitos. No tienen nada que ver los televisores de ahora con los de hace 50 años. Y es que cuando vemos que algo funciona y nos resuelve un problema, pedimos más.

 

¿Qué cree que vendrá ahora? 
Si solicitamos a docentes y alumnos que utilicen dispositivos móviles, tendremos que crear las infraestructuras que soportan las conexiones para poder trabajar en las mejores condiciones y no perjudicar los procesos de aprendizaje. Tendremos, además, que formar a los usuarios, pero no sólo en el uso instrumental, sino también en el uso metodológico, en cómo darle un valor añadido al uso de la herramienta. Y a su vez pediremos más y más prestaciones a las herramientas porque queremos diseñar nuevas interacciones educativas para potenciar nuevas habilidades, y así sucesivamente.

 

¿Cree que el sistema educativo actual puede aprovechar todo el potencial de las TIC? 
Rotundamente sí. Si algunas ventajas nos brindan las TIC son precisamente la flexibilidad espacio-temporal, la adaptación a los distintos ritmos, la posibilidad de seguir itinerarios distintos en función de las necesidades y los niveles de partida. La personalización es un aspecto clave para el éxito educativo y las TIC aquí son fundamentales. Cuanto más capaces seamos de atender las necesidades específicas mediante planes de formación más personalizados, más crecerá la motivación y mejores resultados obtendremos.

 

¿En qué aspecto pondría más énfasis para sacar jugo a las TIC?
La evaluación es otro pilar del sistema educativo y las tecnologías están ayudando muchísimo a repensar nuevas fórmulas evaluativas, proponiendo un seguimiento más permanente y monitorizado, potenciando la evaluación continua y el uso de portafolios electrónicos como estrategia de recogida de evidencias de aprendizaje y reflexión de los procesos seguidos.

 

En general, ¿las TIC se utilizan bien dentro de aula?

 

Depende, no me atrevo a generalizar. Como he dicho antes, a pesar que muchas escuelas están avanzando y consiguiendo cambios importantes gracias a un buen uso de estas, queda todavía mucho por hacer. Yo veo todavía un uso irregular, y en algunos casos casi inexistente.

 

¿Dónde cree que se observan mejores resultados?

 

Se ven progresos, y las escuelas que pueden invertir recursos en ello y disponen de una buena planificación estratégica compartida por el claustro, quizás sean las que están un paso por delante. Son referentes porque implementan metodologías como el aprendizaje basado en proyectos, aprendizaje basado en problemas, el uso de portafolios, actividades ludificadas, actividades grupales y en red, y el planteamiento de retos con webquest, entre otras muchas, todas ellas mediadas por las TIC y con el uso cada vez más de dispositivos móviles. Con este tipo de actividades la motivación e implicación de los alumnos es muy distinta. Sienten que buscar información, aprender a procesarla, tener que construir algo nuevo con ella y utilizar múltiples mecanismos de comunicación y de elaboración de productos con diferentes herramientas y formatos es mucho más enriquecedor que una actividad de escuchar o leer y luego intentar reproducir lo que uno recuerda para ser evaluado.

 

¿Cuales son los errores más comunes que se cometen?

Querer reproducir exactamente lo que ya hacemos presencialmente en una clase tradicional. La tecnología tiene que servir para complementar, para ampliar, para usar otros medios que nos den alcance a cosas que no podríamos tener de otra manera, o que tardaríamos mucho más en obtenerlas. La tecnología nos puede permitir simular la realidad, estimular otros sentidos usando variedad de medios (audios, vídeos, imágenes, simulaciones, animaciones, etc.). En educación, nos hemos basado y todavía nos estamos basando en un mundo demasiado textual. Quizás antes era más complejo y caro el uso de otros códigos, pero hoy en día las TIC nos están facilitando ese paso a un mundo más multimedia, multiformato, multicanal. En definitiva, con un efecto multiplicador apasionante.

 

¿Qué tres pautas daría a los profesores para escoger aplicaciones útiles en clase?

 

Que seleccionen aquellas que les ayuden a motivar y hacer disfrutar del aprendizaje, que les permitan también hacer un seguimiento del progreso de sus estudiantes y a personalizar su formación, que fomenten la colaboración y construcción de nuevos conocimientos, y que les faciliten la contextualización o escenificación de las actividades educativas para dar un mayor significado al aprendizaje.

 

Algunos profesores son reacios aún a la utilización de las TIC, ¿Por qué cree que esto sucede?
Es natural, cualquier cambio provoca entusiasmo en algunos y reticencias en otros. A veces se debe al propio desconocimiento y al temor a no saber cómo utilizarlas, y en otras ocasiones es una simple resistencia al cambio, quizás escepticismo, o incluso comodidad, nos cuesta salir de nuestra zona de confort: “si siempre lo he hecho así y me funciona, ¿por qué tengo que cambiarlo?”. No nos engañemos, un buen dominio de la tecnología requiere tiempo, formación y práctica, y no siempre estamos dispuestos ni abiertos a invertir nuestro preciado tiempo en ello.

 

¿Y cómo se puede solucionar esto?

 

Para empezar, involucremos a los alumnos a responsabilizarse de la formación y acompañamiento tanto de sus docentes como de sus colegas. Conozco iniciativas muy interesantes de escuelas que crean un grupo de alumnos expertos en el uso de las TIC: reciben formación específica, se ocupan de elaborar tutoriales para todos cuando una nueva aplicación se pone en marcha, buscan nuevas aplicaciones que los maestros solicitan para resolver problemas concretos, actúan como tutores apoyando tanto docentes como compañeros, y se responsabilizan de difundir entre toda la comunidad educativa, incluyendo a las familias, las metodologías y las estrategias de aprendizaje que usan en la escuela, así como los resultados obtenidos con el uso de las tecnologías. Los resultados obtenidos son excelentes.

 

¿Cómo cree que deberían formarse los profesores para estar actualizados respecto a las TIC?

Es necesario que se formen en el ámbito de la educación y las TIC, que participen en investigaciones lideradas desde las universidades y las administraciones para mostrar los beneficios e impacto de éstas en el aprendizaje, y que construyan mecanismos de colaboración y trabajo en equipo internos, pero también entre distintos centros.
Algunas iniciativas y asociaciones que se iniciaron hace pocos años en este sentido están cada vez tomando más protagonismo, en las que son los propios profesores que han experimentado primero con las tecnologías y han obtenido buenos resultados los que forman a otros docentes y compañeros de profesión.
A estas iniciativas hay que añadir la formación informal que se establece mediante las redes sociales, un fenómeno emergente, el de las ecologías de aprendizaje. Cada vez más los docentes están buscando establecer conexiones en red, con el objetivo de compartir buenas prácticas, de establecer contactos con otros colegas con similares problemáticas y organizar debates sobre temas de común interés. Todo ello enriquece su desarrollo profesional docente y es el detonante de que configuren poco a poco su propia ecología, incluso a veces sin ser conscientes.