Sir Ken Robinson: “Las tecnologías pueden ayudar a revolucionar la educación”

23 marzo 2017

Sir Ken Robinson : Conferenciante, escritor, asesor en educación

Su asignatura favorita era el francés pero con la química no podía, “porque el profesor era muy aburrido”. Nunca olvidará las horas que pasó dirigiendo obras de teatro en el instituto. Reconoce que nunca pensó en subir a un escenario, pero hoy es un conferenciante líder en el desarrollo de la creatividad, la innovación y los recursos humanos en educación.

0-0-0-0-0-0-0-0

¿Qué país tiene el mejor sistema educativo?

Finlandia es, probablemente, el país que tiene el mejor modelo de educación, aunque no sea perfecto. También cabe destacar la tarea de los gobiernos de Canadá y Australia en este ámbito.

¿En qué se diferencian estos sistemas respecto a los de otros países?

Son sistemas educativos que potencian la creatividad de los estudiantes para que desarrollen su talento con planes de estudios menos estandarizados, que fomentan la enseñanza personalizada y se alejan de un aprendizaje basado en la memorización de contenidos.

¿Qué deberían mejorar los sistemas de otros países?

Estamos educando a los niños para que estén preparados para trabajar en la era de la industrialización, pero este sistema ya no es válido. Por este motivo se debe romper la jerarquía que impera en la actualidad, que responde a necesidades que están obsoletas, donde las asignaturas como las matemáticas tienen una gran relevancia y otras, igualmente importantes, como puede ser la danza, ni siquiera se imparten.

 ¿Cómo debe concebirse la educación del futuro?

La educación debería adaptarse a cada zona y personalizarse a los estudiantes a los que se está enseñando. Es necesario un modelo en el que cada alumno pueda desarrollar sus propias soluciones con apoyo externo, pero siempre basado en planes de estudios “a medida”. Los sistemas educativos deben potenciar la pasión de los estudiantes en hacer aquello que les llena y se les da bien hacer.

¿Por qué cree que el sistema educativo no se ha transformado aún?

Muchos sistemas educativos ya han sido reformados, pero no es suficiente. La ‘revolución’ en la que yo creo debería estar liderada por los políticos y a ellos no les interesa. Los gobernantes priorizan un modelo en el que los estudiantes memorizan los contenidos en vez de uno que potencie su creatividad, ya que en el primer caso los resultados se obtienen más rápido que en el segundo.

¿Qué entiende por creatividad?

Defino la creatividad como el proceso de generar ideas originales que tienen valor. Se puede ser creativo en cualquier ámbito. También concibo la creatividad como la forma de poner la imaginación a trabajar, ya que ésta es su principal fuente de alimentación.

¿Cómo se puede promover la creatividad en la escuela?

Una forma de promoverla es ayudando a los estudiantes a encontrar y desarrollar su talento. Es necesario enseñar a los estudiantes a bailar, a tocar un instrumento, a pintar… Y, por supuesto, deben valorarse todos los talentos y no solo el académico. Para ello los profesores juegan un papel muy importante. En mi caso, la mayoría de asignaturas que me gustaban en el colegio eran probablemente en las que teníamos los profesores más interesantes. Por tanto, es esencial el papel del profesor, ya que lo que sucede a menudo es que te interesas por una u otra disciplina en función de la capacidad de motivación de la persona que te enseña.

¿No valoramos suficientemente el talento de las personas?

Nos encontramos ante una crisis de recursos humanos, basada fundamentalmente en el hecho de que la mayor parte de personas hacen un uso pobre de su talento. Hay mucha gente que a lo largo de sus vidas no desarrolla sus talentos porque ni siquiera es consciente de sus posibilidades. La mayoría de estas personas trabajan en empleos que no les gustan y no conciben el trabajo como una forma de vida, como algo que les ayuda en su crecimiento personal.

Quizás es que no todos los seres humanos tenemos talento…

Todas las personas tienen múltiples talentos y un gran potencial creativo. Hay cosas como aprender a hablar, que hacemos de manera natural, lo cual es algo muy notable. La cuestión es que no puedes enseñar a alguien a hablar, puedes guiarle, él puede escucharte…

Bueno, tenemos muchos talentos, pero no tenemos talento para todo.

Es verdad, y el hecho es que cuando vas a la escuela te das cuenta de que tienes facilidades para algunas cosas pero, en cambio, para otras no tanto. Éste es uno de los argumentos de mi libro, todos tenemos muchos talentos distintos, no es que cada uno solo tenga un único talento. Emitieron un programa hace poco en la BBC, The Choir, presentado por Gareth Malone, en el que se enseñaba a cantar a gente de distintas comunidades de todo el país, gente que nunca había cantado antes. En pocos meses hicieron fantásticas actuaciones de coros y la gente quedó maravillada.

Interesante…

También recuerdo a una amiga mía que fue a enseñar danza contemporánea en una escuela del norte de Inglaterra a gente que no sabía bailar. Organizó grandes producciones y la gente competía para entrar en su compañía. Al cabo de un tiempo, uno de sus alumnos creó su propia compañía de danza contemporánea, que se ha acabado convirtiendo en la primera compañía de danza contemporánea de Gran Bretaña.

¿Y qué pasa si eres bueno en las cosas que no te gustan?

Esto pasa a menudo… Cuando hablo de The Element me refiero al punto donde tus talentos y tus pasiones se encuentran. Si a ti te gusta hacer algo en lo que eres realmente bueno, tu capacidad de crecimiento es ilimitada. Pero es verdad que a veces hay personas que son buenas en cosas con las que no disfrutan. El problema es que esta situación no les llena y, por ello, insisto en que es muy importante buscar cosas que nos satisfagan, ya que es la manera de descubrir el sentido de nuestra vida. Es evidente que conseguirás llegar más lejos haciendo algo con lo cual no eres demasiado bueno pero que te apasiona, que no con lo que sabes hacer pero que no te llena en absoluto.

¿Cómo podemos potenciar nuestro talento?

En primer lugar, debemos perder el miedo a equivocarnos y esto debemos aprenderlo desde pequeños. Es importante recordar que los mejores inventores no hicieron su gran descubrimiento al primer intento, sino que tuvieron que pasar por muchas pruebas fallidas antes de conseguir lo que buscaban. Debemos enseñar a los niños que si no pierden el miedo a equivocarse nunca llegarán a hacer nada original. En cambio, tenemos sistemas educativos que penalizan el error.

En este sentido, ¿las herramientas tecnológicas como Tiching pueden ayudar a potenciar la creatividad y el talento de los estudiantes?

Todas estas herramientas tecnológicas son por ellas mismas neutrales, pero que hay personas que con ellas pueden crear cosas impresionantes. En este sentido, soy optimista, ya que las nuevas tecnologías pueden ayudar a la creatividad de las personas y al desarrollo de su talento. Además, estas tecnologías en manos de buenos profesores pueden ayudar a revolucionar la educación y acercarnos al tipo de sistema educativo del que anteriormente hablaba.

Por cierto, ¿cuál es su talento?

Podríamos decir que uno de mis talentos es dirigir obras de teatro. Primero empecé actuando en un par de obras en la escuela, cosa que nunca había pensado que podría llegar a hacer… Era muy tímido y subir a un escenario me daba pánico. Más tarde empecé a dirigir y, con el tiempo, me he dado cuenta que prefiero dirigir que actuar.

Ramón Flecha: “El objetivo es que los niños y niñas tengan la mejor educación”

21 marzo 2017

Por Tiching

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Ramón Flecha: Catedrático de sociología de la Universidad de Barcelona, reconocido investigador en ciencias sociales en Europa e impulsor de las comunidades de aprendizaje. Cuando Ramón era pequeño la escuela abría todos los días, tanto podías ir a estudiar, como a jugar a fútbol, como al cineforum. Las amistades que hizo entonces continúan vigentes prueba de ello son las comilonas con las que se homenajean de vez en cuando

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

¿Cómo definiría comunidad de aprendizaje?

Comunidades de aprendizaje hay muchas: en empresas, centros sociales, escuelas. Nuestro proyecto abarca el ámbito educativo y son escuelas que deciden incorporar las actuaciones educativas que tienen más éxito. Éxito en 4 cosas: valores, emociones, instrumental y sentimientos. La investigación científica fija aquellas actuaciones que han demostrado que obtienen los mejores resultados. Se llaman así porque para aplicar estas actuaciones se necesita la implicación de toda la comunidad. El objetivo no es la participación de la comunidad, es el derecho de los niños y niñas a tener la mejor educación del mundo.

¿Que ventajas tienen las comunidades de aprendizaje?

Cuando pensamos en la educación para nuestro país todos tenemos diferentes tendencias e ideologías, pero cuando pensamos en la educación que queremos para nuestros hijos todos queremos lo mismo.  Que aprendan al máximo, con los mejores, valores, con las mejores emociones, etc. La comunidad de aprendizaje rompen con lo que los nativos americanos llaman el lenguaje de serpiente, es decir, este doble pensamiento. Por ejemplo, en España se dice muchas veces que la universidad es una fábrica de parados, pero todos los que dicen esto, quieren que sus hijos vayan a la universidad. Las comunidades de aprendizaje introducen un valor ético que es que el aprendizaje que quiero para mi hijo y mi hija esté al alcance de todas las personas.

¿Qué obstáculos se encuentran  las comunidades de aprendizaje?

Yo creo que los negocios que se han construido alrededor de las ocurrencias de algunos gurús, que se han hecho muy famosos en España pero que nadie conoce más allá de los Pirineos. Estas personas se han dedicado a publicar ocurrencias que les han dado para vivir bien muchos años. Son los “Bárcenas” de la educación. Como ven en las comunidades de aprendizaje peligrar sus negocios se dedican a intoxicar y a minusvalorar las evidencias científicas y esto es un gran tropiezo para las personas que intentan impulsar proyectos como el nuestro.

¿Qué opinan los profesores al respecto?

Al profesorado se le ha formado muy mal, por que sus estudios se han basado en ocurrencias varias. Cuando se les propone sacar adelante un proyecto como el de las comunidades de aprendizaje muchos presentan reticencias. Pero està en sus manos crearlas y desarrollarlas. En ningún lugar del mundo las familias han logrado hacer comunidades de aprendizaje, ni los alumnos, ni la administración, ni los sindicatos. Son los profesores los únicos cualificados y capaces para sacarlas adelante.

¿Cuantas comunidades de aprendizaje hay ahora en el estado español?

Aproximadamente unas 200, y casi todas ellas han sido iniciativa del profesorado. Cuando los profesores tienen los instrumentos para poder canviar, dan el paso, crean su propia comunidad y consiguen unos resultados que nunca, ni por asomo, con ningún otro proyecto se habían logrado. Los centros también valoran que se les dan muchos premios.

¿Las familias como responden ante estas propuestas?

Los padres y madres sí que responden con un entusiasmo total y unánime.

¿Y los alumnos?

Más todavía, pero en su caso es fácil. Motivar a los chicos y chicas en este entorno es sencillo y muy fructífero.

¿Hay alguna metodología definida que se desarrolle en las comunidades de aprendizaje?

No, y esto es un aspecto importante. Las comunidades de aprendizaje solo abordan aquellas cosas que científicamente está demostrado que funciona mejor, y hay pocas cosas que cumplan el requisito. Opciones metodológicos hay muchos y cada uno tiene sus preferencias, pero si no está científicamente demostrado que funciona mejor que otras no le damos cobertura. Lo que si evitamos son las guerras de métodos porque esto sí está demostrado que entorpecen el aprendizaje. Al principio esto se nos criticaba mucho pero ahora con los resultados sobre l mesa este discurso se diluye.

¿Que és lo que más se os critica?

Hay que diferenciar entre crítica y ataque. Por ejemplo se nos ataca diciendo que tenemos un pensamiento único, cuando no hay dos proyectos iguales. No conozco ningún otro ejemplo educativo donde encuentres gente de derecha y de izquierda, de distintas opciones religiosas, etc trabajando codo con codo como en las comunidades. Como críticas más serias el tema metodológico y la indefinición ideológica. Buenos nuestros proyectos son democráticos y dentro de la democracia caben todas las ideologías que defienden estos valores.

¿Algún otro flanco débil?

Otra crítica que nos hacen a menudo y que aún no hemos sabido resolver es la imagen que hemos transmitido del proyecto. Comunidades de aprendizaje tiene una imagen de ser para zonas desfavorecidas social y económicamente. Esto hace que muchos centros las rechacen porque no tienen conflictos de ese tipo. Suponemos que es un problema de comunicación, ya que siempre hablamos como casos de éxito de los centros con mayores dificultades pero esto no significa que sea un modelo para zonas desfavorecidas.

¿Quien lidera la transmisión de conocimiento en las comunidades de aprendizaje?

En el campo científico se han marcado un objetivo y es que todo descubrimiento científico que se realice al cabo de 10 días debe estar publicado y colgado en abierto para que todo el mundo pueda acceder a él de forma gratuïta. El conocimiento debe ser transversal, debe estar al alcance de todos. Esta es la transmisión que buscamos y comunidades de aprendizaje está totalmente integrada en este movimiento. La transmisión es horizontal.

¿Qué requisitos se precisan para sacar adelante una comunidad?

Que los profesores quieran. Si ellos quieren hacerlo está a su disposición todo el conocimiento, todo la didáctica y recursos para llevarlo a cabo. Es fácil.

¿Qué experiencias de éxito concretas destacarías?

La que más difusión internacional ha tenido es la Escuela La Paz de Albacete. La aplicación de las actuaciones de éxito en la educación ha servido para aplicarlo en otros campos como el empleo. En este centro que era de los más conflictivos del país empiezan las clases con una asamblea donde los alumnos deciden lo que van a hacer, como se van a comportar y que problemas tienen por resolver. En este caso se ha logrado no sólo una transformación educativa sino también una transformación social. En Lekeitio también funciona muy bien la comunidad pero por que a nivel social la gente del pueblo se implicó mucho. El primer día que dedicamos a la formación del profesorado y requerimos a las família si podían hacerse cargo de las aulas, nos vino todo el pueblo.

¿Qué papel juega el alumno dentro de la comunidad?

Ellos y ellas son los protagonistas de su propio aprendizaje, que no es un proceso individual siempre es interactivo porque se relaciona para aprender. Con la construcción de sus relaciones está construyendo sus aprendizajes. La comunidad sirve para ayudar al niño o niña, no para sustituirle. Por eso los voluntarios que entran en el aula se les insiste mucho en que no sean ellos los que expliquen, sino que sean los niños los que hablen.

Y las nuevas tecnologías ¿Qué papel tienen en el aprendizaje?

Se nos criticaba mucho cuando hace años decíamos que los alumnos debían usar internet desde los 0 años. La implantación de la tecnología depende de los profesores y de como quieran integrarla. Pero es una herramienta imprescindible.

.

 

“La educación reduce la desigualdad”

20 marzo 2017

Jorge Sequeira

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?
La satisfacción de ver que el esfuerzo que uno deja en un país, años después, da resultados. La educación lleva mucho tiempo y es agradable comprobar que cuando uno regresa a un país al que estuvo 15 años atrás, la semilla que se plantó ha germinado.

¿Qué semillas considera que han germinado?
Uruguay, por ejemplo, ha hecho muchos progresos en el campo de las TIC. Chile y México han alcanzado casi el 100% de cobertura en educación primaria universal y Costa Rica ha mejorado en la cobertura de la educación secundaria. Toda la región latinoamericana en general ha progresado mucho en educación.

¿A qué es debido este progreso?
Por un lado, se han estabilizado los procesos democráticos: hay democracia generalizada en la región. Y, por el otro, ha habido un desarrollo macroeconómico que genera recursos fiscales para invertir en el sector social. Esta combinación hace que sea un momento único en la historia que permite a muchos países resurgir y tratar de avanzar.

¿Cuáles son los criterios para considerar que un sistema educativo es bueno?
Nosotros tenemos en cuenta seis grandes temas: la pequeña infancia, la educación primaria, el aprendizaje a lo largo de la vida, la alfabetización, el género y la calidad de la educación.

¿Hay muchas diferencias entre países?
En los últimos años hemos notado que más que diferencias entre países hay diferencias dentro de los países. Y eso está ligado a un problema más general de la región que es la desigualdad. Y la educación juega un papel fundamental en la reducción de la desigualdad.

¿Qué entiende por desigualdad?
En la UNESCO no vemos la desigualdad sólo en términos económicos, sino también como la falta de servicios sociales de calidad. Mientras estos servicios sociales no se den a la población, la desigualdad va a permanecer. Y de todos esos servicios sociales, el que contribuye más a mitigar la desigualdad es la educación: un derecho que habilita el ejercicio de otros derechos.

¿Cómo convencería a los gobiernos de que invirtieran más en educación?
No sólo es invertir más en educación, sino también, mejor. Es decir, invertir en los aspectos del sistema educativo de los que emergen las raíces de la desigualdad. Por ejemplo, en preescolar, en primaria, en formación de los docentes

¿No lo están haciendo?
Sí, pero no a largo plazo. Uno de los problemas principales de nuestra región es que cuando hay cambios políticos, se pierde la continuidad y la educación merece y necesita tiempo para dar resultados. Por eso es muy importante que los políticos entiendan que un plan educativo consensuado a largo plazo es esencial y que, cuando haya cambios políticos, las directrices principales deben permanecer.

¿En qué están trabajando actualmente desde la UNESCO?
Estamos cerrando la agenda del plan Educación para todos del 2015, en la que hemos trabajado desde el año 2000 y, a la vez, estamos acabando de diseñar la nueva agenda post-2015. Son dos líneas de acción: lo que queda pendiente y lo nuevo que emerge.

¿Qué retos emergen?
En estos 15 años, han surgido algunos problemas que no se consideraron en el año 2000, porque no existían. Por ejemplo, las TIC: hoy están por todos lados y han hecho una entrada muy fuerte en el sector educativo. O la violencia. En el año 2000 en Latinoamérica no se hablaba de violencia mientras que hoy en día representa un verdadero problema, no sólo en el sector educativo sino también en el desarrollo nacional.

Si ya están pensando en el futuro, supongo que el plan actual está bien encaminado.
En realidad aún hay brechas que tienen que completarse de aquí al 2015. Quiero mencionar el analfabetismo: quedan en la región entre 36 y 40 millones de analfabetos.

Parece serio.
Lo es, porque frena el desarrollo social y favorece la desigualdad. También tenemos pendiente el tema de la docencia. Los docentes representan un verdadero desafío porque, como agentes de cambio que son, tienen un peso enorme respecto al problema de la calidad en la educación.

Antes ha mencionado las TIC. ¿Qué importancia le da a las nuevas tecnologías como Tiching?
Las TIC tienen que ver con lo que la UNESCO considera que podría ser la escuela del futuro: comunidades de aprendizaje donde las escuelas no tienen paredes y en las que puede haber conversaciones a distancia utilizando Internet.

¿Se está trabajando, en este sentido?
Hay países como Uruguay, México o Argentina que han hecho progresos remarcables. O el caso de Chile, uno de los pocos países que está investigando si la presencia de las TIC en el aula mejora los logros de aprendizaje. Y México o Argentina, que han invertido en las TIC y están estudiando la mejor manera de potenciarlas. Pero no nos podemos olvidar del docente.

¿A qué se refiere?
Muchos gobiernos han invertido en las TIC, con computadores y conexiones, pero se han olvidado de los docentes, poniéndolos en el último eslabón. Lo primero que hay que hacer es formar a los docentes en la introducción de las TIC en el aula, porque son ellos los que realmente pueden decidir y decir si las TIC contribuyen en la mejora del aprendizaje.

Pero Internet no llega a todas partes.
No, por la desigualdad dentro de los países. Hay escuelas que no tienen ni electricidad. Para ser muy franco y realista, a veces es mejor invertir en mejores escuelas y en mejores docentes y no pensar en las TIC, porque éstas deben venir sólo cuando hay un mínimo de condiciones. Lo que sí está claro es que las TIC están para quedarse y hay que aprender a manejarlas. Forman parte de la vida cotidiana y es nuestra labor que también puedan incorporarse al aula.

Las 10 mejores frases sobre educación

16 marzo 2017

Por Tiching/

-0-0-0-0-0-

  1. Si quiere trabajadores creativos, dales tiempo suficiente para jugar. John Cleese

 

  1. Un niño puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea. Paulo Coelho

 

  1. La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón. Howard G. Hendricks

 

  1. Un maestro es una brújula que activa los imanes de la curiosidad, el conocimiento y la sabiduría en los alumnos. Ever Garrisson

 

  1. En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da. Antonio Machado

 

  1. Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo. Benjamin Franklin

 

  1. La educación ayuda a la persona a aprender a ser lo que es capaz de ser. Hesíodo

 

  1. El mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices. Oscar Wilde

 

  1. Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedadKarl A. Menninger

 

  1. Para viajar lejos no hay mejor nave que un libro. Emily Dickinson.

5 pasos para no olvidar en vacaciones todo lo aprendido

15 marzo 2017

Por Thiching

-0-0-0-0-

¡Ya están aquí! En algunos países, como España o México, las vacaciones escolares acaban de comenzar o están a punto de hacerlo. ¿Significa eso que el aprendizaje debe también tomarse un descanso? ¡Nada más lejos de la realidad! Este tiempo es toda una oportunidad para reforzar y adquirir conocimientos, logrando que la vuelta al nuevo curso sea mucho más fácil. ¿Quieres saber cómo lograrlo?

No siempre se trata de que los más pequeños mantengan rutinas o tareas escolares, sino de potenciar la actividad cerebral para que el ritmo de aprendizaje no disminuya excesivamente durante los meses de vacaciones. No obstante, se recomienda que tengan un primer período de descanso, de una o dos semanas, para lograr rebajar el estrés y las tensiones de las últimas semanas de curso.

Pero, ¿qué contenidos se deben trabajar en estas semanas? Es importante que, sobre todo los más pequeños, repasen la lecto-escritura y las habilidades matemáticas adquiridas, ya que serán la base para la adquisición de nuevos conocimientos en los cursos venideros.

¿Cómo seguir aprendiendo en vacaciones?

Te damos algunas ideas para que los más pequeños puedan mantener en forma sus neuronas, también durante estas semanas:

  • Potencia las manualidades: Una de las formas más divertidas de poner a trabajar el cerebro son las manualidades artísticas, que contribuyen a fijar la atención, mejoran la psicomotricidad fina y desarrollan la creatividad. ¡Echa un vistazo a las propuestas que te traemos!
  • Tu mejor amigo es un buen libro: Las recetas para fomentar la lectura son infinitas, ya que prácticamente cada niño o niña tiene su propio ingrediente mágico. Sin embargo, quizá uno de los secretos universales es dejar que sean ellos mismos los que elijan sus propios libros, ¡incluso dale libertad para que descubra algunos formatos diferentes, como cómics o revistas!
  • ¡Aprende con TIC!: Otra forma de aprender, y que probablemente le motivará más que repasar los apuntes del curso, son las aplicaciones y actividades interactivas. Existe gran cantidad de juegos educativos, de cálculo, de lectura, de ciencias… ¡seguro que encuentras el que más se adapte a tí!
  • No dejes que tus idiomas se oxiden: Se trata de uno de los conocimientos que más fácilmente se olvidan si no se practican con frecuencia, por lo que es importante no dejar de hacerlo, ¡y de la forma más divertida posible! ¿Por qué no ver una película en versión original? ¿O preparar un musical con sus canciones favoritas en inglés para toda la familia?
  • A darle bien al coco: Para aprender y repasar matemáticas, muchas veces no es necesario ni lápiz ni papel. También puedes probar con retos numéricos cotidianos como preparar las cantidades para una receta, una adivinanza numérica, calcular distancias, etc.

Violencia escolar en agenda

14 marzo 2017

El Ciudadano Web & gente Abril,. 2015

Por Fabio Montero

-0-0-0-0-0-0-0-

El cruce de alumnos con pintadas en colegios y convocatorias a pelearse por redes sociales preocupa a las autoridades. La opinión de psicólogos y especialistas en comportamientos de adolescentes y las estrategias preventivas.

En las últimas semanas se instalaron en los medios de comunicación nuevas situaciones de violencia que tuvieron como lugar de desarrollo las escuelas y los alumnos. En esta oportunidad, viejas rencillas entre colegios privados derivaron en una guerra de pintadas durante el fin de semana largo de Semana Santa y un encuentro abortado de pelea entre alumnos de dos colegios. El duelo había sido planificado y calentado a través de las redes sociales, lo que derivó en que un grupo de más de una veintena de jóvenes se hiciera presente en la institución para alentar una pelea entre dos alumnos.

Nada es nuevo bajo el sol, ni las agresiones entre estudiantes de distintas escuelas, ni su convocatoria mediante redes sociales, ni su organización en grupo. Todo es previsible y forma parte de una violencia social que se instala en las escuelas como escenario de conflicto. La violencia es multicausal, por eso debe ser abordada desde su complejidad.

La escuela y sus integrantes son una parte en la complicada trama causal, que debe ser complementada con la presencia de otros profesionales formados en la prevención y resolución de conflictos.

Conocer el aula

El psicólogo Norberto Boggino sostiene que “para comprender y plantear cualquier estrategia preventiva o propuesta de resolución de escenas de violencia en el aula hay que conocer los procesos estructurales que impactan y atraviesan las instituciones educativas y el modo en que es percibido por los actores; aún cuando la resolución de los procesos estructurales escape a las posibilidades de los directivos y docentes”.

No obstante ello, la violencia es más que la escuela y es importante dejarlo en claro para que no sean las instituciones y sus docentes los que carguen con la resolución de problemáticas que los trascienden. La psicóloga Ana Quiroga sostiene: “El mundo está sometido en su totalidad a una frustración del hombre en su posibilidad de realizarse. La violencia puede ser definida como una reacción colectiva ocasionada por la acumulación de frustraciones de individuos que, en un momento dado, por identificarse en un mismo conflicto, adquieren una pertenencia”.

El otro dato significativo de los hechos de violencia de estas semanas es la organización en grupos mediatizadas por las redes sociales; en este caso, cerca de una veintena de alumnos se convocó mediante Twitter para darle cobertura a la agresión. Las autoridades del colegio “agredido” sostuvieron que “las redes mantienen vivo el conflicto, lo que lo hace ingobernable”. No es la primera vez que las redes se transforman en herramientas para la convocatoria masiva de jóvenes que tienen como objetivo un acto violento. Las acciones de estos grupos, conscientes o no, constituyen la versión digital de la vieja pandilla, y hasta podríamos definirla con la misma lógica.

Ana Quiroga sostiene que “la pandilla es una organización que apunta a un objetivo: resolver la situación de inseguridad, de falta de identidad y pertenencia que se ha convertido en un universo de nuestra cultura. Un grupo de adolescentes inseguros forma un conjunto con caracteres operacionales que, a través de un juego de roles asumidos y adjudicados, y luego de elegir un líder, planifican tareas que toman las características de una conducta hostil.”

Acuerdos de convivencia

En el marco de la conflictividad escolar, algunas instituciones han elaborado proyectos de “acuerdos de convivencia” con la intención de bajar la agresión en los colegios y sumar voluntades para tratar de entender la importancia de convivir en paz dentro de las escuelas. Estos acuerdos son sostenidos por equipos interdisciplinarios integrados por psicólogos, abogados, docentes, padres y alumnos.

En 2012 el Concejo Municipal de Rosario aprobó una norma sobre prevención y tratamiento de la violencia y el acoso escolar, que depende de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario, que aún no ha sido puesto en práctica. La ordenanza propone abordar esta problemática con un programa de mediación permanente y resolución alternativa de conflictos, que aproveche los recursos en personal que tiene el Estado municipal.

Según datos de Unesco nuestro país figura entre los primeros en la lista de violencia escolar de la región; según este informe Argentina se encuentra a la cabeza de casos de insultos, amenazas y violencia física entre compañeros de colegio. Por su parte el Observatorio Argentino de Violencia en las Escuelas dio a conocer el primer estudio a nivel nacional en base a dos niveles de enseñanza: secundaria y primaria. En este estudio, 34,5 por ciento de 3er año de secundaria y 38,8 por ciento de 9º de primaria, señalaron haber sido agredidos de forma física en sus escuela. Otro estudio de corte nacional dirigido a estudiantes de secundaria de colegios públicos sostuvo que el 52,9 por ciento de los estudiantes señalaron haber sido víctimas de hostigamiento y 16,9 por ciento víctimas de golpes y amenazas.

Los resultados de la violencia no son gratuitos. Sostiene el proyecto: “En los problemas de violencia y acoso escolar se han evidenciado consecuencias en el ajuste y adaptación socio emocional de las víctimas y victimarios. Por un lado, los niños, niñas y adolescentes que son víctimas suelen sufrir de problemas como ansiedad, depresión, baja autoestima, tendencia a consumir drogas, trastornos psicosomáticos, negación hacia el colegio y las relaciones sociales, ideas suicidas y hasta suicidios reales; mientras que los agresores pueden transformase en agresores crónicos y, a la larga, generar un desajuste social grave”.

En este contexto, la pregunta que se impone es qué función cumple la escuela como expresión cultural y social de una comunidad y si, en este marco, debe ser la que resuelva problemas complejos independientemente de su instancia curricular. Graciela Frigerio sostiene que “más allá de desajustes y obstáculos, la escuela es portadora de un mandato social que debe actualizar en una dinámica de cambio constante para dar respuestas a las diversas exigencias que platea el cuerpo social(…) El nudo de la tarea es la recuperación para la escuela de las prácticas de enseñanza y aprendizaje que cumpla con su función social y distribuya saberes socialmente significativos.”

Abrir la escuela a la comunidad

Pero, aun así, es fundamental educar en valores y normas de carácter ético que rigen la vinculación entre las personas, para contribuir a los procesos de internalización de lo que es legal para una comunidad en un momento determinado. Para cumplir con esta misión, sostiene el psicólogo Horacio Tabares: “La escuela debe abrirse a la comunidad estableciendo redes y relaciones con todas las instituciones. Para que la escuela se transforme en un laboratorio de aprendizajes (científicos, sociales, éticos, corporales y emocionales) debe apelar al cuerpo social para que reconstruya los controles societarios”.

No es una tarea sencilla para la escuela generar estos ámbitos de encuentro y hasta podría decirse que excede el campo de formación profesional de los docentes. Las instituciones han cargado en los últimos tiempos con una cantidad de tareas que la trascienden. El hecho de haberse constituido en expresión cultural del cuerpo social ha complejizado su tarea al punto de tener que responder a múltiples demandas. No obstante ello, hay algo que la escuela puede realizar en la formación general de los adolescentes y es “seleccionar en la trama curricular aquellos saberes pertinentes y necesarios para que niño y el adolescente actual puedan estar en condiciones de situarse y funcionar en un mundo conflictivo y cambiante”. Si se logra garantizar este tópico, se hará ganado buena parte de la lucha contra la violencia.

 

Literatura infantil e identidad

13 marzo 2017

Los cuentos infantiles como valor pedagógico van más allá de los contenidos curriculares y de la necesidad de iniciar al niño en la lectoescritura. Cómo la tradición y la cultura son decisivas a la hora de contar historias fantásticas.

Por Fabio Montero/

El Ciudadano Web & gente / Abril 2015

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

“Había una vez una aprendiz de hada madrina, mágica y maravillosa, la más lista y amable de las hadas. Pero era también una hada muy fea, y por mucho que se esforzaba en mostrar sus muchas cualidades, parecía que todos estaban empeñados en que lo más importante de una hada tenía que ser su belleza”. (El Hada Fea. Pedro Sacristán)

La lectura infantil es trasmisora de identidad y valores que se manifiestan a través de la simbología que de manera tácita o expresa deja traslucir. Mediante estos símbolos, las generaciones adultas se aseguran la continuidad cultural de una sociedad. Los cuentos infantiles son una caja de resonancia del capital cultural de que dispone una comunidad en un momento histórico determinado.

En este sentido, la literatura infantil posee un valor pedagógico que va más allá de los contenidos curriculares y de la necesidad de iniciar al niño en la lectoescritura. Son portadores de principios éticos y morales que servirán de cimiento para la vida adulta.

La organización social se reproduce a partir de la producción que los hombres hacen de la vida material, en condiciones concretas de existencia.

Generalmente, el primer contacto del niño con los cuentos se da en el ámbito familiar y está mediatizado por la necesidad comunicativa que los adultos comienzan a establecer con el infante.

Así, la lectura se constituye en el nexo inicial entre el niño, la familia y el mundo exterior a través de la visualización de personajes fantásticos. En este sentido, los niños comienzan a internalizar los conceptos de buenos, malos, héroes, villanos, ogros y princesas.

El cuento, dice la licenciada Sandra Salcedo, a diferencia de otros relatos literarios, “se rigen por leyes que se mueven en un mundo de magia y fantasía, donde lo sobrenatural y la capacidad de transformación se desarrollan fuera del tiempo, donde un instante puede ser cien años. El “Había una vez” y “Vivieron felices por siempre” son apertura y cierre de una zona que no tiene comienzo ni fin.

El mito y la magia comienzan a jugar un rol preponderante como intento de dominio de la realidad. “El ritual mágico –dice la psicóloga Ana Quiroga– tiene el poder de resolver o apaciguar las ansiedades de un individuo o de toda la comunidad. La magia apela siempre al lenguaje codificado esotérico, en la fantasía de que ese idioma extraño pueda ser descifrado por el destinatario del mensaje. Este es siempre un Dios único y universal que habita lo oculto y del que cada uno de los seres forma parte.”

La tradición y la cultura serán decisivas a la hora de contar historias, en este sentido, las leyendas de los cuentos infantiles nos acercarán a los orígenes. Por ello, es importante que lo que se trasmita esté vinculado con el “ser social”. Es necesario contar la propia historia resignificada en un acto de creatividad, que nos acerque a los orígenes de nuestra identidad cultural vinculada, entre otra, con los pueblos originarios.

El licenciado Xabier Erle sostiene que “es indudable la estrecha relación existente entre la literatura infantil juvenil y la transmisión de diversos valores o, dicho de otra manera, el discurso moral de los libros que componen la literatura actual. El estilo, el léxico e incluso el idioma que utilizamos; los personajes, el papel que desempeñan, la actitud favorable o contraria a algunos estereotipos, fomentan una determinada ideología, un discurso (moral) concreto. Discurso éste que puede ser claramente impulsado por el escritor o ilustrador de la obra, aunque a veces también puede aparecer a través de una redacción “neutra”, no rupturista, pero que afianza la ideología existente y potencia los estereotipos actuales”.

En este sentido, algunos valores como la amistad, la libertad, la solidaridad, etc, aparecen en las narraciones infantiles junto a otros que en apariencia son neutros pero que responden a mantener estereotipos culturales como la competencia negativa, la desigualdad de sexos, la supremacía y la fuerza masculina, etc. Una investigación realizada por docentes de la Universidad de Princetown revela que de quince colecciones analizadas, los niños eran protagonistas de 881 cuentos y las niñas, de 344; en este sentido, señala el estudio, niños y niñas aprenden que los varones son dominadores y las mujeres pasivas.

En Argentina la dictadura militar controló con firmeza la literatura infantil y juvenil, intentando que sólo reflejen determinados valores de familia, patria y religión. Gran parte de ese control se realizó a través de las escuelas bajo el nombre de “Operación Claridad”. Cuentos que reflejaban la vida cotidiana de los argentinos fueron censurados por contenidos que ponían en tensión la organización del trabajo, la propiedad privada y el principio de autoridad, entre otros.

Sin lugar a dudas, las escuelas y los docentes son un factor primordial en la difusión de los cuentos infantiles. La licenciada Sandra Carracedo sostiene que la tarea de educar no es sólo instruyendo, sino enseñando, el valor simbólico que tienen las palabras para que produzcan en el niño un efecto creativo y, a su vez, le permitan no sólo liberar su imaginación, sino también expresar su creatividad.

La presencia de los cuentos en las escuelas se impone en la medida en que decrece la importancia de la lectura en los hogares, la falta de lectores adultos como modelos influye negativamente en los infantes. Para que esto tenga una verdadera eficacia, la lectura debe codificarse en clave de placer más que como pasatiempo, o en el peor de los casos, como castigo.

Según la Unesco, “en Argentina cuatro de cada diez personas dicen haber leído de uno a tres libros en los últimos seis meses. Sólo el 5,1 por ciento de la población leyó más de diez. Pero el 27,2 por ciento de los argentinos admitió no haber abierto ni una sola página en el mismo período. En la Argentina, un alumno lee en promedio menos de medio libro por año. En Estados Unidos, obligatoriamente un alumno de 8º año lee 6 y 7 libros por año”.

La literatura, sostiene la licenciada en Pedagogía Infantil Mónica Rincón, “se convierte en una oportunidad de acceder a la cultura, de expresarse y una forma de lograr la equidad y la igualdad. La literatura infantil específicamente es una puerta a la exploración de diferentes formas de lenguaje, conocimiento de diferentes mundos que les permite a los niños y niñas fantasear, soñar por medio de los cuentos y los personajes, además tienen oportunidad de sentirse identificados y se convierte en una forma de enfrentar sus miedos, dudas e inquietudes”. Motivos más que suficientes para plantearnos la importancia que tienen los cuentos en la vida cultural y social del niño.

 

Autoevaluación institucional

10 marzo 2017

El Ciudadano Web & gente Mayo, 2015

Por Fabio Montero

-0-0-0-0-0-0-0-

El licenciado Ricardo Rambaudi, director del Instituto Superior de Educación Técnica Nº 18, explicó los alcances de una herramienta clave del proceso de evaluación, “que puede ser aprovechada para que el alumno se apropie de sus logros”.

Uno de los aspectos de la tarea docente es la de evaluar los procesos de aprendizaje.

Mediante ella se mensura en qué medida se han logrado los objetivos propuestos para los estudiantes. Los conocimientos se ponen en tensión, lo que permite detectar dificultades para la búsqueda de nuevas estrategias educativas. En los últimos años, han aparecido tendencias que consideran la autoevaluación como una herramienta clave del proceso de evaluación, que puede ser aprovechada para que el alumno se apropie de sus logros.

Pero no sólo las personas son susceptibles de ser evaluadas: las instituciones también pueden ser objetos de verificación en clave educativa. En este sentido, el Ministerio de Educación de la Nación ha establecido, junto con equipos técnicos de la provincia de Santa Fe, orientaciones para la creación de dispositivos de autoevaluación para los institutos de Educación Superior. Se sostienen en un proceso de diálogo, discusión y reflexión compartida por todos los que están implicados directa o indirectamente en la actividad evaluada.

El diálogo, enuncia el documento, debe realizarse en condiciones que garanticen la libertad de opinión. Desde la apertura, la flexibilidad, la libertad y actitud participativa que sustenta un diálogo de calidad se construye el conocimiento sobre la realidad educativa evaluada. La evaluación así entendida se basa en la concepción democrática de la acción social.

A pesar de la actualidad del planteo, algunas instituciones educativas de nuestra ciudad hace muchos años que llevan adelante una política completamente innovadora vinculada con la autoevaluación institucional.

En junio de 2003 el Instituto Superior de Educación Técnica Nº 18 se embarcó en un proceso de evaluación institucional, entendida como “Evaluación que no se dirige a estudiantes ni a docentes, investigadores y funcionarios, sino a las instituciones consideradas en toda su complejidad organizacional y multifuncional, con respecto a la sociedad y a los sistemas educativos. Con la necesidad de identificar demandas, obstáculos y metas a alcanzar.

El licenciado Ricardo Rambaudi, director del instituto y creador de una comisión de Autoevaluación Institucional, sostiene que la elección de un modelo u otro de evaluación no es una tarea fácil, dado que supone adoptar una serie de decisiones metodológicas.

Decisiones en las que intervienen múltiples factores como las concepciones ideológicas, filosóficas, la forma de captar e interpretar los hechos sociales, pero sobre todo, como dice Fernández Sierra, “la naturaleza del objeto de estudio y los objetivos que la evaluación se proponga”.

“Para llevarlo adelante –dice adoptamos la concepción de evaluación institucional propuesta por el profesor Días Sobrino, que la caracteriza como: global, donde el campo de la evaluación es la institución considerada integralmente; permanente, porque debe integrarse como cultura a las estructuras de la institución; operativa y estructurante, desde el momento que está orientada hacia el conocimiento. Pero también apunta hacia la toma de decisiones y la transformación de la realidad. La evaluación debe ser un proceso que se va construyendo a través de la participación activa de todos los sujetos que en él se involucran además, tiene que ser voluntaria y adaptada a cada institución”.

—¿Cómo ponen en práctica estas definiciones desde la comisión?

—No es tarea fácil responder a todos los lineamientos descriptos, por lo que fue fundamental comenzar con un fuerte compromiso, apoyo y participación efectiva de todos los integrantes institucionales. Es por eso que a los mismos los consideramos personas implicadas, es decir “sujetos activos en el desarrollo y vida de la institución, y no meros “objeto de estudio”, reconociendo el pluralismo de valores e intereses diferentes. Partimos del principio de que el diseño o modelo de evaluación debe ser emergente, flexible, incompleto, abierto a la evolución y al cambio, según los requieran las circunstancias y el desarrollo de la evaluación. Es por ello, que tanto los métodos aplicados, como la información que se genera, es abierta, se discute y se reelabora entre los miembros de la comisión de evaluación y se pone a disposición de los interesados.

—¿Cuáles son los objetivos que se proponen alcanzar?

—Tenemos objetivos generales y específicos que tratamos de alcanzar desde la comisión de autoevaluación, entre ellos, los de instaurar el concepto de evaluación al interior de la institución para conocer la realidad institucional y sus actores. Por otra parte, apuntamos a utilizar los resultados de la evaluación como insumos de futuras políticas a implementar, consensuando con los miembros del instituto las dimensiones, subdimensiones e indicadores que van a ser evaluados. Por último diseñamos y elaboramos los instrumentos necesarios para la evaluación. Para llevar adelante esta tarea se optó por una metodología que combina y complementa atributos de las perspectivas cuantitativas y cualitativas, que permite una mejor evaluación de los hechos sociales, respetando la especificidad institucional y el contexto en el cual está inmersa la institución. Desde el inicio la comisión se propuso evaluar las dimensiones vinculadas con la organización y funcionamiento de la institución, como el proceso educativo, los órganos de gobierno y la administración. En relación con los alumnos, apuntamos a conocer su procedencia, antecedentes académicos, elección de la carrera, hábitos de estudio, etcétera. En lo referido al cuerpo docente, indagamos sobre su formación permanente, sus actividades científicas y académicas y la relación entre las cátedras, entre otros tópicos. Por último, profundizamos sobre la infraestructura edilicia y los recursos económicos y materiales de la institución.

—En relación con los alumnos, ¿qué se proponen conocer a través de estos cuestionarios?

—A través de los diferentes cuestionarios se fue analizando al actor principal de la institución como es el alumno, por lo que se hizo imperioso precisar el perfil académico, social y personal que lo caracteriza como así también el tipo de vínculo que crea con la institución, conocer además su historial académico, su conocimiento sobre las nuevas tecnologías y su compromiso y permanencia en la carrera elegida. Esto nos ayuda a conocer el perfil del ingresante, es decir quiénes son los que transitan por la institución, qué demandas e inquietudes poseen, para luego poder analizar el problema del abandono, tema clave en la educación superior argentina.

En tanto, el pedagogo brasileño José Dias Sobrinho sostiene: “La evaluación tiene un papel no solo técnico, sino sobre todo ético y político de gran importancia en las transformaciones y reformas de la educación superior y de la propia sociedad. De modo particular, distingo dos paradigmas. Uno que concibe la educación superior según la lógica del mercado, otro que concibe la educación superior como un bien público. A cada uno de esos paradigmas le corresponde una epistemología y un modelo de evaluación, con sus fundamentos científicos, sus ideologías y sus efectos en la vida social, política y económica. Uno concibe la evaluación sobre todo como control. El otro concibe la evaluación sobre todo como producción de sentidos. La evaluación debe ser, esencialmente, un proceso social que ponga en tela de juicio los sentidos de la formación”.

 

 

Temor ante los exámenes

9 marzo 2017

Por Fabio Montero

El Ciudadano Web & gente. Mayo de 2015

-0-0-0-0-0-

Dudas y fobias ponen en jaque a los alumnos ante una mesa examinadora. Educadores y psicólogos explican una situación que provoca bloqueos, ansiedad, dolores corporales y en algunos casos, hasta el abandono de los estudios.


La mayoría de los estudiantes están atravesando en estos meses instancia de exámenes –trimestrales, parciales, etc–. En este contexto, aparecen las dudas y temores que toda evaluación trae aparejada. Muchas veces, estos miedos se transforman en verdaderas “fobias a los exámenes” que pueden manifestarse mediante bloqueos, ansiedad, temblores, dolores corporales y situaciones, que en sus expresiones más extremas, hasta pueden llegar a ocasionar el abandono prematuro de los estudios.

Esta sintomatología puede expresarse también frente a situaciones de exposición pública, como la participación en clases o el temor a colaborar con algún concepto que pueda ser considerado por el docente como “inapropiado”. La fobia a los exámenes, sostiene el director del Centro de Ansiedad Social, licenciado Guillermo del Valle, “está íntimamente relacionada con la social y se activa ante la inminencia de un examen final, es focalizada, y se agudiza cuando es de forma oral. Las personalidades más propensas son las introvertidas, exigentes y obsesivas”.

El temor frente a un examen es normal en su justa medida, el problema es cuando se transforma en un síntoma severo. Los especialistas sostienen que este problema puede formar parte de una patología de ansiedad social o depresiva, aunque muchas veces, es un trastorno en el aprendizaje. En este marco, la problemática puede no ser detectada como una dificultad psicológica, sino como una consecuencia de la falta de estudio, lo que generalmente, termina derivando en una consulta a profesores particulares.

Si bien muchos profesionales sostienen que la timidez es parte del problema, el doctor Juan Manuel Bulacio considera que “no todos los que padecen fobias a los exámenes son tímidos”, y explica que el tímido se siente generalmente amenazado en relación a sus pares, pero en esta patología, el temor es a ser evaluado por una autoridad. Tampoco es siempre cierto que ‘se ponen nerviosos, porque no saben’, porque la ansiedad proviene de la percepción subjetiva de lo que saben, que siempre es negativa”.

Métodos de evaluación

En la mayoría de los estudiantes la dificultad no está focalizada en el estudio sino en el momento de rendir el examen. Generalmente el trastorno se activa frente a la posibilidad de ser evaluado de manera negativa, lo que nos pone frente a la necesidad de analizar el fenómeno más allá de las particularidades de tal o cual persona.

Generalmente la “fobia a los exámenes” suele ser analizada desde una perspectiva subjetiva. En este sentido, las condiciones personales de los alumnos pueden ser determinantes al momento de sostener un trastorno psicológico. Entonces, la cura siempre será individual, y en muchos casos, medicamentada, pero sería importante comenzar a interpelar los métodos de evaluación, como posibles causantes de sufrimiento mental del alumno.

Bulacio habla de “amenaza de ser evaluado por una autoridad”. En este marco, habría que preguntarse cuál es la incidencia de esa autoridad al momento de hablar de “fobias a los exámenes”. Poner en tensión ese concepto es debatir, entre otras cosas, acerca de cómo el sistema educativo implementa las instancias evaluativas.

“La evaluación es uno de los componentes principales del proceso educativo, caracterizada, en el discurso teórico, como permanente, progresiva, práctica, crítica, flexible, global, participativa y cualitativa. Sin embargo, en la práctica pedagógica de algunos profesores, sólo se ha entendido como obligación institucional, como control disciplinario y como asignación de calificaciones, menos como una práctica reflexiva del proceso educativo”.

Según la posición que adopte el docente (como autoridad) frente a los exámenes, mayor o menor será la afectación negativa sobre el estudiante. Evaluar, desde el paradigma tradicional, equivale a determinar el valor de un fenómeno educativo. Autores de esta corriente, sostienen que “la evaluación es el acto mediante el cual se compara un hecho, persona o cosa con un patrón previamente determinado, en este sentido, la evaluación no será otra cosa que la comparación entre lo que se quiere lograr y lo que se logra a través de la institución docente”.

Experiencias de los alumnos

Distinto es entender las instancias evaluativas desde un concepto cualitativo o procesal. Mireya Carvajal sostiene que “la evaluación de los aprendizajes se concibe como un proceso interactivo de valoración continua, que permite recoger y analizar evidencias sobre experiencias previas y los alcances progresivos de los alumnos… tomando en cuenta las condiciones en que se realiza el aprendizaje, el desarrollo evolutivo del aprendiz y los criterios e indicadores que permitan establecer la distancia entre lo planificado y lo alcanzado por los alumnos, para propiciar la toma de decisiones consensuadas y orientar, retroalimentar y mejorar el proceso de enseñar y aprender”.

Asimismo, Antonio Cárdenas sostiene que la evaluación debe tener en cuenta todos los componentes de la práctica pedagógica para obtener el mejoramiento continuo de quienes participan en el proceso educativo, superando la idea de “acción terminal” que atiende sólo a los resultados obtenidos por los alumnos, por la de “acción continua y permanente” que se desarrolla a lo largo de todo el proceso de enseñanza. Ciertamente estos conceptos no se apoyan sobre la medición de los resultados, sino sobre la valoración de dicho proceso en función de unos criterios previamente establecidos que postulan de manera democrática el derecho del alumno a expresar sus puntos de vista y sus opiniones en el aula, la escuela y la comunidad educativa.

El estudiante protagonista

Sin lugar a dudas estas formas de evaluación, que potencian el valor de la participación y el consenso como formas de transformar y modificar el proceso de aprendizaje, tenderá a bajar las ansiedades de los estudiantes, considerados como sujetos activos de su propio proceso de enseñanza y no como meros objetos mensurables.

En este sentido, es probable que las “fobias a los exámenes” disminuyan considerablemente, o se transformen en temores normales de procesos evaluativos que no serán terminales sino procesales. El fracaso ya no será sujeto de análisis psicológico, sino de la necesidad de reforzar contenidos conceptuales, procedimentales y hasta actitudinales.

La evaluación considerada como proceso no es menos académica que la tradicional, es otra manera de entender el acto educativo, que incorpora al estudiante como protagonista de su propio devenir pedagógico y al docente como facilitador de los conocimientos o ideas previas que los alumnos tengan adquiridos, para detectar errores o carencias básicas que puedan ser corregidos para garantizar el éxito de los aprendizajes.

En Pedagogía del Oprimido, Paulo Freire sostiene: “La educación se torna un acto de depositar, en que los educandos son depositarios y el educador el depositante. En lugar de comunicarse, el educador hace comunicados y depósitos que los educandos, meras incidencias u objetos, reciben pacientemente, memorizan y repiten. He ahí la concepción bancaria de la educación, en la que el único margen de acción que se ofrece a los educandos es el de recibir los depósitos, guardarlos y archivarlos”.

 

 

 

Proyecto pedagógico inclusivo

8 marzo 2017

El Ciudadano Web & gente Junio 2015

-0-0-0-0-0-0-0-0-

Se trata de estrategias educativas a partir de una relación de vínculo con la sociedad: una escuela con proyectos comunitarios en la que ONG, vecinales, clubes y asociaciones, entre otros, son actores de una vida académica escolar más democrática.

La comunidad como parte del proyecto pedagógico Escuela y Comunidad forma parte de una definición conjunta que interactúan permanentemente en un contexto determinado. En este sentido, las estrategias pedagógicas deberían plasmarse en la sociedad, a partir de una relación que permita, entre otras cosas, la inclusión educativa. No se trata de que algunas acciones de la escuela se plasmen en proyectos comunitarios, sino de permitir que vecinales, asociaciones, ONG y clubes, formen parte de la vida escolar.

Lo actores sociales de una comunidad podrían contribuir a una educación más democrática y en “territorio”, que permitiría asociar las problemáticas sociales a las definiciones pedagógicas. Esta articulación de la escuela con distintos sectores de la organización social, pondría a las aulas en un espacio público que hoy tiene bastante restringido.

La historia de nuestro sistema educativo, generalmente, fue emparentada al concepto de “comunidad educativa”. La vida institucional se limitaba a docentes, autoridades, alumnos y padres. Todo lo que estuviera más allá de estos sujetos no formaba parte de la construcción pedagógica. Si bien en la actualidad la escuela ha desarrollado un mayor despliegue hacia la sociedad, no está del todo superada la noción de “escuela cerrada”.

 Pedagogía didáctica

En octubre de 2008, el Consejo Federal de Educación aprueba el plan de estudio del “Profesorado de Educación Secundaria de la Modalidad Técnico Profesional”, destinado a docentes y profesionales técnicos que tiene como finalidad “la formación pedagógico didáctica para la práctica profesional así como la actualización científico tecnológica destinadas a formar docentes que puedan desarrollar su práctica en las instituciones de la modalidad técnica de nivel secundario en concurrencia con su título de base” con el objetivo de “guiar y orientar el proceso socio-afectivo, institucional, cultural y comunitario que la realidad y las normativas vigentes exigen para el logro de un desempeño profesional satisfactorio apoyado en el conocimiento y la ética”.

En la zona sur de nuestra ciudad, funciona en la escuela técnica N° 465 Gral. Manuel Belgrano, un profesorado público estatal con la modalidad técnico profesional. Desde sus aulas, docentes y alumnos intentan abordar las metodologías curriculares desde una perspectiva amplia, que entiende a la comunidad y sus actores como sujetos activos del proceso de aprendizaje. En este sentido, las organizaciones de la sociedad civil integran un concepto pedagógico que las involucra en las aulas.

Directivos del profesorado junto a algunos docentes de residencia, parten del concepto de “Educación Básica” y “Educación para Todos” que sustenta el Ministerio de Educación de Santa Fe, para definir instancias de aprendizaje al servicio de los alumnos y su comunidad. Sostienen que los estudiantes deben desarrollar capacidades y talentos para adquirir valores que los vinculen con el conocimiento para ser puestos a disposición de su contexto.

 Escuela y Comunidad

El profesor Ricardo Rambaudi, docente de Práctica de Residencia V del profesorado, sostiene que “la comunidad tiene recursos, agentes e instituciones que son necesarios detectar para construir un proyecto educativo y cultural que pueda incluirlo desde sus necesidades y carencias. El trabajo mancomunado genera una riqueza pedagógica que supera cualquier planteo aislado”.

Por su parte, la profesora Agustina Poli, docente de la misma cátedra, señala la importancia de una educación extra–escolar que conjugue instituciones públicas y privadas en la búsqueda del aprovechamiento de todos los recursos disponibles en una comunidad basados en la solidaridad, la voluntad, la cooperación y el aprendizaje entre generaciones.

La escuela tiene mucho por hacer con su comunidad y uno de los desafíos es romper las limitaciones que vincula lo educativo a lo escolar. El desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han puesto por fuera de las aulas muchos de los aprendizajes que monopolizaba la escuela. De la misma manera, el desarrollo democrático de las instituciones intermedias de la sociedad y su permanente interacción han construido un corpus de aprendizajes imposibles de desconocer.

“La tendencia de las escuelas abiertas, sostiene el documento Escuela y comunidad. Desafíos para la inclusión educativa, implica una apertura al medio, para lo cual la institución debe ser sensible a las demandas y expectativas del entorno y regular su acción, en muchos casos, en una negociación permanente en la que redefine y explicita los términos de intercambio. Cuando prevalece el modelo de escuela abierta, la relación con la comunidad es uno de los aspectos que se incluyen en el proyecto institucional, por lo cual se intenta canalizar las demandas sociales, compatibilizándolas con las actividades sustantivas de enseñar y asistir a los alumnos en su trayectoria por la escuela”.

Otro eje de trabajo de los docentes del profesorado sostiene que la gestión escolar debe establecer estrategias de participación con los distintos sectores sociales, más aún si se parte de la base de que la escuela tiene que socializar a partir de los valores de la sociedad. Partiendo de esta premisa, un proceso educativo debe incluir no sólo a padres y alumnos, sino también a distintos referentes de las organizaciones sociales con preferencia de aquellas más cercanas a la escuela.

El concepto de cercanía remite a lo “local”, como lugar privilegiado para desplegar las identidades. Este desarrollo “territorial” de la escuela es la negación de la globalización, con la cual se intentó definir los procesos formativos en la década del noventa. Los nuevos sujetos sociales y políticos, van a la búsqueda consensuada de soluciones específicas para resolver problemas comunitarios.

Los alumnos del profesorado (docentes técnicos) comenzaron a proyectar sus trabajos prácticos a partir de los principios de “Educación para todos”. En este sentido, todo su accionar profesional está involucrado con las organizaciones sociales públicas y privadas.

 Concepto de comunidad

“Puedes cambiar el mundo” sostiene la introducción de uno de los trabajos prácticos presentado en el marco de la cátedra. La práctica profesionalizante denominada “Despertando lazos” plantea un proyecto socio comunitario, mediante el cual, intenta alcanzar un vínculo entre la escuela y hogares de niños carenciados, con el objetivo de lograr un reconocimiento afectivo entre las problemáticas de esos chicos y los estudiantes de las escuelas técnicas.

Otros trabajos presentados vinculan su incumbencia profesional con su entorno más próximo, acercando a los estudiantes técnicos con las necesidades del desarrollo local, entre ellos: “Sistemas informáticos para Centros de Salud”, “Revista de difusión de actividades escolares en vinculación con la comunidad”, “Construcción de objetos decorativos a partir de residuos domiciliarios que despierten conciencia ambiental”, “Construcción de objetos de herrería para la comunidad”, “Alfabetización de los padres de los alumnos que concurren a la escuela”, etc.

“Una escuela abierta a la comunidad, sostiene el Proyecto Hemisferio, implica una redefinición del concepto de comunidad educativa, que no lo restringe al escenario de la escuela, sus docentes, alumnos y padres, sino que se abre al espacio público local, incluyendo como agentes de enseñanza y aprendizaje a las familias, iglesias, clubes, organizaciones de vecinos, bibliotecas, organizaciones productivas, con el objetivo de construir un proyecto educativo y cultural que parta de las necesidades y posibilidades de la comunidad”.