¡Juguemos a apoyar el cambio!

1 diciembre 2016

Jesús María Moradillo de la Hija

Profesor de filosofía: “una vida entera educando de muchas maneras”

-0-0-0-0-0-0-0-0-

Decía Emma Goldmann (1869-1940): La auténtica emancipación no comienza en las urnas ni en los tribunales, comienza en el alma de la mujer”.

Cantando por la co-educacion | Tiching

El otro día caminando por la calle veo a un grupo de niñas que cantaban algo que me traía recuerdos infantiles. En el barrio donde vivía de niño, cuando no estaban los amigos habituales, no había más remedio que jugar con las chicas a las gomas o a la comba, había que “admitirlas” como compañeras de juegos, pero sólo para no aburrirse. No me daba cuenta entonces que eran ellas las que me “admitían” en su grupo. Al jugar con ellas solían cantar una canción que seguro os suena:

“Mamá, papá, con cuántos añitos me dejas casar?. /Con uno, con dos, con tres…” y así seguía hasta que fallaba. Hoy día, escuchaba la misma canción pero con otra la letra: “Mamá,  papá, cuántos añitos tendré?. Uno, dos, tres…”

Al principio no lo di importancia, pero después pensando en la pegadiza canción veía que ha habido un cambio importante. La sociedad ha cambiado gracias a que ha habido un cambio educativo. Hoy día la sociedad es más igualitaria, al menos estamos en el camino hacia ello gracias a que nos tomamos más en serio una coeducación no solo en las aulas, sino también en los entornos no-formales. Esta coeducación todavía deja mucho que desear en el entorno audiovisual, o dicho de otra manera hay mucho camino que recorrer.

En las canciones no sólo transmitimos memes culturales, sino que además se transmiten de manera más rápida y eficaz por su componente emocional. De hecho, aprendemos mejor cantando. Quizás nuestras mentes infantiles entonces  no caían en la cuenta de la importancia del contenido de dichas canciones, así como tampoco en lo mucho que podía calar su mensaje en nuestro no-consciente. Tengo una niña de dos años y medio a la que la gusta oír canciones y procuro que no sean algunas que implican un rol machista de la mujer, pues con los alumnos podemos hacer lo mismo: vamos a apoyar el cambio de una cultura machista a una no machista. Para este cambio podemos empezar con el análisis de algunas canciones infantiles. La actividad que he realizado con alumnos en torno a los 14 años, aunque puede ser para todas las edades, es la siguiente:

  1. Les propongo recordar canciones infantiles. Yo propongo una, pero antes escucho sus ideas.
  2. Las cantamos y luego las escribimos.
  3. Por grupos leemos la letra y señalamos aquello que de pistas sobre violencia de género, subordinación, minusvaloración, encasillamiento del rol femenino, etc. En fin, lo que pueda implicar una actitud o hecho machista.
  4. Después por grupos jugamos a cambiar la letra eliminando esa actitud o hecho machista. De esta manera apoyamos el cambio.

Hay muchos ejemplos que seguro os recuerdan momentos de la infancia, en este link encontraréis una selección. No todas tienen contenido machista, pero sí unas cuantas, por lo que hago grupos en clase para que las identifiquen y cambien la letra. Esto es muy divertido, al mismo tiempo que entrenamos nuestra capacidad crítica para identificar actitudes machistas. Así que ¡juguemos a apoyar el cambio!

 

Inteligencias múltiples y matemáticas

30 noviembre 2016

Dácil González Martel // Profesora de matemáticas de tercer ciclo de Educación Primaria.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Matematicas_Inteligencias_Multiples | Tiching

Teniendo en cuenta la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, en la que manifiesta que la inteligencia es una capacidad, no innata, y que la educación puede desarrollarla y potenciarla, vamos a  hacer una propuesta de cómo podemos trabajar, en el área de las matemáticas, cada una de las ocho inteligencias que nos propone Gardner.

  • Inteligencia lingüística-verbal: es importante tener en cuenta que las matemáticas no son sólo números y que muchos de los procesos necesarios para la resolución de problemas y conocimiento de los aspectos necesarios de éste área se pueden trabajar a través de la capacidad lingüística y verbal.
    • Crear un programa de radio a través de podcast, en el que los alumnos elaboren diferentes grabaciones con aspectos teóricos, propuestas de juegos de ingenio o contando las historias creadas en la primera actividad propuesta.
    • Inventar eslóganes originales sobre conceptos matemáticos a modo de reglas nemotécnicas para recordar con mayor facilidad los contenidos.
  • Inteligencia lógico-matemática: la inteligencia lógico-matemática va mucho más allá del uso de números, ya que también engloba la capacidad para comprender relaciones lógicas, elaborar enunciados y propuestas a problemas de ingenio o realizar esquemas y abstracciones.
    • Inventar juegos de estrategia en los que estén presentes los contenidos matemáticos adquiridos hasta el momento.
    • Elaborar líneas de tiempo con hechos históricos matemáticos del trabajo realizado en el aula a lo largo del curso a modo de diario de aprendizaje visual.
  • Inteligencia musical: hoy en día la música es uno de los mayores hobbies y entretenimientos de los jóvenes y podemos sacarle muchísimo provecho en nuestras aulas introduciéndola como un elemento más.
    • Crear presentaciones orales que incluyen acompañamiento musical, creado por los alumnos.
    • Escribir letras de canciones sobre los contenidos estudiados.
  • Inteligencia espacial: si trabajamos la capacidad espacial desde principio de curso y de manera constante, temas tan complejos como los de poliedros o movimientos en el plano, en los que los alumnos necesitan tener una visión espacial avanzada, no supondrá mayor complicación.
    • Elaboración de mapas mentales, individuales o grupales, de cada uno de los bloques de contenidos estudiados.
    • Hacer salidas fuera del aula para aprender el uso de la brújula a través de geolocalización, uso de realidad aumentada,…
  • Inteligencia corporal-cinética: muchas veces nos encontramos dentro del aula con niños que se mueven constantemente, hablan y no están quietos mientras trabajan. Quizás esta forma de actuar se debe porque lo necesitan para poder estudiar y aprender. Es aconsejable que el docente propicie este tipo de experiencias dentro del aula para sacar el mayor provecho a las capacidades de estos niños y desarrollar en mayor medida este tipo de inteligencia.
  • Inteligencia interpersonal: gracias a la inteligencia interpersonal somos capaces de relacionarnos con las personas que nos rodean (búsqueda de pareja, de amigos, de trabajo). Nos permite entender a los demás y con ella desarrollamos la empatía y la capacidad de manejar situaciones en las que haya relaciones sociales.
  • Inteligencia intrapersonal: es la primera que se centra en el conocimiento personal y la autoestima del alumno. Muchas veces estamos tan centrados en lo académico que nos olvidamos de esta parte personal y que en gran medida puede determinar el éxito o fracaso de los alumnos. El control de las emociones en los estudiantes es muy importante, no solo durante pruebas escritas, sino en el día a día.
    • Escribir un diario de aprendizaje, en el que los últimos cinco minutos de clase apunte todo lo que ha aprendido y cómo lo ha utilizado. Es importante que el profesor haga un seguimiento y de feedback al alumno.
    • Recibir la opinión de los compañeros acerca de la resolución de problemas o la presentación oral de trabajos relacionados con diferentes temas.
  • Inteligencia naturalista: el desarrollo de esta inteligencia no es diferente de la enseñanza de las matemáticas, de hecho podemos introducir actividades y adaptar nuestras clases para que nuestros alumnos trabajen al máximo esta capacidad de investigación.
    • Explorar el entorno cercano en busca de objetos y símbolos matemáticos. Con todo lo encontrados crear una colección con características de cada uno de los descubrimientos.
    • Crear investigaciones “a lo Sherlock Holmes” en la que los alumnos a través de pistas deben resolver un hecho misterioso investigando por todo el centro escolar.

No debemos olvidarnos que tenemos dentro del aula una gran variedad de alumnos, que no todos son iguales, y que cada uno de ellos aprende y se desarrolla de maneras muy diferentes. Es por ello necesario no centrarnos en el desarrollo de todas estas capacidades por igual en los alumnos, sino en descubrir cuáles son las que tienen más desarrolladas y potenciarlas, sin dejar de lado el resto.

¿Son infantiles los materiales de infantil?

29 noviembre 2016

Joseángel Murcia// Autor del blog Tocamates.com.

–0–0–0–0–0–0–0–0–0–

A partir de qué momento las matemáticas dejan de ser un juego para convertirse en una asignatura?, ¿cuándo tiene que dejar el niño de tocar y moverse por los rincones para pasar a estar sentado, callado y observando? ¿Hay unas matemáticas activas, las de los peques; y otras pasivas, las de los mayores?

bl

Cuando nombras los bloques lógicos de Dienes a profesores de secundaria, o incluso de primaria que no hayan ejercido en Infantil, lo más probable es que no haya oído nombrar estos materiales con los que tan bien se puede trabajar el pensamiento lógico. Se trata de un material manipulable, consistente en una serie de piezas —de plástico o madera— con distinta forma, color, tamaño y grosor, de manera que hay una única pieza que cumple simultáneamente todas las características: hay un solo círculo grande grueso y rojo o un único triángulo pequeño fino y amarillo. Esto es lo que los hace ser un material lógicamente estructurado y por tanto perfecto para realizar clasificaciones, juegos del sí y del no, dominós lógicos, o respuestas a invitaciones más simples como “coloca dentro del círculo las piezas que son rojas” o “sitúa en la tabla las piezas que cumplen las características tal y tal…” ejercicios —de infantil— que los utilizan. Pero la educación Infantil acaba y los bloques lógicos se quedan en una balda del aula de los pequeños.

Algo parecido ocurre con las regletas Cuisenaire, que o se usan en infantil o ya no se usan jamás. En breve, se trata de unos prismas de madera (o plástico) de distintos colores según su longitud —que varía de uno a diez centímetros— y de sección cuadrada. Ayudan a adquirir sentido numérico prescindiendo de la grafía del número a través de su comparación, ordenación, colocación en fichas… Una de las primeras cosas que necesitan los más pequeños para aprender de verdad las magnitudes es a establecer comparaciones.

Las regletas sirven para hacer verdaderas matemáticas ya que la regleta que representa el dos, seguida de la que representa el tres es igual de larga que la que vale cinco. Y se puede “demostrar” que se da la propiedad conmutativa. O que la regleta del cuatro se puede descomponer como 1 y 3, 2 y 2 o 3 y 1, y esas son todas las formas posibles. Pero también se puede usar para multiplicar, o empezar a dividir o “mostrar” el teorema de Pitágoras. O las odiadas identidades notables. El plus que representan los materiales manipulativos es que se llega a estos conocimientos a través de las manos y con la experimentación.

Otro tanto les ocurre a los ábacos, pero no solo los materiales manipulativos caen en el olvido, también prácticas tan saludables como la asamblea —y su inseparable alfombra— que posiblemente por las exigencias de un currículo repleto de algoritmos y necesidades de mecanización temprana del cálculo con papel y lápiz quedan injustamente olvidadas.

Los bloques lógicos se pueden utilizar para introducir las funciones en primaria o para materializar el Quarto! , un divertidísimo juego de mesa, muy recomendable. Pero no agotan ahí sus posibilidades y lo mejor para ver hasta dónde pueden llegar es que hagamos como en el aula de infantil, nos los pongamos delante y tratemos de conocerlos con las manos, dejando volar nuestra imaginación.

 

 

Hablamos de educación: Atención a la diversidad

28 noviembre 2016

Glòria Santaeulària // Pedagoga y aprendiz permanente, co-autora del máster “La enseñanza en competencias” de la URL

0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Las TIC son una herramienta que, como se ha venido demostrando los últimos años, pueden ayudar mucho a atender a la diversidad de necesidades de un aula. Utilizando una metodología adecuada, nos permiten ofrecer a cada alumno la atención personalizada que necesita para realizar su aprendizaje de manera eficaz.

Además, las TIC facilitan el trabajo de los docentes y optimiza la gestión del tiempo del aula, puesto que permiten una mayor autonomía del alumno.

Para sacarles el máximo provecho es imprescindible contar con las herramientas adecuadas y una buena programación didáctica de las unidades. Así pues, la función del docente sigue siendo básica e imprescindible puesto que es él quien guía el aprendizaje y determina el uso adecuado de cada recurso. Los dispositivos tecnológicos y los recursos educativos digitales, bien utilizados, permiten al docente ofrecer un abanico de recursos mucho más amplio y gestionar el proceso de aprendizaje de cada alumno de manera individualizada.

Los recursos educativos autocorrectivos o autoregulados permiten que el alumno vaya avanzando de manera autónoma. Algunos ejemplos son  ANIMALANDIA, para educación Infantil, o los creadores de recursos como Kubbu, donde cada docente puede crear actividades adaptadas para sus alumnos.

Cuando hablamos de atención a la diversidad no estamos hablando únicamente de necesidades educativas especiales. Debemos ser conscientes de que cada alumno tiene un desarrollo diferente y que el proceso de aprendizaje de cada uno necesita atenciones y ritmos diferenciados. Aun así, creemos que el uso de las TIC en el aprendizaje de los alumnos con necesidades educativas especiales favorece el trato individualizado y a su vez la ejercitación de aquellas áreas que más necesitan trabajar.

Existen muchas experiencias exitosas en este campo, como por ejemplo, un videojuego para ayudar a niños con autismo a comunicarse y aprender de forma divertida, o un diccionario bimodal de pictogramas – signos para trabajar la comunicación con personas que carecen de lenguaje oral.

Hoy en día también encontramos herramientas y softwares que permiten mejorar el aprendizaje de personas con discapacidad mediante el uso de las tecnologías. Es un buen ejemplo eViacam, que permite sustituir el ratón por movimientos de la cabeza, o Mekanta que enseña a utilizar el teclado del ordenador a niños y niñas con ceguera o deficiencia visual de una manera divertida.

La red está llena de recursos y poco a poco se van desarrollando nuevas propuestas. Es tarea nuestra encontrar aquellos que resulten más adecuados para cada caso y ayudar a que el proceso de aprendizaje de cada alumno sea cada vez más personalizado.

Sir Ken Robinson: “Las tecnologías pueden ayudar a revolucionar la educación”

24 noviembre 2016

Sir Ken Robinson Conferenciante, escritor, asesor en educación

-0-0-0-0-0-0-0-

¿Qué país tiene el mejor sistema educativo?

Finlandia es, probablemente, el país que tiene el mejor modelo de educación, aunque no sea perfecto. También cabe destacar la tarea de los gobiernos de Canadá y Australia en este ámbito.

¿En qué se diferencian estos sistemas respecto a los de otros países?

Son sistemas educativos que potencian la creatividad de los estudiantes para que desarrollen su talento con planes de estudios menos estandarizados, que fomentan la enseñanza personalizada y se alejan de un aprendizaje basado en la memorización de contenidos.

¿Qué deberían mejorar los sistemas de otros países?

Estamos educando a los niños para que estén preparados para trabajar en la era de la industrialización, pero este sistema ya no es válido. Por este motivo se debe romper la jerarquía que impera en la actualidad, que responde a necesidades que están obsoletas, donde las asignaturas como las matemáticas tienen una gran relevancia y otras, igualmente importantes, como puede ser la danza, ni siquiera se imparten.

 ¿Cómo debe concebirse la educación del futuro?

La educación debería adaptarse a cada zona y personalizarse a los estudiantes a los que se está enseñando. Es necesario un modelo en el que cada alumno pueda desarrollar sus propias soluciones con apoyo externo, pero siempre basado en planes de estudios “a medida”. Los sistemas educativos deben potenciar la pasión de los estudiantes en hacer aquello que les llena y se les da bien hacer.

¿Por qué cree que el sistema educativo no se ha transformado aún?

Muchos sistemas educativos ya han sido reformados, pero no es suficiente. La ‘revolución’ en la que yo creo debería estar liderada por los políticos y a ellos no les interesa. Los gobernantes priorizan un modelo en el que los estudiantes memorizan los contenidos en vez de uno que potencie su creatividad, ya que en el primer caso los resultados se obtienen más rápido que en el segundo.

¿Qué entiende por creatividad?

Defino la creatividad como el proceso de generar ideas originales que tienen valor. Se puede ser creativo en cualquier ámbito. También concibo la creatividad como la forma de poner la imaginación a trabajar, ya que ésta es su principal fuente de alimentación.

¿Cómo se puede promover la creatividad en la escuela?

Una forma de promoverla es ayudando a los estudiantes a encontrar y desarrollar su talento. Es necesario enseñar a los estudiantes a bailar, a tocar un instrumento, a pintar… Y, por supuesto, deben valorarse todos los talentos y no solo el académico. Para ello los profesores juegan un papel muy importante. En mi caso, la mayoría de asignaturas que me gustaban en el colegio eran probablemente en las que teníamos los profesores más interesantes. Por tanto, es esencial el papel del profesor, ya que lo que sucede a menudo es que te interesas por una u otra disciplina en función de la capacidad de motivación de la persona que te enseña.

¿No valoramos suficientemente el talento de las personas?

Nos encontramos ante una crisis de recursos humanos, basada fundamentalmente en el hecho de que la mayor parte de personas hacen un uso pobre de su talento. Hay mucha gente que a lo largo de sus vidas no desarrolla sus talentos porque ni siquiera es consciente de sus posibilidades. La mayoría de estas personas trabajan en empleos que no les gustan y no conciben el trabajo como una forma de vida, como algo que les ayuda en su crecimiento personal.

Quizás es que no todos los seres humanos tenemos talento…

Todas las personas tienen múltiples talentos y un gran potencial creativo. Hay cosas como aprender a hablar, que hacemos de manera natural, lo cual es algo muy notable. La cuestión es que no puedes enseñar a alguien a hablar, puedes guiarle, él puede escucharte…

Bueno, tenemos muchos talentos, pero no tenemos talento para todo.

Es verdad, y el hecho es que cuando vas a la escuela te das cuenta de que tienes facilidades para algunas cosas pero, en cambio, para otras no tanto. Éste es uno de los argumentos de mi libro, todos tenemos muchos talentos distintos, no es que cada uno solo tenga un único talento. Emitieron un programa hace poco en la BBC, The Choir, presentado por Gareth Malone, en el que se enseñaba a cantar a gente de distintas comunidades de todo el país, gente que nunca había cantado antes. En pocos meses hicieron fantásticas actuaciones de coros y la gente quedó maravillada.

Interesante…

También recuerdo a una amiga mía que fue a enseñar danza contemporánea en una escuela del norte de Inglaterra a gente que no sabía bailar. Organizó grandes producciones y la gente competía para entrar en su compañía. Al cabo de un tiempo, uno de sus alumnos creó su propia compañía de danza contemporánea, que se ha acabado convirtiendo en la primera compañía de danza contemporánea de Gran Bretaña.

¿Y qué pasa si eres bueno en las cosas que no te gustan?

Esto pasa a menudo… Cuando hablo de The Element me refiero al punto donde tus talentos y tus pasiones se encuentran. Si a ti te gusta hacer algo en lo que eres realmente bueno, tu capacidad de crecimiento es ilimitada. Pero es verdad que a veces hay personas que son buenas en cosas con las que no disfrutan. El problema es que esta situación no les llena y, por ello, insisto en que es muy importante buscar cosas que nos satisfagan, ya que es la manera de descubrir el sentido de nuestra vida. Es evidente que conseguirás llegar más lejos haciendo algo con lo cual no eres demasiado bueno pero que te apasiona, que no con lo que sabes hacer pero que no te llena en absoluto.

¿Cómo podemos potenciar nuestro talento?

En primer lugar, debemos perder el miedo a equivocarnos y esto debemos aprenderlo desde pequeños. Es importante recordar que los mejores inventores no hicieron su gran descubrimiento al primer intento, sino que tuvieron que pasar por muchas pruebas fallidas antes de conseguir lo que buscaban. Debemos enseñar a los niños que si no pierden el miedo a equivocarse nunca llegarán a hacer nada original. En cambio, tenemos sistemas educativos que penalizan el error.

En este sentido, ¿las herramientas tecnológicas como Tiching pueden ayudar a potenciar la creatividad y el talento de los estudiantes?

Todas estas herramientas tecnológicas son por ellas mismas neutrales, pero que hay personas que con ellas pueden crear cosas impresionantes. En este sentido, soy optimista, ya que las nuevas tecnologías pueden ayudar a la creatividad de las personas y al desarrollo de su talento. Además, estas tecnologías en manos de buenos profesores pueden ayudar a revolucionar la educación y acercarnos al tipo de sistema educativo del que anteriormente hablaba.

 Por cierto, ¿cuál es su talento?

Podríamos decir que uno de mis talentos es dirigir obras de teatro. Primero empecé actuando en un par de obras en la escuela, cosa que nunca había pensado que podría llegar a hacer… Era muy tímido y subir a un escenario me daba pánico. Más tarde empecé a dirigir y, con el tiempo, me he dado cuenta que prefiero dirigir que actuar.

Tonucci: “El alimento de la escuela debería ser la experiencia de los niños”

23 noviembre 2016

Francesco Tonucci // Pensador, psicopedagogo y dibujante /// Su asignatura favorita era el dibujo y la más odiada el álgebra.//

—–0-0-0-0-0-0-0-0-0—-

¿Cuál era su punto fuerte, en la escuela?
El dibujo: siempre era el mejor. Recuerdo a las maestras acercándose al pizarrón para admirar mis dibujos. Pero lo cierto es que viví una experiencia escolar muy regular; cada año tenía miedo de no pasar de curso. Ahora sé que no hay ninguna relación entre el éxito escolar y el éxito en la vida. Esto es así porque, lamentablemente, la escuela tiene una relación muy escasa con la vida misma.

¿Cómo podrían acercarse ‘vida’ y ‘escuela’?
La experiencia de los niños debería ser el alimento de la escuela: su vida, sus sorpresas y sus descubrimientos. Mi maestro siempre nos hacía vaciar los bolsillos en clase, porque estaban llenos de testigos del mundo exterior: bichos, cuerdas, cromos, boliches…

Quería evitar distracciones.
Pues hoy un maestro debería hacer lo contrario, debería pedir a sus alumnos que le mostraran lo que llevan en los bolsillos. De esta forma la escuela se abriría a la vida, recibiendo a los niños con sus conocimientos y trabajando alrededor de ellos.

Si todo lo ponen los niños, ¿para qué necesitamos escuelas?
La escuela ofrece un método de trabajo, ofrece el cómo. El qué no es tan importante porque el contenido cambia. Hoy en día no queda nada de la geografía que yo estudié y, en cambio, nadie me enseñó a viajar, a conocer una nueva cultura. Lo que necesitan los alumnos de hoy, que serán adultos mañana -en un mañana que nosotros no podemos conocer-, son herramientas y ganas de aprender.

Para esto hace falta un buen maestro.
Claro. Un buen maestro es el que escucha a los niños, porque sabe que no están vacíos, sino que son ricos de una experiencia que él no conoce. Y, si no la conoce, ¿cómo va a proponer un contenido que les resulte interesante? Cada acción educativa tiene que empezar con una escucha, para recibir a los alumnos con lo que conocen y lo que saben hacer.

¿Y qué papel juegan las nuevas tecnologías y herramientas digitales como Tiching?
Las tecnologías son un gran invento pero no hay que olvidar que son un instrumento que solo vale si el que lo utiliza es bueno. Por eso los buenos maestros no solo necesitan estos instrumentos, ¡los estaban esperando! Yo conocí a grandes maestros que si hubieran vivido estos cambios habrían dicho: “menos mal que alguien lo ha pensado, porque estábamos haciendo un gran esfuerzo”. Son aquellos que utilizaban la imprenta para hacer un diario escolar, los que organizaban correspondencia con niños de otros países…

No todos los maestros piensan así.
Un maestro que usa el libro de texto de la primera página a la última -que es una forma lineal de enseñanza-, ¿qué puede hacer con un instrumento tan plástico y tan poderoso como un ordenador? Como mucho, lo puede humillar utilizándolo como libro de texto. No serán las tecnologías las que mejorarán las escuelas. Ni tampoco las leyes. Serán los buenos maestros.

¿Qué cambiaría usted de la escuela?
Todo. La escuela es una estructura absolutamente ajena a la vida social. Dentro de la escuela tenemos el aula, un espacio abstracto que se repite exactamente con la misma forma más de 20 veces. Y lo raro es que, en ella, con el mismo mobiliario y con los mismos instrumentos, los alumnos se quedan horas y horas sentados haciendo cualquier cosa: lengua, matemáticas, arte, música…

¿Dónde deberían estar, los alumnos, si no es en el aula?
Mi propuesta es renunciar a las aulas. Me imagino una escuela hecha de laboratorios y talleres fuertemente significativos en la que son los alumnos los que se mueven, no los adultos. El recorrido de un taller a otro les ayuda a cambiar el chip y con la ambientación de cada taller se acaban de situar en la materia que les toca.

¿Cómo sería, por ejemplo, el taller de lengua?
Podría ser una biblioteca. Un lugar con libros, donde pudiéramos leer y escribir. En cambio, una clase de matemáticas sería completamente diferente, con elementos de geometría, por ejemplo. La de ciencia tendría microambientes, animales, plantas, microscopios… Y el taller de arte no se parecería en nada a todo esto, sería de colores y en las paredes habría las obras de todos los niños y niñas.

Parece divertido.
Y esto son solo los espacios internos, pero también pienso en los externos. En vez de patio, pondría una huerta. El patio de la escuela de la mayoría de escuelas parece una plaza de toros, un lugar adecuado para descargar las energías que se han cargado demasiado en actividades no reconocidas y no aceptadas por los niños. Me gustaría una escuela sin recreo, porque si en las escuelas se aprendiera jugando, no haría falta que los niños se desahogaran.

Pero los niños piden el recreo.
Si por la mañana hiciéramos una escuela de verdad, que no molestara a los niños, no haría falta el recreo. Y por la tarde podrían vivir una experiencia verdadera y con autonomía fuera de la escuela, en las calles.

La ciudad es peligrosa para los niños.
La ciudad que yo propongo, no. Se trata de la Ciudad de los Niños y debe cumplir dos requisitos. El primero es renunciar a hacer parques y otros espacios para niños. En el momento en que la ciudad inventa espacios para niños está excluyendo a los niños de los espacios que deberían ser para todos. Aunque hoy en día no son para todos, son para los coches.

De acuerdo, una ciudad sin parques. ¿Y el segundo requisito?
El segundo es garantizar a todos los ciudadanos la posibilidad de moverse en su propia ciudad con seguridad. Para conseguirlo, hay que dar la vuelta a la jerarquía. En vez de intentar mejorar el tráfico, garanticemos primero la movilidad de los peatones. Después de los peatones, nos ocuparemos de las bicicletas y luego del transporte público. Los coches tienen que ser los últimos. Dando la vuelta a la jerarquía afirmamos que los primeros y los dueños de la ciudad son los peatones.

Esto en las grandes ciudades parece imposible.
En realidad no, porque la ciudad es una suma de barrios y la mayoría de la gente no sale de su barrio. En él tienen la escuela, las tiendas, el kiosco, la farmacia… Hay que considerar este espacio, el barrio, como sagrado, y no cortarlo con nada. Si hay que poner en marcha un sistema urbano de conexión rápida, se hará bordeando los barrios.

¿Y dentro de cada barrio?
Prioridad absoluta de los peatones. Esto significa que el camino de los peatones, que son las aceras, no se puede interrumpir nunca alrededor de las manzanas. Y, para cruzar la calle, no hay desnivel para el peatón; es el coche el que sube y baja para adaptarse a la acera.

¿Quién viene después de los peatones?
Las bicicletas. Hay que adaptar la ciudad a las bicicletas: con carril bici, aparcamientos… Llegados a este punto, nos daremos cuenta de que no hace tanta falta el transporte público, porque la gente prefiere ir andando o pedaleando. Por lo tanto, vamos a ahorrar con el servicio público y podremos hacerlo de mayor calidad.

Y ya les toca a los coches.
Sí, pero como lo hemos montado todo pensando en los peatones, los medios privados tendrán una vida más complicada. Si tienes prisa, es mejor que utilices el medio público o la bicicleta. Si vas en coche, tendrás que tener paciencia, porque te espera el camino más largo y más incómodo. De esta forma, si hay un accidente las consecuencias son mucho menores.

Así los niños podrían jugar en la calle.  
¡Y esto les permitiría tener algo que contar en la escuela! Además, es muy importante que un adulto reconozca a su hijo el derecho de salir de casa

. Así, cuando vuelve, es él quien explica lo que ha pasado, sin ser interrogado. Esto le da la capacidad de enfrentarse a la novedad, a lo desconocido. Y le proporciona el gran placer de poder contar su historia.

 

Alfredo Hernando: “Una buena escuela es la que forma a personas auténticas”

22 noviembre 2016

Alfredo Hernando // Educador, psicólogo y comunicador.

 

-0-0-0-0-0-0-0-

La vuelta al mundo de escuela en escuela, ¿la versión educativa de Willy Fogg?
La verdad es que yo no me considero un gran viajero. Mi motivación principal es conocer las escuelas innovadoras para rediseñar el concepto de escuela.

¿Qué es una escuela innovadora?
Es aquélla que se adapta a lo que está ocurriendo en el mundo desde una perspectiva amplia: aplica lo que sabemos sobre las teorías del aprendizaje y la pedagogía, está conectada con la sociedad actual y se adapta a la revolución que estamos viviendo en el ámbito de la generación y difusión de la información.

¿Y qué importancia tienen las TIC y plataformas como Tiching?
Muchísima: Internet y las nuevas tecnologías son uno de los cambios más grandes que han afectado a la escuela. Antes, la escuela era la única guardiana del conocimiento pero ahora le ha salido competencia. ¿Para qué necesito un profesor si tengo a Google?

¿Lo necesito?
Si vamos en la línea de planteamientos como el de Tiching, que redefine las funciones del profesor adaptándolas a la sociedad actual, sí. El profesor ya no puede ser un transmisor de la información porque ahora la información está viva y todos podemos acceder a ella y modificarla. El profesor tiene que preparar pautas de aprendizaje, aportar fuentes y dejar que sea el alumno quien maneje y cree la información.

¿Cómo se lleva a la práctica?
En una reunión de profesores de una de las escuelas que he visitado, por ponerte un ejemplo. Los profesores de lengua quieren cambiar el proyecto de inglés. Se han dado cuenta de que los alumnos se han cansado de los dilemas que les proponían y tienen que buscar otros nuevos. En un par de horas, tienen toda la pizarra llena de post-its con nuevas estrategias y entre todos eligen las que creen que funcionarán mejor.

No todos los profesores se implican tanto…
Lo que está claro es que muchas de las transformaciones que queremos para la escuela tienen que ir de la mano de los profesores. Ninguna escuela es mejor que el equipo de profesores que tiene. Al fin y al cabo, la realidad cambia y los que se tienen que adaptar son los profesores.

¿Lo hacen?
En la mayoría de escuelas que he visitado, sí. Siempre me han hablado con mucha sinceridad de lo que habían hecho mal en el pasado. La primera vez me sorprendió pero luego me di cuenta de que era lo común. Te explican por qué ya no hacen algo que antes hacían. Esto implica que asumen que lo que están haciendo ahora también tendrán que repensarlo mañana, y esto es adaptarse.

¿En todas las escuelas se prioriza esta actitud?
De las que he visitado, lo he visto en todas excepto en una, que ya vi que era diferente desde el primer contacto. La coordinadora me dijo que podía visitar la escuela pero que no me atendería ningún profesor. Esto ya es raro porque en todos los centros he tenido muy buena respuesta por parte del profesorado. Luego me dijo que tampoco sabía muy bien qué enseñarme.

¿Y una vez allí?
Me di cuenta de que me había equivocado de escuela. No era la escuela innovadora que yo pensaba. Era otra con el mismo nombre. Y entonces me di cuenta de una cosa muy interesante: ni la coordinadora ni nadie del profesorado tenían ninguna inquietud en mostrar nada de lo que estaban haciendo. Nadie estaba orgulloso de su labor, y esto que paseando vi cosas muy interesantes.

¿Qué le aconsejaría a esta coordinadora si quisiera hacer su escuela más innovadora?
Le diría que tiene que cambiar ella. El modelo de escuela que supuestamente quiere construir está determinado por lo que ya hay. Le diría que se pregunte qué puede hacer y lo haga. Si va bien, que se lo cuente a sus compañeros, porque tiene que haber un contagio de lo positivo.

Para acabar: una buena escuela es la que forma a personas…
Auténticas. Personas que descubran quiénes son, qué quieren y cuál es su proyecto vital.

Entonces, ¿a qué escuela debería llevar a mi hijo?
Lo más importante es que tú estés con él. Invierte tiempo en él porque es más importante que descubras a qué colegio quiere ir él que no que tú decidas a qué escuela lo quieres llevar.

 

Heike Freire: “En educación, el contacto con la naturaleza es vital”

21 noviembre 2016

Heike Freire Escritora, pedagoga, especialista en innovación educativa

-0-0-0-0-0-0-0-0-

¿Qué es la educación en verde?

La educación en verde consiste en acercar a los niños a la naturaleza para que puedan aprender de ella. El contacto con la naturaleza es vital para los seres humanos y, especialmente, entre los más pequeños ya que son muchos los beneficios que nos proporciona.

¿Cuáles son las principales ventajas de este acercamiento?

Los niños que crecen en contacto con la naturaleza tienen sentimientos más positivos sobre sí mismos y los demás y, asimismo, desarrollan un fuerte sentimiento de amor y armonía con el mundo. Todo ello, les permite disminuir el impacto por estrés, un aspecto especialmente importante en la sociedad actual.

Estas ventajas, ¿en qué se traducen a nivel educativo?

Permiten mejorar el desarrollo cognitivo ampliando así la capacidad de razonamiento y de observación.

¿Y se reduce el fracaso escolar?

Sí, ya que no sólo proporciona los beneficios antes mencionados, sino que también les brinda la posibilidad de desarrollar de manera natural su psicomotricidad, sus habilidades, su capacidad de resolver problemas y su sociabilidad. Además, potencia la imaginación, creatividad y la capacidad de maravillarse, aspecto decisivo para fomentar la motivación en los niños.

¿Qué problemas aporta la falta de contacto con la naturaleza?

El periodista americano Richard Louv planteó la hipótesis de la existencia del “Trastorno por déficit de naturaleza”, bajo el cual se agrupan distintas enfermedades cuya causa común podría ser la falta de contacto con nuestro entorno natural.

¿Cuáles son las enfermedades que pueden derivarse a causa de esta carencia?

Se trata de dolencias como la depresión, el estrés, el déficit de atención-hiperactividad o la ansiedad. La falta de contacto con actividades al aire libre, especialmente en edades tempranas, puede provocar la devaluación de los sentidos, dificultades de atención y elevados índices de enfermedad física y emocional.

¿Qué se puede hacer desde las escuelas para amortiguar esta problemática?

Acercar los niños a la naturaleza. Hay una escuela infantil cerca de Edimburgo en la que desarrollan todas sus actividades en el exterior. Tienen detectados 20 sitios donde realizar las actividades escolares y estar, a la vez, resguardados del viento y del frío. Cuando fui a visitarlos,  un niño me guió hasta donde estaban sus compañeros, en medio del bosque, en un lugar prácticamente imposible de encontrar. Y es que, como ya he remarcado, el contacto con la naturaleza tiene muchos beneficios, y refuerza  el sentido de independencia, autonomía y agudiza la orientación.

En este sentido, ¿cree que están los sistemas educativos actuales adaptados a la educación en verde?

No, la educación debe sufrir un giro, hay que reorientar programas y los contenidos deben enfocarse hacia aspectos menos abstractos. Uno de los problemas con los que nos encontramos es que estudiamos la naturaleza a través de la pantalla del ordenador y no vamos a  descubrirla. Estamos haciendo una educación ambiental excesivamente global.

¿Qué debería cambiar en las escuelas?

Las escuelas, en general, deberían tener  un enfoque más ecológico, si bien es cierto que hay muchas de ellas que ya están trabajando en esta línea. Una práctica muy interesante es  convertir los patios en huertos, jardines o granjas. Además de los beneficios que éstos aportan a los alumnos por el contacto con la naturaleza, gracias a estos espacios también se puede aprender matemáticas, lengua u otras asignaturas. Otras iniciativas interesantes pueden consistir en crear aulas al aire libre o introducir materiales de la naturaleza en las clases.

¿Y a nivel académico?

Desde las escuelas se deben transmitir valores positivos de respeto y compromiso por el planeta. Es conveniente incentivar el entusiasmo e interés por la naturaleza a los niños sin imposiciones. También debería modificarse la forma en que se enseñan los contenidos de carácter ecológico ya que hay investigaciones que concluyen que, si educamos a los niños con  los ejemplos de los desastres que el ser humano provoca, se acaba produciendo el efecto contrario al deseado. Debemos desarrollar el contacto con la vida y enseñarles a respetar y relacionarse con la Tierra para que puedan llevar vidas sostenibles en el futuro.

Finalmente, ¿cómo se puede compatibilizar este tipo de educación con las nuevas tecnologías?

No es incompatible. El problema es que actualmente los niños pasan demasiadas horas delante de una pantalla y encerrados entre cuatro paredes. Nos hemos convertido en esclavos de las nuevas tecnologías y debemos aprender a gestionarlas para ponerlas a nuestro servicio. Los niños necesitan a la naturaleza ya que tienen la necesidad vital de respirar aire puro, moverse, poder tocar las plantas y los animales… Por ello, debemos reflexionar sobre la necesidad de relacionarnos con el entorno natural.

 

Marc Prensky: “Debemos descubrir la pasión de cada estudiante”

18 noviembre 2016

Marc Prensky Conferenciante y escritor Creció en la ciudad de Nueva York, donde asistió siempre a escuelas públicas. Admite que, en general, la escuela le parecía mucho menos interesante de lo que ocurría a su alrededor. Reconoce que su verdadera educación se produjo en los museos, teatros y parques de Nueva York, que a menudo recorría durante el horario escolar. Actualmente, es un reconocido visionario educativo que defiende el uso de videojuegos para mejorar la educación.

 

0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Usted ha afirmado que el aprendizaje no es el objetivo de la educación. ¿Por qué?

El verdadero objetivo de la educación es convertir a los estudiantes en personas buenas, competentes y flexibles capaces de mejorar el mundo en el que vivimos. El aprendizaje es únicamente un medio para conseguir este fin.

¿Enseñamos los contenidos correctos en las escuelas?

En su mayoría no son necesarios en sí mismos, sino que son “vehículos” para obtener habilidades subyacentes que realmente queremos y necesitamos. Álgebra, por ejemplo, no es una materia que enseñamos a nuestros hijos para que la utilicen en el futuro, sino como un camino para  alcanzar la enseñanza abstracta y el pensamiento simbólico.

¿Qué se debe enseñar en las escuelas?

Las cuatro habilidades subyacentes fundamentales: el pensamiento efectivo, la acción efectiva, las relaciones eficaces y el cumplimiento efectivo. Con la mayoría de materias que impartimos podemos desarrollarlas, pero es conveniente que cada alumno las reciba en diferentes cantidades y presentadas en función de sus intereses particulares.

¿Cómo debería ser el plan de estudios para adaptar la educación a las necesidades de hoy?

Actualmente el plan de estudios se centra en el conocimiento y debería estar basado en las  habilidades. Además, hoy en día, diferenciamos a los estudiantes en función de sus capacidades y logros pero deberíamos hacerlo por sus intereses y pasiones.

¿Cuáles son los principales cambios educativos que deberíamos aplicar para beneficiar a los estudiantes?

Básicamente cuatro. El primero, y más fácil, es descubrir el interés y la pasión de cada uno de nuestros estudiantes, respetarlos y basar nuestra enseñanza en estos aspectos. El segundo es orientar la educación a las competencias, en lugar de hacia el conocimiento. El tercero es centrar la  educación en logros del mundo real y no en ejemplos. Y el último cambio, consiste en que el plan de estudios se enfoque al  pensamiento eficaz, la acción efectiva, las relaciones efectivas y el cumplimiento efectivo y no en las matemáticas o las ciencias sociales.

¿Cuál es el papel de la tecnología en todo este proceso?

La tecnología actúa bajo todos estos cambios como una nueva base, de la misma manera que la lectura ha sido primordial hasta ahora. Actualmente, aunque sigue siendo importante, ya no es el apoyo principal.

¿Cuál es la mejor manera de aplicar los cambios educativos sin perjudicar a las futuras generaciones?

El mundo ha cambiado mucho y la educación del pasado ya no funciona, por lo que hay que experimentar con responsabilidad. La educación de hoy está tan anticuada que es poco probable que cambiándola se pueda perjudicar a los estudiantes.

Usted defiende que los profesores tienen que ser entrenadores, guías y compañeros de los estudiantes. ¿Por qué?

Los estudiantes deben llegar a conseguir aprender por sí mismos, ya que tendrán que seguir haciéndolo el resto de sus vidas. Por lo que los profesores deben enseñarles cómo hacerlo utilizando los recursos disponibles. Esta es la mejor fórmula que tienen los maestros para ayudar a sus alumnos.

¿Cuáles son las principales habilidades que deben cumplir los maestros del siglo XXI?

Básicamente la que los ordenadores no les pueden proporcionar: respeto, empatía, motivación y pasión. La tecnología cada vez es mejor para enseñar “contenidos”, pero para transmitir estos valores se requiere a un humano.

¿Cuál es el papel de los padres en el proceso educativo?

Ser compañeros. Dado que la mayoría de los padres actuales son de la generación anterior a Internet, tienen que aceptar que sus hijos les enseñen. Además, las escuelas deben tener el objetivo de no enseñar únicamente a los estudiantes, sino también a sus familias.

¿Cuál es el poder de los videojuegos en educación?

Los videojuegos bien diseñados pueden ser muy buenos en la enseñanza de habilidades, pero no son tan buenos para los contenidos. A pesar de ello, los videojuegos actuales no encajan en la educación porque nos enfocamos a la enseñanza de contenidos y no en la de habilidades.

¿Cuáles son las capacidades que los niños desarrollan con el uso de juegos en la escuela que no desarrollan con métodos tradicionales?

Desafortunadamente, debido a la escasez de buenos juegos adaptados a las escuelas y al plan de estudios actual, son muy pocas las capacidades específicas que pueden desarrollarse con los  juegos en la escuela. Sin embargo, con juegos comerciales complejos – fuera de la escuela – los niños aprenden muchas habilidades que no se enfatizan lo suficiente dentro de las aulas.

¿Por ejemplo?

Cooperar, tomar decisiones efectivas bajo estrés, tomar decisiones éticas y morales, emplear deducciones científicas, pensar lateralmente y estratégicamente, persistir y resolver problemas difíciles…

¿Cree que sacamos el máximo provecho de las nuevas tecnologías en la educación?

Los maestros utilizan las nuevas tecnologías de manera trivial, sólo para hacer cosas del pasado de manera distinta. En lugar de ello, deberían sacar mayor provecho de la tecnología, animando a hacer cosas a los estudiantes que no habían podido hacer nunca antes.

¿Cuál es la importancia de plataformas tecnológicas, como Tiching, en la educación?
Todas las tecnologías son una base para la educación, que consiste en convertir a personas buenas, flexibles y competentes. Tener una red abierta y rápida, accesible a todos, es el apoyo más importante que la educación puede tener en el futuro.

 

Ignasi Casals: “Ser docente es el mejor trabajo del mundo”

17 noviembre 2016

Ignasi Casals // Profesor y director de escuela durante más de 40 años y autor del libro Nascola, Experiències d’un mestre durant 40 anys a l’Escola Ginebró.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

En su libro relata sus vivencias como profesor y director de la Escola Ginebró, un proyecto educativo en el que plasmó su sueño por mejorar la educación. ¿Qué rol le entusiasmó más?

El de maestro, aunque el de director también, porque he sido un director de escuela peculiar: la he dirigido a base de estar con los maestros, de ir a desayunar con ellos, de salir fuera a saludar los padres. Esto ha hecho que los padres y los alumnos me hayan querido mucho y que el trabajo haya sido muy gratificante.

Pero ser maestro es mejor.

Dar clase a los niños, explicarles las cosas, que te escuchen, ver cómo aprenden, cómo se interesan, cómo te miran… Siempre que he dado una clase he terminado dando las gracias.

¿Qué recuerda de los maestros y los alumnos con los que compartió su vida en la escuela?

Recuerdo muchísimo a Isidoro, una persona extraordinaria, amigo y compañero. A veces me decía: “Nacho, Gloria ya ha pagado la excursión, ¿eh?” y yo le contestaba “Ah, bueno, pues ya traerás el dinero” y él decía “Sí, sí, me lo dio a mí y lo tengo en casa”. En realidad, era él quien pagaba la excursión para que la niña pudiera ir. Isidoro era así, un tío impresionante. Y de alumnos recuerdo algunos muy brillantes y algunos más difíciles. De los últimos me acuerdo especialmente, porque son los que más me gustan.

¿Qué deben aprender los alumnos?

Les has de despertar la curiosidad, ya aprenderán ellos. Es cierto que deben tener un orden en la escuela, pero aprender, aprenden de lo que ven de los maestros, de los otros alumnos, de sus padres, de sus amigos o de sus abuelos. Los maestros deben aprender a despertar esa curiosidad, tener vitalidad, saber que están haciendo el mejor trabajo del mundo y… ¡les tiene que gustar Bach!

¿Bach?

En la escuela la música es fundamental: todos los niños aprenden música en Ginebró. Además, un niño que de pequeño escucha Bach, de grande no puede ser mala persona.

¿La escuela debe educar en valores?

Los valores forman parte de la vida, están en la calle, en el día a día. La informática no se aprende, se practica, y lo mismo pasa con los valores. Además, en la escuela Ginebró hay dos cuestiones sobre las que no se discute: la igualdad de sexos y la pena de muerte. ¿Por qué? Porque no es cuestionable. Y el mismo hecho de que sean cuestiones indiscutibles ya es muy significativo para los niños. ¡Ah! En Ginebró también es muy importante que los niños vean que los maestros se tratan con respeto, que se besan, que se hacen bromas…

¿Es posible trasladar lo que nos cuenta a todas las escuelas?

Siempre he tenido un deseo: que la Escola Ginebró no hubiese tenido que existir, porque habría significado que las escuelas ya eran así. Ginebró es un sueño.

En su libro compara la educación con el bambú japonés.

Hay un tipo de bambú que debes plantar, tapar y regar. Durante tres años no lo ves, pero debes continuar regándolo y, al cabo de tres años, sale. Pasa lo mismo con la educación: debes ir regando a los niños día a día.

¿Y esto es posible hoy?

Yo creo en la utopía. Creo que, con una buena educación, sería posible vivir sin semáforos.

Dentro de esta utopía, ¿cómo encajamos la tecnología digital?

Se trata de una herramienta más, como lo son las manos y los bolígrafos, pero es una herramienta muy interesante: estar hablando de Rubens en clase y poder mostrar sus obras a través de internet la hace muy potente.