CALIGRAFÍA

30 agosto 2016

Rubén M oreno // Profesor licenciado en historia del arte

 

A partir de agosto de 2016, en la enseñanza pública finlandesa, no será obligatorio aprender la caligrafía cursiva. Esta noticia tuvo un eco mediático importante. En muchos casos se entendió como una transición de la escritura manual a la de teclado. También como la evidencia de la obsolescencia de la escritura de trazo. Sin embargo, se trata, simplemente, de la no obligatoriedad de la enseñanza de un tipo de escritura manual.

Mientras en Finlandia se toman estas decisiones, en Estados Unidos de América, podríamos decir que la deriva es casi la contraria. Entre julio de 2012 y junio de 2014, varios estados han implementado, en su legislación, la escritura manual y, en varios casos, la caligrafía cursiva.

Esta tendencia a recuperar métodos tradicionales de escritura viene espoleada por un informe, llamado Handwriting on the 21th century? (i.e.: ‘¿Escritura manuscrita en el 21 siglo XXI?’) Este informe fue presentado en una cumbre educacional en Estados Unidos, en verano de 2012.

Por lo que se extrae de este estudio, la escritura manual, tiene un doble beneficio: por un lado, funciona como soporte de las habilidades propias de la alfabetización (escritura, lectura y lenguaje oral), y también se ha demostrado su impacto en los procesos neuronales. De ordinario, las personas más acostumbradas a escribir a mano presentan un funcionamiento cerebral más eficiente. Además, su aprendizaje resulta fundamental a la hora de reforzar los procesos motores que derivan del ejercicio de la escritura (respuesta sensorio-motriz).

Este informe concluye que el uso de la escritura manual incrementa el potencial de los estudiantes para el éxito académico y profesional. Resulta ser una herramienta de apoyo al desarrollo cognitivo y mejora la habilidad de transformar las ideas en lenguaje escrito. En ningún momento minusvalora la importancia de la escritura a través de un teclado, pero sí indica que no debería ser una alternativa.

Dentro del debate sobre la importancia, o no, de la  escritura a mano, sería importante diferenciar entre el USO general de la escritura manuscrita, y su ENSEÑANZA y utilización durante el período académico. La escritura con teclado es, obviamente, muy útil para transmitir información a través de soportes electrónicos. Sin embargo, adolece de los beneficios para el desarrollo cognitivo, motor y alfabético de los alumnos.

 

CALIGRAFÍA

30 agosto 2016

Rubén Moreno //Profesor licenc iado en historia del arte

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

A partir de agosto de 2016, en la enseñanza pública finlandesa, no será obligatorio aprender la caligrafía cursiva. Esta noticia tuvo un eco mediático importante. En muchos casos se entendió como una transición de la escritura manual a la de teclado. También como la evidencia de la obsolescencia de la escritura de trazo. Sin embargo, se trata, simplemente, de la no obligatoriedad de la enseñanza de un tipo de escritura manual.

Mientras en Finlandia se toman estas decisiones, en Estados Unidos de América, podríamos decir que la deriva es casi la contraria. Entre julio de 2012 y junio de 2014, varios estados han implementado, en su legislación, la escritura manual y, en varios casos, la caligrafía cursiva.

Esta tendencia a recuperar métodos tradicionales de escritura viene espoleada por un informe, llamado Handwriting on the 21th century? (i.e.: ‘¿Escritura manuscrita en el 21 siglo XXI?’) Este informe fue presentado en una cumbre educacional en Estados Unidos, en verano de 2012.

Por lo que se extrae de este estudio, la escritura manual, tiene un doble beneficio: por un lado, funciona como soporte de las habilidades propias de la alfabetización (escritura, lectura y lenguaje oral), y también se ha demostrado su impacto en los procesos neuronales. De ordinario, las personas más acostumbradas a escribir a mano presentan un funcionamiento cerebral más eficiente. Además, su aprendizaje resulta fundamental a la hora de reforzar los procesos motores que derivan del ejercicio de la escritura (respuesta sensorio-motriz).

Este informe concluye que el uso de la escritura manual incrementa el potencial de los estudiantes para el éxito académico y profesional. Resulta ser una herramienta de apoyo al desarrollo cognitivo y mejora la habilidad de transformar las ideas en lenguaje escrito. En ningún momento minusvalora la importancia de la escritura a través de un teclado, pero sí indica que no debería ser una alternativa.

Dentro del debate sobre la importancia, o no, de la  escritura a mano, sería importante diferenciar entre el USO general de la escritura manuscrita, y su ENSEÑANZA y utilización durante el período académico. La escritura con teclado es, obviamente, muy útil para transmitir información a través de soportes electrónicos. Sin embargo, adolece de los beneficios para el desarrollo cognitivo, motor y alfabético de los alumnos.

 

Yaacov Hecht: “Hay que pasar de las asignaturas a las grandes preguntas”

29 agosto 2016

¿Cómo surgió la idea de crear una Escuela Democrática en Israel?

Cuando era niño me resultaba muy difícil leer y escribir, por lo que durante el periodo escolar me sentí como un fracasado. Nadie veía mis puntos fuertes, únicamente se fijaban en mis debilidades. Así que abandoné la escuela cuando estaba en mi décimo curso.

¿Qué hizo entonces?

Desde que dejé la escuela hasta la actualidad sólo he hecho una cosa: acercar la educación a las fortalezas de los individuos. La educación debería empezar cuando uno descubre en qué áreas es más fuerte y el sistema educativo debe dar la oportunidad de desarrollar el tipo de aprendizaje que conecte con las habilidades del alumno.

¿Cuáles son las principales características que definen las Escuelas Democráticas?

Se gestionan de manera democrática, con un “Parlamento” donde se toman todas las  decisiones, y en las que existen comunidades que las ejecutan e incluso con mediadores que actúan cuando alguien se salta las normas. Otra característica de este tipo de escuelas es que cada alumno se construye su propio plan educativo en función de sus propias fortalezas.

Parece muy motivador…

Existe otra idea a la podríamos llamar “tutoría”, consistente en establecer relaciones estrechas entre un adulto, escogido por el alumno que actúa como mentor, y el propio estudiante. También  destacaría el hecho de que todos los contenidos se enseñan bajo las directrices que marcan los derechos humanos.

¿Y qué papel juegan los padres en este tipo de escuelas?

Tienen un papel muy importante. Pueden involucrarse en la toma de decisiones del “Parlamento” que celebramos cada viernes y actúan también como tutores de sus hijos. Es necesario que exista una estrecha conexión entre el tutor del alumno, los padres y el propio estudiante para conseguir trabajar juntos en su educación.

¿Cuál es la fórmula para fomentar que los alumnos quieran aprender?

Querer aprender es algo que forma parte de nuestra naturaleza, pero lo más importante es que el conocimiento que adquiramos sea significativo para nosotros. Cuando empiezas a aprender cosas que conectan con tu vida sientes que estás creciendo y, cuando lo haces y mejoras tus habilidades, conoces la magia del aprendizaje.

En su escuela no utilizan ni notas ni test. ¿Cómo se evalúa el progreso de los alumnos?

De la misma manera que me evaluaré al terminar esta entrevista, preguntándome cómo lo he hecho. Planteamos esta pregunta a los alumnos y les dejamos que sean ellos quienes  obtengan la respuesta. Luego los adultos escribimos sobre cómo pensamos que ha evolucionado el estudiante y establecemos un diálogo entre el profesor y el alumno que resulta muy interesante.

¿Cuáles son las diferencias principales entre un alumno que haya estudiado en una Escuela Democrática y otro que no?

En muchos aspectos son muy similares, pero los alumnos de las Escuelas Democráticas acaban siendo más valientes y activos socialmente. Basándome en distintos estudios, puedo afirmar que son más decididos a la hora de hacer lo que realmente les interesa y en lo que creen. Por otro lado, a partir de un  estudio que realizamos, pudimos observar que más del 70% de nuestros estudiantes, que actualmente tienen entre 30 y 40 años, estaban involucrados en alguna causa social, mientras que la media en la sociedad se sitúa en el 10%.

¿En qué consiste el proyecto de Education cities?

Hace cuarenta años entendí que si quieres encontrar las fortalezas de cada niño y construir un plan de aprendizaje personal alrededor de éstas, es necesario ir más allá del área escolar.  Entonces pensé en la idea de convertir toda la ciudad en una gran escuela. Para ello, convertimos todas las organizaciones privadas y públicas, los museos, las bibliotecas, los estadios… en sitios en los que las personas puedan ir y aprender. De esta manera hemos podido crear un nuevo modelo de aprendizaje.

¿Cómo está funcionando?

Mucha gente en Israel quiere formar parte del networking de las Education cities. Toda la ciudad se ha convertido en un enorme laboratorio de innovación. Hemos construido un nuevo proceso de aprendizaje en el que todos se convierten en profesores y estudiantes.

¿Qué tres cosas cambiaría sobre educación?

El contenido que enseñamos. Tenemos que pasar de las asignaturas a las grandes preguntas. Construir el currículum en base a preguntas del estilo, ¿cómo construir el mundo en 2050? y alrededor de éstas, establecer diálogos y discusiones entre profesores y estudiantes desde la perspectiva de los contenidos que se enseñarían en las asignaturas tradicionales.

¿El segundo cambio?

Modificar el proceso de evaluación de los estudiantes. Yo haría test con acceso a Internet, como defiende Sugata Mitra, ya que significaría un gran cambio en la enseñanza al obligarnos a no poder transmitir contenidos que puedes encontrar  en Google. Finalmente, cambiaría el aprendizaje por edades, lo que denomino como learning community. No entiendo por qué se hace así. Los grupos de aprendizaje deben mezclar alumnos de edades distintas en el que todos puedan actuar como profesores y estudiantes.

¿Cuál es el papel de las nuevas tecnologías en las Escuelas Democráticas?

Es una pregunta muy interesante, ya que si me la hubieras planteado cuando fundé la primera escuela te hubiera dicho que la tecnología no era importante y esto es lo que mantuve durante mucho tiempo. Pero todo cambió cuando uno de mis alumnos me enseñó lo que era Internet y entendí las posibilidades que nos ofrecían las nuevas tecnologías, lo cual nos impulsó a convertimos en la primera escuela con Internet gratis en Israel.

 

Jenifer Fox: “Cada estudiante tiene una fortaleza”

26 agosto 2016

Jenifer Fox

Escritora, conferenciante y líder en innovación educativa

¿Qué entendemos por fortalezas y cuáles tenemos?

Son actividades que desarrollas y te hacen sentir lleno de energía. Existen tres tipos de fortalezas. Las relacionales, que tienen que ver con las cosas que hacemos para y con otras personas y que te hacen sentir valioso y competente. Después encontramos las fortalezas relacionadas con las actividades, es decir, las tareas que llevas a cabo y que te hacen sentir comprometido y lleno de energía.

¿Y por último?

Las de aprendizaje, ya que algunas personas aprenden haciendo cosas y otras leyendo o escuchando. El problema en las escuelas, al menos en Estados Unidos, es que tienden a reconocer a los estudiantes que aprenden únicamente con una de estas fortalezas.

Y no les otorgan importancia a las demás…

El hecho es que hay estudiantes muy inteligentes que no tienen éxito. Pero si el sistema lograra potenciar sus puntos fuertes y su forma de aprender, entonces se involucrarían mucho más y serían más activos.

Si todos aprendemos de formas distintas, ¿cómo puede un profesor enseñar en una clase de 30 estudiantes?

Lo primero es reconocer que el aprendizaje no se limita a transmitir información, sino que consiste en el desarrollo de actividades vinculadas con el mundo real, que permitan a los estudiantes participar y hacer contribuciones en función de sus puntos fuertes.

¿Por ejemplo?

Pensemos en el rodaje de una película. Se necesitan personas que actúen, que escriban el guión, que filmen… Todos ellos contribuyen de manera significativa en el proceso, pero cada uno de ellas desarrolla diferentes tareas. Y así es la vida real. Por tanto en las escuelas deberían impulsarse proyectos reales, en los que los estudiantes puedan contribuir al desarrollo de tareas que aporten valor.

¿Cómo podemos ayudar a los niños a reconocer sus fortalezas?

Se pueden desarrollar proyectos vinculados a muchas actividades para dejar que los trabajen fuera de su zona de comprensión y así permitir que fracasen. De esta manera contribuimos a que puedan  descubrir lo que no les gusta o las actividades en las que realmente son buenos.

Fracasar no está bien visto…

Por esto las escuelas deben alejarse de la competición, en la que sólo los que obtengan mejores notas son reconocidos. Al fin y al cabo en el mundo real deberán encontrar un trabajo para muchos años que sea capaz de motivarles. Y para ello, ya desde la escuela, hay que conseguir que puedan descubrir lo que les gusta hacer y con lo que puedan tener éxito, aunque ello pueda derivar en algún fracaso momentáneo.

¿Están los profesores preparados para satisfacer las necesidades actuales o debemos mejorar su formación?

Cada vez están mejor preparados pero, aún así, debemos mejorar su formación básicamente en los programas docentes de nivel universitario. Actualmente el principal problema es que los profesores se limitan a repetir lo que se lleva haciendo desde hace 200 años.

En este sentido, ¿qué cambios deben aplicarse?

Mi trabajo se basa en la idea de que todo el mundo viene a este mundo con una contribución única a realizar, por lo que los profesores deben enfocar su enseñanza en base a las contribuciones únicas de sus alumnos y olvidarse de las cosas que los niños no pueden hacer. Básicamente deben dejar de ver a sus alumnos como ganadores y perdedores y observarles como personas que tienen algo que aportar. En este proceso, su papel es ayudarles a encontrar sus fortalezas.

¿Cuál es el papel de los padres?

Deben plantear muchas preguntas a sus hijos para animarlos a probar cosas diferentes y permitirles renunciar si no se lo pasan bien. No se trata de que se rindan de inmediato, pero sí dejarles encontrar lo que les hace disfrutar. También considero importante intentar no alentar el logro por la mera recepción de elogios al conseguirlo.

¿Cuál es su opinión acerca del actual sistema educativo?

Pienso que no es bueno y que los cambios se aplican muy lentamente. Soy un agente de cambio por lo que es realmente frustrante ver como la gente acuna tan lentamente nuevas ideas y cómo descubrimos con tanta lentitud nuevos métodos para inspirar a los niños. Debemos alejarnos del método basado en la memorización de hechos que luego los alumnos deben repetir y volcar en un examen.

¿Qué importancia tienen las nuevas tecnologías en este proceso de cambio?

Son muy importantes y creo que pronto constataremos un gran paso adelante que ayudará a promover cambios. El problema actual es que los profesores aún no han descubierto la manera de cambiar el plan de clase utilizando estas herramientas, sino que sólo las utilizan como un valor adicional.

Finalmente, ¿cómo imagina la educación dentro de cinco años?

Desafortunadamente, cinco años en el sistema escolar no es mucho, pero imagino la escuela más personalizada. Algo como puede ser, por ejemplo, una experiencia de compra online. La educación tiene la oportunidad y la capacidad de hacer lo mismo por lo que se refiere a la personalización de los objetivos de aprendizaje.

 

 

Marc Prensky: “Debemos descubrir la pasión de cada estudiante”

25 agosto 2016

Marc Prensky

Conferenciante y escritor

Usted ha afirmado que el aprendizaje no es el objetivo de la educación. ¿Por qué?

El verdadero objetivo de la educación es convertir a los estudiantes en personas buenas, competentes y flexibles capaces de mejorar el mundo en el que vivimos. El aprendizaje es únicamente un medio para conseguir este fin.

¿Enseñamos los contenidos correctos en las escuelas?

En su mayoría no son necesarios en sí mismos, sino que son “vehículos” para obtener habilidades subyacentes que realmente queremos y necesitamos. Álgebra, por ejemplo, no es una materia que enseñamos a nuestros hijos para que la utilicen en el futuro, sino como un camino para  alcanzar la enseñanza abstracta y el pensamiento simbólico.

¿Qué se debe enseñar en las escuelas?

Las cuatro habilidades subyacentes fundamentales: el pensamiento efectivo, la acción efectiva, las relaciones eficaces y el cumplimiento efectivo. Con la mayoría de materias que impartimos podemos desarrollarlas, pero es conveniente que cada alumno las reciba en diferentes cantidades y presentadas en función de sus intereses particulares.

¿Cómo debería ser el plan de estudios para adaptar la educación a las necesidades de hoy?

Actualmente el plan de estudios se centra en el conocimiento y debería estar basado en las  habilidades. Además, hoy en día, diferenciamos a los estudiantes en función de sus capacidades y logros pero deberíamos hacerlo por sus intereses y pasiones.

¿Cuáles son los principales cambios educativos que deberíamos aplicar para beneficiar a los estudiantes?

Básicamente cuatro. El primero, y más fácil, es descubrir el interés y la pasión de cada uno de nuestros estudiantes, respetarlos y basar nuestra enseñanza en estos aspectos. El segundo es orientar la educación a las competencias, en lugar de hacia el conocimiento. El tercero es centrar la  educación en logros del mundo real y no en ejemplos. Y el último cambio, consiste en que el plan de estudios se enfoque al  pensamiento eficaz, la acción efectiva, las relaciones efectivas y el cumplimiento efectivo y no en las matemáticas o las ciencias sociales.

¿Cuál es el papel de la tecnología en todo este proceso?

La tecnología actúa bajo todos estos cambios como una nueva base, de la misma manera que la lectura ha sido primordial hasta ahora. Actualmente, aunque sigue siendo importante, ya no es el apoyo principal.

¿Cuál es la mejor manera de aplicar los cambios educativos sin perjudicar a las futuras generaciones?

El mundo ha cambiado mucho y la educación del pasado ya no funciona, por lo que hay que experimentar con responsabilidad. La educación de hoy está tan anticuada que es poco probable que cambiándola se pueda perjudicar a los estudiantes.

Usted defiende que los profesores tienen que ser entrenadores, guías y compañeros de los estudiantes. ¿Por qué?

Los estudiantes deben llegar a conseguir aprender por sí mismos, ya que tendrán que seguir haciéndolo el resto de sus vidas. Por lo que los profesores deben enseñarles cómo hacerlo utilizando los recursos disponibles. Esta es la mejor fórmula que tienen los maestros para ayudar a sus alumnos.

¿Cuáles son las principales habilidades que deben cumplir los maestros del siglo XXI?

Básicamente la que los ordenadores no les pueden proporcionar: respeto, empatía, motivación y pasión. La tecnología cada vez es mejor para enseñar “contenidos”, pero para transmitir estos valores se requiere a un humano.

¿Cuál es el papel de los padres en el proceso educativo?

Ser compañeros. Dado que la mayoría de los padres actuales son de la generación anterior a Internet, tienen que aceptar que sus hijos les enseñen. Además, las escuelas deben tener el objetivo de no enseñar únicamente a los estudiantes, sino también a sus familias.

¿Cuál es el poder de los videojuegos en educación?

Los videojuegos bien diseñados pueden ser muy buenos en la enseñanza de habilidades, pero no son tan buenos para los contenidos. A pesar de ello, los videojuegos actuales no encajan en la educación porque nos enfocamos a la enseñanza de contenidos y no en la de habilidades.

¿Cuáles son las capacidades que los niños desarrollan con el uso de juegos en la escuela que no desarrollan con métodos tradicionales?

Desafortunadamente, debido a la escasez de buenos juegos adaptados a las escuelas y al plan de estudios actual, son muy pocas las capacidades específicas que pueden desarrollarse con los  juegos en la escuela. Sin embargo, con juegos comerciales complejos – fuera de la escuela – los niños aprenden muchas habilidades que no se enfatizan lo suficiente dentro de las aulas.

¿Por ejemplo?

Cooperar, tomar decisiones efectivas bajo estrés, tomar decisiones éticas y morales, emplear deducciones científicas, pensar lateralmente y estratégicamente, persistir y resolver problemas difíciles…

¿Cree que sacamos el máximo provecho de las nuevas tecnologías en la educación?

Los maestros utilizan las nuevas tecnologías de manera trivial, sólo para hacer cosas del pasado de manera distinta. En lugar de ello, deberían sacar mayor provecho de la tecnología, animando a hacer cosas a los estudiantes que no habían podido hacer nunca antes.

¿Cuál es la importancia de plataformas tecnológicas, como Tiching, en la educación?
Todas las tecnologías son una base para la educación, que consiste en convertir a personas buenas, flexibles y competentes. Tener una red abierta y rápida, accesible a todos, es el apoyo más importante que la educación puede tener en el futuro.

 

Helena López-Casares: “El docente es el gran catalizador del cambio”

24 agosto 2016

 

Helena López-Casares // Periodista, coach y docente

0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0

Periodista, coach, experta en comunicación y en habilidades directivas ¿Cuándo comenzó a interesarse por el mundo de la educación?

Desde que empecé a trabajar y comencé a preguntarme cómo habría sido la infancia y el tipo de educación de las personas conflictivas que encontraba en mi entorno. Más adelante, entré en el mundo de la formación y de la educación emocional como profesora.

Ha afirmado que el sistema escolar se ha quedado “obsoleto”, que aprendemos igual que hace años. ¿En qué basa esta afirmación?

La forma de entregar las materias no difiere demasiado de otras épocas. Se han incorporado las nuevas tecnologías en muchos casos, pero seguimos basados en el sistema de exámenes sin comprobar realmente si el alumno ha absorbido la asignatura y ha asimilado su comprensión.

Entonces, ¿no ha cambiado la educación desde que usted estudiaba hasta ahora?

Lo que ha cambiado es que el alumno ha adquirido muchos derechos y el profesor se siente indefenso en algunos casos. El profesor es la figura líder del aula y debe dar ejemplo, pero hay algo que se llama ‘límites’ y que algunos padres ya no ponen, y eso está acarreando bastantes problemas. La vida es un espacio abierto con cabida para todos. La verdadera libertad consiste en asumir que hay reglas de funcionamiento, pero sin que éstas supongan una afrenta difícil de encajar. Debemos hacer fuertes a nuestros jóvenes y eso implica poner límites y que sepan tolerar la frustración.

¿Qué le hace falta a la educación para evolucionar?

Creernos que la educación es lo que salva a las personas y sana a las sociedades. Debemos intentar extraer los talentos y ofrecer un tipo de educación que forme a personas capaces de ocuparse de sus vidas con responsabilidad y ganas.

¿Cómo pueden aplicarse sus conocimientos sobre inteligencia corporal, inteligencia emocional y coaching a este ámbito?

Con dinámicas, reflexiones, debates, trabajos, relatos… Tenemos que abrir la caja mental de los estudiantes y hacer que trabajen los elementos que la componen. Hay que animar al alumno a expresar su opinión de forma integradora, a ir más allá de los planteamientos de los libros, a cambiar el enfoque…

¿Deben entonces los profesores mejorar sus habilidades en estos sentidos?

Sí, porque el profesor es una figura esencial en la sociedad y es el gran catalizador del cambio. Es básico que el profesor trabaje para que el alumno sea parte de su experiencia de aprendizaje y para ello le debe implicar en el proceso como parte activa.

¿Cómo influye la creatividad en la educación?

La creatividad bien trabajada supone la puesta en marcha de seis habilidades: la capacidad de apartar el juicio para que emerja la semilla creativa; el arte de hacer preguntas para abrir posibilidades y pensar más allá de lo obvio; la ampliación de los límites de las cosas y de las ideas, lo que implica tolerancia; el cambio de perspectivas,  lo que supone empatía; la posibilidad de hacer asociaciones, lo que aporta flexibilidad, y la posibilidad de imaginar las consecuencias.

¿Cuál es el equilibrio al que hay que llegar entre reglas/normas y creatividad?

El hecho de que haya normas no implica necesariamente que se corte la creatividad. Precisamente, la creatividad es una metodología que implica una disciplina y una organización. Los niños sin reglas no son niños creativos, son niños dispersos y sin capacidad de concreción. Las personas creativas tienen método, dirección y objetivos.

Comenta que las herramientas sociales son las generadoras del cambio… ¿Qué tipo de herramientas son las más necesarias?

Para mí una de las herramientas más importantes del cambio es el tipo de lenguaje que utilizamos. Si estamos la mayor parte del día afirmando que las cosas son difíciles, que todo cuesta o que esto no es para nosotros, dejamos aparcada la capacidad de crear y cambiar. Debemos cuidar nuestras expresiones y agradecer más, afirmar que nos gusta la gente, que el día que tenemos por delante va a ser estupendo o  que la vida está llena de oportunidades. Un profesor con esta habilidad genera un efecto contagioso fantástico en sus chicos.

¿Cómo podemos contribuir a desarrollarlas?

Creo que es importante que decidamos si queremos tener aulas con chicos tristes que estén intentando sobrevivir o aulas alegres con chicos enamorados de la vida. Éste es el punto de arranque. A partir de ahí, los profesores tenemos que ser coherentes e incorporar estas habilidades a nuestra forma de vida.

¿Cómo debe ser el profesor que motive hacia ese cambio?  ¿Qué características o personalidad debe tener?

Como Leonardo da Vinci, que hizo de su inteligencia creadora su lema de vida. Un ser humano inquieto y profundamente observador, con una curiosidad insaciable, la habilidad para combinar la mirada del niño con la experiencia del adulto y facilidad para aplicar lo que descubría de manera concreta.  Una persona con pasión por la vida, tolerante,  que tenía la certidumbre de que todo estaba conectado y le  otorgaba al ser humano la importancia que merecía. Existen muchos Da Vinci en el mundo de la educación que están creando realidades maravillosas con los recursos de que disponen, aunque sean escasos.

Antonio Malagón: “El maestro es el referente más permanente”

19 agosto 2016

Antonio Malagón

Pedagogo y divulgador de la filosofía Waldorf

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

¿Cuáles son los principales pilares educativos de la metodología Waldorf?
La participación de los padres en la comunidad educativa, la formación permanente de los equipos de maestros y una comprensión ampliada de la etapa evolutiva de cada niño mediante el estudio de la antroposofía de Rudolf Steiner.

¿En qué se traduce esta comprensión evolutiva en las aulas?

Este conocimiento permite una atención personalizada de cada alumno y un acompañamiento permanente de los tutores, ya que éstos se mantienen durante seis años seguidos con la misma clase. Lo positivo es que crean vínculos. Los vínculos humanos fortalecen la confianza en sí mismos y en la vida.

¿Qué ventajas aporta la educación individualizada?

Tiene una ventaja muy importante que es el acompañamiento en situaciones de desarrollo, a veces difíciles, del alumno. De esta forma se sienten atendidos, respetados y sobre todo sienten que cuentan para el maestro. Es un apoyo a su autoestima, a su ser, una motivación para seguir trabajando y valorar su esfuerzo.

En este sentido, ¿qué papel juegan los padres?

El papel de los padres es fundamental, ya que  incluso participan en la gestión. Son escuelas auto-gestionadas por padres y maestros. Los profesores son los que llevan la pedagogía, los encargados de la metodología Waldorf, y los padres son los que soportan la administración y gestión de las escuelas de igual a igual con los maestros.

¿En qué consiste la formación de los docentes que comentaba anteriormente?
Consiste en una “Formación Permanente” en los Claustros Semanales de cuatro horas donde trabajamos aspectos psicológicos del ser humano. También hacemos reuniones de departamentos, de equipos, de materias y, sobre todo, reuniones de maestros que participan en una misma clase para hablar sobre la evolución de cada alumno y sus talentos y dificultades. Pero lo más importante es que nos enriquecernos juntos y, esta buena relación que tenemos entre los maestros, sirve de ejemplo para los alumnos.

¿En qué países está implantada la metodología Waldorf?

Actualmente la metodología Waldorf –que se creó en 1919– está establecida en 89 países de todo el mundo. Desde las favelas en Brasil hasta la rica Suecia, Asia, África e incluso en zonas de conflicto como la franja de Gaza.

¿Qué países cree que aplican un sistema educativo que es más parecido a la filosofía Waldorf?

Por ejemplo el centro y norte de Europa, ya que son países con una tradición educativa muy enfocada hacia la libertad. En otros países es más difícil implantar este tipo de educación, ya que requiere de una base social inquieta hacia este desarrollo humano verdadero.

¿Qué carencias tienen los modelos educativos de los demás países?

Actualmente, en muchos sistemas educativos se da mucha más importancia a los contenidos, abandonándose aspectos tan importantes como las relaciones humanas, el aprender a convivir o los aspectos artísticos y las habilidades artesanales. Debemos tener en cuenta que la formación humana completa requiere, no sólo el desarrollo intelectivo, sino también el emocional, el artístico y sobre todo el desarrollo de la voluntad con el fin de poder enfocar su vida futura con criterios propios y con confianza.

¿Qué valores y aptitudes desarrollan los niños que han sido educados bajo esta metodología?

Yo creo que el saber percibir al otro y el saber estar con uno mismo. Un refuerzo de lo individual, no egoísta, sino del ser humano para saber estar en cada situación. Nosotros estamos enfocados a la formación de seres humanos y no a enseñar únicamente contenidos.

¿Cómo se evalúa el progreso del alumno?

Mediante este acompañamiento del que hablábamos, donde el maestro está constantemente con los alumnos –cerca de la familia– para ofrecerle los refuerzos que necesite. Conoce la evolución real del niño y valora sus esfuerzos. Por eso mantenemos al Tutor permanente en una clase durante toda la primaria y a otro durante toda la Secundaria y Bachillerato.

Por lo tanto, es el profesor quién evalúa al alumno…

Es el equipo de profesores, ya que el tutor está acompañado por maestros especialistas en distintos ámbitos. No tenemos exámenes tal como los conocemos, pero utilizamos otros instrumentos de evaluación como sus cuadernos de cada materia, las pruebas de estudio, los trabajos de investigación individuales o en equipo, etc. Lo más importante es hacer un proceso de aprendizaje para lo cual hay que conocer, debatir, exponer y compartir.

¿Hasta qué punto es importante que los padres apliquen metodologías similares en casa?

En realidad tenemos que eliminar este abismo entre casa y escuela. Por este motivo, la buena relación con las familias es importantísima. Esta coherencia entre adultos da a los alumnos mucha fuerza. El maestro es el referente más permanente de los niños, pero estar en contacto con las familias y que nos aporten información sobre sus hijos es fundamental para nuestro trabajo pedagógico.

¿Cuál es el perfil de un profesor Waldorf?

Lo más importante es que le guste este trabajo, que tenga vocación verdadera, que sea autocrítico y que sepa que tiene que mejorar cada día. Es importante que piense en los niños sin juzgarlos y que sepa percatarse de lo que realmente necesitan.

Ustedes no son partidarios de la utilización de los ordenadores en las aulas hasta los once años. ¿Esta apuesta no puede suponer un riesgo de inadaptación de los niños al entorno actual?

No, porque todos los niños tienen ordenador en sus casas y los utilizan para buscar información. Nosotros defendemos que se debe cuidar el uso de estas herramientas y estudiar cómo las nuevas tecnologías pueden ayudar a cumplir los objetivos pedagógicos. El exceso de su uso priva a los niños del tiempo para uno mismo, para leer, para trabajar elaborando sus propios libros de texto, para sus actividades artísticas…y para jugar. Lo más adecuado es  utilizarlas a partir de la pubertad,  y como instrumento de apoyo al aprendizaje.

Ignasi Casals: “Ser docente es el mejor trabajo del mundo”

18 agosto 2016

Ignasi Casals // Profesor y director de escuela durante más de 40 años y autor del libro Nascola, Experiències d’un mestre durant 40 anys a l’Escola Ginebró

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

En su libro relata sus vivencias como profesor y director de la Escola Ginebró, un proyecto educativo en el que plasmó su sueño por mejorar la educación. ¿Qué rol le entusiasmó más?

El de maestro, aunque el de director también, porque he sido un director de escuela peculiar: la he dirigido a base de estar con los maestros, de ir a desayunar con ellos, de salir fuera a saludar los padres. Esto ha hecho que los padres y los alumnos me hayan querido mucho y que el trabajo haya sido muy gratificante.

Pero ser maestro es mejor.

Dar clase a los niños, explicarles las cosas, que te escuchen, ver cómo aprenden, cómo se interesan, cómo te miran… Siempre que he dado una clase he terminado dando las gracias.

¿Qué recuerda de los maestros y los alumnos con los que compartió su vida en la escuela?

Recuerdo muchísimo a Isidoro, una persona extraordinaria, amigo y compañero. A veces me decía: “Nacho, Gloria ya ha pagado la excursión, ¿eh?” y yo le contestaba “Ah, bueno, pues ya traerás el dinero” y él decía “Sí, sí, me lo dio a mí y lo tengo en casa”. En realidad, era él quien pagaba la excursión para que la niña pudiera ir. Isidoro era así, un tío impresionante. Y de alumnos recuerdo algunos muy brillantes y algunos más difíciles. De los últimos me acuerdo especialmente, porque son los que más me gustan.

¿Qué deben aprender los alumnos?

Les has de despertar la curiosidad, ya aprenderán ellos. Es cierto que deben tener un orden en la escuela, pero aprender, aprenden de lo que ven de los maestros, de los otros alumnos, de sus padres, de sus amigos o de sus abuelos. Los maestros deben aprender a despertar esa curiosidad, tener vitalidad, saber que están haciendo el mejor trabajo del mundo y… ¡les tiene que gustar Bach!

¿Bach?

En la escuela la música es fundamental: todos los niños aprenden música en Ginebró. Además, un niño que de pequeño escucha Bach, de grande no puede ser mala persona.

¿La escuela debe educar en valores?

Los valores forman parte de la vida, están en la calle, en el día a día. La informática no se aprende, se practica, y lo mismo pasa con los valores. Además, en la escuela Ginebró hay dos cuestiones sobre las que no se discute: la igualdad de sexos y la pena de muerte. ¿Por qué? Porque no es cuestionable. Y el mismo hecho de que sean cuestiones indiscutibles ya es muy significativo para los niños. ¡Ah! En Ginebró también es muy importante que los niños vean que los maestros se tratan con respeto, que se besan, que se hacen bromas…

¿Es posible trasladar lo que nos cuenta a todas las escuelas?

Siempre he tenido un deseo: que la Escola Ginebró no hubiese tenido que existir, porque habría significado que las escuelas ya eran así. Ginebró es un sueño.

En su libro compara la educación con el bambú japonés.

Hay un tipo de bambú que debes plantar, tapar y regar. Durante tres años no lo ves, pero debes continuar regándolo y, al cabo de tres años, sale. Pasa lo mismo con la educación: debes ir regando a los niños día a día.

¿Y esto es posible hoy?

Yo creo en la utopía. Creo que, con una buena educación, sería posible vivir sin semáforos.

Dentro de esta utopía, ¿cómo encajamos la tecnología digital?

Se trata de una herramienta más, como lo son las manos y los bolígrafos, pero es una herramienta muy interesante: estar hablando de Rubens en clase y poder mostrar sus obras a través de internet la hace muy potente.

Desde Tiching también soñamos con mejorar la educación.

Y, además, permite otra cosa: hacer que un profesor del Faro del Fin del Mundo de Ushuaia que sueña con mejorar la educación pueda compartirlo conmigo. Él quizá sueñe con mejorar la educación de unos niños a quienes interesa más aprender a pescar y a correr, y yo con mejorar la de unos niños que son del Barça y a quienes interesa más aprender economía. Pero tenemos el mismo sueño y Tiching nos permite compartirlo.

 

Las escuelas más innovadoras del mundo no tienen aulas ni pizarras (VITTRA II)

16 agosto 2016

J. PÉREZ-BARCO/MADRID

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Las clases duran dos horas para que al alumno le dé tiempo a arrancar, hacer las tareas y terminarlas

 

VITTRA

Espacios abiertos en lugar de clases cerradas y aulas con paneles de vidrio que dan amplitud

No hay aulas, tal y como se conocen trandicionalmente, ni pizarras ni pupitres.

En las escuelas suecas Vittra los alumnos circulan libremente y cualquier lugar del centro es bueno para aprender, con profesores o con otros compañeros. A veces en las escaleras, otras sobre cojines o tumbados en el suelo. Estos centros han revolucionado la forma de educar, aprender y enseñar con nuevos conceptos sobre el espacio y el tiempo. Los estudiantes aprenden a su ritmo en un modelo distinto y profundamente innovador, sin clases y sin rígidos horarios.

Vittra es una empresa que gestiona 27 centros educativos de preescolar (1 a 6 años) y escuelas (de 6 a 16) en Estocolmo y en la zona sur de esta ciudad. Cerca de 8.500 alumnos se benefician gratuitamente de estas enseñanzas. Aunque estos colegios estén gestionados por una empresa privada, son financiados con fondos públicos. Por eso, están sometidos a unas restricciones, por ejemplo, no pueden cobrar ni matrícula ni ninguna cuota a los alumnos que tienen que ser admitidos por riguroso orden de llegada, es decir, sin exámenes de acceso.

Los pilares de la innovación

Las escuelas Vittra nacieron hace veinte años planteando ya verdaderos retos educativos. Por ejemplo, en estos centros la tecnología es fundamental para el aprendizaje; el aprendizaje se realiza a través de la propia experiencia y en contacto continuo con la vida cotidiana; el modelo está basado en el bilingüismo y las aulas se suprimen dejando paso a nuevos conceptos del espacio.

«La idea del espacio abierto en lugar del aula cerrada (que también se utiliza cuando se considera apropiado) es dar la posibilidad a profesores y alumnos de cooperar en el trabajo. El aprendizaje es un proceso que suele tener lugar cuando se trabaja, se conversa y se debate con los docentes o con otros compañeros. El propósito es crear un espacio en el que nuestros alumnos estén siempre acompañados por uno o varios profesores», explican desde las escuelas Vittra.

El espacio se organiza alrededor de una plaza central abierta

Ese nuevo concepto de espacios abiertos da pie a una organización escolar muy diferente a la que estamos acostumbrados. Los alumnos se dividen por equipos: preescolar y grupos escolares de 6 a 9 años, de 10 a 12 y de 13 a 16. Cada grupo ocupa una parte del edificio. El espacio se organiza alrededor de una plaza central abierta rodeada por aulas. Las divisiones entre estos espacios son de vidrio para crear la sensación de apertura y transparencia. Las clases se pueden dar en las aulas, en la plaza central abierta… dependiendo del grupo, del tema o de la asignatura.

El tiempo que se dedica a las clases es otro de los conceptos revolucionarios en las escuelas Vittra. Las clases duran unos 120 minutos para dar tiempo a los alumnos a arrancar el tema, realizar las tareas y terminarlas a su propio ritmo. En ocasiones duran 60 minutos. Todo depende de la materia y la edad del alumno.

Un plan individualizado

Cada alumno posee lo que se ha denominado «libro Vittra», un plan de desarrollo individual donde se evalúa su currículum académico y los logros conseguidos por cada estudiante. A través de internet, padres e hijos conocen y siguen el trabajo del alumno en la escuela, sus evaluaciones, sus ritmos o sus necesidades de apoyo.

El docente tiene la función de guiar al alumno y motivarle

El papel del maestro también da un gran giro en estos colegios. El docente no imparte clases a alumnos sentados en pupitres entre cuatro paredes. Por el contrario, la función del profesor es la de guiar y motivar al alumno. Cada docente es responsable de un grupo de entre 20 y 20 estudiantes e imparte entre una y tres asignaturas.

Cuando concluyen la enseñanza obligatoria hasta los 16 años, los chicos son «responsables de su propio aprendizaje», afirman los responsables de Vittra. «Son capaces de aprender a aprender, de encontrar información, de resolver problemas y de reflexionar sobre su aprendizaje», aseguran. Los grandes pilares para su futuro.

Las seis promesas de Vittra

  1. J. P-B.MADRID
  2. Descubrir el método que mejor se ajuste a cada alumno:Los niños juegan y aprenden de la forma más adecuada a sus necesidades, curiosidad e inclinaciones.
  3. Aprender a partir de la experiencia:Asíse refuerza su motivación y se inspira su creatividad.
  4. Comprender su propio aprendizaje:Los alumnos disponen de herramientas para adquirir nuevos conocimentos y profundizar en su comprensión de «cómo aprendo», lo que les capacita para aprender de manera más fácil y eficaz en el futuro.
  5. Tener confianza en los alumnos y en sus aptitudes:Los estudiantes adquieren más conciencia de sí mismos, e su potencial y de su fortaleza. De manera que se enfrentan con gusto a los retos.
  6. Desarrollar su capacidad de comunicación y de interactuar con otros: Los alumnos entienden las necesidades e intereses de los demás.
  7. Hacerse con los medios necesarios para estudiar y trabajar en un entorno internacional:Los alumnos desarrollan un verdadero bilingüismo sueco-inglés, experimentando y estableciendo contactos internacionales a través de redes y programas de intercambio con el extranjero.

 

Otro modelo de escuela es posible: Vittra, la escuela sin paredes

15 agosto 2016

Por Tiching

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Un cambio de modelo

El modelo escolar que impera mayoritariamente en las aulas no ha evolucionado mucho desde hace siglos. El formato profesor en una tarima explicando la lección a los alumnos se puede seguir viendo actualmente, aunque toda la comunidad educativa se esfuerza a diario para mejorar y cambiar las metodologías.

Vittra es la Organización Sueca de Escuela Libre que gestiona más de 30 escuelas en Suecia, unos espacios sorprendentes si los comparamos a las escuelas a las que estamos acostumbrados. ¡Mira cómo es posible otra escuela!

  • No hay paredes. Los espacios de las escuelas Vittra se pueden articular y desarticular, de esta manera se promueve la flexibilidad y el libre movimiento de los alumnos.
  • No hay cursos. En Vittra trabajan a partir del conocimiento de los alumnos, a partir de su propio interés y respetando su ritmo de aprendizaje.
  • Cada alumno dispone de un ordenador personal. Es una herramienta para su aprendizaje, que favorece la comunicación y permite compartir información con los compañeros fácil y rápidamente.
  • Existe una sola condición: estar registrado en un municipio sueco. El aprendizaje en una escuela Vittra es totalmente gratuito.

Los profesores de las escuelas Vittra coinciden en definir el ambiente escolar como tranquilo, respetuoso y agradable, en el que se dan la mano creatividad, pasión y aprendizaje.

Las ventajas de las escuelas Vittra

El método que propone Vittra para sus escuelas ofrece las siguientes ventajas:

  • Encuentra el mejor enfoque para cada alumno
  • Potencia el aprendizaje en base a la propia experiencia
  • Cada alumno comprende su propio aprendizaje
  • Le enseña a confiar en sí mismo y en sus habilidades
  • Potencia la comunicación  y la relación con las otras personas
  • Presenta un ambiente internacional, completamente bilingüe y posibilita la realización de intercambios en el extranjero

¿Se te ocurre cómo cambiar el modelo tradicional escolar? ¿Has aplicado algún método que promueva esta libertad de movimiento? ¡Comparte tu experiencia, nos interesa!

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores