ANIVERSARIO PATRIO

1. Llegamos al 28 de Julio. En nuestro Calendario Cívico Escolar este es el evento cumbre, impregnado por el fuerte pensamiento y cultura militar. De allí esa costumbre de festejos por esta fecha estaba sumergida en la preparación cívico-militar, pues se creía que la celebración consistía en la presentación de la institución educativa en el desfile escolar, con atuendos, prácticas y poses militares, dejando lo cívico a una lectura del acta de la independencia en el Municipio del lugar y sólo para autoridades. El pueblo y los estudiantes se quedan fuera de estas ceremonias y hacen del festejo una suerte de feria popular en donde el mercado y no la patria es el que manda.
2. Ausencia de civismo. Y mucho de parafernalia militar. Un país democrático que renuncia a sus derechos y principios cívicos, puede ser pasto de pensamientos y actitudes autoritarias, fundamentalistas, como nuestra historia nacional nos los recuerda, si la releemos críticamente. Triste sino el que nos depara como ciudadanos cuando caemos pensamientos y actitudes que colisionan contra el ser mismo de la democracia, de los valores cívicos.
3. Contenido y sentido: en estas fiestas patrias quiero compartir un texto de Don Emilio Barrantes que considero un deber hacerlo conocer pues encierra lo que los peruanos debemos recuperar y que hemos ido perdiendo, por transitar -creyendo que era lo urgente y necesario- en pensamientos en boga renunciando nuestra pertenencia, nuestra identidad. Transcribo el artículo MIS GRANDES AMORES, que escribió don Emilio en su libro Prosas del Atardecer.
“He escrito que un país, cualquier país, es un trozo de Tierra y un trozo de Humanidad. Puede ser un desierto o un oasis, una acumulación de contrarios o una llanura y, en los humanos, un grupo homogéneo o una diversidad de gentes.
Pues bien, esto último es el Perú. He intentado describirlo en una síntesis con el nombre de EL PERÚ VIVO. He venido y vienen a estudiarlo investigadores notables y hasta hoy un grupo de peruanistas, cuyo campo de investigación es el Perú. ¿Por qué? Porque es un país antiguo y complejo que ha creado una alta cultura; porque es un país singular, el único en Sur América que solo puede compararse con los mayas.
Pero no sólo es eso. En este país se conjugan el desierto, las altas montañas y la selva; los valles, las quebradas, y las cumbres cubiertas de nieve; el calor de los valles profundos, la tibia temperatura de los parajes andinos y el frío agresivo de las altas cumbres. Y, por tanto, aquí se dan todos los climas y las producciones del mundo.
Algo semejante se puede afirmar del paisaje humano. Aquí hay autóctonos, europeos, africanos, asiáticos, y aun la población originaria está diversificada en quechuas, aymaras y diversas tribus amazónicas, cada grupo con su idioma y su cultura particular.
Evidentemente, se trata de un país diversificado, heredero de una cultura que ha recibido después de los aportes humanos de diversas procedencias, que aún carece de unidad y que se encuentra sometido a un proceso de unificación y de madurez un poco lento pero seguro.
Nos encontramos con el caso de países hechos ya definitivamente y los otros, en vías de formación. ¿Qué es mejor, vivir en un país lleno de historia en el que todo está reglamentado, en el que los edificios y los seres humanos están marcado por la patria del tiempo o en los que corren como un río que carece de cauce, en el que se multiplican los ensayos, se hace y deshace, en el que los éxitos son borrados por los fracasos.
Uno es incapaz de elegir. Se nace en un país u otro, se vive y se muere en tales o cuales condiciones, con el azar como signo, con una suma de talento, voluntad y pasión que conducen a la creación o, en caso contrario, a la existencia común.
Pues bien, yo amo al Perú, lo amo profundamente, él es uno de mis grandes amores. Amo este valle interandino, oasis de gracia y de verdura con un anillo de montes benignos y la paternidad del Sol; amo este conjunto de trozos de selva y desierto, de cumbres nevadas y corredores rientes y cálidos, fragantes y fecundos; amo a esos lejanos antecesores míos, a esos orfebres delicados y minuciosos, a esos artistas de ceramios, a esos trabajadores innumerables que dieron al mundo el fruto de su paciencia y de su entrega silenciosa; amo este país, lo amo sin medida. Y amo a los niños, a los hombres y mujeres, a los héroes con Grau a la cabeza, a los trabajadores, a todo el mundo que vive y trabaja y sueña.
Y amo a la Educación, así con mayúsculas. ¿Por qué soy educador? Porque pienso en los otros antes que en mí mismo; porque siento un gran placer al servir, al ayudar, al dar algo mío a quien lo necesita. Porque cuando estudio, cuando pienso, cuando escribo, lo hago porque creo cumplir una misión que ha nacido conmigo mismo; porque mi vida está ligada a mis semejantes. En la educación se puede advertir dos vertientes: la científica y técnica que conduce a la instrucción, y la filosófica y artística que lleva a la educación. Yo pertenezco a esta última.
He nacido para contribuir a la mejora de los seres y las cosas; en la medida de mis posibilidades. Me apasiona el porvenir de la Humanidad y me entristecen sus desvaríos y sus errores. Un genio me ilumina y me estimula. Un apóstol es una bendición para mí. Aspiro a la unión de los seres humanos, a la comunión del hogar, a la felicidad de quienes han venido a este mundo. Creo ver en la Humanidad que cito varias veces, una floración de niños, de hombres y mujeres. Creo en la mejora universal. Que la madre Tierra nos prodigue sus dones para siempre. Que el padre el Sol nos alumbre y proteja. Que del grupo humano surjan quienes puedan ofrendar sus vidas a la belleza, a la virtud, al amor y la ternura. Y que siempre sea posible que ocurra este milagro.”
4. Felices Fiestas Patrias. Después de este mensaje no queda sino desear a todos el título de este parágrafo. Ojalá rescatemos el mensaje y sentido de don Emilio, un maestro hasta el final. Un personaje con aroma a la tierra provinciana, con el talante cajamarquino, y con el talento de los grandes pedagogos de lo simple, de lo sencillo en su relación con las personas, de manera especial con los niños, aquellos de su escuelita fiscal. (28.07.12)

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: