Educación ambiental en la escuela (II)

CEADU Centro de Estudios, Análisis y Documentación del Uruguay / CIES. Centro Informatione e Educatione allo Svilupo[1]

email: ceadu@montevideo.com.uy, www.ceadu.org.uy

La presente experiencia se ha tomado de la dirección electrónica: http://www.deres.org.uy/home/descargas/investigaciones/RePapel.pdf

Lo que a continuación se comparte es sólo una parte del Manual que se ha elaborado y al que pueden acceder en la dirección indicada. Esperemos les interese y lo puedan utilizar en el desarrollo de la vida escolar en el aula en el desarrollo del currículo

——————————————————————————-

D ) EL SUELO

Nuestros suelos son muy variados pero se caracterizan por su alto contenido de materia orgánica y su aptitud para la agricultura. De hecho el principal uso productivo de nuestros suelos es el agropecuario (78%), aunque existan actividades marginales como la minería y la forestación.

 Si bien es cierto que nuestro país podría triplicar su esfuerzo productivo sobre el recurso suelo sin ponerlo en riesgo, también es cierto que la agricultura no ha sido correctamente implantada. La mala selección de cultivos y localización sobre suelos, aspectos tecnológicos y económicos, han acelerado el proceso de deterioro de los suelos en el medio rural.

 

El exceso de acidez, de salinización, la erosión y la presencia de sustancias eco-tóxicas son algunas de las características que limitan más frecuentemente el uso de los suelos con fines productivos.

 

El proceso de deterioro ambiental más grave de nuestro país es la pérdida de suelos por erosión y por exceso de agroquímicos (fertilizantes y pesticidas). En Uruguay la pérdida bruta de suelos en áreas agrícolas por erosión, es de 31 toneladas por hectárea por año (cerca del triple que en los EE.UU). Según la Dirección Nacional de Suelos del MGAP el 30% del territorio nacional y el 80% de las tierras arables están siendo afectadas por diversos grados de erosión.

 

E ) LOS BOSQUES, LA FLORA Y LA FAUNA AUTÓCTONA

Cerca del 25 % de las tierras del planeta están cubiertas de bosques, los cuales tienden a reducirse en los países en desarrollo (0,65 % anual) mientras se incrementan en forma sostenida en los países ricos (reforestación comercial). Esto no se debe a que los países desarrollados tengan mejores políticas ambientales, sino a que importan la madera de regiones tropicales.

 Pese a la inequidad y a los riesgos que encierra esta situación, quien más está haciendo por conservar los bosques en el planeta son los animales frugívoros (aves, primates, murciélagos, roedores) y el viento, quienes diseminan semillas y contribuyen al intercambio genético.

 El territorio uruguayo se encuentra en lo que los geógrafos llaman la Provincia Pampeana, integrada también por Entre Ríos, Santa Fé y el sur de Brasil. La vegetación de esta región es dominada por especies de estepa y seudo estepa, principalmente gramíneas, herbáceas y algunos arbustos. Hacia el norte del país existen densos montes de galería y hacia el noroeste montes de parque de algarrobos y espinillos.

 La flora autóctona de nuestro país está compuesta por alrededor de 2.500 especies agrupadas en 150 familias, adoptando principalmente la forma de praderas (80% del territorio), montes naturales (ribereño, serrano, de quebrada y de parque) cerca del 3,5% del territorio, palmares (compuestos por cinco especies pindó, butiá, yatay, yatay poñi y caranday), que ocupan más de 200.000 hectáreas, y algunas formas menos extendidas de vegetación como chircales, vegetación halófila y de arenales, ambientes acuáticos y de humedales.

 Al hablar de fauna autóctona normalmente nos referimos a vertebrados. En ese entendido la fauna autóctona de Uruguay está compuesta por 400 especies de peces, 380 especies de aves, 90 especies de mamíferos, 56 especies de reptiles y 34 especies de anfibios. Tanto la fauna como la flora se encuentran amenazadas por los impactos provocados por nuestro modo de producción y hábitos de consumo.

 Existen algunas especies de animales que pese a no ser autóctonos integran  nuestra fauna silvestre (jabalí, ciervo axis, paloma doméstica, gorrión, varios roedores, etc.).

 El mayor riesgo asociado a la afectación de la flora y la fauna se debe a la reducción de la riqueza genética y la biodiversidad. Esta situación en nuestro país se debe a múltiples factores entre los que se destacan la modificación de ambientes naturales, la caza furtiva, la tala de bosques naturales y el mal uso de agroquímicos.

 1.3 ¿Qué es la Educación Ambiental?

La educación ambiental es una disciplina en permanente enriquecimiento, por lo que no es fácil establecer una única definición, parece más adecuado entenderla como una construcción dinámica de la experiencia colectiva.

 Sin embargo existe el consenso respecto a que debe ser una educación PARA el Ambiente, es decir que esté dirigida especialmente a la conservación del Medio Ambiente. Para lo cual debe generar cambios de comportamiento y actitud que se logran mediante la educación SOBRE y EN el ambiente.

 En la Educación SOBRE el ambiente, el Medio Ambiente es el contenido curricular. Apunta a la comprensión cognitiva acerca del entorno y las relaciones que en él se dan (Biodiversidad, Suelo, Atmósfera, Agua, etc.).

 En la Educación EN el ambiente, se toma al Medio Ambiente como recurso didáctico. Se desarrolla fuera del aula y se sustenta en salidas de campo (avistamientos, visitas geológicas, relevamientos, etc.).

 Por lo tanto podemos decir que la Educación Ambiental es una educación PARA el Medio Ambiente, que se sustenta en la educación EN y SOBRE el Medio Ambiente.

 Quizá la definición más integradora en la actualidad provenga de la declaración de principios del Global Forum realizado durante la cumbre de Río, 1992:

“…es un proceso de aprendizaje permanente, basado en el respeto a todas las formas de vida… tal educación afirma valores y acciones que contribuyen a la transformación humana y social y a la preservación ecológica. Ella estimula la formación de sociedades justas y ecológicamente equilibradas, que conserven entre sí una relación de interdependencia y diversidad.”

 Los objetivos que se formulen para la Educación Ambiental en distintos contextos responden esencialmente a las tres dimensiones que ésta pretende abarcar:

 La dimensión cognitiva que comprende los conocimientos y las competencias para comprender y proteger el Medio Ambiente.

  • La dimensión ética que se refiere a la adquisición de una serie de valores fundamentales.
  • La dimensión activa que se refiere a las actitudes y comportamientos que se adoptan para proteger el Medio Ambiente.

 Los objetivos que han sido asignados históricamente a la educación ambiental se pueden resumir en:

 “Formar una población mundial consciente y preocupada por el ambiente y sus problemas, una población que posea los conocimientos, competencias y motivaciones que le permitan trabajar individual y colectivamente en resolver los problemas actuales y evitar que se planteen otros nuevos.”

 Por último es importante marcar el carácter permanente que debe tener la educación ambiental, establecido con claridad en el Congreso de Moscú de 1987:

 “La Educación Ambiental se concibe como un proceso permanente en el que los individuos y la colectividad cobran conciencia de su medio y adquieren los conocimientos, los valores, las competencias, la experiencia y la voluntad capaces de hacerlos actuar individual y colectivamente para resolver los problemas actuales y futuros del Medio Ambiente “.

 ¿Educación para un Desarrollo Sustentable – EDS?

Durante las últimas dos décadas las manifestaciones de la crisis ambiental global (adelgazamiento de la cubierta de ozono, calentamiento global, etc.) y de sus componentes locales (smog fotoquímico, polución de ríos, etc.) se han incrementado de forma alarmante y paralelamente se consolida la idea de que no radica en la ciencia o la tecnología la respuesta a esta crisis, sino en los hábitos y en los valores, aunque se reconoce que desde el punto de vista ambiental, existen tecnologías llamadas “destructivas” o “constructivas”.

 Esta problemática ambiental ha borrado las fronteras espaciales y temporales, pero aún se mantiene la inequidad social en la distribución de los impactos ambientales: los pobres siguen llevando la peor parte en el reparto.

 En este contexto, si concebimos el Desarrollo Sustentable como aquel desarrollo que satisface las necesidades de la presente generación sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades vemos que encierra profundas consideraciones éticas relativas a la prevención del deterioro ambiental y a nuestros hábitos de consumo, pero sobre todo contribuye a transmitir la idea de que la Naturaleza no nos pertenece, nosotros pertenecemos a ella.

 En este contexto la sustentabilidad debe tener al menos tres componentes principales:

 Sustentabilidad social

(equidad entre las personas, permitiendo la diversidad y la solidaridad)

  • Sustentabilidad ambiental (revertir la destrucción del patrimonio natural y utilizar tecnologías que garanticen no agotar los recursos naturales ni destruir ecosistemas)
  • Sustentabilidad económica (satisfacción de las necesidades humanas y que los beneficios de las actividades humanas se distribuyan en forma equitativa, sin imposibilitar que las futuras generaciones puedan hacer lo mismo).

 

Así surge la Educación para el Desarrollo Sustentable EDS que apunta a desarrollar valores de solidaridad transgeneracional.

 

Podríamos decir que la EDS pone el énfasis en el ser humano como parte de la realidad. Con un enfoque ecosistémico, donde lo que importa son los contextos y los impactos que la realidad tiene en los seres humanos y los demás seres vivos y viceversa. Lejos de ser una visión antropocéntrica, se trata de un enfoque en el cual el ser humano es parte del todo.

 

Los principios de la EDS se pueden resumir como:

 

  • Perspectiva interdisciplinaria, que considere que todos los factores (bióticos, abióticos y sociales) se interrelacionan en forma determinante.
  • Participación y compromiso, asumiendo nuestro lugar dentro del Medio y no como un observador externo.
  • Visión autocrítica y optimista, reconociendo que la mayoría de los problemas ambientales actuales son de origen antrópico, por tanto son solucionables.
  • Los recursos naturales son limitados, por lo que debemos administrarlos adecuadamente, promoviendo las tecnologías que usan energía renovable;
  • Responsabilidad individual y colectiva; para desarrollar valores de cooperación y la solidaridad, respeto por la diversidad y la unidad, la paz y la no violencia, la igualdad y la no discriminación; los derechos de las personas.

 

1.5      ¿Cómo insertar la EDS en la escuela?

Si bien la tendencia “asignaturista” ha sido superada por las propuestas de inserción transversal y en el discurso se acepta a la Educación para el Desarrollo Sustentable como una necesidad estratégica, su implementación encuentra múltiples trabas en la realidad.

Podríamos mencionar algunas, tales como la falta de actualización del Programa para Educación Primaria (superada en gran parte por el de Educación Inicial), la escasa (casi nula) formación profesional de los maestros en esta área, los contradictorios mensajes que llegan a través de los medios, etc.

 

La experiencia ha demostrado que no es cuestión de cambiar los contenidos. Para que los alumnos adquieran una visión holística del mundo debemos cambiar las metodologías de enseñanza y la relación profesor–alumno, mas que los contenidos educativos. Por ello se apela a las distintas etapas de conformación del currículum, para que los objetivos, contenidos y metodologías de trabajo en las escuelas se renueven y actualicen. Es así que concebimos al docente como activo productor de currículum, creando (de acuerdo a la realidad en la que actúa) verdaderos caminos para la construcción de conocimientos significativos y útiles para la participación activa en la sociedad. De este modo, cada docente podrá incorporar, integrar y relacionar los contenidos, áreas y competencias según lo considere conveniente.

 

Debemos partir de lo que significa ambiente para los niños; si bien es sabido que esta concepción varía con la edad, está representado básicamente por todo lo necesario y cercano que lo rodea. La educación ambiental apunta no sólo al conocimiento del entorno sino, fundamentalmente, a desarrollar una sensibilidad y actitud frente al ambiente que motive la transformación. Para ello se vuelve imprescindible partir de lo que los niños sienten como su ambiente, es decir, su casa, la escuela, el barrio… , permitiéndoles detectar problemáticas y buscar soluciones; comprometiéndose con su mundo lograrán conocerlo y transformarlo.

 

Se debe promover que los alumnos busquen diferentes soluciones a los problemas, diseñen sus experimentos, que establezcan relaciones y estimular el potencial intelectual y la autoestima.

 

Las actividades de Educación para el Desarrollo Sustentable deben incorporar elementos adicionales a los de la Educación Ambiental, para inducir al alumno a:

  • Observaciones directas de su realidad
  • Plantearse problemas a resolver en el entorno próximo.
  • Involucrarse en forma personal y grupal en la búsqueda de soluciones.
  • Experimentar distintas formas de aprendizaje (sensibilización-reflexión-acción)
  • Construcción de conceptos y al desarrollo de valoraciones personales.

 

En definitiva, pese a las trabas en su instrumentación, esta nueva cosmovisión está destinada a reorientar nuestras pautas de acción y de consumo, afirmando en los alumnos conceptos de equidad, solidaridad, responsabilidad,  protagonismo local y comunitario.

 

Es fundamental tener presente que si la escuela desea verdaderamente ser un agente de educación ambiental confiable, tendrá que apuntar a ser un modelo ambiental coherente, tanto como ambiente físico, social y cultural. Por lo tanto nuestra labor es lograr un mayor aprecio y verdadero afecto por la vida.

 

Tal vez en lugar de hablar de desarrollar EDS deberíamos hablar de insertar a la escuela en los procesos de Desarrollo Sustentable. Y una de las formas más eficientes de iniciar esta inserción es mediante Proyectos y Programas de  Desarrollo Sustentable.


 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: