APRENDER Y ENSEÑAR LA COMPRENSIÓN

Lorenzo Tébar Belmonte
——————-
“Educar para comprender a los demás hombres
es la misión espiritual de la educación:
enseñar a que las personas se comprendan
como condición y garantía
de la solidaridad intelectual y moral de la humanidad”.
Edgar Morin. (Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Barcelona: Paidós. )

“Eres una persona comprensiva”, “no comprendo lo que me dices”, “te comprendo”, “no me comprenden”… son expresiones que pueden referirse tanto al mundo cognitivo como al afectivo o relacional. Tal vez una de las más profundas expectativas de un niño y un adolescente, y de toda persona, es “sentirse comprendido”. En esta afirmación radica la importancia del tema para padres y educadores.

¿QUÉ ES COMPRENDER?
A pesar de vivir en la sociedad de la comunicación y del conocimiento, los enigmas nos desbordan, existen múltiples barreras que nos impiden la comprensión de saberes y de experiencias en nuestra vida. A pesar de las redes abiertas a la intercomunicación y acceso a la información, se da la paradoja de no llegar a descifrar ni nuestras propias vivencias.

Tanto en el orden cognitivo como en el relacional y afectivo la comprensión es la asignatura transversal de todos los docentes, una de las finalidades de la educación. Se trata de un aprendizaje constante y de una enseñanza incesante, pues no siempre lo que se informa o comunica se comprende, como tampoco comprendemos todo lo que vemos u oímos. Por eso, la comprensión debe ser uno de los “siete saberes necesarios para la educación del futuro” (1) como propone Edgar Morin.

El campo de la incomprensión se sitúa tanto a nivel personal como social. A veces la cercanía crea demonios y rechazos; paradójicamente,¡cuanto más próximos más distantes! Todo esto se produce porque la comprensión se manifiesta de dos modos:

en el clima de relaciones humanas que crean la trama de los afectos, la acogida confiada, la empatía, la identificación, la entrega.
Y en el ámbito cognitivo, que permite una comprensión de significados de orden intelectual, trascendente, etiológico y de relaciones objetivas.

La comprensión es un camino hacia el interior de la persona, afirma J. Delors; es una misión espiritual, añade E. Morin. Comprender exige sensibilidad para no quedarse en la superficie, sino que exige una visión amplia y profunda, crítica y confiada, serena y afectuosa, fría y cálida. La incomprensión conlleva una cerrazón o impenetrabilidad.

LAS BARRERAS DE LA COMPRENSIÓN
Nuestra limitaciones personales para un conocimiento exhaustivo de cada situación nos permiten ver sólo un lado de la realidad. Tener una visión episódica, parcial, se debe a nuestra falta de información o a nuestra pereza de no recabar toda la documentación que precisamos para tener un juicio exacto. Sabemos que una de las primeras fuentes de incomprensión y de equívocos en los aprendizajes y en las valoraciones son los prejuicios.

Necesitamos reconstruir nuestros saberes, reestructurar nuestros conocimientos, adquirir nuevos significados, para poder tener un juicio cabal. Fiados de los bulos, de las noticias sensacionalistas, de las primeras impresiones, forjamos opiniones radicalmente confusas y equivocadas. Los asiduos lectores de la prensa conocen las inmensas divergencias en los datos de una noticia, leída en uno o en otro diario.

LOS CAMINOS DE LA COMPRENSIÓN.
Un proverbio nos aconseja “caminar una milla en los zapatos del otro” antes de juzgarle, que es lo mismo que ponernos en su lugar para caminar y sentir como él. Pero la clave de la comprensión está en la actitud sencilla y confiada de las personas. La bondad, expresión de amor y caridad, es comprensiva, sabe excusar, tolerar y perdonar. En todo tipo de juicios la prudencia es la mejor consejera para evitar juicios precipitados y apasionados.

La comprensión conlleva una conciencia abierta y amplia de la complejidad de la vida. Los condicionantes y circunstancias que se nos escapan merecen dar el voto de confianza al otro. Además es un signo de aceptación gratuita de la forma de ser de los demás, porque nos conocemos y asumimos con humildad nuestras debilidades: “La ética de la comprensión es un arte de vivir que pide, en primer lugar, que comprendamos de forma desinteresada. Exige un gran esfuerzo, ya que no cabe esperar ninguna reciprocidad, nos pide argumentar y refutar en vez de excomulgar y anatematizar” (E. Morin, p. 121)

El pensamiento positivo nos dispone a sintonizar y captar todos los matices del comportamiento humano. Es ir contracorriente: “piensa bien y acertarás”.

El autocontrol, la introspección y el sentido crítico nos ayudan a no ser impulsivos en enjuiciar a los demás.

¿CÓMO ENSEÑAR LA COMPRENSIÓN?
Los aprendizajes auténticos tienen su fuente en las primeras experiencias de la infancia, siempre teñidas de una honda carga afectiva. Tendemos a proyectar en nuestras vidas las experiencias que nos han impactado, tanto más si son profundas y arraigadas gratamente en nuestra memoria. La vida es la maestra que abre ojos y corazones para ver y comprender los hechos con la dimensión de lo vivido.

La experiencia de compartir, la cooperación del quehacer diario, la constatación de lo distintos que somos, y de la diferencia en nuestros puntos de vista nos ayudan a comprender la riqueza de las diferencias: “Si sabemos comprender antes de condenar, estaremos en la vía de la humanización de las relaciones humanas” (E. Morin).

El aprendizaje de la tolerancia tiene etapas o grados que nos obligan, primero, a respetar el derecho de manifestar opiniones que consideramos innobles, opiniones democráticas distintas y antagónicas e, incluso, ideas falsas. “La tolerancia vale, claro está, para las ideas, no para los insultos, agresiones o actos homicidas”.

Debemos continuar aprendiendo durante toda la vida: Comprender es también aprender y reaprender de manera permanente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: