CONFIANZA EDUCATIVA, CONFIANZA SOCIAL

José Luis Coronado
Licenciado en Filosofía y CEO en INED21. Escribo en INED21
————————————

Contextualismo es consecuencia de la línea de reflexión que el proyecto INED21 va concretando. Pensar es siempre pensar con. Una idea fundamental que justificaré con dos argumentos: solo puede mejorar un sistema educativo si se construye una confianza entre los actores que la protagonizan, esa confianza tiene como origen y final esta idea: la transformación de los diferentes contextos y actores que entrelazan la complejidad educativa.

Primer argumento: la complejidad educativa consiste en que la interrelación de todas las variables y actores en la matriz educativa, componen una diversidad de contextos educativos, que no permiten una sola y siempre la misma solución. ¿Cómo mejorar esta complejidad dinámica? A través de la identificación y cooperación de los diferentes actores y contextos. Un ejemplo: solo podemos individualizar la educación, si comprendemos que cada alumno/a es un contexto en el cual hay que implicarse, ¿quiénes? Los actores que lo condicionan de una forma directa: el propio alumno, el maestro/profesor y la familia. Un alumno no es un individuo en abstracto, es un contexto individual y social que hemos de conocer. Adelanto dos líneas de ese conocimiento: amplitud y profundidad.

Segundo argumento: para que la identificación y cooperación sean eficaces, deben transformarse los propios actores que componen la matriz educativa. Dicho de otro modo: la confianza educativa está interrelacionada con la confianza social que los propios protagonistas tienen en sí mismos y en su relación con los demás. Un ejemplo: un cuerpo docente formado y motivado, unas familias implicadas y que reconocen la importancia del hecho educativo, un alumnado que comprende que el aprendizaje no es solo cortoplacismo, es más, que sus mejores resultados están a medio y largo plazo, son la matriz que mejora un sistema. Para que ello se cumpla debe construirse esa confianza educativa que, dialécticamente, produce confianza social. De ahí que un objetivo principal sea la mejora de los diferentes actores, mejora que implica la identificación de su importancia y su cooperación en el objetivo común: la mejora educativa. Esa mejora es la que INED21 ha ido reflexionando en sus diferentes líneas: docentes, familia, alumnado, currículo e innovación educativa. Una política educativa es, siempre, una política social a largo plazo: ¿alguien nos escucha?…

En Contextualismo toda la estructura se reflejará como un todo: la complejidad educativa; los diferentes tipos de contextos que condicionan el hecho educativo; las consecuencias pedagógicas de lo anterior: el equilibrio metodológico y la estructura competencial de un docente del s.XXI; estrategias de identificación y mejora de los diferentes contextos de la matriz educativa. No es casual que España tenga estos resultados educativos, ni que el desánimo y la inercia se apoderen de todos sus protagonistas. Nuestro país adolece de una desconfianza en sí mismo y una falta de calidad en sus procesos, que tiene como resultado nuestra situación actual. La educación es una parte de un todo: no lo olvidemos. Dicho de otro modo: la cooperación y la calidad de los procesos que se construyen. Confianza educativa, confianza social: podemos hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: