¿Por qué la escuela no puede cambiar?

Guillermina Tiramonti Sociologa Especialista En Educación (flacso)
CLARÍN. Buenos Aires, 18 de septiembre de 2014-09-18
-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-

El mal central de la escuela es su anacronismo y su incapacidad de cambiar, que la condena a una reproducción degrada de lo que alguna vez fue. De modo que el desafío en educación no es retornar, no es disciplinar, tampoco refundar, sino iniciar un camino de transformación que nos ponga de nuevo en la senda de la construcción de una buena escuela que debe ser diferente a la de la primera mitad del siglo XX.

Sin pretender tener todas las respuestas, porque nadie las tiene hoy, propongo con modestia, pero con absoluto convencimiento, los siguientes ítems.

1- La educación es una llave demasiado valiosa para nuestro futuro como para que resulte del mezquino tironeo entre los gobiernos y los sindicatos. Es necesario que las decisiones se funden en consensos políticos amplios. No estoy haciendo referencia a vagos e imprecisos acuerdos pre-electorales sobre esta o aquella política, sino a un compromiso que garantice la implementación futura de una metodología para la toma de decisiones, con la consiguiente construcción institucional, que efectivice la incorporación de las principales fuerzas políticas al proceso decisorio.

2- Es imprescindible valorizar la capacidad técnica de los órganos de gobierno del sistema. Necesitamos un ministerio capaz de producir estadísticas, evaluaciones, investigaciones serias para ponerlas a disposición de todos aquellos que lo requieran.

Un órgano capaz de articular los recursos materiales y simbólicos disponibles en el país para pensar, inventar e implementar alternativas educativas en un momento en que la escuela tradicional presenta evidentes limitaciones para dar respuesta a las complejas demandas de la sociedad contemporánea.

No es la militancia ni la afiliación gremial el criterio de selección que garantiza la solvencia que se requiere para gestionar y gobernar el sistema educativo.

3- Por otra parte, es necesario generar otras condiciones en las escuelas para que puedan conformarse equipos de trabajo. No hay ninguna posibilidad de recuperar la calidad de los procesos de aprendizaje con docentes taxis en la escuela secundaria o con doble turno en las escuelas primarias.

El desgano, la inconformidad, el ausentismo, la irrelevancia de la acción pedagógica está asociada a la saturación que genera el actual modo de trabajo.

4- Lo más complejo es avanzar en el cambio de la concepción de aprendizaje y evaluación que impera en nuestras escuelas.

Nuestros alumnos no sólo saben poco sino que lo que saben no es lo que requiere la sociedad contemporánea.

La escuela sigue pensando que saber es repetir contenidos y resulta que lo que se necesita es desarrollar la capacidad de resolver, articular, analizar y extrapolar. Este es el corazón del cambio.

Para esto hay que intervenir en la formación y capacitación docente de una manera más decidida y creativa de lo que hemos hecho hasta ahora, redefinir la propuesta pedagógica y la evaluación con esta orientación y, lo más difícil, generar una tecnología de instalación en la escuela.

Transformar la educación es un proceso complejo que requiere considerables esfuerzos políticos, técnicos y económicos. Desconfiemos de las soluciones fáciles, baratas y rápidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: