Notas sobre innovación y contextos “vulnerables”

Edgar Yesid Sierra Soler. Director para la Formación y Desarrollo Profesional de Docentes de
Educación Indígena. Dirección General de Educación Indígena,

Publicada en: http://educacionyculturaaz.com/revista-az/revista-az-no-85-50-anos-de-educacion-indigena-en-mexico/
º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-º-

Enfócate en una actividad que interese a tus estudiantes, acompáñalos en el proceso y deja que ellos mismos trabajen.

A l terminar mi licenciatura en Filosofía me invitaron a ser docente de humanidades en un colegio “interesante”, por decir lo menos. En realidad, nunca di clase. Aprendí más bien a acompañar el proceso de cada estudiante mediante el desarrollo de proyectos individuales y/o colectivos de acuerdo a los propios intereses de cada alumno.

Mis estudiantes iban desde los siete hasta los 18 años. No tenían horario, pero casi siempre concluían sus ciclos escolares en menos de los ocho o 10 meses que requiere un colegio tradicional.

El acompañamiento era simple y, a la vez, complejo. Te reunías con el alumno cada cierto tiempo y diseñábamos una actividad o proyecto; lo ayudabas a realizarlo hasta conseguir todos los objetivos propuestos; no se valía dejarlo a medias, siempre buscábamos llegar a la meta utilizando herramientas de aquí y allá. A la mitad del camino mi trabajo era decir, haz logrado esto y lo otro, ahora debes hacer esto o buscar maneras de avanzar. Muchas veces nos juntábamos con los asesores-docentes de artes, ciencias o matemáticas para ayudar en los proyectos.

Al final, los estudiantes tenían un grado de autonomía muy alto y sus resultados en las pruebas de aprendizaje generalmente eran sobresalientes.

Las ideas básicas del proceso eran: enfócate en una actividad que interese a tus estudiantes, acompáñalos en el proceso, acostúmbralos a cumplir sus metas y deja que ellos mismos trabajen.

Este recuerdo viene al caso pues en este texto presentaré algunas experiencias innovadoras en educación. La idea que sostengo es que muchas innovaciones tienen algunas características similares:

a) su centro es cada estudiante,
b) surgen como respuesta a un contexto determinado (generalmente adverso) y
c) se vuelven respuestas muy pertinentes a cada situación.

Al final haré una reflexión que relaciona brevemente las ideas de innovación presentadas aquí con la actual Reforma Educativa en México.

Antes de proseguir, anoto que la palabra vulnerable está entrecomillada en el título de este escrito pues muchos documentos de política y, en general, muchas ideas rondan alrededor de lo “vulnerable”. Sólo por citar un ejemplo, he escuchado a académicos, funcionarios y personas en general decir que los pueblos indígenas son “vulnerables”. No obstante, estas poblaciones tienen mucho que enseñar a los no indígenas y, en la mayoría de los casos, sus culturas son más ricas en colores, significados y diversidad que las de los no indígenas. Es diferente hablar de oportunidades de acceso a ciertos servicios o derechos que pensamos fundamentales. Por esto último, creo que podríamos decir que son “vulnerables”, pero en ningún momento por ser indígenas.

A continuación presentaré varios modelos educativos innovadores que tienen en común el haber nacido en contextos o situaciones difíciles, esto para argumentar la idea de que las innovaciones, en muchas ocasiones, se relacionan con situaciones retadoras.

a. Las experiencias de las escuelas infantiles de Reggio Emilia nacen en Italia en 1945, cuando al finalizar la Segunda Guerra Mundial algunos grupos de mujeres construyeron con sus propias manos las primeras escuelas infantiles; las cuales consideraban esenciales para afianzar una sociedad democrática. La propuesta se fundamenta en que al escuchar atentamente a los niños, respetándolos y reconociendo su potencial puede armarse su propia educación de acuerdo con sus capacidades. La base es crear condiciones de aprendizaje considerando lenguajes expresivos, comunicativos y cognitivos. El centro es el aprendizaje y el niño como sujeto activo de su propio proceso.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, el objetivo era reconstruir el tejido social y, más que transmitir conocimientos, se buscaba una manera de dar a las nuevas generaciones esperanza y seguridad afectiva. El modelo de Reggio Emilia sigue siendo ejemplo e inspiración para la educación —principalmente de la primera infancia— en muchos países (Malaguzzi, 2001).

b. La Escuela Nueva en Colombia es un modelo pedagógico que nace en poblaciones rurales con altos índices de marginación y violencia. Se basa en el aprendizaje multigrado entre pares y en un docente facilitador. Los niños aprenden unos de otros y su proceso se vincula estrechamente a las actividades culturales de cada comunidad.

Escuela Nueva promueve: i) aprendizaje activo, participativo y colaborativo; ii) fortalecimiento de la relación escuela-comunidad, y iii) mecanismos de promoción flexibles. Este modelo ha sido adoptado en varios países y ha demostrado impacto positivo en el aprendizaje, entre muchos otros indicadores educativos (Carnoy, 2005).

c. Las Accelerated Schools proponen incrementar la velocidad en el proceso de aprendizaje de estudiantes en riesgo. Suponen una trayectoria de descubrimiento, tutorías entre pares y aprendizaje cooperativo. No se da a estos estudiantes clases de recuperación, en cambio se les enfrenta con actividades desafiantes que tradicionalmente han sido reservadas sólo para los estudiantes identificados como dotados y talentosos. Al crear altas expectativas en los estudiantes en riesgo, comprometer a los docentes y a la comunidad con cada proceso y crear una visión compartida de escuela, se genera la “escuela soñada”. El modelo actualmente no sólo aplica a estudiantes en riesgo (Levin, 1998).

d. El mundialmente reconocido Método Montessori nace como una respuesta concreta a la educación de niños con necesidades educativas especiales. Para resolver su formación se aplicaron métodos experimentales consiguiendo que estos niños aprendieran a leer y escribir. Hoy en día los aprendizajes de Montessori se llevan a casi todas las escuelas y modelos educativos. La conclusión es simple: “Los niños se construyen a sí mismos”, dales un ambiente adecuado y guíalos en su proceso (Montessori y Sanchidrián, 2003).

e. En México nacieron dos proyectos en educación indígena que se ocupan de atender situaciones educativas con pertinencia cultural y lingüística. El primero se refiere en un documento curricular oficial, el Acuerdo 592 (sep, 2011) en el que se emiten los planes y programas de estudio. Dos ideas rondan la propuesta: diversificación y contextualización.

Como su nombre lo dice, la idea es enriquecer (diversificar) el currículo con diferentes situaciones de aprendizaje para hacerlas interesantes y retadoras para los estudiantes; además de acercarlas a cada realidad educativa (contextualizar).

El segundo proyecto es la red de profesionales de la educación indígena (sep, 2014) que reguló el conocimiento de cientos de docentes que, por iniciativa propia, generaron propuestas innovadoras, pertinentes y adecuadas a sus realidades.

El espacio no daría para enlistar las innovaciones que nacen como respuesta a situaciones particulares “adversas”. Son respuestas pertinentes y probadas que otorgan resultados en los indicadores educativos más reconocidos, además de otros no cuantificables que tienen que ver con la autoestima y la mejora en las condiciones de vida de millones de niñas y niños en el mundo.

Los modelos anteriores contrastan con el afán de gobiernos e instituciones por implementar un currículo único y una forma de enseñar a miles de niños, ya sea en una institución, en toda una ciudad o, en el peor de los casos, en un país.

Como ya lo han dicho muchos, el proceso de aprendizaje es individual; por más investigaciones que hayamos realizado, no encontramos la receta adecuada para hacer que todos aprendan siguiendo una misma ruta. Lo que sabemos hoy en día, después de lustros de investigación educativa es que existen procesos adecuados a realidades y momentos determinados.

Adicionalmente, podemos decir que las innovaciones educativas tienen cierta relación con condiciones adversas pues exigen respuestas inmediatas a situaciones casi insalvables. La Escuela Nueva en Colombia salvó literalmente la vida a muchos niños; el modelo de Reggio

Por más investigaciones realizadas, no encontramos la receta adecuada para hacer que todos aprendan siguiendo una misma ruta.

ayudó a reconstruir un país después de una devastadora guerra; el método Montessori nos enseñó que aquellos que en un momento histórico eran excluidos del aprendizaje por sus capacidades diferentes, sólo tienen otras maneras de aprender; las Accelerated Schools nos enseñaron que quizá los estudiantes en “riesgo” sólo son jóvenes que requieren mayores retos; y las iniciativas en educación indígena en México nos enseñaron que en un país con tal diversidad es necesario escuchar lo que los actores educativos tienen que decir desde sus propias realidades.

Al cumplir 50 años de la educación indígena en México y en los albores de una Reforma Educativa para un país de más de cien millones de habitantes, cierro con algunas preguntas y notas de esperanza: ¿Seremos capaces, como nación, de escuchar la educación local, la pertinente, la comprometida en las aulas más alejadas y coloridas de nuestro territorio? ¿Seremos capaces de escuchar la educación de las más de 60 lenguas que, aunque algunas agonizan, se siguen hablando en México?

Mis notas de esperanza se acurrucan en dos ideas que van tomando fuerza desde las autoridades educativas: el fortalecimiento de la autonomía escolar y la construcción de un currículo de mínimos comunes con el que los docentes puedan jugar. Sirva aclarar que al día de hoy estas dos ideas son semillas poderosas que necesitan abono y terreno fértil para germinar. Si estos elementos no existen, las condiciones quedarán bajo la tierra por algunos años más.

REFERENCIAS
Martín Carnoy, “La búsqueda de la igualdad a través de las políticas educativas: alcances y límites”, reice: Revista electrónica iberoamericana sobre calidad, eficacia y cambio en educación, Vol. 3, No. 2, 2005.

Henry Levin, “Accelerated Schools: A Decade of Evolution”, International Handbook of Educational Change, Parte 2, Andy Hargreaves, et al. (eds.), Kluwer Academic Publishers, 1998.

Loris Malaguzzi, La educación infantil de Reggio Emilia, Barcelona, Rosa Sensat, 2001.

María Montessori y María Sanchidrián, El método de la pedagogía científica aplicado a la educación de la infancia, Madrid, Biblioteca Nueva, 2003.

Sep, Acuerdo número 592 por el que se establece la Articulación de la Educación Básica, México, Secretaría de Educación Pública, 2011.

Sep, red de profesionales de la educación indígena: Uniendo las voces de los maestros 2009-2012, México, Secretaría de Educación Pública, 2014.
www

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: