Reformas, educabilidad e Inclusión Educativa

Juan José Pérez Garza. Subdirector de Formación Inicial de Docentes Indígenas Juan José Pérez Garza de la Dirección General de Educación Indígena, SEB-SEP.
Publicada en: http://educacionyculturaaz.com/revista-az/revista-az-no-85-50-anos-de-educacion-indigena-en-mexico/
ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

“La educación básica proporciona los cimientos para desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y es pilar del desarrollo nacional, por lo que es necesario que todas las niñas y los niños tengan acceso a ella, permanezcan en las aulas hasta construir los aprendizajes esperados, y lograr que las escuelas produzcan aprendizajes significativos, relevantes y duraderos que permitan a todos constituirse en ciudadanos activos de una sociedad democrática”. Programa Sectorial de Educación 2013-2018.

En el marco de la reformulación de la política educativa del presente gobierno, el Programa Sectorial de Educación consigna en el rubro de “Inclusión y Equidad”, que: “Es urgente reducir las brechas de acceso a la educación, la cultura y el conocimiento a través de una amplia perspectiva de inclusión que erradique toda forma de discriminación por condición física, social, étnica, de género, de creencias u orientación sexual”.

Asimismo, refiere al Plan Nacional de Desarrollo en el sentido de que para garantizar la inclusión y la equidad en el sistema educativo, deberán ampliarse las oportunidades de acceso, permanencia y egreso en todos los sectores de la población en los distintos niveles educativos, creando nuevos servicios educativos, aprovechando la infraestructura instalada e incrementando los apoyos para la población en situación de desventaja y vulnerabilidad. Es claro que atender el desarrollo de una educación de calidad con equidad implica generar o ampliar las condiciones básicas de infraestructura y equipamiento, fortalecer las estrategias de formación docente, fomentar la participación social, así como garantizar una gestión educativa que gobierne equilibradamente la vida escolar a través del logro de la “normalidad mínima” de funcionamiento de las escuelas, sobre todo de aquellas situadas en regiones que presentan los mayores índices de pobreza y marginación.

Igualmente el Programa Sectorial de Educación 2014-2018 plantea, como estrategia para impulsar la equidad en la educación, que “se deberá reforzar la educación intercultural y bilingüe en todos los niveles educativos, en beneficio de los grupos que viven en comunidades rurales dispersas [y] habrá que priorizar los apoyos a las escuelas indígenas y a las ubicadas en comunidades dispersas”, asegurando la pertinencia de los apoyos en función de los destinatarios y su contexto, favoreciendo así las condiciones de educabilidad.

Para que la reforma educativa sea una realidad deberán —entre otras acciones— rediseñarse y reforzarse las políticas y los programas tendientes a la reafirmación de estrategias educativas basadas en el reconocimiento y la valoración positiva de la diversidad cultural y lingüística, que en lo referente a la educación indígena es un aspecto central. Asimismo, deberán promoverse procesos de cambio en los modelos de gestión educativa que contribuyan a la consolidación de las competencias básicas de los alumnos para incorporarse de manera equitativa en los procesos sociales y productivos.

Como parte de la reforma educativa, la escuela deberá reafirmar su función como una institución de socialización que debe promover la construcción de la capacidad de aprender a aprender, de aprender valores (formación de ciudadanía) y de aprender a construir la identidad individual y colectiva, ya que El escenario fundamental donde se desarrollan los aprendizajes es la escuela; (por tanto habrá que) situarla en el centro del quehacer educativo, y que su fortalecimiento sea la prioridad indiscutible para todas las autoridades, desde la más alta hasta la más cercana a los planteles, apoyar a la escuela con un andamiaje que le permita desarrollar su misión en las condiciones complejas del siglo xxi, y al maestro para que despliegue su capacidad profesional en la práctica diaria con sus alumnos, asegurar que los aprendizajes tengan lugar en espacios dignos, incluyentes y estimulantes y que los materiales educativos sean de excelencia, de tal suerte que propicien experiencias educativas enriquecedoras.

Programa Sectorial de Educación 2013-2018, p.12.
Considerando que ninguna política pública puede diseñarse e instrumentarse de manera aislada, el Estado deberá promover políticas de desarrollo social y económico, de empleo y redistribución de los ingresos que posibiliten las condiciones sociales mínimas para apoyar los procesos educativos y de socialización.

En este punto, la redistribución de la riqueza como un eje para el desarrollo de la población más desfavorecida es un factor que permitirá alcanzar una mayor equidad a través de la educación, ya que no depende solamente de los cambios en la oferta pedagógica contemplada en las reformas educativas actuales, sino que deberán implementarse mecanismos redistributivos del ingreso que permitan a la población el acceso a niveles educativos adecuados y consecuentemente su incorporación social y productiva.

El planteamiento de la hipótesis de que a mayor educación se genera mayor equidad social ha sido cuestionado a partir de la deficiencia de factores de educabilidad (condiciones materiales de vida y origen social) que dificultan la instrumentación de políticas educativas, por ello aún cuando la educación es sin duda un factor de equidad social, deben promoverse niveles básicos de ésta para que la educación tenga posibilidades de éxito.

Si bien la educación debe ser siempre una prioridad en la formulación de políticas públicas (mayor financiamiento, reformas pedagógicas, empoderamiento a los actores centrales de los procesos educativos), deberá replantearse la relación entre equidad y educación, esto es: ¿Cómo resolver problemas sistémicos de marginación, exclusión y pobreza —es decir de equidad social— antes de preguntarnos qué tanto contribuye la educación en la construcción de sociedades más equitativas?

Es necesario, con todo, distinguir entre la “educabilidad” (que remite principalmente al despliegue del repertorio de capacidades y predisposiciones del niño en la escuela y en la relación pedagógica con un profesor) y las “condiciones de educabilidad”, que se refieren más bien al escenario y contexto social y familiar en que se configuran las condiciones socioeconómicas, culturales y subjetivas mínimas para concretar la tarea formativa en la escuela.

Luis Navarro Navarro, “La escuela y las condiciones sociales para aprender y enseñar”, iipe-unesco, 2004.

Por lo anterior, considero que deberán generarse programas y acciones educativas que refuercen las condiciones para el desarrollo cognitivo básico y para el logro de una socialización primaria; por ejemplo, el reconocimiento y formalización de la educación inicial como uno de los ejes para la transformación educativa, generando programas paralelos de convivencia escolar, de formación cívica y ética, de reconocimiento de la dimensión afectiva del aprendizaje, así como de la diversidad cultural y lingüística presente en las aulas.

La redistribución de la riqueza es un factor que permitirá alcanzar una mayor equidad a través de la educación.

Los retos de la gestión en materia de política educativa

Las reformas estructurales diseñadas y promovidas por el ejecutivo federal, en particular la educativa que ha sido avalada por el poder legislativo y por las principales representaciones políticas, han establecido los marcos legales y normativos que permitirán rediseñar la educación básica en México, ya que reviste una importancia estratégica al constituir “la base de la pirámide educativa, la cual representa 73,4% de la matrícula del Sistema Educativo, que registra a 25,9 millones de alumnos y en la que colaboran alrededor de 1,2 millones de docentes en casi 228 mil escuelas”. Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, p. 60. Considerando que la reforma educativa enfrenta enormes retos para implementar los cambios propuestos (la lentitud de la aplicación de las reformas educativas y la aparición de sectores de resistencia a la aplicación de dichas reformas), debemos reconocer que éstos buscan impactar positivamente en el conjunto del sistema educativo nacional, en términos del aumento de la inversión en la educación pública, de la descentralización administrativa, del fomento de una cultura de la evaluación, del otorgamiento de mayor autonomía a las escuelas, así como mayor concientización de la importancia de la educación para alcanzar paulatinamente un desarrollo social equilibrado.

Sin embargo, deberá contemplarse la aplicación de la reforma educativa de manera articulada con una política de desarrollo que impacte aquellos sectores de población que históricamente han sido excluidos de este derecho social. El binomio educación y desarrollo social deberá verse entonces como estrategia vinculada con la reconfiguración de los procesos económicos y productivos y, por lo tanto, con una mayor equidad en la distribución de los ingresos que pueda generar las condiciones de educabilidad —base para la sustentabilidad social— necesarias para la instrumentación de las reformas.

En el contexto de la educación indígena, el cambio institucional basado en las reformas constitucionales debe operar articuladamente con los cambios pedagógicos propuestos que incentiven la generación de instrumentos para la mejora de la calidad educativa en términos de formación docente, evaluación de procesos y resultados, y la articulación de los contenidos nacionales de la educación básica con las condiciones y características de pluriculturalidad y plurilingüismo de los pueblos y comunidades indígenas.

En este sentido, la reforma educativa debe considerar la heterogeneidad del sistema educativo nacional (y del subsistema de educación indígena en particular), manejar secuencias diferentes y conseguir grados favorables de adhesión, sobre todo por parte de los docentes y de sus organismos de representación sindical. En consecuencia podrán promoverse reformas pedagógicas viables que impactarán a los procesos educativos de las escuelas públicas.

En el caso de la articulación entre escuela y sociedad, la formulación de políticas educativas y, consecuentemente, de programas y proyectos educativos que permitan su operación, debe contemplar un redireccionamiento enfocado a recuperar las formas de participación social de familias y comunidades en la organización y gestión escolar, destacando los aspectos de organización familiar y social que pueden impactar favorablemente a los procesos educativos en términos de apoyar las condiciones de educabilidad que favorezcan la acción educativa institucional.

¿Cómo hacer escuelas inclusivas?
Por ejemplo, a través del fortalecimiento de un sentido de comunalidad no cerrada a la interculturalidad, reconstruyendo los mecanismos de solidaridad social, incorporando conocimientos y cosmovisiones de los pueblos originarios a los contenidos de la educación formal y mediante el uso de las lenguas indígenas como instrumentos para el desarrollo de procesos de enseñanza y aprendizajes significativos y como medio de comunicación.

Finalmente, las escuelas deberán rediseñar sus modelos pedagógicos y de gestión escolar para responder de manera efectiva a las características sociales y culturales de los pueblos, localidades o regiones en donde se ubican, de tal manera que los logros educativos de la educación intercultural bilingüe se equilibren con los resultados educativos nacionales.

Acciones que pueden desarrollarse desde la escuela para fomentar la equidad y la inclusión

• Establecer —a partir de la construcción de una visión y misión de los centros escolares— proyectos y acciones a favor de la inclusión educativa como eje que articule sus planes de mejora;
• Impulsar en los colectivos docentes el análisis y la reflexión permanentes sobre la inclusión educativa y la atención a la diversidad;
• Implantar progresivamente formas de enseñanza y de aprendizaje basadas en la realización de tareas prácticas y en la experimentación directa (generalizar el trabajo colegiado de docentes y el trabajo colaborativo de alumnos);
• Incentivar el desarrollo de prácticas docentes inclusivas que permitan la conformación de comunidades educativas integradas y participativas;
• Mejorar la eficacia docente promoviendo métodos pedagógicos centrados en los alumnos, elaborando libros de texto y materiales didácticos pertinentes y contextualizados;
• Promover un clima escolar que haga de las escuelas espacios seguros, salubres y propicios para el desarrollo de una convivencia equilibrada;
• Fomentar en las escuelas una cultura de convivencia y de reconocimiento de los derechos humanos como instrumentos para trascender las diferencias culturales, lingüísticas, sociales, religiosas y económicas;
• Suprimir ideas y prejuicios racistas y sexistas en las actitudes y expectativas de los docentes. Entender la diversidad como una ventaja pedagógica, y
• Gestionar acciones positivas a favor de las escuelas de zonas desfavorecidas que compensen las carencias de infraestructura y equipamiento, garanticen la distribución de libros de texto, materiales didácticos y la integración de bibliotecas de aula, entre otras.

Conclusiones
El desarrollo de la educación indígena ha tenido logros muy importantes en los últimos años y podrá mantenerlos si se articula con una mayor equidad social, política y económica que garantice las condiciones mínimas de educabilidad para lograr una mayor igualdad en el acceso, permanencia y egreso de los niños indígenas atendidos en los distintos niveles de la educación básica. Ello se reflejará en mayores índices de aprovechamiento y logro educativo, en la reducción del riesgo de fracaso escolar, así como en la mejora de la organización y funcionamiento de los centros escolares, de tal manera que asistir a la escuela, permanecer en ella y egresar en tiempo y forma, será un factor para alcanzar la calidad y equidad educativas.

Referencias
Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, Gobierno de la República, Diario Oficial de la
Federación, 20 de mayo de 2013.
Programa Sectorial de Educación 2013-2018, Diario Oficial de la Federación, 13 de
diciembre de 2013.
El Consejo Técnico Escolar: una ocasión para la mejora de la escuela y el desarrollo profesional docente”, Subsecretaría de Educación Básica, 2013-2014.
Luis Navarro Navarro, “La escuela y las condiciones sociales para aprender y enseñar”, iipe-unesco, 2004.
F. Javier Murillo, et al., “Liderazgo para la inclusión escolar y la justicia social. Aportaciones de la investigación”, Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva, marzo, 2008.
“Movimiento nacional por la diversidad cultural de México. La diversidad cultural (Marco conceptual)”, Campaña nacional por la diversidad cultural de México; Grupo de Coordinación Interinstitucional, México, 2008.
Juan Carlos Tedesco y Emilio Tenti Fanfani, Nuevos tiempos y nuevos docentes (versión preliminar, junio de 2002), iipe-unesco, Sede Regional Buenos Aires, 2002.
Carolina Hirmas, “Educar en la diversidad cultural: aprendizajes desde la experiencia innovadora en América Latina”, Revista Latinoamericana de Educación Inclusiva, marzo, 2008.
Sylvia Schmelkes, “La interculturalidad en la educación básica”, conferencia presentada en el Encuentro Internacional de Educación Preescolar: Currículum y Competencias, 21 y 22 de enero de 2005, Santillana-sep- Coordinación General de Educación Intercultural Bilingüe, México, 2005.
Diana Castro, et al., “Aprendiendo a convivir en escuelas multi e interculturales”, en Experiencias microescolares de interculturalidad, proyectos e ideas, Foro Internacional sobre Multiculturalidad, uaem, México, 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: