La lengua de la comunidad educación bilingüe participativa en México

Chi Anunwa // Becaria de Princeton en América Latina con la ong Redes de Tutoría

——-000000000000000000000——————-

En medio de las exuberantes montañas de Durango es poco probable que los pueblos de Los Charcos y Huazamota llamen la atención del visitante común. Ambos cuentan con una población de menos de 800 personas, hay poca recepción telefónica y acceso a Internet, la zona urbana más cercana se encuentra a cinco horas de distancia y ambos se ubican en una de las regiones con los niveles más altos de pobreza en el país.

Sin embargo, tal vez lo más notable es que, en estos dos pueblos se desarrolla un enfoque innovador para el reto de la educación bilingüe y multicultural.

Esta región de México es el hogar de una gran población indígena cuya lengua materna no es el español. En Los Charcos la gran mayoría de los alumnos pertenecen a la etnia tepehuana y muchos sólo hablan con fluidez en su lengua materna O’dam.

En Huazamota la población estudiantil es más diversa, étnica y lingüísticamente, algunos son mestizos cuya lengua materna es el español, otros son tepehuanes como los de Los Charcos y otros tienen su propia lengua materna. Dado que la mayoría de los profesores en ambos sitios sólo hablan español y existen

Los alumnos eligen un tema de acuerdo a sus intereses y el profesor los guía con el uso de preguntas al estilo socrático para descubrir el conocimiento que ya tienen del tema.

pocos materiales educativos y literarios en lenguas indígenas, la educación bilingüe puede parecer una tarea casi imposible en este contexto. Pero gracias a una metodología de enseñanza, conocida como Relación Tutora, hay una solución posible ante esta dificultad.

Con Relación Tutora, los alumnos eligen un tema de acuerdo a sus intereses y el profesor los guía con el uso de preguntas al estilo socrático para descubrir el conocimiento que ya tienen del tema. Con este conocimiento como base, los alumnos aprenden tanto como sea posible de sus temas a través de la investigación autodirigida. Cuando han dominado el tema sirven como tutores de otros alumnos —uno a uno o en pequeños grupos— que deseen aprender de él. Estos compañeros de clase se convierten en tutores en cuanto dominan el tema en cuestión y el ciclo continúa.

En un esfuerzo por mejorar el nivel educativo de sus regiones más pobres, la Secretaría de Educación de Durango, en conjunto con la organización Redes de Tutoría, ha estado trabajando para implementar este método a lo largo de las telesecundarias del estado, incluyendo las ubicadas en Los Charcos y Huazamota. Como parte del equipo de Redes de Tutoría, tuve la oportunidad de visitar y observar las escuelas en estos dos sitios el invierno pasado.

Para manejar el desafío bilingüe, los maestros tratan de asegurar que los estudiantes con la mejor comprensión de español se conviertan en tutores.

Una vez que estos estudiantes han dominado sus temas, tutoran a sus compañeros de clase en el mismo tema. Se hace un esfuerzo especial para que tutores y tutorados tepehuanes trabajen juntos, así como los huicholes y los mestizos. En muchos casos, los estudiantes reciben clases en su lengua ma terna. Sin embargo, a causa de las características demográficas de la clase y el nivel de competencia académica de los estudiantes, esto no siempre es posible y muchos de los grupos de tutoría son multiculturales. Sin embargo, independientemente de la lengua de enseñanza, la práctica de la gramática española está integrada en todas las sesiones de aprendizaje. Por ejemplo, no importa el tema, los alumnos tienen que crear un glosario personal de palabras que se esforzaban por entender y buscar sus significados en un diccionario.

Ellos también tienen que realizar un análisis gramatical en el que se categorizan diversas palabras de sus lecturas de acuerdo a su clase (verbos, sustantivos, adjetivos, sinónimos, antónimos, etcétera).

Según Alan Montelongo, profesor de matemáticas en Huazamota, esta estrategia ha tenido un profundo impacto en el dominio del español de los estudiantes indígenas: “El efecto está en su léxico o expresión oral; ellos vienen con una lengua rota porque tienen sus propias lenguas indígenas. Tener profesores mestizos en todas las clases, que les platiquen en español, es como otro mundo para estos alumnos. Ahora, con la Relación Tutora, se modifica su aprendizaje. La Relación Tutora se apoya en el uso de diccionarios, bibliografías, glosarios y, entonces, los indígenas conocen más palabras en español, escriben mucho mejor.”

Con Relación Tutora, los estudiantes indígenas pueden recibir instrucción en español y en su lengua materna. Hay evidencia de que tal método pone a los estudiantes en una mejor posición para perfeccionar su español y evitar quedarse atrás de sus compañeros que tienen mayor competencia en el idioma. Por ejemplo,

La educación bilingüe ayuda a los niños a mantener el orgullo de su herencia cultural y bagaje lingüístico. Esto es especialmente importante si se considera la historia de la opresión y la marginación cultural que los pueblos indígenas han sufrido en México

un estudio longitudinal de los programas bilingües (español-inglés) en ee.uu. mostró que los alumnos de los programas que enfatizaban la transición gradual al inglés tuvieron mejor logro académico a largo plazo que los alumnos en los programas de inmersión sólo inglés o de “salida rápida”, en los cuales se utiliza la lengua materna por un periodo corto y se elimina abruptamente.1, 2 Además de los beneficios lingüísticos, la educación bilingüe ayuda a los niños a mantener el orgullo de su herencia cultural y bagaje lingüístico.

Esto es especialmente importante si se considera la historia de la opresión y la marginación cultural que los pueblos indígenas han sufrido en México y en América en general. También, la educación bilingüe y multicultural puede ayudar a fomentar un sentido de comunidad e integración entre estudiantes de orígenes culturales diferentes. Según el maestro Sixto Navarrete Mares, desde la implementación de la Relación Tutora “se mejoró mucho la relación alumno-alumno.

Hay menos discriminación entre ellos a causa de su identidad indígena. Antes no querían unirse, había problemas de que un alumno no quería trabajar con otro porque es huichol o tepehuano”.

A fin de cuentas, el aspecto más poderoso de Relación Tutora, sin importar el idioma de enseñanza, es que ayuda a desarrollar aprendices independientes. Con esta estrategia, a diferencia del modelo tradicional de educación, el profesor no es el único responsable de la instrucción. Se basa en la idea de que todos los estudiantes tienen potencial de convertirse en tutores y aprendices autodirigidos por el uso de sus conocimientos previos, para orientar la investigación y la exploración académica. Dentro del contexto educativo de lugares como Los Charcos y Huazamota, esta metodología permite que los estudiantes indígenas aprovechen el conocimiento de su lengua materna para mejorar no sólo su comprensión en temas de español, sino también de otras materias.

notas

1 Cummins, Jim, “Bilingual Education and English Immersion: The Ramirez Report in Theoretical

Perspective”, Bilingual Research Journal, 16.1-2 (1992): 91-104, pp. 96-99.

2 Ramírez, J. David, “Executive Summary”, Bilingual Research Journal, 16.1-2 (1992): 1-62, pp. 25-40.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: