‘Los profesores deben ser soporte para los primíparos’

William Buskist habló con EL TIEMPO (q0.01.15)  sobre su pasión por formar mejores educadores

——————000000000000————-

Jóvenes que sean capaces de retar a sus maestros universitarios y que puedan sacarlos de su zona de confort, para que, de esta forma, puedan mejorar sus mecanismos de transmisión del conocimiento.

 

Así define William Buskist, experto internacional en calidad docente, al tipo de estudiante con el que todo educador debería encontrarse para potenciar y mejorar sus habilidades y técnicas pedagógicas.

 

Una de las tesis más contundentes sobre capacitación de profesores universitarios de este Ph. D. en psicología de la Universidad de Brigham Young (Utah, Estados Unidos) se relaciona con el impacto que tienen los docentes para que los estudiantes de los primeros semestres puedan tener un buen desempeño académico durante la carrera y convertirse, finalmente, en ese alumno soñado. Sobre estos educadores, Buskist dice que “tienen la responsabilidad ética de apoyar a los estudiantes más inexpertos”.

 

Buskist, quien en la actualidad dicta clases en la facultad de psicología de la Universidad de Auburn (Alabama, EE. UU.), estuvo en Colombia recientemente con motivo de los 40 años de la facultad de psicología de la Universidad de los Andes, en la que ofreció una serie de conferencias sobre el conocimiento que ha acumulado durante las tres décadas que lleva como profesor de profesores.

 

El coautor de libros como Manual de la enseñanza universitaria: perspectivas globales, y Evaluación efectiva de la enseñanza: una guía para profesores y administradores habló con EL TIEMPO sobre su pasión por formar mejores profesores.

 

¿De dónde viene su preocupación sobre la calidad de la enseñanza?

La mayor parte de la vida tiene que ver con la resolución de problemas. Considero, sin embargo, que esta habilidad no viene a nosotros naturalmente, sino que se adquiere con la educación, principalmente la universitaria. Ser profesor se trata de ayudar a las personas a encontrar sus aspiraciones y cumplir sus sueños.

 

¿Cuáles son las principales características del profesor promedio de la actualidad?

Diría que son personas satisfechas con hacer bien su trabajo. No son malos, son dignos de respeto, pero no quieren invertir el tiempo, el esfuerzo y la energía para ser mejores, porque tienen otras responsabilidades que les interesan más. Nadie en la academia tiene suficiente tiempo. Entonces, es necesario tomar decisiones y priorizar. Los profesores se vuelven mediocres porque no están interesados o tienen algo que les interesa más porque tendrá un mayor impacto en sus carreras, como estar en los laboratorios.

 

¿Y los errores más recurrentes?

Muchos de ellos no están muy bien preparados, por lo que, a pesar de conocer los temas, no pueden comunicar esa sabiduría hacia sus estudiantes. Todo lo que quieren es tomar lo que está en sus cabezas y ‘botarlo’ en las cabezas de los estudiantes. Ese modelo de enseñanza lo he llamado el modelo Flash Drive. Muchos educadores solo enseñan porque tienen que hacerlo, mientras su verdadera pasión es la investigación. Hay quienes reconocen abiertamente esta conducta y, para ser honesto, creo que no deberían dedicarse a la enseñanza, sino a estar en un laboratorio.

 

¿Cuál es la principal queja de los maestros sobre sus alumnos?

Hay dos quejas universales: la motivación, los estudiantes no están interesados en aprender. La segunda es que no están preparados para asistir a la universidad, y esto no es falso; los estudiantes salen del colegio sin bases y la sociedad espera que los maestros universitarios solucionen todos los problemas que ellos traen, lo cual, en mi opinión, es algo que a los profesores no les gusta hacer. Sin embargo, esto es parte de su trabajo: llevar a los estudiantes a un nivel superior de aprendizaje. Debemos ser un soporte para los estudiantes menos experimentados.

 

¿Cómo es el profesor universitario ideal?

Sus características se concentran en dos aspectos: ser un buen comunicador, que pueda transmitir su conocimiento de forma clara, haciendo que la información más compleja sea comprensible para los estudiantes. Cuando los jóvenes no logran entender, el buen profesor será paciente y trabajará con ese estudiante hasta que logre entender. La segunda cualidad de los buenos maestros es que se toman el tiempo para construir una relación con sus estudiantes, los hacen sentir cómodos, de tal forma que cuando estos se sientan en el salón confían en quien tienen al frente.

 

¿De qué manera la psicología ayuda a encontrar ese maestro?

Lo grandioso acerca de esta disciplina es que se trata del estudio del comportamiento humano. Entonces, se trata de mirar y estudiar lo que hace a un buen profesor y aplicarlo a los jóvenes que recién se están formando para serlo, de que estos aprendan a desarrollar estas habilidades y competencias que hacen falta en quienes ya llevan varios años de experiencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: