El bazar de las emociones. Propuesta de actividad

Santiago Moll Vaquer / Profesor/a en I.E.S. Maria Àngels CardonaCiutadella de Menorca, España // Profesor de Lengua Castellana y Literatura y un amante de las Nuevas Tecnologías

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

El bazar de las emociones. Cuando la emoción se transforma en experiencia personal a través de la palabra.

 

Esta propuesta de actividad está pensada para que la trabajes preferentemente en una sesión de tutoría con el grupo del que eres tutor. Las dinámicas de grupo que tienen que ver con las emociones, con la inteligencia emocional son realmente útiles si se trabajan desde la tutoría porque facilitan la cohesión y la formación del grupo clase.

¿Cuál es la finalidad de la actividad El bazar de las emociones?

Como he dicho en la introducción a este artículo, la finalidad de esta actividad es que tus alumnos aprendan a identificas las emociones más importantes, sean capaces de expresarlas por medio de la palabra y sepan identificarlas por medio de una experiencia personal que les haya ocurrido bien dentro, bien fuera del su centro educativo.

¿Para qué edades está pensada esta actividad?

Dadas las muchas variaciones y el grado de complejidad de las emociones, se trata de una dinámica de grupo que se puede llevar perfectamente a cabo tanto en los últimos cursos de la Educación Primaria como en los primeros cursos de la Educación Secundaria, es decir, podría comprender edades entre los 8 y los 14 años.

¿Cuál es la duración de la actividad?

La duración estimada es de una sesión lectiva, aunque puede ampliarse a dos.

¿Qué material se necesita?

El material para llevar a cabo la propuesta de actividad El bazar de las emociones es muy simple. Tan sólo necesitas tener en un papel las emociones más importantes que quieras trabajar con tu grupo en función de la edad o curso en el que ejerzas como tutor. En este sentido te recomiendo escribir las emociones en pequeños papeles cuadriculados y que dichos papeles estén plastificados para que así puedas reutilizarlos varias veces o puedan usarlos distintos tutores de un mismo curso.

Aquí te doy una muestra de algunas de las emociones que puedes trabajar en la actividad El bazar de las emociones. Puedes imprimir esta ficha, plastificarla y luego recortar cada emoción para trabajar la actividad:

MIEDO ALEGRÍA ENVIDIA SOLEDAD TRISTEZA
RABIA RESIGNACIÓN INDIGNACIÓN SORPRESA INDIFERENCIA
MELANCOLÍA TERNURA CELOS INCOMODIDAD FRUSTRACIÓN
INDIFERENCIA EMPATÍA PÁNICO TRAICIÓN FAVORITISMO
VERGüENZA ARREPENTIMIENTO NERVIOCISMO HUMILLACIÓN APATÍA

 

 

¿Cómo de deben colocarse los alumnos para el desarrollo de esta actividad?

Para la realización de la actividad El bazar de las emociones lo más aconsejables es que coloquen las mesas de los alumnos pegadas a las paredes del aula y con las sillas formen un círculo en el centro de la misma. Tú como docente ocuparás un lugar más en ese círculo hecho con sillas en las que se sentarán los alumnos para llevar a cabo la actividad.

El hecho de sentarse en círculo permite igualar a todos los alumnos y que, cuando hablen o expresen las emociones vividas, puedan hacerlo de cara a sus compañeros de clase.

Desarrollo de la actividad El bazar de las emociones.

Las variantes que se pueden llevar a cabo con esta actividad relacionada con la inteligencia emocional son muchas. En este sentido voy a darte un posible propuesta pero, mientras la estés leyendo, tú mismo te darás cuenta de que puedes llevar a cabo muchas variaciones en función de tu grupo y de la madurez del mismo.

  1. Los alumnos se sientan en sus sillas formando un círculo en el centro de la clase.
  2. El docente explica en qué consiste la dinámica El bazar de las emociones. Es importante incidir al respecto que una emoción de por sí no es buena ni mala, es decir, se trata de una reacción personal que pasan y sienten las personas. Aún así, también hay que hacerles ver a los alumnos que en muchas ocasiones una emoción trae implícito un pensamiento o una determinada acción y que dichas acciones deben poder ser gestionadas correctamente porque debemos ser capaces de ponerle un nombre.
  3. El docente coloca en el centro del aula sobre algún tipo de superficie las emociones que ha recortado y plastificado previamente. Estas tarjetas con las emociones deben estar boca abajo.
  4. Entre los alumnos se decide el orden por el que de forma ordenada irán cogiendo dos emociones de las que están en el centro. Una vez decidido el orden será cuando el primer alumno se levantará y cogerá dos de las tarjetas con emociones que están en el suelo y boca a bajo. Una vez las haya cogido, volverá a su sitio.
  5. El alumno que tiene las dos tarjetas con las emociones debe leer en voz alta qué emociones ha cogido del centro. En ese momento es cuando debe explicar al resto de la clase dos situaciones que le hayan pasado y que guarden relación con las emociones que ha cogido del centro. Concretamente, debe explicar:
  • Una emoción que le haya ocurrido en el aula o en el centro escolar.
  • Una emoción que le haya ocurrido fuera del centro escolar (casa, calle, campo de fútbol, hospital…)
  1. El alumno puede empezar a contar su experiencia de esta manera:

Yo he sentido la emoción de [EMOCIÓN]  cuando / un día que…

  1. Una vez contadas sus dos experiencias relacionadas con las emociones que ha elegido, bien puede quedarse estas emociones hasta el final de la sesión de tutoría, bien puede devolverlas al centro para que otro compañero de clase las pueda utilizar. Si se elige esta segunda opción, es conveniente que los alumnos no miren dónde las coloca o bien conviene que desordene y ordene las tarjetas de nuevo. Todo dependerá de la cantidad de tarjetas con emociones de que se disponga para la actividad.
  2. Siguiendo el orden establecido, el segundo alumno iría al centro del bazar de las emociones y repetiría la misma acción que su compañero y así hasta que todos los compañeros hubieran pasado por el mismo procedimiento.
  3. Es importante que durante la realización de esta actividad predomine el silencio y el respeto hacia lo que cuentan los compañeros. Una buena opción para crear un buen clima en el aula sería poner una música relajante mientras transcurre la dinámica.
  4. Una vez todos los alumnos han participado contando sus historias relacionadas con las emociones elegidas, llega el momento de una reflexión en grupo. Algunas preguntas dirigidas pueden ser:
  • ¿Os ha sido difícil contar la historia de las emociones elegidas?
  • ¿Ha habido alguna emoción que se haya repetido que, tratándose de la misma emoción, se ha contado de manera positiva y negativa?
  • ¿Cuando un alumno ha dicho en voz alta sus dos emociones, os habéis acordado de una situación vuestra o de algún familiar, amigo o conocido?
  • ¿Hay alguna emoción que no hayáis acabado de entender del todo?

Algunas variantes sobre la actividad El bazar de las emociones.

Seguro que mientras leías el procedimiento para llevar a cabo la actividad, se te han ocurrido algunas variantes que puedes utilizar en tu grupo de tutoría. Si no es así aquí van algunas por si quieres tenerlas en consideración:

  • La primera persona en iniciar la actividad puede ser el docente. De esta manera los alumnos pueden ver el funcionamiento de la actividad. También ayuda a romper el hielo, dado que se trata de una dinámica que en muchas ocasiones genera respuestas emocionales intensas.
  • El alumno puede coger una sola emoción en lugar de dos.
  • El alumno puede coger dos emociones. Él cuenta su historia sobre la emoción que más le guste y otro alumno del grupo cuenta su historia relacionada con la otra emoción elegida.
  • En lugar de contar su emoción se puede optar por que la escriban en un papel. Todos los alumnos cogen una emoción y cuentan su historia relacionada con esa emoción. Cuando todos hayan finalizado, se levantan de sus sillas y colocan el papel escrito con su historia sobre la silla. Todos los alumnos se colocan fuera del círculo de sillas y van avanzando silla a silla. En cada silla se paran, cogen el papel y leen la historia de cada uno de sus compañeros siguiendo el orden de las agujas del reloj, por ejemplo. Una vez los alumnos han leído todas las historias tras rodear todas las sillas, vuelven a sentarse y cada uno cuenta la historia con la emoción que más le ha gustado o sorprendido. Se puede optar por mantener el anonimato o no de la historia relacionada con una emoción.

El bazar de las emociones. A modo de conclusión.

Como has podido observar, se trata de una actividad con una enorme cantidad de posibilidades. Pero además de ser una buena oportunidad para trabajar en grupo y fomentar la cohesión y la conciencia de grupo, lo más importante que es tus alumnos aprendan a poner nombre a aquello que les pasa tanto fuera como dentro de su centro escolar. También es muy importante incidir en la sinceridad de las emociones que viven y experimentan en todo momento, porque esa sinceridad les permitirá abordar cualquier emoción con la mejor predisposición.

Así que sólo me resta animarte a que pongas en práctica la actividad de tutoría El bazar de las emociones y nos cuentes a todos a través de los comentarios cómo ha ido esta dinámica. Estaré encantado, estaremos encantados de escucharte.

Agradecimiento.

No quiero acabar este artículo que no sea agradeciendo a mi compañera de trabajo y coordinadora de convivencia de mi centro Antònia Gomis el hecho de que me diera a conocer y que me enseñara el proceder de esta dinámica. Desde Justifica tu respuesta mi más sincero agradecimiento a una docente de la que aprendo todos los días. Gracias Antònia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: