Los buenos colegios

Francisco Cajiao

El Tiempo, Bogotá

 

Es importante conformar un equipo de maestros que sean capaces de trabajar juntos y cooperar, con el único fin de que cada niño tenga éxito y apruebe cada año

En mi última columna, ‘Los buenos maestros’, mencioné mi preocupación por la creciente tendencia a usar la evaluación como una herramienta de sanción que se traduce en altas tasas de repetición en todos los niveles de la educación básica. Recibí una cantidad inusual de comentarios que corroboran que el fenómeno es extendido en todo el país y, especialmente, en la educación pública.

Algunos mencionan que la reprobación obedece a una gran falta de motivación de los estudiantes, que no muestran interés por el estudio y terminan yendo al colegio para pasar el rato y beneficiarse de la alimentación. Esto es cierto en muchísimos casos, pero semejante fenómeno constituye un elemento a través del cual también se manifiesta la pobreza. En efecto, la desesperanza en relación con el futuro, la baja autoestima y la necesidad de superar situaciones límite de manera inmediata no son circunstancias que permitan a un niño o a un adolescente comprender de manera espontánea que la gramática, la química o el álgebra les ayudarán a subsanar en el corto plazo sus graves carencias sociales y económicas.

Afirmé que en muchos casos el fracaso escolar se debe a una falta de conciencia ética y política, ya que todavía hay maestros que no entienden que su rol profesional es, sobre todo, contribuir a la transformación de una mentalidad de derrota que alimenta tanto la docilidad y resignación de los más pobres, con sus secuelas de incapacidad de liderazgo social y político, como la propensión a abandonar el estudio y buscar salidas desesperadas en el mundo de la ilegalidad y la automarginación.

Pero como la sabiduría tradicional nos ha enseñado que una golondrina no hace el verano, es necesario ir más allá de los maestros individuales para comprender que el proceso educativo, en su complejidad, es una labor colectiva que corresponde al equipo de profesionales de cada colegio. En todas las instituciones hay excelentes educadores, serios, responsables, bondadosos, preparados, pero también hay quienes no reúnen estos requisitos y no hay mecanismos eficaces para conseguir que mejoren sus prácticas.

Por eso vale la pena preguntarse qué indicadores pueden ayudar a distinguir cuáles son los verdaderos colegios de excelencia.

De manera equivocada se ha asignado un valor excesivo a los resultados que arrojan las pruebas estandarizadas, como Saber y PISA, asumiendo que los logros académicos son el mejor indicador de calidad de un colegio. Claro que después de diez años de escolaridad se espera que los jóvenes dominen ciertas competencias básicas, que les permitan acceder a la educación superior y les abran puertas al desarrollo de sus potencialidades intelectuales. Pero eso no puede ser a costa de un cúmulo de niños y jóvenes descartados en el proceso como residuos sobrantes que no pudieron ser rescatados de las situaciones adversas en las que nacieron y crecieron.

El verdadero éxito de un colegio reside en conseguir un clima escolar en el cual se construyan las condiciones de colaboración y motivación suficientes para lograr que la inmensa mayoría de los estudiantes progrese humanamente, desarrolle su capacidad de aprendizaje y avance en el camino de expandir sus horizontes y sus aspiraciones vitales. En este sentido no es tan importante contar con unos cuantos maestros excelentes, sino conformar un equipo de maestros capaces de trabajar juntos y cooperar, con el único fin de que cada niño y niña tenga éxito y apruebe cada año.

La buena noticia es que ya el Ministerio de Educación está trabajando en esta nueva visión de la calidad, entendida como una combinación de factores que cambian la molesta tendencia a magnificar las pruebas como único factor de valoración institucional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: