Cómo cuidar el planeta y promover la ciencia dentro del aula

El físico Rubén Piacentini charló con estudiantes y docentes acerca de los recursos renovables y la eficiencia energética. Invitan a un certamen sobre energía solar

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Estudiantes y docentes de escuelas secundarias de Rosario y la zona participaron de la charla de “Introducción a la energía del sol y a la eficiencia energética”, a cargo de Rubén Piacentini, investigador del Instituto de Física Rosario (Ifir). “Debemos formar a los jóvenes que se harán cargo del horizonte energético”, afirmó ante un auditorio colmado de adolescentes. El objetivo de este tipo de encuentro, que se desarrolló el pasado miércoles en el predio del Conicet, además de promover la ciencia dentro de la escuela y crear mayor conciencia entre los jóvenes, busca interesar a los alumnos en el concurso de energía solar que todos los años organiza el Conicet.

 

“Me emociona que los adolescentes se interesen por estos temas, y que sean capaces de imaginar, plasmar y construir algún artefacto de uso social que funcione con energía solar”, reflexiona Piacentini. El físico mantuvo con humor y sencillez una charla entretenida con los adolescentes, transmitió algunos conocimientos, citó algunos ejemplos, y contagió su pasión a un auditorio ocupado en su totalidad por estudiantes entre 15 y 17 años.

 

Estos encuentros acompañan a la escuela en la formación de hábitos relacionados con el cuidado del medio ambiente. El Conicet tiene previsto continuar con esta concientización y ofrecerá otra charla el 6 de mayo, a las 10, a cargo del magíster Pablo Bertinat, y la última será el 11 de junio, a las 15, coordinada por el ingeniero Marco Massacesi.

 

Desde hace cuarenta años funciona el grupo de energía solar en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Sin embargo, en la Argentina se desarrollan muy pocos emprendimientos de energía solar, siendo que en algunas ciudades europeas como Londres se han incorporado a partir de la década del setenta. “En realidad, la ciencia puede hacer un gran esfuerzo pero sólo se concreta cuando existe una decisión política que impulse proyectos de energías renovables. Tenemos que pensar en el presente y en el futuro, para no emplear energías contaminantes como los derivados del petróleo, gas y carbón, y reemplazarlos por energías renovables”, explica.

 

La localidad de San Lorenzo pronto comenzará con la construcción de la primera planta de energía solar fotovoltaica de la provincia, y de hecho, algunas escuelas ya vislumbran el cambio y se han comprometido a capacitar a los estudiantes. La Escuela Técnica Nº 477 Combate de San Lorenzo, que participó de la charla, incorporó para los alumnos que cursan tercer año, la orientación en energías renovables.

Eficiencia energética. “Primero debemos lograr que la utilización de la energía tanto solar como convencional sean eficientes”. Para explicarlo mejor, el científico hizo una demostración. Al comenzar la charla, los alumnos midieron la temperatura del agua contenida en dos termos diferentes, uno metálico y el otro recubierto con vidrio. Luego de cuarenta minutos repitieron la prueba para comprobar la eficiencia de los materiales para conservar el agua caliente, cuantos grados había descendido su temperatura.

 

Para los científicos no resulta sencillo llegar a la escuela y estrechar vínculos con los docentes y los estudiantes. “En realidad todo depende del científico, la mayoría se encuentra cada vez más dispuesto y otros, en cambio, sólo se dedican a su profesión. Antes se consideraba que le quitaba tiempo a la investigación pero hoy sucede al revés, porque nos enriquecemos a través del contacto con los adolescentes, hasta con los problemas que plantean. Tienen una potencialidad increíble, aunque la interacción entre la ciencia y la educación tiende a ser cada vez más teórica que práctica, porque no es fácil contar con los elementos necesarios, que suelen romperse y hay que cambiarlos. Aquellas escuelas que no tienen formación técnica pero tienen en las familias de sus alumnos algún carpintero, mecánico o electricista, les recomiendo que los inviten a las clases para que puedan transmitir su experiencia”, aconseja.

 

“En nuestra época desarmábamos relojes, porque la mayoría de los objetos eran mecánicos, hoy los jóvenes tienen acceso a la robótica, y si les interesa pueden desarmar e indagar dispositivos, también lo pueden hacer con las celdas solares de viejas calculadoras. Esto les permite entender más adelante los mecanismos más avanzados diseñados con sensores de temperatura y de movimientos”. Con este pensamiento, Piacentini no sólo se acercó a los estudiantes a través de la palabra sino también de la tecnología, quienes se entusiasmaron cuando el físico mostró algunos dispositivos pequeños que tienen motor.

 

Los expertos aseguran que a finales de 2030 todas las energías empleadas serán renovables, lo cual requiere no sólo cambiar la fuente de energía sino todos los dispositivos que la usan: las viviendas, los edificios, los electrodomésticos, los autos y demás medios de transporte. “Esto implica un esfuerzo muy grande que sería posible si la humanidad emplea recursos tecnológicos y científicos de la misma magnitud que le sirvieron para destruirse durante la segunda guerra mundial. Debemos preparar a la población y en especial a los jóvenes, para se involucren en el uso de energías renovables”, afirma convencido de que tendrán un futuro brillante quienes se especialicen en esto.

 

Para frenar el impacto que produce el calentamiento global de la tierra, que aumenta el nivel del mar, derrite los glaciares, propaga enfermedades en zonas tropicales e intertropicales, extingue especies animales y vegetales, anuncia Piacentini, es necesario cambiar la matriz energética. “En el mundo todavía predominan las fuentes no renovables como el petróleo, gas y carbón”, así se refiere al sol como fuente inagotable y no contaminante, muestra algunas alternativas para concentrar la energía del sol, y cita algunos ejemplos. “Los automóviles consumen 10 litros cada 100 kilómetros, sin embargo ya existen diseños de autos que incorporan energía solar, aprovechan el aire y otros factores y sólo gastan dos litros en la misma distancia. Los electrodomésticos tienen indicadores sobre su eficiencia, siendo A la mejor y H la peor”.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: