Malcolm London: “Los profesores no tienen la oportunidad de ser profesores”

Malcom London:  De pequeño le encantaba la pizza y odiaba toda comida de color verde. En la escuela le apasionaba el inglés y la Historia afroamericana. De su escolarización cambiaría el hecho de que nunca les explicaban por qué les enseñaban determinados contenidos, ni la importancia que tenía aprender lo que se les contaba en clase. Actualmente es un joven poeta que se dio a conocer a través de la competición de poesía Louder than a bomb y es profesor de poesía en distintos institutos.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

¿Cuándo empezó a escribir poemas?

Fue alrededor de los 16 años cuando participé por primera vez en Louder than a bomb, una competición de poesía para jóvenes de Chicago, y la gané. A partir de allí, empecé a interesarme por la poesía.

 

Un buen inicio…

Sí, y gracias a ello me di cuenta del poder que tenía en el escenario y de la capacidad que tenía para movilizar a la gente, lo que me animó a querer continuar escribiendo poemas.

 

¿Cómo definiría este poder?

Como inspiración. Yo amo lo que hago y como dice uno de mis poetas favoritos, “la labor del poeta consiste en explicar las historias que suceden frente nuestras propias narices”. Por lo que creo que proyectos que permiten a los jóvenes contar sus propias historias son muy positivos.

 

Dar a voz a todas las historias…

A menudo las historias que les suceden a los jóvenes de barrios conflictivos no se explican en los libros de Historia. Es muy importante que puedan expresarlas para, no solo compartirlas con otra gente, sino para poder empezar a cambiarlas.

 

¿Cómo puede la poesía ayudar a cambiarlas?

Proyectos como Louder than a bomb hacen posible que en ciudades segregadas como Chicago, se reúnan jóvenes de toda la ciudad, que nunca se habían conocido antes, para compartir sus vivencias. El hecho de reunir a jóvenes de barrios pobres y ricos les permite establecer relaciones de amistad que ayudan a cambiar sus historias. Empiezan a construir una nueva ciudad forjando relaciones entre jóvenes de distintas clases.

 

¿Cuándo supo que quería ser poeta?

No lo supe hasta que participé por segunda vez en la competición de poesía. Aún así, no me considero únicamente un poeta. Si bien es cierto que me considero poeta por encima de todo, pero también soy educador y activista.

 

¿Cuál es su labor como educador?

Creo que mi trabajo, como el de otros educadores, es el de contextualizar la educación a la gente joven. Me gradué en el instituto con muy malas notas, yo provenía de un barrio pobre y conflictivo aunque iba al instituto al otro lado de la ciudad. A pesar de ir a uno de los mejores institutos, me di cuenta de que no me enseñaban lo que yo necesitaba, no aprendía a sobrevivir en mi camino de regreso a casa.

 

Una sensación generalizada entre los estudiantes…

Efectivamente, por lo que considero que nuestra labor como educadores es la de saber transmitir a los jóvenes la importancia del aprendizaje, hacerles entender por qué leer, escribir y también la poesía… ¡es tan importante para el mundo real!

 

¿Y qué importancia tiene la poesía para los jóvenes?

Creo que la comunicación, en un nivel muy básico, es la mejor manera de conectar con las personas más allá de las lenguas y las razas. Es la manera en que fundamentalmente nos relacionamos entre seres humanos. A menudo, cuando coges un libro de Historia, los hechos están explicados por aquellos que vencieron y pueden no contarlo todo o enfocarlo según su punto de vista. Por lo que creo que es muy importante que los jóvenes tengan la oportunidad de explicar su propia historia.

 

¿Y cómo despertar el interés de los estudiantes por escribir?

Pienso que la mejor forma de hacerlo es mediante iniciativas como Louder than a bomb, donde reúnen a distintos niños en un mismo espacio con música, comida y donde pueden compartir y expresarse. Estas iniciativas permiten crear engagement.

 

Interesante concepto.

Personalmente creo que una de las grandes tareas de los educadores es la de entretener. Tenemos que entretener a la gente joven para mantener su atención. Y cuando lo conseguimos, cuando nos convertimos en personas relevantes para ellos, somos capaces de descubrir qué les inquieta y les mueve para poder aplicarlo en clase. Es más fácil que aprendan mediante esta fórmula que no machacándoles contenido en sus cabezas.

 

¿Cree que el sistema educativo actual está adaptado a este tipo de educación?

No, creo que en el actual sistema educativo existe mucha burocracia, especialmente en los Estados Unidos. Actualmente, el problema es que los que controlan las escuelas están en una guerra en contra la educación pública. Debemos plantearnos cuál es el objetivo de la educación.

 

Empezar por el principio…

Si queremos ciudadanos que paguen sus tasas y no sean pensadores críticos entonces el modelo actual es correcto, pero si aspiramos a líderes, a personas jóvenes que sean inteligentes, que sepan afrontar nuevos retos en el mundo real, necesitamos crear nuevas clases que permitan convertir a los estudiantes en gente creativa.

 

¿Cuáles son los principales retos que debemos afrontar en el corto plazo?

Creo que el principal problema es que los profesores no tienen la oportunidad de ser profesores porque dependen de los test y los resultados que obtienen sus alumnos. En el corto plazo tenemos el reto de encontrar nuevas formas de evaluar las clases, que no sean mediante pruebas estandarizadas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: