Archive for the ‘Uncategorized’ Category

SOLO SÉ QUE NADA SÉ Y TENGO QUE DAR UN SALTO QUE PRODUCE VÉRTIGO

23 agosto 2019

Marcela Momberghttp://www.marcelamomberg.comProfesora de IB e Historia y Geografía, licenciada y Pedagoga en Educación de la Pontificia Universidad Católica – Chile. Ha cursado diversas capacitaciones en Chile como también en Argentina y la Universidad de Cambridge, UK. Se ha especializado en Educación 2.0 con énfasis en manejo de recursos digitales en la educación. Marcela escribió el libro “Huérfano Digital” en venta a través de Amazon. Autora del libro “Educando a futuros líderes”, autora del libro digital para docentes para el uso de TIC’s utilizando el Descubrimiento de América como desarrollo tutorial de profesores y editando su próximo libro “La Revolución del Aula” pronto a ser publicado.

Muchos estamos recién trabajando en la Educación 2.0

y ya caímos en la 3.0., coding, Robotica, ufff estoy mareada

No somos muchos los docentes en países de habla hispana que iniciamos el cambio de modelo adoptando nuevos estándares comunicacionales, renovando técnicas, conociendo recursos digitales y la integración de todo esto para adaptarnos al alumno de esta generación.  Camino reconfortante porque principalmente nos abrió un camino masivo a la inclusión que nos parecía tan lejano.

Estamos dispuestos como para saltar a la etapa 3.0 mi respuesta es  SÍ, tenemos que avanzar, nadie tiene el poder para detener el mundo, ni yo tengo la arrogancia para decir «aquí me quedo». No obstante lo anterior, cada vez me convenzo más de que solo sé que nada sé y debo reconocer que me falta mucho.

Tengo que trabajar más en la integración del núcleo educativo, con mis pares y ni hablar de lo lejos que está nuestra línea de soporte y definiciones a nivel de entes reguladores, toma de decisiones a nivel de instituciones educativas, línea de soportes, la importancia de poder mudar a una malla curricular adecuada al futuro y temas administrativos como la precaria plataforma  educacional / tecnológica con que trabajamos para guardar lo que estamos produciendo y lo arcaico de nuestros procesos evaluativos. Casi nada.

Hace poco mostraron en un noticiario de televisión una representación de un hecho histórico actuado por estudiantes de un colegio de provincia, destacaron al profesor innovando en el AULA.

Me alegró ver este tema en un noticiario, es un triunfo, un curso de un colegio representó un momento histórico, se caracterizaron y lo representaron en forma magistral; por fin, que  medios de comunicación resalten la innovación y cambios de modelos colaborativos en el aula, ese grupo de alumnos son ahora más cultos, comprendieron el hecho histórico y desarrollaroncapacidades distintas.

Permítanme introducir algunas observaciones al hecho en sí mismo que como docentes nos  tiene que preocupar,   la estructura necesaria para dar soporte a la decisión que tomó este profesor al adoptar este recurso educativo.

LA TRAZABILIDAD NO ES FÁCIL, PERO SÍ MUY NECESARIA

1

¿La actividad forma parte de un modelo educacional que integre en forma y fondo el objetivo al nivel educacional que estamos desarrollando?

2

¿Tengo ejercicios similares ocupando recursos digitales que despierte interés en alumnos con  capacidades distintas?

3

¿La plataforma tecnológica de mi colegio es capaz de guardar esta actividad como parte del ejercicio de la unidad/jefatura de Historia, La promoción, del alumno?

4

¿Existe  un  proceso homologado de evaluación que permita medir esta  actividad?

Estas cuatro preguntas dejan al profesorado con angustia,  estas no forman parte de nuestra iniciativa, no me imagino si cada uno de nosotros nos ponemos imaginativos y damos solución a las preguntas anteriores…

La actividad es de suma importancia, la obra de teatro montada por el profesor, un acierto, pero debe estar considerada dentro de un modelo educativo que despierte en conjunto con otros recursos:  digitales, manualesoperacionales, etc., la atención y creatividad del alumno y, como resultado, permita el avance de sus capacidades.

Los recursos digitales agrupan una cantidad importante de Aplicaciones y bases de datos al servicio de la educación en término de contenidos y herramientas de desarrollo intelectual y de la creatividad.

Expondré un ejemplo que he escrito en otros artículos sobre la diferencia entre el modelo de la enseñanza antigua que congrega al profesor como medio de transferencia del conocimiento a diferencial con los nuevos modelos donde el profesor es un guía que incentiva al alumno a la investigación del conocimiento en forma colaborativa, utilizando diversos medios de comunicación, herramientas, aplicaciones y formas  como lo hizo el profesor que mencionamos al comienzo.

Las formas evaluativas usadas no refleja los avances que pueda lograr un alumno en la nueva educación, pero si como profesores asumimos ante cada herramienta educacional nuestra propia evaluación tendríamos una inimaginable diversidad de criterios exponenciales que no nos permitiría avanzar.

Esto sería lo contrapuesto a las desactualizadas pruebas de evaluación con que no miden hoy,  pruebas estándares  que parten de una  errónea afirmación, «los alumnos son iguales».

Si no tengo una plataforma tecnológica, como archivo esta actividad, este hecho forma parte del currículo del alumno, de la promoción, de la jefatura y debe poder ser usada por futuras  generaciones aunque solo sea  anecdótico pero principalmente evaluativo.

Nos queda mucho camino por recorrer, por ejemplo, entender mejor cómo evaluar nuevas capacidades, sabemos que al usar diversas herramientas estamos transfiriendo mejor y en forma diversa el conocimiento pero estamos atrasados  en la medición de capacidades con respecto a los estímulos que estamos incorporando.

En lo particular, trabajo con niños en educación básica avanzada y media  (12 A 18 años). En el cortísimo plazo estaré recibiendo alumnos que en su base educacional  incorporaron procesos por vía de robótica enfocada y programación o coding.

Yo creo que mi vida laboral

será más divertida

UN NUEVO RETO PARA LA BIBLIOTECA ESCOLAR

22 agosto 2019

«Vorrei che tutti leggessero. Non per diventare letterati o poeti, ma perché nessuno sia più schiavo»

Gianni Rodari 

M.Baró y T. Mañá

Mònica Baró Llambias

Licenciada en Historia, diplomada en Biblioteconomía y Documentación,  Doctora en Documentación y postgraduada en Edición.

Ha trabajado en las bibliotecas escolares, primero como profesional, y luego como divulgadora. En este campo ha trabajado junto con Teresa Mañà, Inmaculada Vellosillo e Inés Miret, y ha publicado distintos artículos y algunas obras como Formar-se per informar-se. La integració de la biblioteca a l’escola. Ed. 62/RosaSensat o Bibliotecas escolares, ¿para qué?. Anaya, 2001. También ha participado en algunos estudios como Las bibliotecas escolares en España. Análisis y recomendaciones, de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2005; Bibliotecas escolares entre comillas. Estudio de casos: buenas prácticas en la integración de la biblioteca en los centros educativos. MEC/Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2010; Bibliotecas escolares ¿entre interrogantes? Herramienta de autoevaluación. Preguntas e indicadores para mejorar la biblioteca,  MEC/Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2011, y más recientemente Las bibliotecas escolares en España. Dinámicas 2005-2011,  del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, en 2013. Como asesora del Programa Puntedu de biblioteques escolars del Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, ha participado en la reciente edición de las Directrius i estàndards per a les biblioteques dels centre educatius de Catalunya, de 2013. Simultáneamente, se ha dedicado al estudio de la edición de libros infantiles en el siglo XX, que ha sido objeto de su tesis doctoral (Las ediciones infantiles y juveniles de Editorial Juventud, 1923-1969). Desde 1983 es profesora en la Facultad de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Barcelona.

Teresa Mañà

Licenciada en Filología Catalana. Diplomada en Biblioteconomía y Documentación. Doctora en Documentación.

Desde el año 1993 es profesora de la Facultad de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Barcelona. Entre sus publicaciones sobre bibliotecas escolares destacan Formarse para informarse: la integración de la biblioteca en la escuela (Ed. 62, 1993), Premio Rosa Sensat de Pedagogía 1993, escrita conjuntamente con Mónica Baró. También con esta autora e Inma Vellosillo publicó Bibliotecas escolares ¿para qué? (Anaya, 2001) y, con el mismo equipo, bajo la dirección de Inés Miret, ha colaborado en diversos estudios financiados por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y el Ministerio de Educación: Las bibliotecas escolares en España. Análisis y recomendaciones (2005), Bibliotecas escolares entre comillas: estudio de buenas prácticas (2009); Bibliotecas escolares ¿entre Interrogantes? (2011) y el estudio comparativo Las bibliotecas escolares en España. Dinámicas 2005 -2011. En cuanto al libro infantil, desde 1998 colabora en la revista Serra d’Or con artículos sobre el panorama de libros en catalán para niños y adolescentes por uno de los cuales recibió el VIII Premio Aurora Diaz Plaja el 2009.

En el campo de las bibliotecas públicas ha publicado varios artículos y los libros relacionados con el tema de investigación de su tesis doctoral: Las bibliotecas populares a través de sus Anuarios: 1922-1936 (Universidad de Barcelona y Diputación de Barcelona, ​​2001) y las bibliotecas populares de la Mancomunidad de Cataluña: 1915-1925 (Pagès Editors, 2007).

José García Guerrero y Ana Cid iniciaban su artículo La opción de usar (o no) las bibliotecas escolares publicado en INED21 en septiembre pasado, con una pregunta: ¿Las bibliotecas son prescindibles para el desarrollo de la tarea de enseñanza y aprendizaje? Y, a continuación, desgranaban sus argumentos, que abogaban por la incorporación de bibliotecas escolares activas en los centros educativos en base al valor añadido que estas aportan, a su utilidad para el trabajo cotidiano del profesorado y a su papel determinante en la facilitación de los procesos de innovación pedagógica.

También yo voy a iniciar mi aportación planteando una pregunta, más centrada en los chicos y chicas en edad escolar: poder acceder a una biblioteca escolar en las etapas de formación,

¿Tiene algún efecto en la construcción de los

futuros ciudadanos?

La respuesta a esta pregunta puede encontrarse, en parte, en los documentos que establecen la misión y las funciones de las bibliotecas escolares a nivel internacional, que indican que «la biblioteca escolar dota a los estudiantes con los instrumentos que les permitirán aprender a lo largo de toda su vida y desarrollar su imaginación, haciendo posible que lleguen a ser ciudadanos responsables»1, y consideran que estos instrumentos son esenciales en «nuestra sociedad de hoy en día, que se basa cada vez más en la información y el conocimiento».2

Para hacer posible estos retos, la biblioteca debe plantearse tres objetivos básicos:

1

Crear y fomentar en los niños el hábito y el gusto de leer, de aprender y de utilizar las bibliotecas a lo largo de toda su vida.

2

Ofrecer oportunidades de crear y utilizar la información para  adquirir conocimientos, comprender, desarrollar la imaginación y entretenerse.

3

Capacitar al alumnado con las habilidades para evaluar y utilizar la información en cualquier soporte, formato o medio, teniendo en cuenta  la sensibilidad por las formas de comunicación presentes en su comunidad.

Si los planteamientos teóricos sustentan la necesidad de bibliotecas escolares en los centros, los estudios empíricos como los realizados en los EEUU, en Australia y en Canadá demuestran que existen muchas evidencias a nivel internacional del impacto de las bibliotecas escolares en el aprendizaje.3 Estos impactos se evidencian en tres aspectos esenciales:

Logro académico

Mejores resultados de las pruebas estandarizadas en lectura, lengua y literatura, historia y matemáticas o mejores calificaciones en tareas o exámenes.

Resultados de aprendizaje

Mayor calidad de los proyectos de trabajo, mejor conocimiento y aplicación de los procesos y prácticas de uso de la información, incremento d de los conocimientos y desarrollo lector.

Actitudes de aprendizaje

Incremento de la motivación, mejor disposición a la realización de tareas, más lectura por placer.

Sin embargo, estos estudios indican que para que ello sea posible, es necesario que la biblioteca escolar se plantee como algo más que un aula llena de libros. Y que esta se incardine de manera efectiva en el proyecto escolar, y adquiera una función crítica, en el sentido de apoyar y estimular los aprendizajes en el contexto de cambio permanente en el que vivimos. Los estudios mencionados concluyen que los aspectos que marcan la diferencia y que permiten alcanzar estos logros son:

Una biblioteca que apoya el acceso físico y virtual a los recursos, en la biblioteca, en las aulas y en casa, durante el horario lectivo y fuera de él:

Una colección física y virtual adecuada, actualizada y diversa, que apoya al currículum y que tiene en cuenta las necesidades de ocio de los estudiantes.

Una tecnología en red para facilitar el acceso y el uso de la información, y la construcción del conocimiento y su difusión.

Un programa de formación que apoya las necesidades individuales y curriculares de los estudiantes y los profesores, que abarca los contenidos de las asignaturas, la alfabetización informacional y los intereses lectores propios.

Un bibliotecario cualificado a tiempo completo, proactivo y con funciones de gestión.

Un personal de apoyo para llevar a cabo tareas rutinarias que permiten al bibliotecario realizar actividades formativas, de colaboración y de promoción, así como tareas profesionales para el desarrollo de la colección.

Una colaboración con los docentes, el personal directivo, otros bibliotecarios y agentes externos para garantizar que se ofrecen los servicios más adecuados de apoyo a los aprendizajes 

Y otra pregunta surge inmediatamente:

¿Están nuestras bibliotecas escolares

preparadas para ello?

En el momento actual, y aun teniendo en cuenta las distintas realidades territoriales, la respuesta debería ser negativa.

En primer lugar porque son muy pocas las bibliotecas –y los centros, para qué vamos a engañarnos– que han integrado plenamente las tecnologías de la información en sus prácticas educativas. Más allá del ordenador en el aula, el uso de los dispositivos móviles en el mundo de la educación sigue estando relegado a la experiencia puntual de un centro o incluso de un profesor.

Por otra parte, los estudios señalan que, mayoritariamente, nuestras bibliotecas escolares no disponen de colecciones de recursos digitales y no suelen ofrecer servicios en un entorno de red, aunque los recursos y servicios en línea contribuyen a asegurar un acceso equitativo  a todos los miembros de la comunidad escolar, y a visibilizar la biblioteca y su contribución directa en los aprendizajes.4 Tampoco son muchas las que desarrollan programas específicos relacionados con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

Y sin embargo, los teóricos, e incluso las autoridades competentes en la materia, no se cansan de insistir en que, en la era de Internet, el conocimiento se construye en muchos ámbitos, más allá de la institución escolar, y que ello debería hacer replantear no solo los objetivos educativos, sino también las metodologías y los recursos necesarios para contribuir de manera eficaz a la formación de personas cuyo futuro no podemos ni imaginar.

Los contenidos tienen cada vez menos importancia ante la necesidad de adquirir competencias clave que permitan a los individuos ser  capaces de utilizar la información para crear conocimiento, paraconfigurar opiniones y para tomar decisiones fundadas.

Se trata de trabajar competencias cada vez más complejas para poder interactuar en un mundo cambiante en el que, como se demuestra cada día, la capacidad de los medios para influir en las opiniones y las convicciones de las personas adquiere una dimensión preocupante, por sus consecuencias. Hoy, más que nunca, tenemos acceso a la información, ¿pero sabemos utilizarla? ¿Identificamos su procedencia, quien la genera, quien la difunde, con qué objetivos? ¿No debería preocuparnos la proliferación de noticias falsas y, sobretodo, la facilidad con que estas se abren paso entre la ciudadanía?

Estas cuestiones inquietan a la Comisión europea, que determina que  «la alfabetización múltiple es una competencia esencial para la vida, que faculta a cada ciudadano a desarrollar capacidades de reflexión, de expresión oral, de pensamiento crítico y empatía, a impulsar el desarrollo personal, la confianza en sí mismo, el sentido de identidad y la plena participación en la economía y la sociedad digital y del conocimiento».5 También la UNESCO propugna abordar de manera unificada las competencias relativas a la información, entendida en un sentido amplio, y plantea como imprescindible la alfabetización mediática e informacional (MIL/AMI)6.

Dotar a los ciudadanos futuros de las capacidades para desenvolverse en este nuevo contexto es algo urgente, y la escuela tiene un papel importante en este sentido. Y en la escuela, aparece la biblioteca como un entorno idóneo para esta tarea, puesto que a su función clásica de adquisición, organización, tratamiento y difusión de la información, se suma ahora la derivada de su uso. Este uso crítico que ahora mismo  debería formar parte integral de los procesos de aprendizaje.  Una biblioteca ideal podría haceraportaciones importantes a los retos planteados por cuanto:

La biblioteca facilita a todos el acceso a la lectura y a la informaciónactuando como un mecanismo compensador de las desigualdades.

La biblioteca promueve metodologías que permitan adquirir habilidades y destrezas en el uso de la información como los trabajos por proyectos,  que permiten también evaluar no solo los resultados obtenidos sino también los procesos llevados a cabo.

Trabajar en la bibliotecautilizar sus recursos y servicios facilita la adquisición de las competencias en el tratamiento de la información, que solo pueden basarse en la práctica aplicada a un contexto real.

La biblioteca impulsa programaciones transversalesque involucren a las distintas áreas, para  el aprendizaje de técnicas de acceso, valoración, uso y producción de información, en cualquier soporte.

En este sentido se manifiesta también el GRUPO DE TRABAJO DE ALFABETIZACIÓN INFORMACIONAL  (GTALFINen un documento encaminado a la integración de las competencias MIL/AMI en el sistema  educativo español, que analiza su presencia en los currículos y determina el papel que la biblioteca escolar puede tener en su implantación, para lo que se incorpora una propuesta de programación para facilitar este cometido).7

Sin embargo, como señalan los estudios y documentos antes citados, para dar respuesta a estos retos, es necesario contar con profesionales preparados. Es una entelequia pensar que la biblioteca del futuro va a poder ejercer su rol sin alguien a su cargo que sea, él mismo, competente en los aspectos ya descritos.

A este especialista en información, al que podemos llamar simplemente bibliotecario para no generar confusión, le correspondería asegurar que los chicos y chicas finalizan su formación obligatoria con capacidad para evaluar críticamente las diferentes formas de información, sean textos o imágenes, en cualquier formato.

También le correspondería establecer los mecanismos (programas, acciones, actividades) para hacer posible esta alfabetización en información y medios teniendo en cuenta las necesidades, los intereses y las capacidades del alumnado, en el contexto curricular y fuera de él.

Algunas bibliotecas escolares ya trabajan en este sentido, y  además de los bibliotecarios tienen un papel muy activo orientando a los alumnos en el proceso de del trabajo documental («investigación guiada»), siguiendo los procesos llevados a cabo por el alumnado en las distintas fases del trabajo con la información e incluso formando parte de los equipos de evaluación de los resultados finales.

Estas prácticas adquieren mayor importancia cuando se trata de facilitar nuevas maneras de aprendizaje, basadas en la resolución de problemas y en el trabajo por proyectos, reforzando su componente colaborativo e interdisciplinar.

Por otra parte, la biblioteca se configura cada vez más como un espacio híbrido, que deberá acoger y dar respuesta a una variedad cada vez mayor de prácticas y de actividades de aprendizaje, bien sea por medio de espacios reales o virtuales, que favorecen y facilitan una participación más elevada.

La biblioteca se configura como tercer lugar, más allá del aula y del hogar, un espacio para relacionarse, para debatir, para crear en comunidad, para compartir… para relajarse, para el tiempo libre, para pasar el rato. A cierta distancia de las obligaciones y las rutinas, puede incorporar fácilmente actividades propuestas por los mismos chicas y chicas.

Este espacio híbrido va a facilitar accesos en cualquier momento y lugar, y se incorpora el concepto de biblioteca distribuida: mediante la red, la biblioteca y sus servicios van a estar accesibles en cualquier momento o lugar (en clase, en el recreo, en la calle, en casa, en la biblioteca pública…) a través de los dispositivos móviles.8

Es evidente que estos nuevos roles no puede planteárselos la biblioteca de manera aislada y  el nuevo contexto requiere de un mayor esfuerzo de coordinación entre esta biblioteca formadora y el conjunto de agentes  formativos del centro, y cabría decir, del entorno, con las bibliotecas públicas y con otras entidades, puesto que cada vez toman más fuerza las comunidades de aprendizaje, que incorporan agentes externos a la comunidad educativa y en las que las familias tienen un papel cada vez mayor. Sin olvidar la importancia del aprendizaje entre iguales y del autoaprendizaje,

Potenciado por esta facilidad de acceso a la información

que impregna el mundo actual


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1IFLA. Section of School Libraries. Manifiesto IFLA/UNESCO de la biblioteca escolar. La Haya: International Federation of Library Associations and Institutions, 1999.  

2IFLA. Section of  School Libraries. Directrices IFLA/UNESCO para la biblioteca escolarLa Haya:International Federation of Library Associations and Institutions2002.

3Williams, D., Wavell, C., & Morrison, K. Impact of School Libraries on Learning. Critical review of published evidence to inform the work of the Scottish education community. Aberdeen: Robert Gordon University, 2013.

4Miret, Inés (dir.). Las bibliotecas escolares en España. Dinámicas 2005-2011. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Secretaría General Técnica. Centro de Publicaciones; Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2013. 

5Consejo de la Unión Europea. «Conclusiones del Consejo, de 26 de noviembre de 2012, sobre alfabetizaciones múltiples  (2012/C 393/01)».  Diario Oficial de la Unión Europea 19/12/2012.  

6Alfabetización Mediática e Informacional (AMI). Currículum para profesores. Paris:  UNESCO 2012. 

7GRUPO DE TRABAJO DE ALFABETIZACIÓN INFORMACIONAL  (GTALFIN). Integración de las competencias  ALFIN/AMI en el sistema  educativo: referencias, contexto y propuestas. Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2016. Recuperado en: 

8 GRUPO ESTRATÉGICO PARA EL ESTUDIO DE PROSPECTIVA SOBRE LA BIBLIOTECA ENTORNO INFORMACIONAL Y SOCIAL. Prospectiva 2020: Las diez áreas que más van a cambiar en nuestras bibliotecas en los próximos años. Madrid: Consejo de Cooperación Bibliotecaria, 2013.

La escuela como lugar de cuidado y prevención de las infancias

21 agosto 2019

La importancia de construir proyectos educativos capaces de escuchar a los niños y a las niñas

Por Bettina Calvi / Doctora en psicología (*) / Especial para Educación

¿Cuál es el lugar de la institución educativa ante las infancias violentadas? Para este debate propongo partir de la idea de que uno de los grandes problemas de esta Argentina de hoy es la pérdida de enlace al semejante, es decir, del registro del otro y su sufrimiento. Me refiero a la pérdida del sentimiento de empatía por lo que al otro le ocurre. Y si pensamos a la escuela como lugar de recomposición subjetiva, entonces la escuela se nos presenta como la posibilidad de construir conocimientos que permitan un pensamiento crítico sustentado en el registro del semejante.

Pero debo aclarar que me refiero a la recomposición subjetiva no sólo para los niños y niñas sino para sus padres y madres así como para los mismos maestros/as. Debemos rescatar al sujeto social y ese rescate no lo van a producir los medios de comunicación ya que estos son corporativos, pero sí puede producirlo la escuela.

Se trata de volver a poner en valor la salud, la educación, el trabajo, pero sobre todo debemos recomponer el proyecto educativo. Un proyecto educativo donde los niños y las niñas sean escuchados y alojados en sus singularidades. Sin embargo, debemos preguntarnos con total honestidad: ¿qué proyecto queremos hoy?

Debemos decidir si queremos un proyecto de trasmisión de conocimientos que casi están perimidos (caducos) al momento de trasmitirlos o un proyecto que enfatice la capacidad de pensar con el otro para construir un futuro posible.

Obviamente este proyecto puede parecer utópico y exige convocar y trabajar con los padres, madres y maestras, a pesar de las diferencias, metabolizando odios para construir solidaridad y respeto por el otro.

Respeto por el otro

No existe educación posible sin respeto por el otro y no me refiero al respeto en un sentido moralista sino en un sentido ético, de reconocimiento del semejante.

La idea del semejante está en el núcleo de todos los modos políticos del pensamiento y aunque parezca una banalidad (no lo es en los tiempos que corren) todo pensamiento es político desde su origen mismo.

La ética atraviesa el tiempo, está caracterizada por el impersonal: eso no se hace.

En base a ella, se construyen los pactos intersubjetivos que posibilitan la permanencia de la humanidad Esto se muestra por ejemplo en la formulación de los mandamientos cuyos enunciados son “No matarás” prohibiendo una acción que tendría efectos terribles sobre el otro.

El concepto de culpa aparece así asociado a la transgresión del mandato e incluye al semejante en tanto registra un daño que le ocasiona como efecto de su accionar.

El problema es que en nuestros días y como efecto de las políticas neoliberales que proponen una carrera solitaria hacia el mayor consumo, competitividad, aislamiento y ausencia de solidaridad, el concepto de culpa parece haberse perdido en el imaginario social. Es decir, parece haberse instalado la idea de que cada uno puede hacer lo que le viene en ganas sin importar el efecto que esto tenga sobre el otro.

El odio por lo diferente que hoy impregna el campo social no permite la construcción del sujeto social y esto compromete severamente el futuro de las generaciones venideras. Es necesario, como Silvia Bleichmar lo señalara, establecer un reordenamiento psíquico en los niños y niñas de primaria y ubicar el nivel inicial en los términos en que debe estar: como semillero de sujetos sociales. Frente a esto cuestiones como la acomodación psicomotriz, pasan a un segundo plano.

Es importante recordar que la relación entre las y los adultos y los/as niños/as es una relación de asimetría simbólica y de capacidad de dominio del mundo. En ese sentido, en la escuela las y los adultos tienen responsabilidades como la instalación de las normas, pero también el cuidado de los niños y las niñas. Es por eso que cualquier situación de vulneración de derechos sufrida por un niño o una niña debe ser escuchada y denunciada por la escuela, poniendo a quien la sufre bajo las medidas de protección necesarias. Silenciarlo es complicidad.

Repensar los tiempos

La escuela tiene un lugar fundamental en el cuidado de las infancias, estas infancias tan vulneradas de nuestro tiempo. Muchas veces son las docentes las únicas a quienes niños y niñas se atreven a relatarles sus catástrofes privadas. Y un niño o una niña que sufre abuso y violencias no tiene posibilidad de construir un proyecto futuro, sólo intenta sobrevivir a una devastación permanente que marcará de forma indeleble toda su existencia.

Debemos sin lugar a dudas repensar los tiempos que nos toca vivir, los modos de sufrimientos que aquejan tanto a los adultos como a los niños y niñas en la profunda devastación que los seres humanos estamos sufriendo en este contexto. Y la escuela, como lugar de construcción de pensamiento y de lazos sociales tiene importancia y responsabilidad en esto.

Apostemos entonces desde la escuela a la reciudadanización de madres y padres, además de la contención para que puedan creer y sostener legalidades aplicables y no se siga destituyendo el valor de la palabra.

La autora de la nota es directora del Centro de Estudios sobre Violencias y Abusos. Facultad de Psicología (UNR)

“La clave de la escuela está en enseñar a pensar”

20 agosto 2019

El profesor español Angel Pérez Gómez asegura que las pruebas estandarizadas no sirven para nada

Por Marcela Isaías  misaias@lacapital.com.ar

El niño que se siente feliz es capaz de triunfar en todo”, expresó el profesor Angel Pérez Gómez.

“Enseñar a pensar esa es la clave de nuestra tarea de hoy, de la escuela”, dijo el profesor español Angel Pérez Gómez. También recordó que se trata de un gran desafío en tiempos complejos, de cambio, de incertidumbre y de neoliberalismo, donde lo que prima es que unos triunfen y otros fracasen.

Pérez Gómez es catedrático de la Universidad de Málaga, licenciado en psicología y doctor en pedagogía por la Universidad Complutense de Madrid, además de especialista en investigación en la Universidad Internacional de Andalucía. A fines de octubre pasado estuvo en Rosario, como conferencista principal en el Congreso de Educación organizado por Homo Sapiens, con el auspicio del Ministerio de Educación de Santa Fe.

Ante más de mil docentes y estudiantes, el educador convocó a reflexionar sobre la enseñanza. Y para profundizar en la relevancia del trabajo pedagógico, habló del reto diario que representa transformar la información en conocimiento y éste en sabiduría. Algo que demanda “clarificar cuál es el objeto de nuestra tarea en la actualidad”.

“Lo importante son las preguntas, los interrogantes que nos hacemos ante un mundo tan complejo y no la cantidad de aprendizaje memorístico, de respuestas aprendidas, predeterminadas y muchas veces contestadas sin sentido”, insistió en su disertación. Dijo entonces que ese mundo complejo en el que la escuela asume la enseñanza y el aprendizaje, se caracteriza por la abundancia de información. “Es la primera vez en la historia de la humanidad que el ser humano se encuentre donde se encuentre está rodeado de más información de la que es capaz de conocer”, graficó. La desigualdad es otra característica, “donde los más poderosos siempre han buscado la forma para permanecer en el poder y justificar «el lugar» que cada uno ocupa en esas clases sociales”. Y otro rasgo, el neoliberalismo. “Estamos en una etapa de un neoliberalismo financiero, donde lo que importa es el beneficio que cualquier actividad puede dar; que ha provocado la concentración de riqueza en pocas manos, y que millones y millones de personas permanezcan en la miseria”.

Invitó entonces a pensar la escuela como “un lugar de encuentro”, para diseñar otros horizontes.

La experiencia Cossettini

El educador rescató las experiencias pedagógicas “marcadas por la intuición que llevaron adelante buenas maestras y maestros” de otros tiempos. Aquí se detuvo, visiblemente emocionado, a reconocer a las Cossettini. “Yo aprendí —contó para la audiencia— en el año 1992 algo que me marcó. En un congreso en Córdoba vi la película «La escuela de la Señorita Olga» (Mario Piazza), donde conocí ese fundamento educativo, la orientación artística, emocional que implicaba en aquel momento concebir la escuela. Sigo utilizando esa sabiduría”.

Al inicio de su presentación Pérez Gómez saludó la vocación de los docentes argentinos por formarse. Y lo reiteró al finalizar su conferencia, en charla con LaCapital, luego de fotografiarse con una buena cantidad de maestras que les acercaron su reconocimiento: “Los docentes de aquí tienen una disposición, una generosidad por aprender, son muy entusiastas, a pesar de que las condiciones no son nada favorables. El docente español tiene muchas mejores condiciones y sin embargo no tienen una vocación tan intensa y sacrificada como aquí”.

—Usted define a la escuela como un lugar de encuentro. Un desafío hermoso pero contradictorio en una sociedad que todo el tiempo invita a desencontrarse ¿Cómo es posible hacerlo?

Creo que diseñando contextos especiales. No podemos imitar a la sociedad. La escuela debe lograr diseñar contextos de comunidades de aprendizajes y de interacción humana que nos convenzan que debe ser así. A lo mejor en la sociedad hay muchas más contraposiciones y no se puede tanto, pero en la escuela los docentes podemos, debemos generar y diseñar estos contextos. Establecer para esto jerarquías de prioridades discutidas sobre qué nos interesa y cómo enriquecernos unos de otros. Es un encuentro con un propósito: reconstruirnos como seres humanos cada vez más autónomos, con más potencia, con más capacidad. Son muchísimas las investigaciones que plantean que la cooperación es la clave para esa potenciación humana, y no la hostilidad. La hostilidad lo que ha provocado siempre es la competición: que unos triunfen y otros fracasen. Y en educación no tenemos esa pretensión, queremos que todos triunfen. La única manera y estrategia pedagógica que permite el triunfo de todos es la cooperación, es la bondad, es la ternura, es el cariño, es encontrarse, es buscar, es la ayuda mutua y a quien más lo necesita.

—También sostiene que una clave de la escuela es aprender a hacer preguntas. Sin embargo, las políticas educativas actuales están determinadas por evaluaciones estandarizadas, que no invitan a esa meta ¿Cómo se lleva su idea de escuela con esta mirada?

Muy mal porque la mayoría de las políticas educativas actuales están gobernadas por la orientación neoliberal. Una orientación que están exportando EEUU e Inglaterra a todos. Lo que plantean es el éxito a corto plazo de finalidades irrelevantes; por ejemplo, que uno aprenda datos y que sea capaz de reproducir datos. ¿Qué relevancia tiene eso? Ninguna. Hay países como Finlandia, Canadá, Japón, Nueva Zelanda o Escocia, entre otros, que han podido liberarse de esa presión. Latinoamérica está colonizada por EEUU y las políticas neoliberales. Creo que hay que intentar torear ese toro, sin perjuicios de que en la escuela sigamos haciendo lo que creemos que tiene relevancia, porque esas estrategias estandarizadas no sirven para nada.

—Se emocionó cuando recordó el legado pedagógico de las hermanas Cossettini…

Me emociono mucho porque en aquel congreso (Córdoba, 1992) conocí personas muy interesantes de la Argentina que me marcaron entre ellas el titiritero Javier Villafañe, y la experiencia de Olga Cossettini. Esa experiencia la trabajo todos los años con mis alumnos.

—¿Qué le dicen?

Les encanta. Se preguntan cómo es posible que en el año 1935 se estuviera desarrollando una experiencia tan completa. Más cuando se analiza cómo trabajaban las ciencias, la geografía… respondiendo a los retos y exigencias que tenemos hoy día. Por eso tiene muchísima aceptación. Y luego, se emocionan mucho aquellos alumnos y alumnas latinoamericanos que estudian en España. Para mí, la experiencia de la Escuela de la Señorita Olga es un hito importante.

—¿Qué enseñanza rescata de Olga y Leticia?

Que utilizaban la creación. La capacidad cognitiva de orden superior que desarrollan es la creación. Y luego la cooperación, la ternura, el cariño, las relaciones humanas que había; practicaban lo que decían. Pero la creatividad es la clave.

—¿En su disertación también habló de una escuela para la felicidad? ¿Por qué?

La felicidad es la clave del desarrollo humano. El niño que se siente feliz es capaz de triunfar en todo.

Por una vida más humana

“A los docentes que en medio de la tormenta piensan, desean y trabajan por una vida más humana para cada uno de sus aprendices”, es a quienes el profesor Angel Pérez Gómez dedica su último libro “Pedagogías para tiempos de perplejidad. De la información a la sabiduría” (Homo Sapiens Ediciones), y que presentó en el Congreso Nacional de Educación.

APRENDIZAJE BASADO EN RETOS

19 agosto 2019

Paty de Luque Muntaner

http://www.fabricadevalientes.com/

El valor de las personas es independiente de sus notas. Menos etiquetas académicas y más valor a las ​emociones..​. por éso apuesto por ellas​, y por la metodología de mi pequeña fábrica, que permite el mejor aprendizaje haciendo a los niños responsables de su proyecto, utilizando el juego y trabajando la inteligencia emocional, el carácter emprendedor, la creatividad y el pensamiento crítico. Ecléctica en inquietudes, formación y experiencia, creo que respeto, esfuerzo, sentido del humor y agradecimiento son la mejor combinación. ​Mi filosofía de vida: Genera cambios, no excusas. Deja tu marca y agradece lo que tienes.Viaja. Respeta. Sé optimista. Lucha. Escucha. Ama. Lee. Ríe. Ríe más. Aprende. Go! Make something!!

«En la actualidad, el éxito en el campo laboral implica una capacidad para actuar y proponer soluciones en ambientes cambiantes y poco definidos, interactuar en situaciones no rutinarias, sintetizar procesos de trabajo, tomar decisiones responsables y trabajar en equipo».

H. Van den Bergh

Reto: ‘actividad tarea o situación que implica un estímulo y un desafío para llevarse a cabo’.

Personas valientes

Interesante, ¿no? Fascinante y efectivo, diría yo… Y es que lo sabemos… necesitamos formar adultos con valores, habilidades, una sólida capacidad de aprender y mucha, mucha, mucha ACTITUD…

Necesitamos Personas Valientes, innovadoras, audaces, con habilidades de interacción y de intercambio de ideas, y ahí está el motivo de que este aprendizaje basado en retos funcione.

¿Qué es el aprendizaje

basado en RETOS?

1

Un enfoque pedagógico que involucra activa, intelectual, creativa, emocional, social y físicamente a los participantes en una situación real.

2

Una metodología enmarcada dentro de las teorías de ‘learning by doing’ o ‘aprendizaje activo’ .

3

Una estrategia en la que buscamos no tanto que se resuelva el reto, que también, sino algo más grande. Aprovechar el pensamiento creativo, la innovación y la gestión emocional para prepararlos para un escenario real: la vida.

4

Una interesante filosofía docente que permite desarrollar el razonamiento y el juicio crítico, estimular que el gusanillo de la curiosidad les lleve a formular preguntas, proponer problemas y soluciones reales, desarrollar criterios, analizar situaciones y establecer conclusiones

5

Una EXTRAordinaria experiencia colaborativa de aprendizaje, a través del pensamiento crítico, la creatividad, la comunicación y la toma de decisiones.

¿Por qué recomendamos este

APRENDIZAJE BASADO EN RETOS?

1

Participación activa: Preguntas, reflexión, análisis, soluciones

2

Suma de experiencia, iniciativa y responsabilidad: Toma de decisiones

3

Trabajo colaborativo: Confianza y gestión de conflictos

4

Comunicación: Habilidades y Empatía. Iniciativa y entusiasmo.

5

Enfoque práctico: Situaciones reales. Motivación e interés

6

Aprenden a aprender, a buscar soluciones: Protagonismo y sensibilización

7

Trabajan en equipo: Dar y recibir feedback. Escucha y conexión emocional

8

Aprendizaje vivencial: Una experiencia abierta, participativa y emocionante.

9

Identifican aquello que funciona y lo que tienen que cambiar… evolucionan.

10

Potencia estrategias emocionales como la regulación emocional, asertividad y empatía

11

Aprendizaje de calidad: Útil, transformador y significativo.

Y, sobre todo, nos gusta porque como casi todo en la vida:

1

Si trabajamos de manera colaborativa, las posibilidades son mayores.

2

No vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos.

3

Porque se puede perder o ganar. Pero lo que no puedes, es quedarte con la duda.

En Fábrica de Valientes ése es nuestro RETO para esta generación de Valientes: Desafiar su capacidad, su imaginación, su pensamiento reflexivo, su creatividad y potenciar sus habilidades comunicativas y emocionales.

¿Cómo lo hacemos? Trabajamos utilizando el modelo 4×4 diseñado por Alfredo Prieto1 (Método AIRE, Acrónimo de las fases: Activación, Investigación, Resolución y Evaluación), y a partir de ahí, la oportunidad se enriquece con reflexiones, indagaciones, lluvias de ideas, role playing, supuestos, y un largo etcétera que lleva a los participantes a implicarse activamente, conscientes de aportar VALOR, sintiéndose protagonistas de su propio aprendizaje.

Por eso os invitamos a incorporar esta fórmula en vuestro día a día, algo que debemos poner en práctica no sólo en Fábrica de Valientes, no sólo los profesores en el colegio, sino también en casa, en familia.

RETOS + METAS + HERRAMIENTAS + EMOCIONES + COOPERACION

=

RESULTADOS

En estos tiempos actuales de inmediatez, educar en la creatividad es también educar en el esfuerzo, en la perseverancia. Un esfuerzo que compensa, que motiva, que ilusiona porque te abre puertas. Darles pautas y imputs para avanzar, para observar mejor, para hacerse mejores preguntas, para perseverar en la búsqueda de la mejor respuesta..

Se aprende cuando favorecemos la observación creativa de la realidad, cuando provocamos las buenas preguntas, cuando no cortamos ideas… Cuando dejamos tiempo, cuando valoramos el error, cuando favorecemos los ¿por qué? por encima de los porque sí…

Coral Regí

La vida es un reto permanente, y eso la hace emocionante, sobre todo en estos tiempos en los que ser Valientes es imprescindible. El desafío merece la pena. Hay que mover ficha, poner el corazón, dar la cara y llegar a la meta juntos, seamos o no los primeros.

¿Un RETO para nuestros Valientes? Demuestra tu talento. Contribuye. Escucha. Conecta distintas perspectivas. Comparte conocimiento. Explora, pregunta. Motiva la conversación. Suma energías. Multiplica esfuerzos. Coopera. Piensa en equipo. Busca mejorar. Y nunca subestimes el poder de la amabilidad.


1 Gracias Alfredo Prieto porque ser un todo terreno es el mejor punto de partida para educar en este siglo XXI.

¿TRUCO O TRATO? LA INTELIGENCIA EMOCIONAL ES LA RESPUESTA

16 agosto 2019

Paty de Luque Muntaner

http://www.fabricadevalientes.com/ El valor de las personas es independiente de sus notas. Menos etiquetas académicas y más valor a las ​emociones..​. por éso apuesto por ellas​, y por la metodología de mi pequeña fábrica, que permite el mejor aprendizaje haciendo a los niños responsables de su proyecto, utilizando el juego y trabajando la inteligencia emocional, el carácter emprendedor, la creatividad y el pensamiento crítico. Ecléctica en inquietudes, formación y experiencia, creo que respeto, esfuerzo, sentido del humor y agradecimiento son la mejor combinación. ​Mi filosofía de vida: Genera cambios, no excusas. Deja tu marca y agradece lo que tienes. Viaja. Respeta. Sé optimista. Lucha. Escucha. Ama. Lee. Ríe. Ríe más. Aprende. Go! Make something!

‘El coeficiente intelectual determina lo que sabe una persona, pero la inteligencia emocional determina lo que hará’.

Conciencia emocional, regulación emocional, habilidades socio emocionales, competencias emocionales, autocontrol emocional… ¿te suenan estos conceptos? Pues lo cierto es que de gran parte de ellos depende que muestra vida sea una amenaza, una oportunidad o un desafío.

¿Por dónde empezamos?

Por ellas… Las EMOCIONES… información auténtica de quiénes somos, el motor que mueve nuestro mundo y las responsables de nuestra cuenta de resultados personal, de un balance mediocre o estar en los primeros puestos de tu propio bienestar. Nos comportamos en base a cómo nos sentimos, y de ahí al resultado. No es especulación, el truco es que son nuestro mejor aliado, poderosas protagonistas de lo que se cuece en nuestro cerebro.

Las emociones son parte de nuestra inteligencia, pequeños tesoros a lo grande que guían nuestras decisiones, DEBEN FORMAR PARTE de nuestra educación para ser personas, organizaciones y sociedades emocionalmente inteligentes.

Dar VALOR a la educación emocional

supone el cambio de paradigma que necesitamos

La INTELIGENCIA EMOCIONAL es una capacidad de respuesta.

Experimentar, proponer y dibujar nuevas:

Posibilidades

Enfoques

Miradas

Maneras de hacer lo mismo

Hablamos de habilidades y competencias que como tales son el resultado de un proceso de aprendizaje. Nadie nace dominándolas, sino que se tienen que aprender. SE PUEDEN ADQUIRIR Y PERFECCIONAR, y está claro que FUNCIONANmotivacióndecisiónreacción; trabajamos mejor, nos sentimos mejor, nos relacionamos mejor.

Lo que me gustaría es invitaros, invitaros a algo verdaderamente valioso para nuestra sociedad presente y futura. Animaros a descubrir y aprovechar esas habilidades socio-emocionales, independientemente de si tenéis 7, 12, 28, 45 o 70 años.

La posibilidad es el principio

No hablo sólo de curiosear, es la manera en que el mundo funciona. La inteligencia que necesitamos empieza por dar VALOR a lo que de verdad importa.

Ventajas de ser emocionalmente inteligente:

1

Comprender y aprovechar ‘éso’ que une nuestros pensamientos, sentimientos, estado corporal y mental, palabras y acciones.

2

Ser aprendices de por vida, crecer constantemente, evolucionar, estar abiertos a nuevas ideas y dispuestos a aprender de los demás.

3

Mayor capacidad de comunicación. Controlar nuestras emociones nos permite empatizar con las personas y regular mejor nuestros estados de humor.

4

Paz interior. Liderar nuestras emociones y canalizarlas. Permanecer equilibrados y positivos en momentos críticos.

5

Tolerancia a la frustración y mayor resiliencia. Reencuadrar las situaciones, buscar su lado positivo y aprender de ellas.

6

Mayor capacidad de motivación. Dar soluciones originales y asertivas a los problemas, comprendiendo los puntos de vista de los demás.

7

Descubrir maneras de hacer la vida más divertida, feliz e interesante.

La EDUCACIÓN EMOCIONAL cambia la forma en que vemos el mundo y cómo interpretamos las acciones de los demás.

La realidad es la misma pero no todos la vemos igual.. de nuevo cómo miramos el mundo tiene truco.. y es que cuando eliges el lenguaje de las emociones la recompensa viene incluída.. siempre.

Estoy convencida de que debemos potenciar esa INTELIGENCIA SOCIAL y EMOCIONAL en esta sociedad. Generar solidaridad, respeto, perseverancia, mentes creativas, espíritu crítico.. personas flexibles, capaces y colaborativas, dispuestas a movilizarse por esos VALORES para poner en valor su TALENTO. Ese es el camino. La educación emocional es una oportunidad y una necesidad. De estas palabras a la realidad sólo hay un paso. 

Necesitamos personas VALIENTES, con una mentalidad de aprendizaje, que lleven bajo el brazo su cuaderno de bitácora emocional, con compromiso, esfuerzo por mejorar, con valores y una actitud positiva ante la vida, que sepan valorar y aceptar lo que se tiene, apreciar lo simple, disfrutar de lo que hacemos, y también encajar las dificultades y aprender de ellas para avanzar.

Así que aquí queda esta propuesta. Somos grandes. Sentir, entender, controlar y aprovecharlo nos hace más fuertes, y la educación emocional es el punto de partida. Un aprendizaje de vida que sin duda suma en nuestra cuenta de resultados.

¡El mundo necesita Valientes!

«Si no controlas tus habilidades emocionales, si no tienes conciencia de ti mismo, si no eres capaz de controlar tus emociones estresantes, si no puedes tener empatía y relaciones efectivas, entonces no importa lo inteligente que seas, no vas a llegar muy lejos».

D. Goleman

La tecnología, ¿una nueva religión?

15 agosto 2019

Por Solinet

Lo último, lo más nuevo es la tecnología, y la tecnología se hizo verbo, y en el verbo estaba Dios, y el verbo se hizo Dios. Y habitó entre nosotros, formó parte de nosotros. Vimos su gloria, llena de gracia y de verdad. Lo que hemos oído, lo que hemos visto y contemplado con sus ojos, lo que hemos “palpado” con sus prótesis, son la vida…” (Paráfrasis libre del autor sobre el Evangelio de Juan 1,14)

La religión es un modelo cultural, una cosmovisión, un sistema compartido de creencias. Todas las religiones tienen un motor, un núcleo, lo sagrado, escrito en sus libros con diferentes formas y presentaciones (rollo, códice, en un único ejemplar, en varios tomos, en diferentes recopilaciones), tanto en las religiones monoteístas (del libro), como las orientales con sus Vedas y Upanishad. La religión en “esa conciencia de lo sagrado,” según Rudolf Otto, definición enriquecida por M. Elíade al describir la importancia de los espacios y los tiempos, los rituales y los símbolos.

Lo sagrado es un “temor reverencial” ante lo desconocido (misterium), que sobrecoge (tremendum), atrae y fascina. Esta descripción esculpe con precisión nuestra experiencia con la tecnología en general, y con las llamadas TIC en particular. Desde la aparición del fuego y la rueda, la técnica y la ciencia han fascinado al ser humano.

El 9 de enero de 2007 apareció el iPhone, rompió los pronósticos, sorprendió a todos, incluso a la industria de telefonía, que jamás  llegó a imaginarse el éxito del nuevo dispositivo. Había nacido el smartphone. Hoy con la inteligencia artificial, se repite la percepción religiosa, una mezcla de temor y fascinación. Google su gran abanderado, acompañado de AppleBaidu, entre otros, venden sus grandes beneficios. Destacan el potencial de un software pre-programado, con capacidad de autoaprendizaje, que se perfecciona conforme resuelve los problemas que se presentan.

Los variados efectos de la tecnología

La tecnología ha ungido sus escenarios digitales de lo sagrado

  1. En el espacio no físico, ni natural, ni presencial pero sí ubicuo, omnipresente, con la fuerza de lo invisible en los algoritmos, que procesan la información y establecen un estado omnisciente, una Tecnología convertida en plataformas que “todo lo saben”,
  2. En un entorno, que vive la intensidad y la pasión “de lo que viene”, que se arroga el beneficio de la ética, donde se afirma una y mil veces “que lo nuevo es lo bueno” y que quien no está conectado está fuera, no existe, o no interesa y
  3. Desde una “sustancia” que supera lo material, lo tangible y se convierte en virtual, también en una deriva hacia la trascendencia.

Se consume la tecnología como una nueva religión que fascina y seduce en un laberinto de espejismos

Con estas propiedades se contempla y consume la tecnología como una nueva religión que fascina y seduce en un laberinto de espejismos. Sin ánimo de ser exhaustivo me centro en tres aspectos.

En primer lugar, la participación. Según el Informe Mobile en España y en el mundo 2017 , los dispositivos conectados a Internet y el Internet de las cosas, crecen de modo exponencial: para 2020 se calculan 50 millones de usuarios. Pero distingamos entre usuarios y creadores de contenidos, entre conectados y participantes. No extraña que los chatbots, esa tecnología que permite al usuario mantener conversaciones con un programa informático, se haya duplicado entre 2015-2016. En 2019 alcanzará el 65% de la población mundial en el uso de aplicaciones de mensajería.

En segundo lugar, el acceso a la información. Se trata de una información solo accesible para los conectados, para los alfabetizados, para los que están dispuestos a emplear tiempo y esfuerzo en filtrar, procesar, organizar y aplicar esa información en su día a día. La información es bastante más que la primera página de búsqueda que proporciona Google, por citar al navegador y buscador que centraliza el 95% del tráfico en la Red.

En tercer lugar, la gratuidad en la Red. “Lo gratuito eres tú”, es un axioma que funciona muy bien entre los que manejan los datos y programan sus algoritmos. Una aplicación que te bajas, un registro que haces, una búsqueda, un mensaje en las redes sociales se convierten en tu huella digital, es el peaje que pagas.

La fascinación por la tecnología nubla la visión y dota de una particular miopía

Dijo Chesterton que “hemos dejado de creer en Dios para creer en cualquier cosa”. Como indico en la tecnología como nueva religión el escenario tecno-utópico ofrece un escaparate lleno de usos y gratificaciones, promesas y recompensas. La fascinación por la tecnología nubla la visión y dota de una particular miopía la responsabilidad de la sociedad, de la política, de la familia. ¿Quién no ha experimentado esta atracción con el nuevo smartphone, tableta, o dispositivo móvil? Los intereses de la industria, el vértigo de la gratificación inmediata, la firme convicción de que lo “nuevo es lo bueno”; el deseo de estar ahí, la ansiedad del “por si acaso”, el confundir “ser”, con “ser visto”, son algunos reflejos esta tecno-utopía.

Con la tecnología todo se permite

Así como la religión tiene su ética y su moral, con la tecnología todo se permite, todo se tolera porque todo “depende del uso que se hace”. Confusa suposición porque la tecnología no es solo un medio o una herramienta. Se ha convertido en entorno con sus diferentes manifestaciones que se despliegan entre la realidad aumentada, inteligencia artificial, robótica, el Internet de las cosas. Aunque todavía nos empeñemos en poner a todo el adjetivo “digital”, hace ya tiempo que es un sustantivo que articula nuestra manera de pensar, sentir, aprender, conocer y convivir.

Por eso, supeditar la tecnología a una herramienta es un peligroso reduccionismo porque estamos atribuyendo el carácter moral a “un buen o un mal uso de la tecnología” para justificar su presencia y su necesidad. Mientras reduzcamos la tecnología a instrumento, faltará el rigor de análisis en la sociedad-red, que señala Castells, la prolongación de los sentidos que indica McLuhan, y la cultura diseñada y programada en unos códigos que propone Manovich. Lo digital es entorno, es sustancial; forma parte del oxígeno que respiramos.

La tecnología como artefacto cultural

Entendemos que la tecnología no es efecto ni consecuencia ni tampoco medio: es artefacto cultural, es entorno que forma parte de un circuito que es cíclico, que produce y es producido por la cultura, como señala el gráfico adjunto, adaptado de los estudios de McQuail. 

El contexto social conduce a nuevas ideas, que implican nuevas tecnologías, que a su vez se aplican y suman a usos anteriores. Estas prácticas conducen a aplicaciones que son adaptadas y adoptadas por las diferentes instituciones, unas más otras menos (económicas, políticas, sociales, educativas), que producen nuevos significados y nuevos cambios culturales, que a su vez se abrirán a otro contexto, para volver a empezar.

Los medios de comunicación son como una prolongación de nuestros sentidos.

El planteamiento de McQuail no es nuevo: ya lo dibujó McLuhan con el tono visionario que le caracterizaba, cuando señalo a los medios de comunicación como “extensiones del hombre,” como prolongación de nuestros sentidos. También destacó la experiencia con los medios de comunicación como sumativa, dependiente del conocimiento y los resultados que tengamos de los medios anteriores. Así ocurrió con la fotografía respecto a la pintura, el cine con la fotografía, la tele, Internet.

Estamos en un proceso que no tiene vuelta atrás. La tecnología avanza y describe inmediatos escenarios, que ya no son futuristas. La inteligencia artificial es el motor del diseño de nuevos productos, la realidad virtual y aumentada se convierte en experiencia social y cuestiona la propiedad intelectual, la tecnología del consumo se hace más amigable e inclusiva, los nanorobots serán la medicina de muchos pacientes, las empresas aprovechan el aprendizaje automático. Urge cambiar la dirección: invertir el endiosamiento de la tecnología, explorar un nuevo humanismo.

INTERMETODOLOGÍA ¿QUÉ ES ESO?

13 agosto 2019

JOSE ANTONIO GABELAS BARROSO. Coordinador, fundador e ideólogo de la plataforma TRICLab. Socio fundador del GICID. Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Doctor en Ciencias de la Información. 


CARMEN MARTA-LASO Profesora Titular de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Coordinadora del Grado de Periodismo. Investigadora Principal del Grupo de Investigación en Comunicación e Información Digital.

Después de dos años de observación  aparecimos con este término en un artículo en Comein. Ocurrió que la participación en varios master online de la UNED nos permitió descubrir que esto de la metodología se nos quedaba corto, y quisimos proponer otro diseño.

Escuchamos, observamos, conversamos… aprendimos. Y abierta la ventana, por ahí nos metimos y descubrimos cosas, algunas os las contamos. Aunque realmente nuestra historia nació junto al lago.

Por tanto, estamos ante otra propuesta teórica que nace de la praxis educomunicativa online/offline en el contexto de lo que hemos llamado #4Entorno.  Entendemos que una buena teoría, sin una buena práctica carece de sentido, por eso dejamos un tiempo para que los momentos, risas y esfuerzos, pérdidas y encuentros, apoyo entre pares, ensayos y errores, marcaran una huella que orientara nuestra teoría.

Proponemos un discurso  integrador, entre el mundo de la educación y de la comunicación. Un puente convergente que facilite el encuentro entre los intereses y necesidades de los agentes sociales, educativos y sanitarios, y los propios usuarios y practicantes de este ocio digital. La propuesta contiene el análisis de factor R-elacional , y el factor E-mocional como relevantes, así como la construcción de una narrativa pedagógica que denominamos inteRmetodología.

Estas narrativas digitales no están centradas en los resultados, sino en los procesos, como señalan Carlos, Cristina y Encarni  en su a-bocetando. Una descripción sobre como una etapa formativa en el contexto indicado, es innovadora, vibrante, constructiva…

La construcción de este discurso no rompe con el pasado, lo integra. La cultura impresa y analógica presente y afincada en el imaginario colectivo de muchos educadores, ofrece una formación humanística, que se considera significativa para tejer las conexiones entre el universo analógico y el digital, no queremos quitaros la sorpresa porque de estos hablaremos en el próximo post y  6 #juevesdepuzzle.

El proceso de aprendizaje entendido en su esencia como aprendizaje permanente o “aprendizaje para la vida” (tomamos los planteamientos de Learning: The Treasure Within), debe contemplarse desde un marco de relaciones con lo ya sabido (aprendizaje significativo), lo que se aprende (aprendizaje inmediato) y lo que se va aprender de manera prospectiva (aprendizaje aplicado). Estas tres esferas temporales (pasado, presente y futuro) se conjuntan e interrelacionan de forma integral tendiendo a un aprendizaje global, “para toda la vida”.

En este aprendizaje se dan cita todas las dimensiones relacionales, las cuales podrían asociarse al modelo educativo endógeno que propone Freire, al poner el “énfasis en el proceso” y centrarse en la persona.  Esa forma de hacer partícipes a los educandos y, por extensión, a los ciudadanos es esencial para llegar a la autonomía o a la autogestión porque, como señala Kaplún (1998), “sólo participando, involucrándose, investigando, haciéndose preguntas y buscando respuestas, problematizando y problematizándose se llega al conocimiento. Se aprende de verdad lo que se vive, lo que se recrea, lo que se reinventa y no lo que simplemente se lee y se escucha”.

La convergencia entre diferentes opciones metodológicas, con el uso de diferentes técnicas activas que permitan el desarrollo participativo de adquisición de competencias de todo tipo, no sólo cognitivas, es lo que bautizamos como inteRmetodología. El factor relacional en este proceso deriva de la confluencia, intercambio y transferencia de diferentes tipos de actividad o método.

La interrelación que se produce entre unas técnicas y otras permite una práctica innovadora y globalizadora de actividades diversas, sumativas y ampliadoras del propio proceso en el que se dan cita las dimensiones competenciales de análisis-síntesis-reflexión-acción, las cuales se retoman y recuperan una y otra vez, de manera alterna, dependiendo del tipo de técnica que en cada caso se programa y propone al alumnado; o bien de lo que surge como vivencia en el camino.

Este proceso de aprendizaje pretende convertirse en una dinámica fluida y progresiva mediante la incursión de diferentes modos de inteRacción (destacando la “R” del factor relacional), por lo que descartamos el diseño de una secuencia lineal. En todo momento, se apuesta por las propuestas, comentarios, reflexiones y aplicaciones que surgen de los alumnos. Así puede observarse en algunos grupos de discursión y en algunas prácticas de comunicación digital.

Tras varias décadas de educomunicación es necesaria una inversión para redimensionar estas prácticas. Las fiestas populares como los carnavales y las Fallas, en sus componentes lúdicos, y paródicos pueden ser un buen acicate. Son más que una extensión del arte, de un género del entretenimiento y de la burla de la actualidad. La socióloga Linda Hutcheon, en “The Theory of Parody” define la parodia como “una forma de repetición con una distancia crítica e irónica, marcando la diferencia más que la similitud”. Pone énfasis en la relación sorprendente del potencial efecto conservador de la repetición, y  a su vez del revolucionario efecto de la diferencia y la distancia.

Estimulante y sabroso cóctel: cercanía en la implicación emocional del artefacto, y distancia crítica de la realidad que se parodia y por tanto  distorsiona.  La parodia tiene la capacidad de llevar un debate a la calle, de hacer que el público eche su mirada crítica, la vuelque, y se visibilice. ¿Qué suscita, exige, redimensiona, remueve de la comunicación que siempre educa, y  la educación que raramente comunica?

La parodia es deconstrucción y reconstrucciónAnálisis (distancia) y creación (cercanía). El hecho paródico flirtea con la educación mediática, tanto en su tradición anglosajona “Media Literacy”, como latinoamericana educomunicación, porque recoge las dos dimensiones de la alfabetización digital: el análisis y la creación. Lo primero implica fragmenta; es deconstrucción, interpretación, valoración; lo segundo, expresa, reconstruye, crea.

El emprendedorismo como Caballo de Troya en la educación

12 agosto 2019

Cómo la agenda privatizadora gana terreno en el campo educativo en la Argentina

por Myriam Feldfeber y Miguel Duhalde/Educadores (*)

El problema es que nosotros tenemos que educar a los niños y niñas del sistema educativo argentino para que hagan dos cosas: O sean los que crean esos empleos, que les aportan al mundo esos empleos, generan, que crean empleos… crear Marcos Galperin (fundador de Mercado Libre) (se escuchan risas) o crear argentinos que sean capaces de vivir en la incertidumbre y disfrutarla.

El ex Ministro de Educación y Deportes Esteban Bullrich dijo esta frase en el panel “La construcción del capital humano para el futuro” en el Foro de Inversiones y Negocios, más conocido como Mini Davos, que tuvo lugar en el Centro Cultural Kirchner en septiembre de 2016.

Tanto la frase como el contexto en el que fue dicha son elocuentes respecto del modelo de sociedad que promueve el gobierno y del rol que le asigna a la educación en la búsqueda de la construcción de ese modelo social: la educación debe estar al servicio de las necesidades de las empresas y debe formar a los niños y a las niñas para “ser emprendedores” y asumir la responsabilidad por su futuro.

Si bien el término “emprendedurismo” suele aplicarse a distintos ámbitos de la actividad de los individuos en la sociedad, se trata de una mala traducción del término anglosajón “entrepreneurship”, que se refiere al espíritu emprendedor, en el sentido de iniciar una actividad empresarial. Se trata, en definitiva, de un modelo de sociedad en el que el destino de cada persona depende de la iniciativa individual: cada persona pasa a ser empresario de sí mismo, y los resultados que obtenga a lo largo de su vida serán el resultado de su propio esfuerzo y de su propio mérito.

El modelo de emprendedor que el gobierno tiene en mente y promueve es el de los jóvenes que a fines de los años ’90 y principios de los años 2000 crearon empresas cuyos modelos de negocio se basaban en las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs), y que lograron sobrevivir a la “burbuja de las Punto Com”. Empresarios como Marcos Galperín (Mercado Libre), Roberto Souviron (Despegar), Andy Freire o Santiago Bilinkis (OfficeNet) y otros son mostrados por funcionarios del gobierno en distintos eventos como modelos sociales a emular. Algunos de ellos, además, ocupan cargos públicos o están muy cercanos a las políticas oficiales.

Éxito individual y monetario

En este modelo, el “éxito” se mide en términos puramente individuales y monetarios. Lo que oculta este modelo (aunque lo dejó entrever el entonces ministro Bullrich en sus declaraciones mencionadas al principio) es que unos pocos tendrán “éxito”, crearán empresas con las que podrán ganar mucho dinero, como sucedió con los emprendedores mencionados anteriormente, pero la gran mayoría deberá acostumbrarse a disfrutar de la incertidumbre del empleo del siglo XXI: flexibilización laboral, empleo precario, subempleo y desempleo temporario o permanente.

Por varias razones, la inclusión de la perspectiva del emprendedurismo puede considerarse una tendencia privatizadora de y en el campo educativo que forma parte de la agenda hegemónica global y que, al menos en la Argentina y en parte de la región, ha ganado terreno en los últimos años. Las condiciones de posibilidad de su difusión deben buscarse —al menos en parte— en las transformaciones más amplias que el fenómeno del emprendedurismo viene teniendo a nivel nacional.

En una entrevista concedida al portal de noticias Infobae, la actual secretaria de Innovación y Calidad Educativa del Ministerio de Educación de la Nación (anteriormente directora de Planeamiento Educativo de la CABA), Mercedes Miguel, afirmó: “Los sistemas educativos no están reaccionando a la velocidad del cambio que está sucediendo en las economías globalizadas. (…) Si no cambiamos rápidamente el rumbo de hacia dónde estamos formando nuestros recursos humanos, vamos a tener jóvenes que van a egresar de una escuela secundaria para ingresar a un mercado laboral que no los va a necesitar. Van a ser excluidos de la sociedad”. Sin dudas, no se trata de una mirada novedosa sino que constituye una forma particular de entender la vinculación entre educación y trabajo, desde la perspectiva del empleo que orientó (y orienta) modelos basados en la lógica de las competencias. Sin embargo, lo que sí resulta novedoso (y cada vez más urgente es necesario problematizar) son los modos en que la nueva derecha propone atender esta supuesta distancia: el emprendedurismo educativo.

El neologismo “emprendizaje”, que combina las acciones de emprender y de aprender, se propone generar, tanto en estudiantes como en docentes, la capacidad de “aprender a emprender”, para que se sientan capaces de generar un trabajo por sí mismos. Ya no el Estado, ya no el sector productivo: los jóvenes. “No tienen que estar tan pendientes de ingresar al trabajo que otros generen”, decía la funcionaria en la entrevista citada anteriormente. Los sujetos deben poder desarrollar entonces la capacidad de producir sus propias fuentes de ingresos.

Cultura a promover

En los últimos años, en el país se implementaron varias iniciativas tendientes a promover los valores del emprendedurismo en la educación. En el ámbito de las políticas públicas, este enfoque ha ganado terreno en el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde que Mauricio Macri asumió el cargo de Jefe de Gobierno en 2007, como en el caso del programa “Aprender a emprender” o como eje transversal de la reforma de la escuela secundaria. Pero se trata de incorporar el emprendedurismo, no sólo como un contenido específico, sino como un valor central de una nueva cultura que se busca promover.

La formación de jóvenes emprendedores tiene, entre sus objetivos principales, la formación de subjetividades y la socialización en concepciones económicas, políticas y sociales orientadas a la “generación de riqueza” y a la aceptación de su distribución cada vez más desigual. En esta perspectiva, los principios de la economía organizan los modos de pensar la sociedad.

Estas iniciativas muestran la disputa abierta por el sentido que adquiere la educación pública y las propuestas actuales de reforma de la secundaria (Secundaria 2030, Secundaria del Futuro, etc.) en el escenario actual. Y, más aún, está la disputa por la definición del conocimiento y los saberes considerados relevantes en cada momento histórico. La determinación respecto a qué deben saber los estudiantes, cuál es el rol de los docentes en estos procesos, qué tipo de vinculaciones guarda la escuela secundaria con el sector productivo y el papel del Estado como garante del derecho a la educación de los jóvenes, es una de las disputas centrales de nuestro tiempo.

(*) Feldfeber es directora del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación (UBA) y Duhalde es secretario de Educación de Ctera y de Cultura de Amsafé.

Estas reflexiones se basan en la Investigación “Tendencias privatizadoras de y en la educación argentina” que se desarrolla en el Instituto de Investigaciones Pedagógicas Marina Vilte de la Ctera.

TIC-TAC-TRIC: COMUNICAR PARA EDUCAR es más que una sopa de siglas

9 agosto 2019

José Antonio Gabelas Barroso: Coordinador, fundador e ideólogo de la plataforma TRICLab. Socio fundador del GICID. Profesor de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Zaragoza. Doctor en Ciencias de la Información.

Entre las TIC y las TAC (Tecnología del Aprendizaje  y el Conocimiento), proponemos las TRIC (‘Tecnologías de la Relación, Información y Comunicación’), donde presentamos un modelo de comunicación para otra educación diferente.

«El aula sin límites» es el título de un reportaje que realizó El País  el 25 de octubre de este año, en el que describe el Salón de Tecnología para la Enseñanza.  . Un titular que expresa muy bien las intenciones de las seis páginas del reportaje: vender tecnología con la innovación educativa como excusa.

«El aula sin límites» es una sencilla hipérbole que refleja lo que ha sido y es la implantación de las TIC en la inmensa mayoría de los programas institucionales, desde los noventa hasta hoy. Programas como Atenea y Mercurio (informática y vídeo), o Escuela 2.0, hasta llegar a  la Arcadia Feliz Digital, del 1:1, un ordenador por niño, convierten la tecnología como principio y fin de la educación.

Pero las evidencias demuestran que las rutas de innovación y renovación en el  patio escolar hoy, las deciden algunos centros educativos desde la visión de proyectos en los que convergen equipos (tanto de alumnos como de profesores), aunque la gran mayoría de los centros o bien repiten de modo clónico las «viejas enseñanzas» con nuevas tecnologías, o continúan con el lastre de hacer lo de siempre aunque parezca que cambian.

Las TRIC sintoniza con estas rutas de exploración, en las que el componente relacional, facilita la conversión de la información, entendida como dato, a conocimiento. Dimensiona la comunicación, y coloca la tecnología como entorno de mediación, donde lo relevante siempre serán el docente y el alumno.

Esa R esencialmente relacional, desarrolla las habilidades sociales y comprende que el aprendizaje y por tanto el conocimiento es más sináptico que nunca. Entiende que el cerebro es nuestro mejor maestro, y que cuando leemos y escribimos estamos conectando de un modo más o menos consciente diferentes áreas, disciplinas, experiencias y buscando un sentido.

Para desarrollar este modelo, TRICLab  tiene una larga trayectoria de acciones y publicaciones.

En el marco del VII Congreso Internacional del CICID, este jueves 9 de noviembre,  se celebra la II Edición de Premios TRIC. El premio a la mejor investigación en el Factor Relacional, al profesor Joan Ferrés i Prats, de la Universidad Pompeu i Fabra. Y el premio a la mejor experiencia en intermetodología, al programaPantallas Sanas , que recogerá el Director General de Salud Pública del Gobierno de Aragón, Francisco Falo.

Desde TRICLab se han establecido tres criterios para la entrega de estos premios. En primer lugar la trayectoria en el tiempo y la calidad de las publicaciones o acciones. En segundo lugar, la pertinencia de este trabajo en la órbita educomunicativa. Y por último, la identificación del trabajo de los premiados con el conjunto de valores e intangibles que presenta el manifiesto TRICLab.

Entendemos que la educación tiene una asignatura pendiente, la comunicación. Y que si parte del tiempo que destinamos a preparar los contenidos (cognitivos), se dedicara a preparar el diseño comunicativo, el aula sería un espacio dialógico y no un monólogo.

Para facilitar esta propuesta hemos diseñado una guía TRIC. Con frecuencia se diferencia la evaluación de la calificación, con mucha frecuencia se habla de la “excelencia” educativa. Nos disculparéis pero no creemos en la excelencia, que es un producto de los tecnócratas y sus despachos, creemos en el trabajo bien hecho del día a día.

Por esto hay que cambiar el modelo de evaluación. Con este manual y guía TRIC proponemos otra comunicación, para otro modelo de educación. Otra comunicación para otra evaluación. Una propuesta clara, sencilla y concreta que permite “medir” y valorar lo que proponen y hacen los profesores, desde los profesores y desde la mirada crítica de los alumnos.

Descarga aquí la guía TRIC, que aunque está diseñada para la primera edición del Máster en Competencias Digitales UNIZAR, es perfectamente aplicable en diferentes entornos educativos y comunicativos, según las áreas y niveles.

Señalamos en «Comunicar para educar, emocionar para aprender (2)»que Freinet organizaba sus clases con asambleas entre sus alumnos,  desarrolló programas de innovación alrededor de la imprenta y la creación de revistas escolares, cuando nadie lo hacía. Supo estimular la pasión de sus alumnos. Este pedagogo francés proponía que “cada educador fuera capaz de sacar de cada alumno aquello que tenía”. Todos sus alumnos fueron el primero en algo. Estableció algunas bases de la escuela colaborativa cuando nadie llegó a pensarlo.

Recuperemos la esencia del diálogo, hoy vestido de lo  «políticamente correcto» y alimentado con mucha posverdad. Recuperemos el modelo  pedagógico de lo dialógico, que concibió Freire, centrado en la reciprocidad (social, cultural, legal) para una sociedad mejor.

«Nadie educa a nadie —nadie se educa a sí mismo—, los hombres se educan entre sí con la mediación del mundo».

Freire nos recuerda esta paradoja que nos invita a explorar el laberinto de la educación que comunica porque diseña estrategias en las que:

La emoción mueve la razón y, por tanto,

el aprendizaje