Posts Tagged ‘educación nacional’

NOS FALTAN REFERENTES EDUCATIVOS

2 febrero 2012

1. El esfuerzo que se viene desplegando para iniciar el nuevo año escolar, sin duda es poco conocido y menos reconocido. El trabajo cotidiano, invisible, la toma de decisiones, el asumir responsabilidades, solucionar problemas sin publicidad y otras formas de gobernar, contribuyen a la no valoración de esfuerzos que realizan profesionales que representan al gobierno en el sector.

Es penoso escuchar y leer en diarios opiniones de “denuncias” sobre omisión de decisiones oportunas, que un ex vice ministro de educación, cual censor cuestiona, ¿Por qué esa reacción? ¿Por qué ese proceder? No se entiende sobre todo en una persona que desempeñó un alto cargo en el sector educación y hoy es miembro del Consejo Nacional de Educación y que bien sabe lo que es gobernar y debe saber lo que es sindéresis.

El compromiso con nuestra educación no pasa sólo por señalar lo que se hace mal o tardíamente, sino dar pistas alternativas, poniéndose en la piel de quien tiene en este momento el poder de decidir. Hacer política utilizando la educación como medio es recurrir a formas y modos de antaño. Lo serio y profesional si uno está identificado con la educación, es apuntalar para que el proceso discurra de manera lógica en la consecución de los objetivos manifestados y expuestos ante el Congreso, el Acuerdo Nacional y el Consejo Nacional de Educación. ¿Hubo entonces alguna advertencia; pedido de aclaración?

2. En el país no contamos con un referente trascendente en el campo educativo. Emilio Barrantes, Walter Peñaloza, Luis Jaime Cisneros entre las más renombradas pérdidas de este siglo han dejado un espacio difícil de llenar. Eran de una generación que se fue agostando y no vieron surgir otros de su talla y nivel. Sin duda requeríamos un cambio generacional urgente, pero el tiempo nos ganó. No previmos el cambio, no fuimos solícitos en cultivarlo. ¿Quiénes nos quedan como referentes en educación?

Sin duda las tendencias educativas hoy se nutren de especialidades y van relegando lo pedagógico y con ello la filosofía educativa. Vemos cómo el referente educativo hoy se viste de otros enfoques –que sin duda lo enriquecen- que van educando al alumno no para el desarrollo de un país sino para atender la demanda de un mercado, antes que desarrollar las cualidades personales. Las experiencias hoy se miden a partir de resultados y ¿quién mide el desarrollo personal del niño, del joven?

La sociedad se queja y mucho, de la aparición de los maltratos que se da en la escuela, pero pocos hacen referencia a los prototipos que se tienen en la familia, en la sociedad. Casos tan simples como no botar un papel o una cáscara de fruta en la calle, se ha vuelto parte de la cultura, parte del día a día y se acepta como parte del entorno. Nadie denuncia la forma cómo se vende alcohol a los jóvenes sabiendo que eso es trasgredir la ley. El enfoque que se da a estas transgresiones es moral antes que educativo. Sin duda es responsabilidad de la educación en sentido lato en la familia, en la sociedad, en la escuela. Pero ¿se asume esa responsabilidad?

La educación de hoy indudablemente no es comparable con los procesos y experiencias que se viven y que nos muestran prototipos a seguir. ¿No hemos sido creadores de un estilo de educar? ¿No fueron Encinas y Portugal Catacora los que empezaron a darnos las pautas de una forma de educar en el Perú? ¿No fue Emilio Barrantes, que narra cómo fue su experiencia de iniciación en la docencia con sus niños de cuarto de primaria en un pueblito de Junín, siendo él de Cajamarca? ¿No fue Walter Peñaloza quien con un conjunto de pedagogos, psicólogos, sociólogos y antropólogos crearon lo que fue el Pedagógico Nacional de Varones y luego la Universidad Enrique Guzmán y Valle – La Cantuta? Y por nombrar un educador desaparecido hace unos años – Constantino Carvallo- quien diseñó y dirigió una manera alternativa de institución educativa “Los Reyes Rojos” y otros educadores cuyos nombres se ignoran en la capital, pero son renombrados referentes en sus lugares de desempeño docente.

Todos ellos han ido dejando huella, por la cual debería desarrollarse la educación peruana con los ajustes que las tendencias recomiendan hacerse.

3. Hace falta, y cuánto, profesionales sensibles y analistas verdaderos que piensen el Perú como lo hicieron los antes mencionados y de la talla de Basadre. La reserva moral del Perú debe ser el referente para contar con una masa crítica que lejos de las veleidades del poder, analice los temas y problemas nacionales y sugiera líneas de trabajo a desarrollar como soluciones que permitan acortar brechas. Es insoportable escuchar a quienes se creen censores de otros peruanos y en lugar de aportar, azuzan la confrontación. ¿Cuándo llegaremos a la mayoría de edad en política? ¿Cuándo dejaremos de recurrir a la alharaca para hacer sentir nuestra inconformidad y reclamar nuestros derechos?

Falta mucho para construir ciudadanía en nuestro país. Y no es sólo obligación del sector educación y sus directivas sino responsabilidad de todos quienes conformamos esta sociedad. Termino con lo que Pedro Gerardo Rodríguez (Investigador del Centro de Estudios Educativos. México) escribió “Esta parece ser la hora de la democracia, de la sociedad civil, de la ciudadanía y de la diversidad cultural. Consecuentemente, también parece ser la hora de que en la escuela se formen ciudadanos conscientes, informados, tolerantes y participativos. Parece ser la hora de la educación cívica, de la formación en valores y de la promoción de los derechos humanos.” (EDUCACIÓN CIUDADANA: LOS LÍMITES Y RETOS DE LA ESCUELA. http://www.bibliojuridica.org/libros/3/1166/23.pdf).
La educación cívica debe convertirse en plataforma para que los alumnos y maestros hablen y escuchen, lean y escriban acerca de la vida pública, dice Rodríguez. Sin tanto escalofrío ni remilgos de quienes en su tiempo fueron espectadores y no actores.

Como anillo al dedo, pero es importante que además de instituciones exista una masa crítica en educación que crezca y consolide más allá de los apetitos de figuretismo de quienes son los censores de hogaño. (28.01.12)

CUIDADO CON LAS TURBULENCIAS EDUCATIVAS

11 julio 2011

Días de chismes, de insinuaciones, de mensajes cifrados, de búsqueda de contactos, de miembros representativos de Gana Perú y otras formas de entrar en la licitación para estar en la lista de Ministros… días de bruma y turbulencias políticas en el sector educación.

Se tejen muchas conjeturas en esta coyuntura política, pero nadie sabe de la agenda que se desarrollará cuando se ejerza el gobierno. ¿Qué prioridades se han establecido? ¿Quiénes forman el núcleo de referencia de Gana Perú en educación? ¿Se escogerán figuras ya conocidas en este campo, sin tener en cuenta su conocimiento de la educación nacional? No siempre quien es el más aguerrido en el lenguaje es buen gestor, conductor de un sector donde se trabaja. Por ello el equipo que conduzca la educación nacional no debería estar compuesto por una suma de personalidades, sino por un grupo multidisciplinario de profesionales que tenga una filosofía de lo que es el Perú y qué queremos como país.

Es bueno recordar que desde hace mucho tiempo se cuenta con un acuerdo marco, el Acuerdo Nacional que es el conjunto de políticas de Estado elaboradas y aprobadas sobre la base del diálogo y del consenso, luego de un proceso de talleres y consultas a nivel nacional, con el fin de definir un rumbo para el desarrollo sostenible del país y afirmar su gobernabilidad democrática. En su Política de Estado SEGUNDO OBJETIVO: EQUIDAD Y JUSTICIA SOCIAL el punto 12 enuncia “Acceso universal a una educación pública gratuita y de calidad y promoción y defensa de la cultura y del deporte”.

Para evitar turbulencias que lleven a interrupciones del proceso educativo que se desarrolló en el quinquenio y en lo que va del presente año, sería importante un proceso de evaluación de lo realizado y a la luz del Acuerdo Nacional y del proyecto Educativo Nacional, se diseñe una estrategia para su aplicación a partir del 2012. Estos ajustes permitirán realizar en el tiempo aquello que tanto se demanda: calidad, equidad, competitividad.

Sin embargo sería bueno que se rescate y refunde la escuela pública en este marco. Existen los marcos de política, los instrumentos para empezar a desarrollar una nueva cultura de gestión educativa. No puede seguir existiendo la dependencia del Ministerio de Educación si existen las Direcciones Regionales que puede empezar a utilizar parte de su autonomía. Lo protagónico en educación no son las directivas que tienen su curso definido sino el espíritu con que se desarrolla la vida escolar en las instituciones educativas a partir de su PEI, enmarcado en el PER y éste a su vez en el PEN. Es necesario pensar y delegar en los directivos y docentes de las instituciones educativas la planificación del año escolar. El Ministerio debería dedicarse a preparar el desarrollo de capacidades del personal de la DRE y de las UGEL y no inmiscuirse en el proceso y responsabilidad de cada región.

El tutelaje del Ministerio de Educación debe cesar. El Ministerio debe recuperar su rango de ser la institución de la educación nacional que se preocupa de cumplir con el Acuerdo Nacional y aplicar el Proyecto Educativo Nacional (PEN). Su función de acuerdo a la Ley de Educación deberá consistir en “… definir, dirigir y articular la política de educación, cultura, recreación y deporte, en concordancia con la política general del Estado.” (Ley General de Educación Art. 79).

Pero para cumplir con esta finalidad debe redefinir su organización para poder realizar sus funciones de manera coherente con la política de Estado y teniendo como marco el Acuerdo Nacional, la Ley de Educación Art. 80 y el Proyecto Educativo Nacional. La actual estructura organizativa del sector es obsoleta, se ha incrementado el personal y se ha aumentado instalaciones, sin hacer los ajustes que se requiere. La dinámica administrativa requiere una revisión en sus flujos y tiempos con la introducción de un sistema interconectado con las dependencias que se requieran. ¿Existe un estudio y un diseño que permita un servicio eficaz y eficiente? ¿Se ha pensado en este diseño para el nuevo local del Ministerio de Educación? Si el Teatro Nacional deberá contar con tecnología especializada de punta tanto más cuando el servicio educativo será a nivel nacional y debería estar interconectado.

En este escenario es necesario y conveniente que los docentes formen parte de la política educativa, no como asalariados por contar con un nombramiento o contrato, sino por el derecho que tienen de ejercer su profesión.

De otro lado es necesario hacer una evaluación y auditoría del presupuesto y de las obras que se han construido. De un lado el Colegio Mayor Secundario Presidente de la República, de otro los colegios emblemáticos, algunos de los cuales se han inaugurado sin haber concluido las obras. Si en Lima se ha detectado estas deficiencias, habría que imaginarse lo ocurrido en el interior del país.

Finalmente, es importante que la nueva gestión del Ministerio de Educación permita que el Consejo Nacional de Educación pueda ejercer su finalidad y funcionamiento como un órgano especializado, consultivo y autónomo, que participe en la formulación, concertación, seguimiento y evaluación del PEN, las políticas y planes educativos de mediano y largo plazo, así como las políticas intersectoriales que contribuyen al desarrollo de la educación. Es decir que pueda cumplir de manera interactiva con el sector en los procesos que se vienen desarrollando.

De otro lado la nueva gestión debería convocar a las instituciones no gubernamentales que desarrollan programas educativos singulares pero que responden a las necesidades y requerimientos allí donde el Estado no puede llegar a prestar el servicio educativo.

El tratamiento con el gremio magisterial debería ser atendido de manera especial y no delegarlo a comisiones especiales presididas por funcionarios que no tienen capacidad de decisión. Se sabe que todos los años se presenta un denominado pliego de reclamos ¿por qué no atenderlo con un enfoque de consenso? ¿Por qué no darle un tratamiento acorde con lo que significa esta representación gremial de los docentes? Que no se presenten reiteradamente los reclamos de plazas, de pagos, que una falta de previsión hacen que se presenten de manera crónica como ha sucedido estas semanas en la Región Ayacucho.

La nueva gestión debe rescatar el liderazgo educativo y no responder sólo a las demandas de las agencias y bancos internacionales. Contando con un proyecto educativo nacional marco la dinámica del sector debería cambiar.

Las turbulencias que se plantean a través de los medios, que tratan de enfrentar antes que aportar, que señalan algunos problemas que suceden y que urgen ser atendidos, no debe perturbar el ritmo de del desarrollo de los procesos que se vienen realizando.

Nuestra educación nacional merece una mayor atención, equipos de profesionales y no de burócratas que entorpecen la dinámica e interacción que debería tener una institución que rige la política educativa nacional. Los desempeños que se les exige a los docentes, debe exigírseles también a los funcionarios profesionales y políticos que dirijan la educación nacional. Otra visión, otra concepción de lo que es gestión pública, mayor interacción con los actores y no establecimiento de dependencias clientelísticas. Asimismo debería establecerse la rendición de cuentas de las políticas diseñadas y de las aplicadas así como de los resultados alcanzados.

En suma no se trata de hablar de una “revolución educativa” identificada con tecnología y cemento y fierro, sino cómo se les exige a los docentes en ejercicio demostrando que una manera de hacer política educativa diferente es posible. Sin duda habrán turbulencias de diverso tipo e intereses, pero cuando se tiene los objetivos y las metas claras, se podrá demostrar que el cambio es posible, que la calidad en educación no es una quimera, que los docentes son los profesionales a quienes deben formárseles adecuadamente y que el aprendizaje de los alumnos desencadena talentos y procesos que enriquecen la ciudadanía, la vida democrática. Todo ello nos hará ser más equitativos, más solidarios y estaremos en el camino para la reducción de las brechas de inequidad que son el lastre de todo desarrollo.

El camino será largo y la cuesta pesada con las medidas insensatas que se dan con un pie en el estribo del carro que llevará al gobierno de salida. Se acaba de aprobar por el Congreso una propuesta de ley del Poder Ejecutivo que introduce cambios en el nombramiento de los directores regionales de educación y de las unidades de gestión educativa local, para que éstas sean cubiertas por profesionales debidamente evaluados y seleccionados. ¿Por qué recién se toma esta medida? ¿A quién favorece? Muy orondos los funcionarios de salida dirán que a la calidad de la educación y hacen mutis por otros cambios más importantes demandados. ¿Puede mejorarse una ley recortando derechos a los gobiernos regionales que tenían la potestad de designar a su equipo de gobierno, entre ellos al Director Regional de Educación? ¿Y dónde quedan las denuncias que existen contra las UGELES? Sin duda, como siempre el gobierno aprista no da puntada sin nudo, así lo hizo en su gobierno anterior y cree que se puede seguir manteniendo el doble discurso de siempre. Nueva turbulencia que habrá que tener en cuenta, se ha maquinado en pleno festejo del centenario del descubrimiento de Machu Picchu y dejando de lado otras leyes importantes como la Ley de Consulta y observando la ley aprobada por el Congreso que proponía una moratoria de diez años para el ingreso de semillas transgénicas al país. Los poderosos lobbies pro transgénicos que operan en el país se han impuesto. ¿Quiénes estuvieron detrás de esa Ley –no promulgada aún- que dice corregir la Ley de Carrera Pública Magisterial? (09.07.11)

JOSE MARÍA ARGUEDAS: 100 años

21 enero 2011

Arguedas es el escritor de los encuentros y desencuentros de todas las razas, de todas las lenguas y de todas las patrias del Perú. Pero no es un testigo pasivo, no se limita a fotografiar y a describir, toma partido.”, (Gustavo Gutiérrez, Entre las Calandrias)

Sin duda estas palabras de nuestro teólogo, resumen lo que ha sido y es José María Arguedas para el Perú. Este 18 de enero se conmemora el centenario de su nacimiento en Adahuaylas, Apurimac. Muy temprano, a los 3 años perdió a su madre. Su padre, juez, se casó con una terrateniente adinerada, quien decidió cuando no estaba el padre –pues viajaba por razón de su función- que el niño viviera con los sirvientes.

“Voy a hacerles una confesión un poco curiosa: Yo soy hechura de mi madrastra. Mi madre murió cuando yo tenía dos años y medio. Mi padre se casó en segundas nupcias con una mujer que tenía tres hijos: yo era el menor y como era pequeño me dejó en casa de mi madrastra, que era dueña de la mitad del pueblo; tenía mucha servidumbre indígena y el tradicional menosprecio e ignorancia de lo que era un indio, y como a mí me tenía tanto desprecio y tanto rencor como a los indios, decidió que yo había de vivir con ellos en la cocina, comer y dormir allí. Mi cama fue una batea de ésas en que se amasa harina para hacer pan, todos las conocemos. Sobre unos pellejos, y con una frazada un poco sucia, pero bien abrigadora, pasaba las noches conversando y viviendo tan bien que si mi madrastra lo hubiera sabido me habría llevado a su lado, donde sí me hubiera atormentado.” (Testimonio y lectura. José María Arguedas. PRIMER ENCUENTRO DE NARRADORES PERUANOS. Lima, -abril 1986. Instituto Nacional de Cultura.)

Sin duda una vida desde temprano transida de exigencias y aprendizajes desde la tierra misma y desde su entorno y desde el amor de los indios que lo educaban a su manera. Riqueza que José María fue valorando y asimilando. San Juan de Lucanas, Arequipa, Cusco, Abancay, Chalhuanca, Puquio (“una formidable comunidad de indios…), Coracora, Yauyos, Pampas, Huancayo y otros pueblitos de comunidades andinas, Ica y su experiencia de educación en un Colegio diferente y donde destacó con las mejores notas; Lima, la ciudad capital, en donde enriqueció sus conocimientos, pero donde supo reencontrar a “su gente”, aquella de los andes, con su idioma, música, sus cantos, sus fiestas. Fue maestro de secundaria y también maestro universitario.

El antropólogo RodrIgo Montoya nos dice que “Lo que importa es la obra que dejó, su ejemplo, su huella. Es suficiente leer sus textos y tener una visión aproximada de la coherencia entre lo que decía y hacía, y también, por supuesto, sus contradicciones. Además de su obra literaria como novelista, cuentista y poeta, fueron importantes para el país sus libros de antropología y sus artículos periodísticos. Desgarrado por el conflicto que separa a unos peruanos de otros, no sólo en la esfera económica sino, principalmente, en el mundo de las culturas, vivió, sintió, sufrió y disfrutó el país.(Huellas de Arguedas en 40 años. En La Primera, Lima, 26.12.10)

El mensaje de José María es para todos los peruanos. Nacido desde las honduras de su ser y pensando –tal vez en quechua por la ternura de sus palabras- lo llevó hasta el mundo académico y allí no fue comprendido. Las distintas circunstancias de narrador, poeta, antropólogo, viajero, ensayista y profesor forjan un mismo mensaje: el de reivindicar la cultura india – quechua y buscar como mestizo que era, alguna articulación entre dos mundos enfrentados en nuestro país, el mundo de origen hispano- criollo y el de origen indígena.

Arguedas es un escritor entre dos culturas, dos tradiciones que están muy presentes en su obra -a veces integradas y a veces en una confrontación dramática-. ¿Por qué tanta mezquindad desde el mundo oficial con él para reconocer su aporte? Comprender a Arguedas es un ejercicio permanente para entender al otro. Pasar del discurso a la acción; de la palabra a la decisión. Haber tenido un compatriota de ese talento y no tener presente su aporte a la cultura nacional y al mundo académico es de mistis o señores, como a él le gustaba denominar.

Algunas ideas pedagógicas de Arguedas quedan en sus artículos en especial en el que tituló ”Algunas observaciones sobre el niño indio actual y los factores que modelan su conducta”(Consejo Nacional de Menores. Lima, 1966,pp.18) . “El medio en el cual el niño indígena crece y se forma ahora, ha cambiado en relación con el que lo rodeaba hace unos treinta o cuarenta años… El niño ha nacido en una comunidad de indios actual, recibe la influencia de algunos factores recién aparecidos en su medio, pero estos son por entero distintos y no simple modificación lenta y gradual…El niño que nace y crece en un mundo en que la vida humana está relacionada y depende de la vida consciente de las montañas, de las piedras, de los insectos, ríos, lagos y manantiales, se forma considerando el mundo y su propia existencia de una manera absolutamente diferente que el niño de una ciudad, en que sólo el ser humano está animado por un espíritu. Cuando yo tenía unos siete años de edad encontré en el camino seco, sobre un cerro, una pequeñísima planta de maíz que había brotado por causa de alguna humedad pasajera o circunstancial del suelo o porque alguien arrojó agua sobre un grano caído por casualidad. La planta estaba casi moribunda. Me arrodillé ante ella; le hablé un buen rato con gran ternura, bajé toda la montaña, unos cuatro kilómetros, y llevé agua en mi sombrero de fieltro desde el río. Llené el pequeño pozo que había construido alrededor de la planta y dancé un rato de alegría. Ví como el agua se hundía en la tierra y vivificaba a esa tiernísima planta. Me fui seguro de haber salvado a un amigo, de haber ganado la gratitud de las grandes montañas, del río y los arbustos secos que renacerían en Febrero. Un pariente mío, en cuya casa habitaba, pero con cuyos indios de verdad vivía, se mofó de la hazaña cuando se la conté. Yo me quedé estupefacto y herido. Ese hombre, que no parecía sentir respeto por la vida del maíz, podría ser un demonio. Quien ofenda al maíz despierta el resentimiento de la madre del maíz, o del trigo, si de éste se trata. Entonces la madre se irá a otros pueblos lejanos y el maíz o el trigo no volverán a germinar en la tierra hasta que la ofensa fuera reparada.”

La sencillez para reflexionar sobre las cosas simples, cotidianas, infantiles desde sus conocimientos profesionales, enriquece más el aporte de Arguedas. Llama la atención del mundo mágico de la cultura andina y a la vez va dando cuenta de los cambios que se viene dando desde la modernidad. Esto lo registra así: “La educación escolar y la experiencia de las ciudades de Ica, Nasca y Lima han cambiado radicalmente el concepto sobre el mundo y las relaciones sociales entre las generaciones últimas. Esos jóvenes de las comunidades, en que la movilidad espacial y la especialización han sido de alto grado, se ha vuelto escéptico en cuanto se refiere a las creencias religiosas; se han quedado sin ellas y han sustituido la fe religiosa por otros incentivos de tipo social y político. Los niños de esta comunidad que era muy tradicionalmente india hasta hace unos treinta años, reciben, ahora, esta doble influencia contradictoria, especialmente cuando han llegado a la edad escolar…” (”ALGUNAS OBSERVACIONES.. (Consejo Nacional de Menores. Lima, 1966,pp.18) .

El significado de su visión del niño andino es un alcance importante a tener en cuenta en medio de la lluvia de ofertas educativas para “civilizar” a los indios. Sin duda una queja por la constatación de que la cultura se vaya perdiendo por la presencia y exposición a los cambios que se viene dando y al proceso de migración del campo a la ciudad. Bueno fuera que nuestro sistema educativo reparase en lo que Arguedas plantea.

De otro lado expresa que “La conducta del niño indio está también condicionada por la situación que ocupa en la sociedad y por la clase de trabajo a que se dedican sus padres. Una de las primeras preocupaciones de Arguedas, tanto en lo literario como en lo educativo, fue legitimar el status del quechua. Su dilema consistía en cómo hacer de sus actores, que hablaban y pensaban en quechua, personajes en castellano. Superó esta contradicción creando un “nuevo idioma”, de préstamos y concesiones; donde el quechua y el castellano no se excluyeron. A ello recurrió, sobre todo, cuando fue necesario potenciar y contextuar meridianamente la acción de sus protagonistas.”

Sin duda su preocupación estaba centrada en el manejo que el quechua reportaba a los indios monolingües, el menosprecio de los mistis y criollos. Manifiesta así que “Estamos asistiendo aquí a la agonía del castellano como espíritu y como idioma puro e intocado. Lo observo y lo siento todos los días en mi clase de castellano del Colegio Mateo Pumacahua. Mis alumnos mestizos en cuya alma lo indio es dominio, fuerzan el castellano y en la morfología íntima de ese castellano que hablan y escriben en su sintaxis destrozada reconozco el genio del quechua.”

Su preocupación para hacer que sus alumnos aprendan el castellano lo llevó a “… ofrecer cinco horas semanales de clases extraordinarias de castellano y en seis meses alcanzaron a corregir sus defectos más graves; las explicaciones las hacía en quechua para corregir cada error y el medio principal de la enseñanza fue el ejercicio intenso de la elocución y de la lectura; esto es el castellano bárbaro que hablaban fue paulatinamente domesticándose hasta que los alumnos de Sicuani lograron tener cierto dominio en la expresión castellana”.

En relación con el juego, lo lúdico como se denomina hoy, decía Arguedas: “…el niño indio juega casi invariablemente a manera de entretenimiento para realizar bien sus ocupaciones de adulto. Podríamos hablar de un tipo de juego funcional y no de recreación pura. Juega imitando las faenas que realizan los mayores: ara, arrea “animales” -que pueden estar representados por piedras o insectos- y los encierra en “corrales” tosca y primorosamente construidos de guijarros o trozos de barro seco; “construye” casas, acueductos, hornos, molinos.”

Poniendo de manifiesto la creatividad y no la simple imitación, el niño indio se “entrenaba” para asumir retos mayores. Así cuenta que “… un niño menor que yo, que tenía entonces 13 años me tomó de “ayudante”, y en varios días, abrimos un acueducto que bajaba desde una acequia de la huerta de la hacienda, por la ladera, salvando “quebradas” y “ríos”, por puentes hechos de teja o de hojas de maguey; construimos una caída de agua, bien canalizada y el molino de piedra. El pequeño fabricó la bóveda, luego, la piedra solera y la voladora del molino, hizo la rueda y su eje, hasta el dado sobre el cual se apoyaría el eje; fijó las piedras exactamente como un molino verdadero. Soltó el agua, seguimos la corriente hasta que llegó al canal de “fuerza”, se precipitó y golpeó las cucharas de la ruedas, bajo la bóveda, salpicó agua y el molino dio vueltas muy rápidas entre las paredes de la “fábrica”. Contemplé el juguete asombrado y con un regocijo que colmaba el mundo y lo contagiaba. Don Manuel María, el viejo patrón, que no me estimaba porque me consideraba un “ocioso imaginativo” descubrió el molino en la tarde del mismo día en que lo habíamos inaugurado, destruyó los delicados acueductos, la caída de agua, la piedra solera y la voladora, la bóveda de cuyo interior las cucharas de la rueda lanzaban chorritos de agua, los derrumbó con los pies, machucando todo con los tacos y la planta de los zapatos, no sin antes haber contemplado sonriente e irónico este “curioso adefesio”. Yo quedé herido para siempre contra ese viejo avaro; el niño indígena corrió hasta el pie de un gran árbol de chirimoya, se acurrucó allí e hizo cuanto le era posible por parecer que no existía. Yo estaba llorando a torrentes cuando el viejo demonio se fue. El niño ni siquiera volvió la cabeza para mirarme. Corrió delante del patrón, cuando éste se dirigió hacia la puerta de la gran huerta, y desapareció. No quiso volver después a la casa hacienda; se escondía de mí. A los pocos días concluyó el turno del trabajo del padre, que era siervo de la hacienda y se fue con él. Me pareció que no sufría sino que estaba sumamente atemorizado”.

Luego del relato hace la siguiente reflexión: “Los juegos del niño de las comunidades muy aisladas y monolingües constituyen no sólo un medio de entrenamiento biológico sino social y práctico. Son parte de la educación, puesto que todo el proceso de ella es irregular, aún cuando concurra a la escuela, porque la escuela oficial prepara para otra clase de vida que la habrá de llevar en su medio social nativo.”

La reflexión de Arguedas a partir de este relato breve alcanza temas para meditar cuando expresa que “…la tradición está cambiando en este aspecto de la vida en las comunidades actuales. El claustro de la casta ha empezado a ser quebrantado, especialmente en las comunidades con tierras suficientes. En ellas, los indios jóvenes se convierten en un nuevo tipo de mestizos, a los que la antropología denomina cholos. No se han desarraigado del todo de su cultura nativa ni han aprendido lo suficiente de la cultura urbana moderna de tipo occidental. Pero construyen escuelas febrilmente, tratan de aprender a leer y hablar castellano. Como en el caso, tan someramente analizado, de las creencias religiosas y mágicas, el niño indio participa de los juegos “escolares” (corros, “mundo”, fútbol, etc.) y practicando los antiguos. Se prepara para adaptarse a un medio en que el conflicto entre lo nativo y lo “moderno” se irá haciendo cada vez más agudo. No podemos prever todavía bien, pues no hemos estudiado suficientemente ni siquiera la propia cultura peruana actual, cómo se desencadenará en conflicto ni en qué dirección. Pero es inevitable el conflicto, la insurgencia de la gran masa indígena se ha iniciado, se ha puesto en marcha. Pensamos que será para bien del país, para enriquecer su capital humano. El niño indio es quien más padece el conflicto; y las contrapuestas fuerzas que ahora lo sacuden, quizá puedan dar lugar a la formación de un hombre cargado de tremenda energía para la creación y la renovación.”

Este fue el José María Arguedas a quien reconocemos como un maestro y académico entregado a una realidad nacional y sus gentes. Así como hemos trascrito las líneas anteriores, existen otros escritos en donde su testimonio de docente queda manifiesto por su coherencia entre su pensamiento, sentimiento y acción. Uno de los aportes que no se resalta mucho es aquel referido a su contribución la política educativa y dentro de ella al proyecto educativo indigenista. Este proyecto desarrollado a fines de la década de 1930 fue impulsado por José Antonio Encinas, Luis E. Valcárcel y al que también aportó Arguedas. El proyecto reconocía virtudes inherentes a la cultura indígena que debían preservarse: el colectivismo agrario y en el campo pedagógico la conveniencia de alfabetizar en el propio idioma autóctono y de adaptar las estrategias educativas a las características y necesidades de la población andina rural. Su interés por lo educativo venía de la vivencia que tuvo cuando ejerció la profesión docente y que en un artículo de 1944 criticó de manera dura lo que llamaba como “método de la imposición” en la educación. Propone lo que llamó “el método cultural” como sustitución a los que se utilizaba en las escuelas rurales de entonces. Este método recomendaba alfabetizar en la propia lengua vernacular, para lo cual debería dotarse al quechua de un alfabeto. De esta manera aprenderían a leer más rápido y con mayor eficacia no sólo los indios sino que afirmarían su personalidad cultural.

Carlos Contreras en su documento de trabajo (Maestros, mistis y campesinos en el Perú rural del siglo XX. Biblioteca virtual de Ciencias Sociales. WWW. cholonautas.edu.peolonautas) apunta que “Los autores del proyecto educativo indigenista compartían la convicción de la absoluta importancia de la alfabetización Arguedas la consideraba “un don”, que “iluminaba espiritualmente” y “dignificaba” a quien lo poseía. En este sentido advierto que el calificativo de “indigenista” no obedece a que este proyecto en su diseño se hallara atado a un rechazo de la cultura hispana u occidental, Arguedas, por ejemplo, afirmaba en estos años cuarenta: “que el castellano es un idioma mucho más perfecto que su lengua aborigen”; no pretendía la sustitución del idioma nacional por el autóctono.”

Describe Arguedas como lo consigna Contreras que el desempeño de los maestros cuando enseñaban tenía su singularidad: “Tras un largo, penoso y agobiante esfuerzo los maestros de escuelas logran enseñar al indio el alfabeto español y consiguen que lea un centenar de palabras españolas –y hasta es posible que logren que el alumno indio alcance a leer algunos libros escolares. Cuando el escolar indígena ha aprendido el mecanismo de la lectura, el maestro le explica un poco las Ciencias Naturales y le enseña las cuatro operaciones aritméticas fundamentales. Cuando estas explicaciones se hacen parte en kechua y parte en castellano como es práctica de todos los maestros de la sierra, los alumnos indios logran comprender parte de lo que el profesor les explica, y a lo largo de este proceso consiguen asimismo ampliar un poco su vocabulario castellano. Egresa – el alumno indio de la escuela elemental, vuelve a su medio, pretende leer un periódico, un libro, un texto cualquier, y no logra jamás sentir ningún interés por la lectura, porque desconoce el 80% de las palabras que lee, las pronuncia sin entender su significado, y como no llega nunca al contenido de lo que lee, porque en verdad no lee sino que sólo interpreta alfabéticamente una serie de palabras extrañas para él, pierde definitivamente toda ilusión, todo gusto por la lectura, e ingresa nuevamente en la inmensa y casi inalterable multitud de indios analfabetos, en el mundo de los “ciegos” (ñausa) como ellos denominan con terrible amargura a los que no saben leer.” (Maestros, mistis y campesinos en el Perú rural del siglo XX. Biblioteca virtual de Ciencias Sociales. WWW. cholonautas.edu.peolonautas)

El tema del profesorado es abordado por Arguedas cuando dice: “Una mitad de los profesores que tuvo [refiriéndose a él mismo, en tercera persona] llegaban a la clase con veinte minutos de retraso, diez minutos empleaban en pasar lista, y el resto bostezaban o dictaban algún curso antiguo que los alumnos teníamos que copiar durante todo el año. La otra mitad de los profesores explicaban todas las cuestiones de sus cursos que el Plan oficial indicaba, se ceñían al plan con fidelidad militar.” (Maestros, mistis y campesinos en el Perú rural del siglo XX. Biblioteca virtual de Ciencias Sociales. WWW. cholonautas.edu.peolonautas)

En el año 1945 se vincula Arguedas con Encinas y Valcárcel en el Consejo Nacional de Educación. Hubo la circunstancia de que Encinas como diputado presidía la comisión de educación y Valcárcel fue nombrado ministro. El proyecto indigenista fue puesto en marcha atacando varios frentes: la alfabetización en quechua a la población indígena y el mejoramiento del salario de los maestros para que de esta manera recuperasen su jerarquía social en la sociedad rural; ampliar la gratuidad y obligatoriedad de la enseñanza en los tres primeros años de Secundaria. Además en cada hacienda o establecimiento privados donde existiesen treinta o más niños en edad escolar era obligatorio contar con una escuela pagada por el propietario. Así nacieron las llamadas escuelas fiscalizadas.

En cuanto a la organización/gestión de la educación indígena ésta tenía un tratamiento especial a partir de los Núcleos Educativos comunales (NEC). Debía en tener una escuela central. Alrededor de ella se agrupaban entre quince y veinte escuelas “seccionales”. La escuela central controlaba la marcha de las “seccionales” mediante inspecciones periódicas. En cuanto a los profesores se requería que debían ser quechuahablantes, de manera especial en la escuela central.

Esta experiencia vale la pena estudiarse para aprender de sus fundamentos y también de sus debilidades. Sin duda un campo no tan profundizado desde lo educativo. La experiencia duró muy poco, se agotó muy pronto, hacia 1950 cuando se constata que la alfabetización en quechua no logró los resultados esperados. Empezó a ser cuestionada.

Arguedas percibió en 1966 cuál es el impacto cultural que en el seno de una población secularmente marginada, o librada del influjo de la cultura occidental moderna, tuvo esa nueva colonización de la instrucción, que vino en pocas décadas a imponer el idioma castellano y una concepción del mundo apegada al historicismo cristiano.

También advirtió que habría un desenlace de un temible “conflicto entre lo nativo y lo moderno” en la población indígena, sin poder todavía prever “como se desencadenará el conflicto ni en qué dirección.

La obra y el pensamiento de Arguedas y su relación con la educación peruana, espera aún estudios especializados desde la política educativa de la época, de las corrientes en boga, articulados a modelos de desarrollo y procesos políticos hegemónicos que se fueron dando. Arguedas según los críticos dedicados a su obra han resaltado su originalidad como narrador y coinciden en que ésta nace, en parte, de la forma cómo el escritor peruano analizó desde adentro el mundo andino. Un universo que en no pocas ocasiones aparece articulado a través de dualidades que atañen tanto a aspectos individuales como sociales: blanco / indio, español / quechua, mundo de la niñez / mundo adulto, nación peruana / capitalismo, costa / sierra, el bien / el mal, etc. Sin embargo, su obra significa algo más, y esa significación creemos que viene determinada por una serie de singularidades que van más allá de su obra literaria, pero que sin duda inciden en ella: la fusión entre su vida y su obra, su formación literaria, la inclusión de la antropología y la etnología en sus ficciones, la búsqueda de un lenguaje singular y cómo cada uno de estos aspectos contribuyen a a la creación de un universo narrativo único. (SINGULARIDADES DE JOSÉ MARÍA ARGUEDAS COMO ESCRITOR. CARMEN ALEMANY BAY Universidad de Alicante-España. América sin nombre, nos 13-14)

Juan Larco (Editor-Fundador de la Revista QUEHACER, Lima –Perú), escribió en el Prólogo del libro Recopilación de textos sobre José María Arguedas. Centro de Investigaciones Literarias Casa de Las Américas – Cuba 1976: “Lejos estamos ya de la problemática del indigenismo, y lejos también del viejo dualismo. Ahora bien; si el proceso, la trayectoria que describe la obra de Arguedas, serían inexplicables sin su conocimiento del indio, su amor entrañable por él, y su confianza ilimitada en su fuerza, en sus aptitudes, en la vitalidad de su cultura, tampoco podrían explicarse sin los cambios ocurridos en el país desde el primer tercio de siglo hasta nuestros días… El Perú no ha cesado de «occidentalizarse», pero al propio tiempo se ha «indigenizado» hasta un punto que habría causado asombro a los hombres de comienzos de siglo. La costa –ese asiento tradicional de la población blanca y criolla- ha penetrado en la sierra. Pero ésta, a su vez,ha penetrado y penetra hondamente en aquélla. Sólo en la capital, Lima, más de la tercera parte de su población procede hoy de la sierra. Así el proceso de «mestización» se profundizaba y extendía, modificando la fisonomía de la sociedad peruana, aunque librado a su propia espontaneidad no podía suprimir de raíz viejos males que la aquejaban.

La obra de Arguedas signa, pues, toda una época, y no sólo una corriente en la literatura. Rastreando en ella, se reconoce el proceso de una conciencia y de una realidad, y proyecta hacia el futuro la imagen de una sociedad reconciliada consigo misma, que vislumbra por fin su verdadero rostro, su verdadera identidad. De ahí su inocultable trascendencia.”

El hecho de que este gobierno de Alan García haya realizado un mezquino gesto de no reconocer a José María Arguedas, un peruano que hizo desde las entrañas del país la construcción de un discurso renovado sobre nuestra cultura, dice mucho de lo que las clases dirigentes “europeizadas” o “neoliberales” quieren para el Perú. Prefieren la rentabilidad política a la consolidación de nuestra identidad nacional.

Este año no será llamado Centenario del nacimiento de José María Arguedas como todos los peruanos lo queremos, sino “Año del Centenario de Machu Picchu para el mundo”. Sin embargo más de un gobierno regional ha decidido denominarlo como corresponde y estamos con ellos por ser un deber de reconocimiento a quien aportó y sigue aportando a nuestra cultura nacional. (15.01.11)

UNA AGENDA PENDIENTE EN EDUCACIÓN: ¿Qué hemos avanzado?

2 abril 2010

Queremos traer a reflexión y recordar en esta oportunidad que la primera década del 2000 ha estado signada en educación por documentos de la UNESCO /OREALC que están allí en armarios, bibliotecas, centros de documentación y son unos referentes más, no asumidos sino como remedo de lo que es nuestra política educativa nacional. En la región se ha producido conocimiento educativo que debería servir como marco para el diseño de políticas educativas en nuestro país. Pero como expertos en descubrir el agua tibia dejamos de lado experiencias y nos aislamos de manera autista frente a algunos logros alcanzados.

Hemos sido más complacientes y acogedores a temáticas de coyuntura, aparejadas de unas cartas de intención conocidas por unos cuantos y sigilosamente firmadas. Estas cartas promovían un modelo económico que a su vez daba el marco de las políticas sociales sin reparar en la realidad y lo que se venía avanzando.

No es el momento de recordar los cambios educativos que fueron dándose desde la mitad del siglo pasado hasta nuestros días. Sin embargo tenemos dos hitos de los cuales nos podemos enorgullecer y presentar algunos resultados: la Reforma Educativa de 1970 (a pesar de ser promovida por un gobierno militar, pero pensada, debatida y diseñada por un equipo de profesionales ilustres que dieron ejemplo de lo que es trabajar interdisciplinariamente teniendo como objetivo la educación nacional) y el Proyecto Educativo Nacional (promovido, diseñado y en desarrollo con mucho esfuerzo por la sociedad civil y sus instituciones).

Al término del primer decenio del siglo XXI y casi ad portas de nuevas elecciones presidenciales es bueno que remontemos la coyuntura y pensemos lo educativo como una nueva utopía pedagógica que permita dar el salto a una sociedad realmente participativa, democrática (en el justo sentido de la palabra), inclusiva, descentralizada que valore su identidad. Esto permitirá –consideramos- que se haga realidad una nueva generación de sujetos, ciudadanos, que sean fruto de la educación recibida.

Los tiempos demandan valorar lo realizado y no caer sólo en lo homogéneo propio de la modernidad sino abrirse y recuperar y valorar lo diverso que está más en sintonía con el ser peruano.

Todo ello invita a revisar los documentos elaborados, recomendaciones alcanzadas en eventos donde el estado peruano se ha comprometido, pero llegado a la realidad fue ganado por la coyuntura y el interés del gobierno de turno, renunciando a los intereses superiores que implica la educación de un país. Pensemos una década atrás y las ofertas educativas de los Planes de Gobierno de los partidos políticos. Hoy no resisten una evaluación profesional seria y menos mostrar resultados que hayan contribuido a una educación de calidad y menos a formar ciudadanos. Todo ha sido llevado a la simpleza de un eslogan, reduciendo el contenido y los valores.

Pensamos que como referencia se podrían revisar las Recomendaciones sobre Políticas Educativas al Inicio del Siglo XXI (PROMEDLAC VII- Cochabamba 5-7 marzo 2,001). Documento que fue denominado Declaración de Cochabamba donde se realiza un balance de los logros obtenidos y los incumplimientos de los objetivos del llamado Proyecto Principal de Educación. A partir de ello se elaboran y aprueban las recomendaciones sobre políticas educativas del inicio del Siglo XXI. Consta de IX ejes que agrupan las 54 Recomendaciones. (El documento completo en:
http://www.ocimed.gob.pe/documentos_obs/compro_marco/cochabamba.pdf)

Tomando como título los ejes del documento haremos una reflexión somera de lo que se ha hecho en el país en torno a este compromiso asumido. Sin duda el espacio es corto, pero debe tomarse como una información síntesis que invite a la reflexión de los docentes, a los funcionarios y a quienes desde la política intenten realizar cambios sustantivos en la maltratada educación nacional.

I. Los nuevos sentidos de la educación en un mundo globalizado y en permanente cambio.
Sin duda la educación peruana no puede estar a espaldas de una realidad en constante cambio y que implica renovación en las formas de diseñar políticas educativas. Pero ello demanda un liderazgo que se ha perdido y que debe ejercerse convocando a toda la comunidad educativa por encima de las banderías políticas. No se trata de qué partido lo hizo posible sino qué ideas y qué decisiones se tomaron para mejorar la educación nacional. La historia de nuestra educación está sembrada de redentores cuya voz se apaga conforme se mimetiza con la política partidaria y no con la política de estado en educación. Por ello es triste ver que el liderazgo en el período actual lo tiene el Presidente de la República antes que el Ministro de Educación. ¿Por qué? Porque estamos uncidos a una manera tradicional de hacer política, en donde valen más los votos y aclamaciones que poner los cimientos de una buena educación para la gran mayoría del país. Basta analizar los últimos discursos presidenciales en inauguraciones que tienen un sonsonte de formar la elite política del país, sin tener claro cuáles son los objetivos que persigue esa formación de líderes. Otras ideas parecidas que podrían hacer ver que estamos “viviendo” en un mundo globalizado y en permanente cambio, pero la realidad es otra cuando la inequidad y la discriminación son el común denominador en el interior del país.

II. Aprendizajes de calidad y atención a la diversidad: ejes prioritarios de las políticas educativas.
Muchas cosas que contiene este parágrafo se han realizado y en ese sentido podría decirse se ha avanzado, en otras se ha retrocedido o simplemente no han sido tomadas en cuenta. Por ejemplo cómo del currículo consensuado elaborado con docentes en el 2005, se pasó a un currículo elaborado sólo por especialistas… ¿Qué sucedió? Nadie lo explica coherentemente. Pero sí se impone el nuevo currículo 2009 sin la capacitación necesaria y si el alcance a todas las instituciones del país. ¿En qué consiste promover aprendizajes de calidad si las autoridades responsables se creen por sí y ante sí dueños de la verdad? ¿Y qué decir del fortalecimiento de la institución escolar? ¿Acaso no se han saltado todas las vallas al sacar de la manga, primero El Colegio Mayor Secundario y después los Colegios Emblemáticos? Se ha instalado oficialmente la exclusión y la discriminación en el sistema educativo por obra y gracia de una persona –el Presidente de la República- que tiene ansiedad por el reconocimiento y la perdurabilidad de su nombre. Si su primer período es recordado por la debacle económica en que dejó al país, ahora será recordado por el cemento y ladrillo para instituciones educativas que requerían mejoras, pero no en el porcentaje que aumenta la discriminación educativa si vemos otros locales a nivel nacional y cerca a pocos kilómetros del centro de Lima, que no tienen servicios higiénicos, que no tienen vidrios en las ventanas, que el eternit del techo (material insalubre) está roto, que las puertas son inseguras, etc. En este sentido ¿cómo se presta especial atención a los aspectos afectivos y emocionales por su influencia en el proceso de aprendizaje a niños y jóvenes en general y sobre todo a los que viven en situaciones extremas? Es necesario apoyar a los estudiantes, valorarlos, creer en ellos y estimular sus capacidades. Estos aspectos redundarán en su motivación y autoestima, y reforzarán positivamente su proceso de aprendizaje. Poco se ha transitado por este camino que es uno de los principales para el desarrollo personal de los que serán los futuros ciudadanos.

III- Fortalecimiento y resignificación del papel de los docentes.
Se muestra con regocijo oficial lo realizado por los docentes. ¿Pero a qué precio? El enfoque de la política para con el magisterio ha sido la denigración de su tendencia política, antípoda de la del partido del gobierno. Esta causa la perdió el partido del gobierno en los años 70 del siglo pasado y desde entonces, por la manera cómo se manipuló a los docentes y en rechazo las prácticas políticas de entonces, el magisterio optó por formar otro tipo de organización, no por niveles educativos sino considerando al magisterio como un solo cuerpo agremiado.

No digamos que la actual agremiación se comporta democráticamente, pero una causa superior como es la educación nacional no puede ser manipulada señalando que el enemigo principal de la educación es el partido político al que pertenece la dirigencia del Sindicato.

Lejos de estos líos políticos de cúpulas y de consignas que pretenden abarcarlo todo con malas artes (festinación de plazas de trabajo, con el aparato burocrático de los llamados concursos; con pruebas diseñadas y aplicadas por instituciones que no conocen la formación, el quehacer y el desempeño docente; la asignación de contratos tardía y lo último el permitir que cualquier profesional puede ser docente y se les libera de estar colegiados, y otras denuncias que nunca son aceptadas y menos respondidas), poco se ha hecho por el fortalecimiento y resignificación del magisterio.

¿Qué estrategia puede mostrar la actual administración? La aplicación de la Carrera Pública Magisterial se ha realizado por presión antes que por convicción. Los problemas señalados por analistas de la educación, no son tomados en cuenta, por el contrario son ignorados.

El Estado sigue en deuda con el magisterio nacional. No habrá reconciliación mientras siga la política altanera del trato diferenciado a los docentes del partido y aquellos que pertenecen al sindicato. Tampoco cuando se dejan de lado promesas e ilusiones que crecieron en los primeros docentes que tuvieron los primeros puestos (se les dio una laptop y se creó con ellos un consejo consultivo sobre educación, pues ellos vivían el día a día de la educación del país). Una foto para el recuerdo, una visita al Presidente, una palmada en el hombro y el olvido.

IV- Los procesos de gestión al servicio de los aprendizajes y de la participación.
.¿Qué podemos mostrar como resultados? Tal vez mucha publicidad sobre lo realizado, pero poco de resultados para replicar. ¿Qué tanto se ha realizado modificaciones en la formación docente? ¿El currículo de formación ha sido enriquecido como los cambios lo demandan y la producción del conocimiento lo exige? ¿Por qué los desfases?

¿Qué se puede mostrar en el campo de evaluación sobre el proceso de descentralización y desconcentración educativa? ¿Cuáles son los avances y las insuficiencias? ¿Tiene el Ministerio una política de gestión de los procesos que tiene que ver con los aprendizajes y la participación? ¿Existe realmente autonomía pedagógica en las instituciones educativas? ¿qué ocurre con las más alejadas y pobres? ¿Se han dado capacitaciones a los directores para ejercer el cargo o simplemente se les envía vía las UGEL las Normas del Año para que las cumplan bajo responsabilidad?

Podríamos seguir preguntando y las respuestas serán insatisfactorias, pues no se ha dado un cambio fundamental en la concepción de la gestión educativa. Todo sigue igual: centralizado. Para dar a conocer una nueva directiva es necesario que los funcionarios responsables viajen a la capital para recibir un discurso y explicación de normas que se han decidido sin consultar a quienes las deben aplicar…

¿Se han trabajado en renovados acuerdos y consensos? Lo dudamos porque algo que ha distinguido a esta gestión es su rechazo a toda medida democrática. ¿Sienten los padres de familia, los docentes, las instituciones de la sociedad que son parte del Foro Ecuación para Todos? ¿Lo conocen? ¿Los proyectos educativos de la institución educativa son renovados y son tenidos en cuenta por docentes y padres de familia? La ley de educación obliga, pero en la práctica es un referente que es olvidado permanentemente porque las propias directivas educativas nacionales ignoran lo que es participación, lo que es consulta, lo que es consenso.

V. Ampliación y diversificación de las oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida.
Medidas desarticuladas, de coyuntura, que no responden a un modelo educativo coherente y a decisiones centrales, en un pueblo que demanda más oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida. La escuela pública está ausente en este nivel. Lo que sí han proliferado son instituciones particulares que con certificación oficial ofertan primaria y secundaria en semanas, meses o asistiendo a clases los fines de semana. Si esto ocurre en la capital debemos imaginar lo que ocurre en el interior del país.

La atención a la primera infancia es un campo en el que debe trabajarse más desde la escuela pública incrementando la inversión social en los sectores de la población más vulnerable. Estrategias de política educativa para este segmento de la población es necesario no sólo darlas sino renovarlas acogiendo experiencias de instituciones como las ONGs, gobiernos locales, comunidades e involucrarlas en este proceso educativo fundamental.

La oferta educativa para la juventud debe abrirse para lograr el más amplio acceso a este nivel, y la permanencia a las nuevas demandas de las personas y la sociedad. ¿Qué tenemos en este segmento? Muy poco a pesar de que el discurso oficial se habla de ello, que se hace poco. ¿Pero dónde se hace? ¿Con qué criterios se eligen las instituciones educativas? ¿Por antigüedad? ¿Por ubicación estratégica de su población? ¿Pensando en el rédito político?

VI- Medios y tecnologías para la transformación de la educación.
Sin duda es el campo donde se ha avanzado, pero nadie da razón sobre lo que ocurrió con el proyecto Huascarán, por ejemplo, y los esfuerzos realizados. Una experiencia poco valorada porque fue del gobierno anterior y se reemplazó por la publicitada OLPCE una laptop por niño, tan publicitada. Pero ¿qué se ha realizado de manera coherente tanto en lo técnico como en contenidos? ¿Cuántas laptop se han comprado, repartido y a dónde?

De otro lado se cuenta con un contingente de docentes capacitados que deben concursar para poder ocupar una plaza especializada. Pareciera que en este rubro existe una tendencia al personalismo presidencial de querer poner el sello efímero de su paso por el gobierno antes que por su contribución al mejoramiento de la educación nacional.

Falta mucho por avanzar en este campo. No se trata de comprar y comprar computadoras sin que previamente no se tenga un inventario de las instituciones educativas si todas ellas tienen los requerimientos técnicos necesarios para que se puedan operar las computadoras. Muchas denuncias se han dado, pero nadie las escucha: se han repartido computadoras para instituciones educativas que no contaban con conexión eléctrica y si la tenían no les alcanzaba el presupuesto institucional para el pago correspondiente. En otras zonas muy agrestes de la sierra y selva se ha provisto de paneles pero ¿quién paga el mantenimiento? ¿quién paga el cambio de paneles y el técnico que lo opere? ¿Tienen las Direcciones Regionales los técnicos y el presupuesto necesario?

Tal vez el programa en que se ha insistido mucho ha sido aquel que estimula la lectura, sin embargo sería necesario revisar la dotación de libros y bibliotecas escolar que deben promover la lectura como una estimulación del gusto y el placer por la lectura e incorporar tiempos concretos dentro de la jornada escolar..

En este campo falta mucho por hacer, muchas promesas que cumplir para todo el país y no sólo para Lima. ¿Qué ocurrirá con las escuelas unidocentes?

VII- Financiamiento para lograr aprendizajes de calidad para todos.
En este aspecto hay mucho por hacer. La educación ha sido y es dependiente de los préstamos que vía carta de intención vienen en paquete y se ciñen a las recomendaciones de sus especialistas que cual visitadores coloniales, vienen no a ver resultados sino la aplicación de sus recomendaciones y exigencia. No la adecuación del gasto y menos su impacto. Poca información pública al respecto y muchos silencios. ¿Cuánto cuesta el traslado del Presidente y su séquito para inaugura una institución educativa y repartir útiles, materiales y buzos? ¿No podría acaso hacer la misma entrega quien preside en la Región la Dirección de Educación? ¿Esto no merece una rendición de cuentas?

VIII- Sistemas de información para el mejoramiento de las políticas y prácticas educativas.
Es lamentable la poca dedicación e inversión que se hace desde el Ministerio de Educación sobre el rubro de información, evaluación, innovaciones, estadísticas e indicadores. No se trata de elaborar registros, cuadros sólo para especialistas y entendidos sino difundirlos de manera pedagógica para que la comunidad los pueda entender y comprender.

Elaborar pedagógicamente documentos para la comunidad educativa toda y no sólo para especialistas. Los padres de familia no deben acudir a la institución educativa sólo para recibir los informes del rendimiento de nuestros hijos sino para involucrarnos en el proceso educativo por que la educación es un derecho humano.

¿Por qué no se publica la información recogida en las supervisiones educativas que se ha realizado y es compartida por los docentes y padres de familia? ¿Por qué se deben enterar en discursos oficiales de la realidad? ¿Por qué se maltrata a los docentes del bajo rendimiento de sus alumnos, si la capacitación no se ajusta a la solución de los problemas que ellos enfrentan en su desempeño profesional? Se anuncia que muchos participantes docentes acuden a una capacitación obligatoria y no se escucha sus opiniones y comentarios sobre lo poco idónea que es ¿Por qué? ¿Quién acredita a las Universidades que las proporcionan?

En política educativa en lo que va del actual régimen no se ha expuesto un discurso educativo marco. Tampoco se rinde cuentas, se conoce todo por reuniones muy temprano desde el Palacio de Gobierno. ¿Por qué?. ¿Cómo surge el diseño de la política educativa? ¿De los planes de gobierno de los partidos políticos? Los hechos dicen lo contrario

IX Cooperación internacional.
Es penoso reconocer que a pesar de contar con una Oficina de Cooperación Técnica Internacional, ésta depende de una política educativa demasiado doméstica, sin perspectivas. La Cooperación Internacional no es una “caja chica” del Ministerio de Educación, tiene su propio perfil y objetivos en un marco mayor, sin embargo de un tiempo a esta parte la presencia de la Cooperación Técnica Internacional ha ido disminuyendo ¿por qué? Nadie lo explica de quién fue la decisión.

A manera de conclusión
A muchos les parecerá unos temas, conceptos conocidos, lugares ya orillados. Sin embargo, ¿qué porcentaje de la gran cantidad de docentes nacionales conocen estas recomendaciones resumidas en los ejes enunciados? Algunas las han encontrado en las propuestas del Ministerio de Educación, o en los discursos o conferencias, pero ¿alguien ha tenido la paciencia de invertir un poco de tiempo para explicarlas?

La mirada a una nueva educación implica una permanente interpelación sobre el campo problemático de la educación para poder tomar como modelo algunas experiencias innovadoras. No se trata de ser innovadores siempre, sino valorar qué tanto la innovación profundiza en los problemas y en las respuestas que da a la realidad y los resultados que se pueden evidenciar.

Estudios existen, lo que no existe es una política que piense desde el país y sus demandas lo que debe ser la educación nacional. El aporte de muchos peruanos e instituciones que desarrollan proyectos y recogen experiencias están allí, pero pensar políticamente la educación con mentalidad rentista políticamente no permite convocarlas y menos valorarlas. Se les considera competencia cuando deben ser complemento, enriquecimiento, ejemplo de interacción.

El tiempo es propicio, ahora que se preparan nuevos equipos en los partidos políticos, para que no inventen el agua tibia ni se presenten como renovadores ni creativos. Deben nutrirse de lo ya elaborado en estudios e investigaciones tanto a nivel de región como del propio país. Nadie ha hecho una estadística de las investigaciones educativas realizadas; nadie tiene un registro de experiencias educativas, por región. La historia de la educación peruana está constituida por promesas incumplidas y surge como un reto permanente. Rescatemos a la educación y pensémosla desde el concepto social original y que no se siga atribuyéndole sólo el valor comercial. ¿Será posible? (27.03.1

En política educativa nacional: otro enfoque es posible

26 agosto 2009

Duele apreciar, cómo es tratada nuestra educación nacional, cuando demanda poner mayor celo en principal que en lo accesorio; en lo fundamental que en fuegos artificiales para las graderías. Es que llegamos al cuarto año del actual gobierno aprista y lo que nos presentan en avisos pagados –si no nadie se entera- es que se ha hecho algo por la educación del país.

La educación nacional requiere de una política diferente a la que hoy se desarrolla y que según las cifras y realizaciones que publicita ese aviso parece que se hiciera mucho y si las cosas van mal, la culpa la tiene el sindicato. Al parecer todo lo que diseñan o realizan, está bien y no tienen que darle cuenta a nadie. Soberbia le llaman unos, autosuficiencia otros, a los más no les importa porque es más de lo mismo y a los maestros, simplemente, con tanta agitación de pruebas, concursos, simulacros, denuncias, “ni les va, ni les viene”. Y sí debería importarles, pues son los principales involucrados en hacer realidad la educación nacional en sus distintos niveles.

Frente a esto, ¿qué recibimos como información los usuarios del sistema educativo? Además de las notas de prensa que son replicadas por los diarios, sólo anuncios desde Palacio de Gobierno, en donde quien expone es el Presidente de la República que debe saber tanto de educación como el común de las gentes de hidráulica o robótica. ¿Y el Ministerio de Educación y su Ministro? Silencio. Sólo ha aparecido para advertir, amenazar, a los docentes que no cumplan y en asocio con las Asociaciones de Padres de Familia –APAFAS- sancionar a quienes “delincan”.

Ni una invitación a escuchar y debatir sobre política educativa, sobre la descentralización educativa, sobre la participación de la sociedad en educación y no sólo los padres de familial. Sin duda, es mucho riesgo exponerse cuando no se tienen los argumentos consistentes, cuando no se pueden mostrar resultados después de tres años de gobierno.

El aviso de la referencia dice “Sabía usted que… en tres años de gobierno”
• La pobreza bajó 48% a 36% (4% en el 2006, 5% en el 2007 y 4% el 2008)
• Se ha capacitado a más de 115,000 profesores en 33 universidades y en 36 institutos superiores pedagógicos.
• Se ha alfabetizado a 1 millón de peruanos mayores.
• Que se han invertido 560 millones de soles para el mantenimiento preventivo de 193, 059 aulas correspondiente a 42, 030 instituciones educativas.
• Se ha dado la nueva Ley de Carrera Pública Magisterial (sic, sin negritas)
EL PERÚ AVANZA (“LA REPÚBLICA. 09.08.09)

¿Cuál es el mensaje que se desprende de este listado de realizaciones en educación mezclado cual “ensalada rusa” con otros sectores si el famoso discurso de la calidad no es tenido en cuenta en las dimensiones que los tiempos actuales exigen? ¿Es que debe reducirse la política educativa sólo a inversión? Existen muchas omisiones que por rubor (¿tendrán?), vergüenza, o impudicia no se dice nada. ¿Por qué no se pone que se vendió el local del Ministerio de Educación y a la fecha no se conoce nada sobre su nuevo local tan prometido, ocultan que existen problemas como el uso del terreno que no pueden ser construidos edificios en dicha área elegida? ¿Hasta cuándo seguirán los funcionarios y empleados del Ministerio “dispersos” en cuatro sedes (si así se las puede llamar), mientras el Ministro y sus funcionarios sí tienen un confortable despacho? ¿Puede trabajarse bien y exigirse calidad cuando quienes deciden sobre temas importantes en educación están trabajando en sótanos o en casonas de la ciudad de la primera época del siglo pasado?

¿Por qué no se dice cuántas Laptop se han comprado y a cuántos niños sirven? ¿Quién evalúa estas iniciativas salidas de la manga del prestidigitador de palacio de gobierno?

¿Por qué no podemos saber cuántos textos oficiales han sido repartidos y si los vienen usando los profesores?

¿Por qué no se habla de la evaluación del DCN (Diseño Curricular Nacional) que a dos años de implementarse ya se hicieron ajustes? ¿Qué se hace con el currículo anterior? ¿Técnicamente puede “voltearse la página” de un currículo vigente y modificarlo? César Coll y Elena Martín expresaban sobre el tema: “Las reformas y cambios curriculares continúan siendo uno de los temas que más interés suscitan en el mundo educativo. Académicos, profesionales de la educación y responsables políticos y técnicos que desarrollan su actividad en instancias y organismo nacionales e internacionales siguen dedicando mucho tiempo y esfuerzo a analizar y valorar las formas y los procedimientos más adecuados para definir y hacer realidad las intenciones educativas en el entorno escolar. Y es que hay ciertos debates que permanecen abiertos. Determinados aspectos del currículum siguen poniendo de manifiesto la tensión entre planteamiento y enfoques no coincidentes” (COLL, César y Martín, Elena. VIGENCIA DEL DEBATE CURRICULAR. Aprendizajes básicos, competencias y estándares.. PRELAC. UNESCO-OREALC. Santiago, mayo 2006). Extraña que un tema central no haya tenido una convocatoria amplia para su seguimiento, debate y recomendaciones, cuando a menos de cuatro años de vigencia se han hecho cambos. ¿Cuáles? ¿Existen informes de seguimiento? Ningún juicio cualitativo de algo tan importante, excepto que se han repartido tantos ejemplares a nivel nacional, ¿para qué? La llamada capacitación a los profesores sobr el nuevo currículo ha sido suficiente?

Otra gran omisión es lo referido a la educación técnica. ¿No se tiene nada que mostrar, excepto que se ha hecho poco y se puede ver cómo la inversión privada reconvierte a sus instituciones particulares de formación de jóvenes? ¿Y lo público?

Ni una referencia a que en este período el Presidente reconoció el Proyecto Educativo Nacional (PEN) e hizo promesas. Todos recordamos las palabras del Ministro en el Colegio Melitón Carvajal. ¿Cómo llamar a esta omisión?

Sobre el tema de la pobreza, al igual que con otras cifras del gobierno, existe confusión, falta de comunicación de una institución a otra. ¿No existe alguien en el Estado que garantice la calidad de la información? El presidente expresa una cifra en su discurso anual, el Ministro de Economía otra en un reciente artículo publicado en un diario. ¿Cuál es la verdadera? ¿A quién creerle? La pobreza la palpamos diariamente en la escuela pública por el alto grado de desnutrición de los alumnos, se compran cosas baratas para “hinchar el estómago”, nada nutritivo y en casa cuando retorna el niño, una tasa de té sin azúcar, papas, arroz, en el mejor de los casos unas patitas de pollo o gallina. ¿Y así se quiere llegar a cumplir con las semanas de clase en cada nivel?

Se dice que se ha capacitado al 34.8 % del profesorado, ¿y el resto? ¿Quién garantiza la calidad del desarrollo de los cursos de las 33 universidades y de los 36 institutos pedagógicos? ¿Cuántos fueron públicas y cuántos privados? ¿Cuántos institutos públicos y cuántos privados participaron? Cifras, cifras y más cifras, sin fuentes que puedan consultarse y analizarse.
En alfabetización el aviso dice que se han alfabetizado a un millón de adultos. ¿En qué quedamos? ¿Por qué el Informe de medio término dice una cifra que no concuerda con la del mensaje presidencial y tampoco con la del aviso? En estos días, en el diario oficial encontramos un artículo que se titulaba: Trabajo con población iletrada es verificable (EL PERUANO, 10.08.09). Se decía “Material se encuentra a disposición de cualquier ciudadano, precisa Minedu. Resultados se pueden comprobar en pueblos donde se aplicó programa” Además se afirma que “En materia de Alfabetización, el Ministerio de Educación tiene uno de los archivos más completos y modernos del mundo, pues en él registra en forma detallada y minuciosa el número de personas atendidas y alfabetizadas desde el año 2007 hasta la fecha.” Y el propio Director Técnico expresaba “Nuestro archivo registra, nombre por nombre, a las personas que fueron alfabetizadas. También tenemos los exámenes, el número de DNI y las direcciones de cada uno de ellos en más de cuatro millones de folios, que están disponibles para cualquier ciudadano”. “Las cifras que se manejan, respecto a los resultados del PRONAMA, están sustentadas con documentos y se puede ir hasta los pueblos de origen de los alfabetizados para corroborarlos”. Hemos tenido la paciencia de visitar el portal y lo que antes se ubicaba fácilmente como el Informe Externo de la consultoría, hoy ha desaparecido. No existe un link que nos lleve a las cifras que se dice tienen, ni dan referencia dónde encontrarlas. (EL PERUANO. Lima, 10de agosto de 2009) ¿Qué ha sucedido? ¿Fue atacado por hackers?
Sobre la inversión en infraestructura habría que confrontar cifras y tener el presupuesto desagregado para cotejarlo. Con relación a la zona afectada por el sismo del 2007 ¿cuántas instituciones educativas fueron atendidas en Ica, Huancavelica, Chincha, Pisco, Cañete y Yauyos? ¿La cantidad de 115 millones de soles que el Ministerio de Educación ha realizado en la reconstrucción de la infraestructura educativa de Ica, es suficiente? ¿Cuántas obras han sido entregadas? Los informes por televisión y las crónicas periodísticas dicen bien poco de lo que se ha hecho. Si esto ocurre en un área de 300 Km., y si esto sucede en la costa, imaginamos lo que debe suceder en la zona alto andina de Yauyos y Huancavelica, que pertenecen a otras regiones y donde no es fácil llegar.

La Carrera Pública Magisterial fue mencionada porque fue dada la Ley, pero no se dice una letra de qué se hizo y qué dificultades existen sin solución. ¿Por qué de 20,000 plazas previstas, sólo se presentaron 11 mil docentes? ¿Qué pasó? En un artículo se hace la siguiente reflexión al respecto “El Gobierno dio una batalla descomunal para evaluar a los maestros —que ganó— y luego otra igual de ciclópea para aprobar la ley de carrera magisterial —que ganó también—, pero parece que se cansó porque se olvidó de dar la batalla para implementar la ley. Entonces la está perdiendo. Este año se abrieron 20 mil plazas —debieron ser 60 mil, para recuperar las 30 mil del año pasado— y el Sutep logró convencer a los maestros que no se presenten, pese a que los sueldos son mucho más altos. Apenas postularon 11 mil. Si ingresaran —digamos— 5 mil, esto significaría que, a ese ritmo —5 mil en dos años— nos demoraremos ¡120 años! para que todos los maestros ingresen a la carrera magisterial. (EL COMERCIO. Lima, 14 de agosto de 2009-08-14/ RINCÓN DEL AUTOR Sin cultura de metas Por: Jaime de Althaus Guarderas). Sin comentarios, pese al triunfalismo y al anuncio de un vice ministro que los docentes que ingresen ganarán más.
Esta revisión de algunos temas educativos tan publicitados y que hablan de manera elegante del vaso de agua medio lleno y medio vacío, trata de evidenciar lo falso que es el mensaje con el que se quiere convencer a la población que se viene avanzando en este sector tan importante, que nos atrevemos nuevamente a presentarnos a la prueba de PISA. Y no se dice nada de lo que se piensa hacer en Educación Superior y en lugar de dar a conocer los acuerdos de Paris, nos ha regalado un presente griego que es la Ley 29394 denominada. Ley de Institutos y Escuelas de Educación Superior que “… regula la creación y el funcionamiento de institutos y escuelas de educación superior, públicos o privados, conducidos por personas naturales o jurídicas, que forman parte de la etapa de educación suprior del sistema educativo nacional, de acuerdo con lo establecido en la Ley General de Educación” (Art. 1º). Esta Ley que no ha sido muy publicitada ha sido promulgada por el Congreso de la República y no por la Presidencia. ¿Por qué? Al final de la misma encontramos la hebra que podría llevar al ovillo: POR TANTO: Habiendo sido reconsiderada la Ley por el Congreso de la República, aceptándose las observaciones formuladas por el señor Presidente de la República, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 108 de la Constitución Política del Perú, ordeno que se publique y cumpla. Lima a los treintiún días del mes de julio de dos mil nueve. Luis Alva Castro- Presidente del Congreso de la República y Miguel Urtecho Medina Segundo Vicepresidente del Congreso) Nos gustaría conocer las observaciones de la presidencia de la República. Lo interesante es que nadie haya opinado aún sobre esta Ley que sin duda sorprende. Ni una palabra del Ministro ni de sus viceministros que han estado muy atareados con la gripe porcina (elegante AH1N1), lavándose las manos en cuanto caño aparecía y preocupados por las denuncias de la poca atención a las escuelas afectadas por el sismo de hace dos años. ¿Qué implicancia tiene esta Ley para los institutos de formación docente Públicos? Veremos cómo funciona la escopeta de dos cañones.
Nos hubiera gustado que el Ministro de Educación hiciese una especie de presentación de su trabajo de tres años. Pero es pedir peras al olmo. Tenemos vergüenza ajena y hasta envidia al leer que este sábado 15 de agosto el Ministerio de Educación de Colombia hará una rendición de cuentas. Dice la nota colombiana “El Gobierno Nacional, en su ejercicio de informar a los colombianos sobre los logros y avances del país, realizará este 15 y 16 de agosto, la rendición de cuentas correspondiente al período 2008 – 2009, la cual se llevará a cabo en el estudio 5 de Radio Televisión Nacional de Colombia –RTVC-, ubicado en la carrera 45 #26 – 33. La Ministra de Educación, Cecilia María Vélez, presentará los logros y avances en el período 2008-2009, entre las 11:00 a.m. y 12:00 del día. Luego de la intervención de la Ministra, los colombianos podrán hacerle comentarios o preguntas a través de video conferencia. Por este motivo, el Ministerio de Educación Nacional invita a docentes, estudiantes, padres de familia, secretarios de educación, directivos, y en general a todo el sector educativo del país, a participar en esta rendición de cuentas a través de la imagen televisiva del canal institucional que transmitirá desde las 9:00 de la mañana y que además se podrá seguir por la señal de streaming que estará disponible en la página Web del Ministerio de Educación. Igualmente, estarán habilitados sistemas de video conferencia en las 32 sedes regionales del Sena, para que toda la comunidad pueda hacer preguntas o comentarios. Para ver el listado de las sedes y su ubicación, descargue el archivo adjunto. Además, los colombianos pueden participar y formular preguntas a través del correo electrónico. (Portal Ministerio de Educación Nacional, 12.08.09) El día de hoy reiteran la invitación.
A veces las comparaciones son odiosas, pero el momento demanda mucho atrevimiento ante la indiferencia total del responsable del sector. Un libro de Foro Educativo titulado La educación en los tiempos del APRA- Balance 2006 -2009, hace un recuento muy interesante de lo que significa hacer política educativa por el partido del gobierno. Se atreven a realizar grandes anuncios, a apropiarse de iniciativas forjadas en mesas de trabajo y consenso, para cambiar el fondo de la propuesta, de iniciativas para las galerías, pero en el fondo es más de la mediocridad a que nos tienen acostumbrados. La historia de la educación peruana recogerá estos hechos, los evaluará e identificará a los causantes de este nuevo fracaso. Lamentablemente ya no estarán ahí, pero el daño perdurará y muchos niños y jóvenes serán los sufrientes de sus atropellos y miopía, por el afán de creerse dueños de la verdad e insustituibles.
Para concluir cito un párrafo de un artículo publicado en estos días y que expresa el sentir de muchos de los que nos encontramos comprometidos con la educación nacional. “Tenemos que romper las distintas inercias del quebrado sistema educativo nuestro. ¿Cómo? Si todo sistema está integrado por personas, ¿por qué no inyectamos una nueva masa crítica de personas a tal sistema quebrado? ¿Quiénes? El sistema requiere de un duchazo de frescura para introducir nuevas actitudes y paradigmas. Requiere de múltiples competencias para enfrentar complejos desafíos. Más aun, necesita repensar el “núcleo ejecutor” donde sucede día a día la magia del aprendizaje de todo niño: el aula y la escuela. (Álvaro Henzler. Cuándo y cómo dejaremos de ser como Haití en educación. Art. En El Comercio. Lima, 13 de agosto de 2009). Sólo con este añadido: respetando al docente y no desplazándolo, involucrándose con él, no sintiéndose superior. Si no podría repetirse lo que hoy criticamos. Ya esas brisas las hemos tenido y es abrir la puerta para que cualquiera pueda ser educador y eso es más de lo mismo dentro del esquema de la educación que responde al modelo neoliberal. Esto no es excluir, sino respetar espacios, conocimiento, profesión. Somos concientes que nadie educa a nadie, pero también que nadie se educa solo. Termino con una reflexión de un docente español que refiriéndose a Paulo Freire escribió, entre otras líneas lo siguiente: “Contigo aprendí… que existe otro modelo de educación al que tu llamabas educación problematizadora. Y en esta educación, por el contrario, los educandos van desarrollando su poder de captación y de comprensión del mundo que, en sus relaciones con él, se les presenta no ya como una realidad estática sino como una realidad en transformación, en proceso./ Esta educación se fundamenta en la creatividad y estimula la reflexión/ La educación liberadora desmitifica constantemente la realidad./ Considera el diálogo como lo fundamental para el aprendizaje;./Despierta la creatividad. Estimula la reflexión y la acción sobre la realidad. / Refuerza el carácter histórico de los hombres y de las mujeres y los reconoce como seres en proceso, inacabados./ Apuesta por el cambio sin exclusivizarlo./ Se hace revolucionaria./ Presenta las situaciones como problemas a resolver./ Humaniza a los hombres y a las mujeres mediante la búsqueda del ser más en la comunión y la solidaridad….(Andrés Sáenz,4 de abril de 1995, en el tren entre Alicante y Madrid) ¿Verdad que puede ser posible otro enfoque en educación?
(15.08.09)