Posts Tagged ‘magisterio’

UN REGLAMENTO QUE ESCLARECE Y CONCRETA, PERO TAMBIÉN PREOCUPA

11 mayo 2013

1. Se requiere una visión global. Tal vez no caiga bien en el entorno magisterial, pero considero que dar a conocer de manera fragmentada el contenido del Reglamento de la Ley de Reforma Magisterial como los hacen los medios no construye. Todo lo contrario, crea controversias, fruto de un juego que imponen los medios y no el buen saber y entender como es el de los maestros.

Algunos dan su apreciación desde el ángulo en donde se posicionan por razones valederas, sin duda, pero que ayudan poco a construir y concretar el proyecto educativo nacional, en la parte referente a los docentes. Sin duda existen debilidades en el Reglamento, existen vacíos, pero el espíritu en que se ha elaborado es en un marco mayor que demanda la equidad, la inclusión y el posicionamiento del docente como actor principal de desencadenar procesos de aprendizaje en los alumnos y la mejora del sistema educativo nacional.

Podrá etiquetarse la frase anterior de complaciente, sin embargo, responde al hartazgo y reiteración de ver los temas desde una óptica individual y no colectiva. El magisterio es dentro del Estado el grupo más maltratado desde su formación, hasta el ejercicio de la función en el desempeño en el aula. Los juicios emitidos desde la sociedad son desmerecedores para una profesión que no es parecida a las demás sino diferente, pues exige no sólo preparación, conocimiento, sino compromiso, entrega, vocación pues se trata de formar a los futuros ciudadanos del país.

¿Por qué se resaltan sólo los temas de posible disconformidad y no se hace un enfoque global de lo presentado? Una presentación de esta naturaleza le hace el juego a quienes promocionan la ley del mercado, a quienes opinan que la educación no es un derecho sino un servicio, a quienes desde posiciones económicas preferenciales critican a la educación pública y ofertan la educación privada como la opción que garantizará la calidad de la educación.

Considero que ninguno de los docentes de las instituciones educativas públicas optará por migrar a las privadas porque allí la ley laboral se vuelve turbia, la organización sindical no existe, menos la mesa de diálogo. Todo lo contrario. El enfoque y visión es empresarial y como tal todos deben responder verticalmente a la línea de mando, donde el director pasa a ser el gerente y los demás ocupan las instancias jerárquicas dentro del pensamiento empresarial. Se quiere resultados, rendimiento, indicadores de logro que mostrar, etc. ¿Y la persona y su desarrollo? ¿Y los docentes? Contratados muchas veces sin goce vacacional. ¿Y de los sueldos? Etc. ¿Es lo que queremos de la educación en nuestro país?

La ley de Reforma Magisterial y su reglamento demandan una reflexión profesional desde la perspectiva de que somos un país diverso, intercultural, que tiene aún muchas brechas que cerrar para optar por el desarrollo deseado que debemos contribuir a construir y consolidar.

Sabemos de la historia de las leyes del profesorado y de la carrera pública magisterial, cómo se lograron y cómo defraudaron y naufragaron en promesas de quienes se ufanan de ser los autores, pero que en el transcurso de su gestión no fueron capaces de actuar con transparencia de cara al magisterio. Triste sino que no podrán borrarlo, pero está guardado en la memoria magisterial.

2. DS Nº 004-13-ED Reglamento de la Ley de Reforma Magisterial 29944. ¿Los maestros lo han leído completo? Algunos sí, otros sólo lo que los diarios –algunos- publicaron, unos terceros lo ignoran. ¿Podemos opinar que es rechazado o invalidarlo a partir de una crítica interesada, sesgada?

Sin duda existen intereses de los docentes para ubicarse en este reglamento. Eso es válido. Pero no se puede leer el documento por entregas como lo hacen algunos diarios, sino en conjunto para poder interpretar lo que se ha establecido y encontrarle sentido. Una interpretación periodística es diferente a la interpretación de un docente. La mirada es diferente. No se trata de exacerbar intransigencias, sino explicar de manera coherente lo que la ley ha estipulado. El reglamento se ciñe a la ley y depende de ella; por lo tanto es específico, tiene su particularidad.

Por ello el reglamento cuenta con un Índice que consta de Títulos (Seis); Capítulos (XV); Artículos (214); Disposiciones Complementarias Finales (12); Disposiciones Complementarias Finales (10); Disposición Complementaria Derogatoria (1).

Sin duda el corpus específicamente no requiere mayor explicación, aunque pueden darse dudas. Por ello es necesario leerlo en equipo para analizar el contenido, si hubiere preguntas tratar de anotarlas y consultarlas con otros compañeros, en el sindicato. No sacar conclusiones a priori cuando exista complicación en la comprensión. La racionalidad es la que debe presidir el análisis y no el pretexto para quitarle peso a lo expresado.

Por ello es importante enfatizar el estudio y análisis del contenido de las disposiciones complementarias finales, pues ellas son la clave para que el reglamento pueda aplicarse plenamente. Sin duda parece una verdad de Perogrullo, pero no es así. Es recomendable leerlas con detenimiento y tomar en cuenta aquello de los plazos que se consignan. El cumplimiento de los mismos es vital para que el proceso del Reglamento empiece a ser realidad. Su incumplimiento puede entorpecer la aplicación del Reglamento.

En este sentido deberán tener en cuenta:
– Los 120 días calendarios que tiene el MINEDU para definir los cargos de las cuatro áreas del desempeño laboral con la intervención de las direcciones responsables de las diversas modalidades y formas educativas. Los cargos se implementarán de acuerdo a la disponibilidad presupuestal del sector.(Primera).
– En 90 días deberán definirse los ámbitos territoriales considerados como rurales y de frontera, observando las normas legales vigentes (Segunda).
– En 180 días calendarios se deberá aprobar las normas específicas del tratamiento jurídico que regirá a los auxiliares de Educación (Tercera).
– En 60 días se contará con las respectivas resoluciones nominales que ubiquen a los profesores comprendidos en la Ley del Profesorado y la Ley de la Carrera Pública Magisterial en la escala que les corresponda. (Quinta).
– 02 años tendrán los profesores nombrados sin título pedagógico (2ª disposición complementaria transitoria y final de la ley) para obtener y acreditar el título profesional pedagógico. Caso contrario serán retirados del servicio magisterial público (Sexta).
– En los PRONOEI: sólo accederán al cargo de docente coordinador los profesores que hayan ingresado como profesores de aula.(SÉTIMA).
– Profesores de IIEE unidocentes. Se ubican en el cargo de profesor con jornada de 30 horas y asumen además el cargo de director. Por ello recibirán asignación por jornada de trabajo adicional (Octava).
– Los profesores del VRAEM. Recibirán una asignación especial. El monto y los distritos del ámbito del VRAEM se fijan mediante DS (Novena).
– Licencia sin goce de remuneración a profesores en cargos de confianza. Sólo percibirán lo que les corresponde por plaza y cargo en los que han sido designados (Décima).
– Adecuación de cargos anteriores a la ley. En el caso de que el cargo haya dejado de existir el profesor será reubicado como profesor de aula o por horas, de acuerdo a su formación inicial y especialización certificada (Décimo primera).

3. Cerrando brechas, curando heridas. Lo ofrecido por el Reglamento, para los profesores jóvenes es esclarecedor y un adelanto en la legislación docente. No puede negarse que el aporte es un avance para ir cerrando brechas y recuperar los elementos que deben constituir el desarrollo de la profesión docente. Muchas heridas se abrieron en el camino, muchos desencuentros se han dado, pero habrá que sopesar el esfuerzo que debe darse entre dirigentes y responsables de la política educativa nacional para hacer realidad el desarrollo de nuestra educación pública y demostrar que somos capaces de recuperar espacios democráticos, ciudadanos que el sector privado no los puede ofrecer porque otros son sus objetivos y fines. Hacer suyo el reglamento y velar por que se cumpla lo aprobado es la tarea de hoy en delante de los docentes del país.

Sin embargo una preocupación de las muchas que se vienen dando es la referida al Art. 114 Retiro por límite de edad. Este artículo amerita ser reformulado. Si bien la ley manda el retiro de un profesional del Estado a los 65 años, no puede aplicarse aquello de “El retiro se efectúa de oficio…” El proceso educativo no se puede interrumpir de esa manera: ¿no cuenta la persona? ¿no cuentan los alumnos? ¿no cuentan los padres de familia? ¿No puede darse una excepción y decir hasta que culmine el año escolar? ¿Por qué mirar y tratar lo educativo con medidas puramente administrativas?

El tratamiento de lo legal en educación no debe ser todo lo taxativo que requiere el mandato de la ley. Debería considerar el proceso educativo, el respeto que se debe tener por los alumnos y los procesos de aprendizaje que van desarrollando. Si todo se mira desde la perspectiva fríamente legal sin un enfoque pedagógico. Lo educativo desde lo legal merece un enfoque diferente y si se trata de un maestro que ha dedicado su vida profesional con mayor razón. Esperemos que una medida de esta naturaleza no obnubile lo bueno que se ha construido. La impersonalidad del Oficio Múltiple Nº 0033-2013-MINEDU/SG-OGA-UPER es una señal que no debe darse.

Esperemos para el bien del proceso de desarrollo del Reglamento, que se encuentre una solución equitativa. ¿Es justo lo que pasará en los próximos días con 500 maestros que han cumplido 65 años en Chiclayo? ¿Quiénes exacerban los ánimos al no mirar una nueva forma de enfocar el cese de dichos docentes a fin de año? El aforismo romano Dura lex, sed lex no puede aplicarse a docentes que dedicaron su vida a la enseñanza. Debería haber una estrategia distinta para el cumplimiento de la ley. No hay que borrar con el codo lo que se escribió con la mano.

Además de las incomodidades que pueda causar a los estudiantes la aplicación de este dispositivo del Reglamento, está el malestar que causa a los docentes que estaban en la Ley del Profesorado, porque ellos ingresaron al servicio público con una ley en la cual la jubilación era a los 70 años. No se puede aplicar, en el camino, una norma que perjudique al trabajador. Esto podría aplicarse a los que recién ingresen a la carrera.

El problema no está en la falta de recursos humanos para reemplazar a los docentes que se jubilen sino que los estudiantes tendrían que cambiar innecesariamente de maestro cuando está ya iniciado el año escolar. Por ello nos parece importante tomar en consideración lo que plantea el SUTEP en un Comunicado del 6 de mayo (http://es.scribd.com/doc/140031562/Comunicado-SUTEP-sobre-cese-por-limite-de-edad ) sobre el artículo Nº 114: suspender temporalmente el cese de los docentes que cumplan 65 años, hasta concluir el año escolar. Consideramos una petición pertinente y además que las autoridades estudien el concordar este artículo de manera que no colisione con el desarrollo del año escolar. ¿Es mucho pedir? (11.05.13)

HUELGA MAGISTERIAL Y CONTRADICCIONES

8 octubre 2012

1. Buenos propósitos, buenas intenciones. Ayer tarde, el Secretario General del SUTEP informó que suspendía la huelga. “La asamblea autoriza al CEN del Sutep a elaborar un plan de lucha cuyos ejes y plataforma serán los siguientes: la exigencia por que se concretice un mayor presupuesto para el sector educación para el año 2013, la defensa de los derechos adquiridos por el magisterio, propuestos en los contenidos de la propuesta de nueva ley del profesorado presentado al Congreso de la República”. Agregó que “una de las razones por la cual se suspende la huelga es atender a los llamados realizados por los padres de familia y los estudiantes para regresar a las aulas y no perjudicar el año escolar”. Finalizó esta declaración diciendo “Exigimos al gobierno una mejor atención para los maestros y mejor atención para los alumnos, en respuesta a ello suspendemos la huelga convencidos de que ésta ha tenido frutos y ha logrado que el país reconozca a un sindicato como propositivo y que defiende a los maestros” (RPP. 05.10.12).
Diversas razones se plantearon en estos días de huelga: unos para sustentar sus reclamos y los otros para no atenderlos, pues no se podía ceder ni un ápice a lo recomendado por quien pone las reglas del juego: el sector economía. Lo anecdótico de todo es que hoy muy pocos hablan del sistema económico. Todos evitan abordar las medidas perversas que tiene cuando del tratamiento de cuestiones sociales se trata. Pero el discurso ideológico está ahí, patente, vivo. Quien no lo quiera ver o es ciego o está alineado al sistema.

Consideramos que debería reflexionarse más allá de la estrategia por la “recuperación de las clases”, que el tema laboral no puede ser manejado a soslayo, ni dejarlo al buen entender del MEF, que aplica un modelo económico perverso cuando se trata de invertir en los temas sociales.

A fines de agosto los educadores y estudiantes de Ontario (Canadá) recibieron un ultimátum de parte de la Ministra de Educación Laurel Broten, quien dijo que los sindicatos de docentes y las juntas escolares verían sus salarios congelados si no firmaban las nuevas propuestas antes del 1 de septiembre. Así “Se ha propuesto que los/las educadores/as firmen un nuevo contrato con el Ministerio de Educación de Ontario. Este contrato, que estará consagrado en un proyecto de ley, aplicaría una congelación salarial de dos años, un retraso del aumento de los baremos salariales para todos/as los/las profesores/as jóvenes, una reducción del número de días de ausencia por enfermedad de 20 a 10 y la supresión de las condiciones que permiten a los/las docentes acumular los días de ausencia por enfermedad no utilizados y que se les paguen cuando se jubilen. El proyecto de ley obligaría a los sindicatos de docentes y las juntas escolares a aceptar estas condiciones como marco de sus negociaciones e impone el 31 de diciembre como fecha límite. (http://www.ei-ie.org/spa/news/news_details/2265). Es lo que impone un gobierno liberal y el sistema económico que lo soporta. ¿Es acaso la ruta que se quiere que sigan los docentes peruanos cuando el MEF se irroga el derecho a legislar sobre las remuneraciones docentes, más allá de acuerdos y convenios internacionales firmados con la OIT – UNESCO?

Por ello, es necesario reconocer que entre los maestros y el Estado existen tensiones de carácter político-económico que demandan un análisis y tratamiento político y no sólo económico para encontrar visos de solución. Ignorar esta situación en nuestro país, es no conocer la historia sindical y tampoco los caminos de un modelo económico al que poco le interesa los temas sociales. Desde qué óptica mira cada cual el problema y cómo el sistema educativo no puede seguir sustentándose en la precariedad económica que se evidencia, no de ahora, sino desde hace decenios.

Sin embargo el problema no es sólo económico. Subyace un tema ideológico, que ni por asomo se trata, pues ello teñiría la negociación. Esta situación evidencia que el problema abarca más que el pliego de reclamos del Sindicato. Es un problema de política educativa. Una realidad que nos golpea y no sabemos construir una respuesta coherente, pues el mensaje que se da es muy débil al no tomar una posición clara sobre la situación laboral de los docentes y del sistema educativo que se quiere construir.

Es bueno que se haga una autocrítica desde ambas partes, maestros y Estado y que se encuentren los caminos adecuados para que exista una justa remuneración y se renueve el sistema educativo que no responde a las demandas nacionales.

2. De bonos, reconocimientos y otras dádivas. Por declaraciones publicadas nos enteramos, que se otorgarían unos 300 soles a todos los docentes, del reconocimiento del pago atrasado por luto, por sepelio y que se nombraría una comisión especial para tratar otros puntos. ¿Cuáles?

Ahora que se ha suspendido la huelga no podemos enterarnos de este hecho mediante trascendidos. El Secretario General del SUTEP ha leído un comunicado que ha sido reseñado por los cronistas.

Si la comunicación ha sido una de las faltas más graves de este gobierno ocasionando más de un desaguisado, en educación se vuelve a cometer este error, que tiende a ser provocación. Muchos de los docentes que han creído en esos planteamientos y promesas requieren que se les comunique oficialmente en qué se sustenta esta suspensión de la huelga. Es el derecho a ser informados que los asiste.

¿Cuesta mucho redactar un comunicado conjunto sobre lo avanzado? El seguimiento de la negociación debería ser transparente y no mediatizado por comunicadores no oficiales. En conflictos anteriores se cometió el mismo error y se dejó que a través de los medios se mantuviese informada a la sociedad y por supuesto siempre fue un diálogo de sordos. ¿Con esa experiencia, por qué seguir con las mismas prácticas?

¿Qué de verdad contienen las notas publicadas en los diarios el día jueves? “El Estado descontará el sueldo de un mes a huelguistas del Sutep” (EL COMERCIO.04.10.12); “Maestros deciden hoy si aceptan propuesta. Ejecutivo les propone incremento en tres años consecutivos, el bono de S/.300 y el pago de la deuda social.” (LA REPÚBLICA, 04.10.12) Según este diario el viceministro Vegas indicó que “es la respuesta definitiva del Gobierno” a los pedidos de mejoras salariales de ese gremio. En este sentido, explicó que dicho incremento se daría durante tres años consecutivos y estaría amarrado a la promulgación de la Ley de Reforma Magisterial “En función de una escala salarial, algunos maestros recibirán S/.100 y otros hasta S/.600” detalló tras indicar que este aumento podría ocurrir este mes o al siguiente, pues depende de cuán rápido se promulgue la ley. Sin embargo agregó “que en tanto demore se entregaría una asignación extraordinaria –por única vez de S/.300. Respecto al pago de la deuda social que reclaman, este está referido a los temas de sepelio, luto y compensación por tiempo de servicios impagos desde 1991.” (LA REPÚBLICA, 04.10.12).

Consideramos que los términos de la suspensión de la huelga magisterial deben tratarse con claridad y en concordancia de lo que es el planteamiento de la política a desarrollar para con los docentes a corto y mediano plazo. Hay quienes se atreven a decir que en la huelga “hay un punto que no se ha discutido mucho: este año se ha incrementado el presupuesto del sector Educación; sin embargo lo que se ha dado se pierde por este conflicto. A diferencia del 2011, este año el presupuesto de Educación se incrementó en más de 2000 millones de soles. Una huelga como esta evita que se ejecute como se debería”. (Columna Punto de vista. Hugo Díaz El COMERCIO, 05.10.12). ¿Es el sindicato quien estructuró el presupuesto o fue consultado? ¿Es la huelga la que evita que se ejecute lo que se debía? ¿Qué mensaje se quiere dar? ¿Son los maestros los causantes que el presupuesto se deje de ejecutar? ¿Por qué sugerir algo en que se sabe que los docentes no tienen nada que ver? Fácil es endilgarles todo lo malo de la educación a los docentes a la hora de evaluar el ejercicio presupuestal.

El tema del poder es otro de los aspectos que se trata en la columna citada. Y es cierto, hoy el sindicalismo está pasando momentos difíciles también a nivel mundial pues existe una disparidad creciente de poder entre ellos y los empresarios, entre ellos y el Estado “patrón”. El sistema económico que patrocina la globalización trata de reducir al máximo la participación de la organización de gremios de trabajadores. Y con ello se viene desmantelando las negociaciones, el incremento de los empleos. Sin duda un tema para debatir y que en el país tiene sus repercusiones y el SUTEP no es ajeno, aunque existe otras ambiciones disfrazadas de “reconstrucción” que ansía la institución para “disfrutar” de sus beneficios. ¿Lo educativo? En este momento no va. Y todo esto forma parte del poder. ¿De cuál poder se habla?
3. Lo pendiente. Si bien se suspende esta huelga queda pendiente la reacción del CONARE en sus dos vertientes: la que sigue la línea del Movadef y la que tiene orientación de de Proseguir. ¿Cómo actuar? ¿Qué estrategia seguir con quienes utilizan la educación como pretexto, para otras luchas lejanas para alcanzar una buena educación para todos? Una tarea pendiente que debe abordarse pues viene afectando a los alumnos de algunas regiones del país desde el 20 de junio.
Nos llama la atención que en el sector educación no exista una visión política del problema laboral de los docentes. No podemos ser espectadores de una situación que reclama atención política antes que reproche y sanción. Esa receta nunca fue la más idónea. Lo que han solicitado los docentes utilizando una medida aprobada por la OIT, no puede desconocerse y menos sancionarse. Los diarios de hoy nos informan además que “SUTEP suspende huelga y los maestros vuelven a clase el martes” (LA REPÚBLICA. 06.10.12); “Los profesores de 5 regiones se resisten a levantar la huelga”. (EL COMERCIO. 06.10.12); SUTEP levantó huelga indefinida (EXPRESO, 06.10.12). Al desarrollar la noticia se percibe que no en todas las regiones la huelga se suspende, los grupos radicales proseguirán porque ansían ser recibidos por la Ministra Salas, buscando un protagonismo, fuera de la dirigencia del gremio reconocido. Sin duda una situación compleja y evidencia una contradicción más. Por un lado el SUTEP orgánico anuncia la continuidad de las reuniones en la mesa de diálogo y de otro lado, el presidente de la Comisión de Educación del Congreso al recibir la facción disidente del gremio les promete interponer sus buenos oficios para una entrevista con la Ministra. Este podría ser un futuro conflicto, pues la Ministra ya declaró antes, que sólo recibirá al gremio reconocido por ley. Además, en anterior oportunidad, ya se cuestionó un gesto parecido realizado por un asesor que recibió a una delegación de esta facción. Algunos declararon que se le estaba haciendo el juego al Movadef (Movimiento por la amnistía y derechos fundamentales) pro senderista. ¿Puede el Presidente de la Comisión de Educación del Congreso haber prometido algo que significa transgredir una decisión?
Estos días serán de tensión y en medio de ella debe seguir la negociación, pero deben documentarse acuerdos concertados. Entre los puntos pendientes están la formación de una comisión multisectorial que tendrá por finalidad abordar y resolver los temas pendientes de la agenda.
Así la situación, es bueno reconocer que una cosa es velar por los mejores aprendizajes de los alumnos y sus derechos y otra también por el bienestar de los docentes. ¿No será el momento que la gran transformación se inicie en educación no sólo nivelando las remuneraciones docentes sino los cambios que requiere el sistema educativo en profundidad? Podríamos estar tocando el fondo si no se hace. No olvidar que la OIT y la UNESCO recomendaban ya en 1966, lo siguiente: “Para que los maestros puedan cumplir con sus responsabilidades, las autoridades deberían establecer, utilizar y aplicar regularmente un procedimiento de consulta con las organizaciones de los maestros sobre cuestiones tales como la política educativa, la organización escolar y los nuevos avances en el servicio de la educación” (OIT / UNESCO, 1966 Disposición VIII.75 relativa a la situación del personal docente). ¿Será posible que esta recomendación se haga realidad? (06.10.12)

LO PROFESIONAL Y LO LABORAL I

5 septiembre 2012

1. ¿Juego de palabras? Aparentemente. Pero ahí nos llevaron quienes estructuraron las leyes que rigen el magisterio. ¿Son leyes técnicamente buenas o confunden y ponen en un mismo rasero el contenido de una y otra palabra? No estará ahí la incomprensión, la confusión a que se lleva a quienes son los beneficiarios de una ley que debe tener como base el respeto a la persona desde una perspectiva profesional y laboral.

Lo profesional, dice el diccionario que se aplica a la persona que realiza una actividad que constituye su profesión o medio de ganarse la vida; o persona que ejerce su oficio con destacada capacidad

Laboral: dícese de lo relativo al trabajo o a los trabajadores y a sus condiciones económicas, jurídicas y sociales

En educación hablamos de un perfil profesional cuando se trata de la formación del docente. Y allí encontramos que el tratamiento dado a los docentes estuvo lejos de lo que significa el ser profesional. Existió mucho empirismo en la definición al punto que hoy nadie sabe y menos se acuerda de su perfil profesional. ¿Será que fue muy escolarizado? ¿Por qué no se le dio el tratamiento de una profesión que responde a la educación superior como lo reconoce la Ley General de Educación Nº 28044? Misterios políticos de los que deben dar cuenta gestiones pasadas que hoy se rasgan las vestiduras.

2. Perfil docente. Es el conjunto de capacidades y competencias que identifican la formación de la persona que se prepara para ser docente. Asume, además, en condiciones óptimas las responsabilidades propias del desarrollo de funciones. Así los docentes sabemos de los contenidos disciplinares, de estrategias didácticas adoptadas para transmitir esos contenidos, también de la forma en que esos contenidos interpelan las experiencias, vivencias y valores culturales de los estudiantes, las condiciones físicas, socio-afectivas y destrezas cognitivas que los niños han ido desarrollando antes de concurrir a la escuela; de la medida en que favorecen el desarrollo de nuevas destrezas, de la posibilidad de que se puedan establecer y cumplir determinadas “reglas de juego” para desarrollar el trabajo en el aula, de los recursos materiales que ofrece la escuela para desplegar las actividades de aprendizaje, del nivel de expectativas para lograr una experiencia pedagógica exitosa en relación con la escuela y el vínculo que establecen con los alumnos y la comunidad.(SITEAL Cuaderno Nº 9, Junio 2011). Por ello Tedesco rescata dos de los fines en donde la acción del docente ocupa un lugar de liderazgo indiscutible: aprender a aprender y aprender a vivir juntos.

Hoy el docente no es el mismo que se formó hace dos décadas. Las exigencias de la sociedad, de la comunidad, del mundo le imponen el desafío de tener que renovar los conocimientos permanentemente. Bien sabe que los saberes recibidos no son suficientes para adquirir los conocimientos necesarios que se requieren para desempeñarse de manera satisfactoria y competente en el mundo del trabajo, los aprendizajes se renuevan durante su desempeño laboral y en el mundo extra-laboral. Debe aprender a preparar a los estudiantes para que desarrollen la capacidad de aprender durante la vida, esto es, para que desarrollen sus capacidades y adquieran el oficio de aprender. Por ello las exigencias del docente hoy se multiplican y diversifican. El reto que tenemos por delante va más allá de la mera enseñanza de los contenidos específicos de su disciplina. Debemos estar en condiciones de fomentar el desarrollo de los procesos cognitivos que habiliten a los estudiantes la comprensión y asimilación de nuevos saberes.
Esta breve reseña del perfil docente lleva a preguntarnos si se puede haber tenido en cuenta en el enfoque de la llamada Ley del Profesorado y en la Ley de la Carrera Pública Magisterial. La Ley de Reforma Magisterial, consideramos que tiene en cuenta este nuevo enfoque de lo que debe ser el docente y cómo esto debe ser articulado a una nueva valoración del desempeño de su profesión. No se trata como simplemente se plantea de que el 85% de la nueva ley corresponde a la CPM, sino el enfoque. ¿Por qué seguir uncidos a lo normativo y no pensar en perspectiva en educación, cuando sabemos que la ciencia y tecnología avanzan?. ¿Acaso no nos maravillamos cuando un paradigma es sustituido por otro, lo que constituye una autentica revolución científica? Esta revolución no implica solo un cambio de teorías sino una nueva concepción del mundo con nuevo hechos, nuevas técnicas, nuevos conceptos…etc. ¿Acaso el docente debe ser ajeno a esto?
2. Desde una perspectiva laboral. Aceptamos, en un afán de reivindicar nuestros derechos, a situarnos en el campo de los trabajadores intelectuales. Y bien por el concepto, pero mal por el procedimiento. En la historia laboral existen formas y maneras de tratar sobre las relaciones laborales, en especial sobre sueldos y/o salarios. Sería amplio y tedioso remontarnos a una historia de promesas y frustraciones. Veamos lo que dijo la Ministra Salas en respuesta sobre el tema en la interpelación:

Valoramos la Ley de Carrera Pública Magisterial como un primer e importante paso en el esfuerzo por fortalecer un régimen meritocrático para la docencia peruana en la línea de lo planteado por el Proyecto Educativo Nacional; sin embargo, para incluir a todos los profesores en un solo régimen laboral, tal como se fundamenta en el Proyecto de Ley 1388 y sometido a consideración del Congreso de la República y así poder relanzar y ampliar y fortalecer la Carrera Pública, era necesario diseñar una nueva estrategia. Esta nueva estrategia responde a la recomendación del Consejo Nacional de Educación y a las evidencias de lo ocurrido en la estrategia anterior de incorporación voluntaria de los docentes de la Ley del Profesorado a la Carrera Pública. El contenido del proyecto de Ley de Reforma Magisterial expresa que los objetivos de la política que con esta ley tienen que ver con la necesidad de fomentar el desarrollo personal y profesional de nuestros docentes, a la vez con dotarles de sistemas de apoyo que permitan siempre su permanente mejora y buen desempeño; y, por supuesto, reconocer el desempeño de los docentes tanto en su participación individual como colectiva.

Como esto venía creando reacciones contrarias, o no se quería comprender, continuó la Ministra explicando: La política de desarrollo docente que estamos planteando se basa en cuatro pilares importantes: cómo configuramos la relación laboral entre los docentes y el Ministerio de Educación, un sistema de evaluación, un sistema de información y un sistema de promoción a la innovación. Una problemática que hemos encontrado es que actualmente tenemos el 20% del conjunto de docentes estables del país en el régimen de la Carrera Pública Magisterial y casi el 80% están en la Ley del Profesorado.

¿Alguien podría negarlo? ¿Cómo querer mejorar la profesión docente teniendo como base este planteamiento que todos los años produce contratiempos y reclamos válidos en los docentes, si en la propia administración de recursos existen estas confusiones? Por ello la Ministra explica: Si miramos cómo ha sucedido o han venido sucediendo los diferentes concursos de incorporación a la Carrera Pública, podemos notar que en el año 2009, de los cinco concursos empleados, se incorporaron 6675 docentes, en el segundo concurso 9332, en el tercero bajaron a 3078, en el cuarto llegaron a 3476 y en el quinto a 2405, lo que implica que, en resumen, son alrededor de 25 000 docentes incorporados de la Ley del Profesorado a la nueva ley y 27 000 más que vienen por primer nombramiento.

Ante este laberinto administrativo que se transfiere además a las regiones ocasionando los problemas de plazas, de transferencias de recursos, etc. la Ministra expone: Intentando hacer más atractiva la Carrera Pública Magisterial, lo que proponemos es una modificación en el número de escalas que tendría los niveles de ascenso. En la actual Carrera Pública tenemos cinco escalones a donde pueda ascender un docente. Un docente que entra a los 20, 25 años a la carrera a los 45, máximo a los 50, puede llegar al máximo grado del escalón, haciendo que, en adelante, hasta los 65 años de edad que tiene que trabajar no tener más estímulos para seguir trabajando. Entonces, una modificación que proponemos es alargar la carrera de tal manera de tener tres escalones más para que sea estimulante el trabajo de los docentes a lo largo de su vida laboral. Ello implica, por supuesto, también hacer crecer el horizonte de la máxima remuneración.

En esta fragosidad administrativa vemos cómo el discurso y enfoque de una profesionalización docente se diluye y pasa a segundo plano. El salario, la remuneración es un derecho, pero cuando se oferta transparentemente y en una administración oficial ordenada, eficiente. Cuando se ha heredado una gestión que dice ser moderna, pero contiene todos los vicios de la práctica política clientelística, es difícil que se acepten cambios. Y eso no se quisiera entender.

3. Reflexiones finales. Hasta aquí una parte de lo planteado. Unas líneas sobre el rol del sindicato, ahora que se ha decretado una huelga general indefinida a partir del 5 de setiembre. Sin duda tienen todo el derecho, pero ¿y el de los niños y jóvenes para recibir educación?

La frase es “mis derechos terminan donde comienzan los del otro”, quiere decir que si bien tenemos derechos que están reconocidos propiamente por nuestra constitución, podemos ejercerlos siempre y cuando no afectemos las condiciones propias de la dignidad humana de otras personas. Como docentes tenemos una responsabilidad ética de respetar el derecho de los niños y jóvenes a recibir una educación. Sabemos que la educación es un proceso que se da de acuerdo a niveles. Este proceso si se ve interrumpido causa una serie de fracciones en el aprendizaje. Esta fractura no se recupera con “calendarios reprogramados”, que es una falacia o una entelequia armada para justificar lo que no es posible. El placebo de desarrollar “calendarios reprogramados” es un engaño en el que caemos los docentes, los padres de familia, la sociedad y el mismo Estado que lo permite.

Es el momento de replantear la lucha sindical sobre los derechos laborales. Seguir con la vieja práctica de tomar a la huelga general indefinida como la primera opción de reclamo ¿es acaso el único medio para presionar a la patronal? Si es un derecho existen hoy mecanismos e instituciones (Defensoría del Pueblo, Tribunal Constitucional) que velan por los mismos y por la seguridad legal de los ciudadanos trabajadores. De otro lado se vienen planteando que las formas de protesta sindicales deben recurrir a otros medios: la información y la movilización a través de Internet, el ciberactivismo, debe ser la nueva prioridad del sindicato, que requiere de una profunda reforma.

Hemos apreciado estos días cómo han surgido hasta tres sindicatos que aunque proviniendo de un mismo tronco han generado tres posiciones sobre un mismo tema. ¿Por qué? ¿Sólo posición ideológica? ¿Sólo pasividad, contemplación y radicalidad? ¿No nos están demostrando con ello que responden a obsoletos modelos de formas de reclamar derechos , que no encuentran eco en una obsoleta estructura sindical que fue creada hace muchas décadas? Los nuevos modelos de las relaciones laborales requieren un nuevo sindicalismo, con un concepto distinto de militancia y un papel mucho más protagonista del intercambio de información legítima para coordinar acciones con las bases constituidas en redes que, sin duda, son mucho más eficaces en el mundo real que los métodos tradicionales.

La lucha por los derechos laborales debe significar una nueva manera de lucha. Por un sindicato que utilice con pericia e imaginación las herramientas que la sociedad de la información pone a disposición para diseñar una defensa por otros medios de los derechos laborales y los valores de justicia social que tanto esfuerzo constaron

No sigamos jugando a protagonismos en un tema tan delicado. Tampoco, a ser más radicales que otros, cuando está en juego el derecho a la educación que tienen los niños y jóvenes del país. Una autocrítica sería bienvenida, antes que levantar banderas de lucha cuando se trata de convenir acuerdos que ponen orden, reivindican deudas, y contribuyen en la mejora de la educación que nuestro país requiere. Dejemos las poses de aparecer más radical que el otro. Un interés superior nos demanda: el derecho de los niños y jóvenes de recibir una buena educación de manera oportuna y programada sin las alteraciones que tensiones

COLEGIO MAYOR: sigue reconocimiento

22 marzo 2010

NOTA: en este editorial del diario Exzpreso aparecido el domingo 21 no se guardan elogios para esta iniciativa presidencial que rompiendo todo lo planificado del sistema educativo, iluminó el firmamento que la “genial” idea, sin pensar que no contaba con lo central el modelo pedagógico, el director, ni los docentes requeridos. Es notorio el silencio de las altas autoridades del Ministerio frente a esta propuesta y cómo han debido ingeniarselas para buscar el financiamiento. Las promesas se irán diluyendo con los días, las esperanzas marchitándose. Y no hay derecho. Por ello es extraño este editorial de un diario que siempre fue oposición. Léanlo:

EXPRESO. Lima, 21 de marzo de 2010-03-21

El mejor legado de Alan García
Luis García Miró Elguera

Audaz, silenciosa –y muy discretamente–, este gobierno ha revolucionado la educación. Quizá hablamos de la reforma más importante de la historia nacional contemporánea; de la única vía para utilizar, acertadamente, la comprobada fuerza, decisión y la habilidad de nuestras futuras generaciones. Porque la Educación, amable lector, es el mejor instrumento para consolidar al país en una etapa superior de progreso, a través del desarrollo en base al conocimiento. Es el camino para que el esfuerzo y la voluntad de los jóvenes tenga sentido, y que en adelante puedan hacer las cosas bien, de manera formal, aplicando la trilogía del éxito: cultura, ciencia y tecnología. En vez de continuar, como hasta hoy, con esa otra cultura chicha, que si bien ha empujado el desarrollo peruano en las últimas dos décadas, lo ha hecho en una forma tan caótica que aquello no permite asegurar la vigencia de todo lo avanzado y conseguido.

La primera gran medida de la gestión Alan García II fue capacitar al magisterio. Por primera vez –desde el golpe de Estado socialista de Velasco y los caviares, hace 42 años– un gobierno puso en su sitio al sindicato político de los maestros, acostumbrado a adoctrinar al profesorado a punto de teorías trasnochadas, resentidas, hasta subversivas, creadas en función al interés del partido comunista Patria Roja, alma mater del otrora poderoso Sutep. Bastó una propuesta inteligente del Ejecutivo para generar la expectativa de todo el magisterio. Fue tras introducir, muy hábilmente, la capacitación del profesorado como condición sine que non para fijar, a futuro, un orden de mérito que estableciera una nueva escala remunerativa en función al esfuerzo, aprendizaje y calificaciones individuales. Es decir, se pasó del perverso sistema igualitario –de aumentos colectivos para los 300 mil maestros del país, que ponían al mismo nivel a profesionales buenos, malos y regulares– al sabio estímulo de la competencia en función a la capacidad, el trabajo y el talento. Este cambio cualitativo, tan inteligente como elemental, fue el fulminante que encendió la chispa de la emulación por el éxito entre los pares educadores, creándoles un fenomenal y proactivo afán de competencia que trajo abajo la mediocridad y el igualitarismo, tan promocionado por la izquierda fracasada.

Otra estupenda acción en materia educativa de este gobierno ha sido crear el Colegio Mayor Secundario Presidente del Perú. En las 23 hectáreas de terreno de lo que fue el Centro Recreacional Huampaní, se ha levantado un modernísimo Colegio Mayor –al estilo del exitoso Guadalupe, fundado el siglo antepasado y cuna de notables peruanos– dotado no sólo de los mejores profesores del país, sino de un extraordinario sistema de cómputo para que los 870 mejores alumnos nacionales completen sus estudios secundarios en un ambiente privilegiado, con internado completo, y hasta enseñanza avanzada de lengua en inglés y chino Mandarín.

Finalmente, el sector Educación dispuso en paralelo la reconstrucción de las Grandes Unidades Escolares –con 6 décadas de fructuosa existencia e instaladas en los mejores distritos de la capital–, dotándolas de lo último en tecnología educativa, novedosos gimnasios, flamantes aulas, laboratorios de avanzada y, sobre todo, profesores capacitados.

Gran mérito del régimen y, en particular, del ministro de Educación, José Antonio Chang. Así el país podrá formar, instruir y orientar a esos millones de peruanos que cada año salen ávidos por culturizarse para convertir al Perú en un país de avanzada. Chapeau, doctor García.