Posts Tagged ‘matos mar’

UNA MUJER PARA EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN

2 agosto 2011

Sin duda el gobierno de Ollanta Humala (2011-2016) signará la educación nacional a partir de ahora porque se atrevió poner en manos de una mujer la conducción de la educación nacional.

Este encargo que implica una señal atrevida -decidir desde una perspectiva de género-, debemos tomarlo no como una reivindicación que responde a una “cuota” reclamada por ley, sino el requerimiento de un derecho de equidad para todos los peruanos y peruanas. Una señal de que las cosas deberán cambiar, evaluando previamente en torno a las transformación que deben darse en la educación nacional a partir de lo que el presidente ha enunciado en su discurso de asunción al cargo.

No se trata de desconocer lo realizado en el quinquenio pasado –como hizo la anterior gestión- sino valorar aquello que sea pertinente para alcanzar los objetivos que de manera participativa se fueron construyendo con todo el país en la gestión que desarrolló Patricia Salas en el Consejo Nacional de Educación y que dieron lugar al Proyecto Educativo Nacional, que ha permanecido cuasi secuestrado por la gestión gubernamental anterior. Las tímidas referencias al PEN por la gestión anterior quedaron en eso pálidos intereses sin fuerza política.

Sin duda se deberá convocar un equipo técnico que haga posible lo que con tanto afán fue construido. No es fácil congregar profesionales que sintonicen con una oferta y compromiso político que encierra mucho de conocimiento, convicción, y ganas de hacer realidad lo que el país demanda de manera urgente para sus niños y juventud en el presente quinquenio.

Muchas expectativas se fundan en que esta gestión sí vale la pena acompañar, a pesar de las desatinadas declaraciones de un dirigente tradicional del gremio que expresó, sin restarle méritos a Patricia Salas, que hubiera sido bueno que el Ministro fuera un profesor de aula.

Esta expresión y opinión sirvan para marcar el antes y el futuro de lo que debe ser una gestión en la perspectiva de cambiar el aparato educativo del Estado, que se cae por anacrónico y que no distingue lo nuevo y lo que realmente hay necesidad de cambiar y que se requiere de nuevos cuadros que no antepongan posiciones ideológicas a los reales intereses del país. No es que neguemos una posición ideológica, sino que es necesario distinguir entre tendencia y enfoque en la aplicación de una política de Estado y los intereses que la vieja política antepuso al cambio. Uno es el deseo y otro es el nivel que se requiere para poder hacer realidad lo que se debe decidir y aplicar. Los cubileteos de antaño y la permanencia en cargos, por sentirse importantes, deben ser reemplazados por quienes creen que el interés nacional trasciende el individualismo, el afán de figuración. Si en educación no damos muestras de querer el cambio, poco se le puede pedir a la sociedad para que lo haga y comprenda.

En esta oportunidad quienes acompañan procesos renovadores en educación, desean que las primeras declaraciones de la Ministra de Educación marquen el rumbo de una gestión que debería ser proactiva, participativa y de cambios profundos en el sector tan nombrado y olvidado en lo sustantivo.

“Con libertad no ofendo ni temo” dice la letra de una canción que debería permitir construir una nueva manera de hacer política educativa. No se trata de anteponer ni desconocer lo realizado, sino que esta gestión de Patricia Salas se debería distinguir por el enfoque que se le dará a la política de educación nacional, porque los maestros y padres de familia lo demandan y el país lo requiere.

Colegio Mayor Secundario, Colegios Emblemáticos, Una laptop un niño y otros son insignias de la gestión anterior y felicitamos el interés, pero lo que no se puede aceptar es que con el primero se excluya a la gran mayoría de alumnos y alumnas que pusieron sus esperanzas en lo que les ofrecieron y fueron pocos los elegidos. ¿Cuánto de lo prometido se ha cumplido? ¿Se ha respetado el currículo que correspondía a los años cursados? En un país que sigue mostrando un 47% de pobreza, ¿podemos darnos el lujo de contar con un colegio de excelencia y haberse olvidado de los demás? Se prometió fundar otros dos colegios este año en el interior del país, pero pasó el tiempo y ni una palabra, menos obra. ¿Por qué?

Se levantó el discurso de la inclusión y sin embargo en los hechos se ha profundizado la exclusión. Un gobierno que en el discurso que dijo impulsar la calidad de la educación, sin embargo ésta se concretó en cemento, hierro, ladrillo y pintura. Lo demás con esfuerzos se pudo cumplir con la prueba de evaluación y presentación de resultados para los alumnos de segundo grado. ¿Qué sucedió con el desarrollo del nuevo currículo nacional? ¿Qué sucedió con la atención a la diversidad?

No trataremos de evaluar cada una de la Direcciones Nacionales de Educación del Ministerio de Educación, que eso lo hará la presente gestión, pero si se revisan los resultados y el impacto de las medidas, el saldo es preocupante si nos atenemos a lo logrado. Se ha proclamado al Perú libre de analfabetismo sin un sustento confiable. Posteriormente se ha construido un Museo de la Alfabetizacion, para mostrar el proceso y los logros. ¿Cuánto costó este Museo? ¿Por qué existen reclamos de promotores alfabetizadores que reclaman sus salarios? ¿Puede darse fe de lo realizado cuando existen voces que reclaman derechos? ¿Por qué el 28 de julio renuncia el Director de PRONAMA? ¿Simplemente por haber cumplido con el servicio para el que fue contratado? ¿Qué se avanzó en Educación para Todos? Este año poco se ha hablado de ello ¿por qué? Y en el cumplimiento de los objetivos del milenio ¿cómo andamos?

No se trata de “voltear la página”, que los asuntos problema se irán sin duda abordando. Miremos en prospectiva, que la tarea es ardua.

Una entrevista del diario La Primera a la Ministra de Educación el mismo día de su juramentación puede permitir apreciar hacia dónde quiere enrumbar la educación nacional. Transcribimos parte de ella:

“… los lineamientos de su política estarán enmarcados en el Proyecto Educativo Nacional (PEN), cuestionó implementación de la Ley de Carrera Pública Magisterial y anunció un diálogo estrecho con el Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep).
-¿Cuáles son las tareas inmediatas que impulsará en su sector? -Bueno, primero poner en práctica íntegramente el Proyecto Educativo Nacional (PEN) que busca una mayor inclusión de los aprendizajes de calidad para todos los peruanos y todas las peruanas.
-¿De qué manera la ejecución del PEN permitirá alcanzar la revolución educativa que ha anunciado Ollanta Humala? -Hablamos de revolución educativa porque pretendemos hacer grandes cambios en Educación que precisamente garanticen la calidad de mejores aprendizajes, que no solo sean de matemática y lenguaje, y la equidad con atención a la Educación rural y a las poblaciones que tienen lenguas diferentes al castellano.
-La Comisión de Transferencia ha puesto reparos a la Carrera Pública Magisterial llevada a cabo por el gobierno saliente, ¿habrá una revisión como se ha prometido? -En realidad la Ley de Carrera Pública Magisterial está pendiente de implementarse. Es una ley que no ha activado el conjunto de instrumentos que tiene para garantizar el mejor desarrollo profesional de los docentes.
-¿Pero se revisará o no? En concreto, ¿qué se hará al respecto? -Está pendiente de activarse todo el sistema de formación docente, todo el sistema de evaluación de desempeño, todos los incentivos a las mejores prácticas de los docentes. Esos son temas pendientes en la Ley de Carrera Pública Magisterial.
-¿Cómo será la relación con el Sutep en este y otros temas, ya que el gremio que apoyó a Ollanta Humala tiene planteamientos precisos? -Hasta donde yo entiendo, el Sutep ha aprobado en su propio Congreso el respaldo al Proyecto Educativo Nacional, que va a ser la política central del ministerio y desde el ministerio el estilo será el diálogo, la articulación y el consenso con todos los actores educativos.” (LA PRIMERA, 28.07.11)

Sin duda una agenda sobrecargada y urgente para ponerla a ejecución muy pronto. Es lo que debe hacerse.

El procedimiento a seguir está contenido en lo que el Presidente Humala expresó en su discurso al Congreso de la República: “Nuestro ideal de cambio no se concibe sin concertación, sin diálogo político y sin el protagonismo de la gente.” (Discurso del Presidente ante el Congreso 28.07.11).

El país que nos cobija demanda urgencias, pero teniendo como referente que “El Perú es un país plurilingüe y multicultural. Esta múltiple diversidad constituye sin duda nuestra mayor riqueza. Sin embargo, durante mucho tiempo ha existido un discurso y una práctica de la exclusión, del rechazo a la diferencia, un “tú no eres igual que yo” que cobijó la discriminación y la intolerancia. Esto resulta cuando menos extraño porque los comportamientos excluyentes provienen muchas veces de quienes elogian nuestra diversidad cultural.

Pero, precisamente esa diversidad cultural proviene de entender, que nuestra nación es un crisol de razas y tradiciones. Son ellas las que sustentan, por ejemplo, nuestra extraordinaria gastronomía, hoy admirada y reconocida en el mundo. Porque somos diferentes, pero iguales en el fondo, labramos nuestra existencia en el trabajo y en el esfuerzo cotidiano. Somos mezcla y creatividad. Somos imaginación y trabajo. Y esta diversidad, que queremos integradora y no marginadora, constituye el fundamento de nuestra riqueza.

Nuestro país trabajador, honrado y diverso, se encuentra fracturado y herido. Sufre el abandono de los políticos y de un Estado insensible, burocrático y centralista. Un Estado que le ha dado la espalda al interior del país, un Estado que sufre de “mal de altura o soroche” y que se niega a subir los andes y extenderse en nuestra amazonía. Un Estado acechado por la corrupción y el despilfarro, alejado de sus ciudadanos, incapaz de protegerlos de la violencia y la criminalidad.

Sueño con un Perú donde la vida no sea un riesgo, donde las ciudades sean espacios seguros donde el ciudadano se encuentre protegido. Para esto necesitamos más estado, más patria y que la corrupción sea sancionada.

La democracia expresó en las urnas un mandato y ese mandato debe ser honrado. Restablecer el valor de la palabra empeñada ante el pueblo constituye el eje de la recuperación de un sistema de valores éticos inherentes a la República.

Sin embargo, transformar el país no es tarea fácil. No solo porque el cambio es siempre una tarea de multitudes, sino porque también implica enfrentar y superar nuestros problemas, proponer una nueva manera de convivir. La realidad exige transformaciones para que la igualdad, la tolerancia, el reconocimiento de nuestra diversidad y un desarrollo que nos incluya a todos sea, al mismo tiempo, un acto civilizatorio y un compromiso colectivo. La realidad nos interpela diariamente y nos exige un nuevo contrato social que haga posible la convivencia armoniosa de todos los peruanos. (Discurso del Presidente ante el Congreso 28.07.11).

Si este es el sentir, toca actuar en consecuencia. Eso implica que el aparato del estado en el sector educación debe modernizarse, contar con una gestión diferente, realmente al servicio de los educadores y educandos del país. Contar con los recursos económicos y materiales idóneos y oportunamente. Asimismo con un magisterio profesional calificado de acuerdo a la Carrera Pública Magisterial como un sistema que se conozca desde la etapa de formación inicial de los docentes. También debería contarse con un gremio sindical moderno, con objetivos y principios que centren su política en la formación del docente, su mejoramiento no sólo económico, también su calidad de vida.

Todo ello sintonizado con lo que el antropólogo José Matos Mar expresó en una entrevista en estos días:

““Yo divido el ‘Perú oficial’ y el ‘otro Perú’. Ese ‘Perú oficial’, tradicional, criollo, de la Colonia, ha desaparecido. Ahora es el ‘otro Perú’, progresista, el que ha triunfado en estas elecciones y Lima ha desaparecido, no hay más Lourdes Flores, ni PPC, Apra, los otros partidos de izquierda, socialistas, comunistas, todo eso ha desaparecido.”
País en condiciones únicas
“El presidente Humala va a comenzar dentro de unos días su gobierno en unas condiciones que jamás nos imaginamos que pudieran haber: excelentes, impresionantes, todo es favorable para él. Tiene una economía grande, nunca hemos tenido tanto dinero; tenemos una sociedad que está integrada, trabajando día y noche, en Los Olivos, Independencia, Santa Anita, Villa El Salvador, etc. Ellos tienen el poder ahora, son los que imponen las reglas del juego. Es como si recién nos independizáramos.”
Cambios estructurales
“Ha subido al poder una esperanza, esta vez el Perú tiene todas las de ganar. (Humala) Tiene que darse cuenta que va a tomar el poder en condiciones excepcionalmente favorables. Su éxito depende de algo fundamental: tiene que hacer cambios estructurales. Si no comienza haciendo esos cambios ¡sonamos!”
Integración física
“Tiene que seguir el camino que han señalado los migrantes, tiene que completar la integración física, que significa hacer vías de comunicación, integrar a todos los pueblos, provincias y distritos con carreteras modernas, ferrocarriles, aeropuertos, puertos. Para integrar el país hay que dar trabajo, los gobiernos locales, regionales y el gobierno central deben contratar por lo menos un millón de personas rápidamente para que construyan la infraestructura.”
Reforma educativa
“Tiene que contratar formalmente, con un sueldo mínimo de S/. 750 mensuales, con seguro, y en las noches comienza a educarlos. Entonces tiene que haber un cambio estructural en la educación, porque estamos atrasadísimos, el conocimiento, la educación y la investigación casi no existen. En un país pluricultural, que tiene Costa, Andes y Amazonía, tres realidades diferentes, no puede haber un sistema único de educación.”
Reforma del Estado
“No se concibe que haya (un sector) Educación por acá, Cultura por allá, Productividad más allá, MIMDES por otro lado, todos tienen que jugar un papel importante juntos. Tal vez lo más conveniente es que sean Educación y Cultura; Productividad y MIMDES, que es ahora Desarrollo e Inclusión Social, puedan trabajar juntos. El sistema de gobierno debe cambiar, tiene que haber una reforma profunda del Estado, para que haya Estado- Nación y la ciudadanía sea plena. Si seguimos así, viene el caos, porque todo ha crecido de una forma veloz, potencial, dañina, informal”. (DIARIO 16 Lima, 27 .07.11)

Ideas, decisiones, voluntad de cambio existen. La exigencia sin duda es grande. Tanta como lo que costó forjar el Proyecto Educativo Nacional. Existe actores protagonistas en el país que contribuyeron a hacerlo realidad. Deben comprometerse a apoyar las acciones que se deriven del plan de trabajo que realice el equipo que acompañe a la Ministra de Educación. Bienvenida la nueva gestión. (30.07.11)