Posts Tagged ‘Meritocracia’

EDUCACIÓN PERUANA: “NO UNA SINO MUCHAS MUERTES”

21 marzo 2010

Es lamentable lo ocurrido estos días con la inauguración e inicio de clases del Colegio Mayor Secundario Presidente de la República del Perú.
Un titular en medio de otras noticias daba cuenta así “EVIDENTE FALTA DE PLANIFICACIÓN Mal inicio de clases en el Colegio Mayor” (EL COMERCIO 15.03.10). Ese día no hubo la anunciada ceremonia de inauguración ni al día siguiente se iniciaron las clases. Otra vez sólo un medio daba cuenta de ello : El Ministerio de Educación informó ayer, a través de un comunicado, que ha quedado postergado hasta nuevo aviso la inauguración del año académico en el Colegio Superior Secundario Presidente de la República. ¿La razón? “Motivos de fuerza mayor”. Trascendió, sin embargo, que los trabajos de adecuación del local no han concluido y eso habría motivado la postergación. (LA REPÚBLICA 16.03.10).
Así de escueta la nota sin que ninguno de los representantes -Ministro, Viceministro o el responsable de la Comisión Técnica- haya convocado a una conferencia de prensa. Pero la verdad que es pedirles demasiado cuando los embarga la soberbia de que todo lo hacen bien. Esa es la filosofía, esa es la política que se desarrolla en el sector educación, y luego muestran arrogancia expresando que la “rueda empezó a rodar” (Ministro de Educación); que se muestran avances en los resultados de las pruebas de los alumnos de 2º grado y no se hace caso de lo que un especialista opina en su artículo “Fracaso presentado como éxito”. (León Trahtemberg, 16.03.10) Los hechos y argumentos no resisten réplica.
He elegido el título de una novela de nuestro recordado Enrique Congrains, como parte del título del artículo pues nuestra educación padece desde hace mucho no una sino muchas muertes, muchos fracasos. Muchas muertes anunciadas en cada uno de los sucesivos gobiernos de la República –con contadas excepciones- y que han llevado a generaciones de niños y adolescentes a desarrollarse creyendo en promesas, y en mensajes falsos en donde primaba el personalismo, el individualismo antes que el bien común.
En política educativa después de la Reforma Educativa del año 1970 (así le pese al actual Presidente de la República) lo que se ha hecho son solo parches, ligeras enmiendas nada coherentes sino de acuerdo al sentir y a los intereses d la clase política en los distintos gobiernos. Y ya sabemos de qué clase política hablamos y qué nos ha dejado. Salvo el Proyecto Educativo Nacional, lo demás es un remedo de propuestas manipuladas por políticos que piensan más en los réditos inmediatos que en la trascendencia de las políticas que impulsan.
El 17 de marzo recién se inauguró el Colegio Mayor Secundario y se iniciaron de clases ese día. Pero esta vez, de acuerdo a las crónicas del 18 de marzo se les dio a los alumnos la arenga de un iluminado acompañada de un listado de promesas y una puesta en escena de lo que no se debe hacer con la educación nacional. Los titulares de ambos días reflejan por sí solos como se puede también manipular la información y los buenos sentimientos y expectativas de los niños/adolescentes que llegaron a Huampaní no sólo por su buen rendimiento sino por que aspiran superarse.. ”Hoy se cumple uno de los grandes sueños por mejorar la sociedad, dijo al inaugurar Año Escolar en Colegio Mayor. Mandatario pide a comunidad educativa entrar con paso firme al camino del esfuerzo y la constancia.” (ANDINA.17.03.10) ¿De quién fue el sueño? ¿Acaso no ha sido un capricho que ha roto todas las normas educativas del presente año, sin que el Ministro de Educación diga nada? No dudamos que era necesario apoyar el mejoramiento de la educación, pero no para formar una elite, sino para hacerla más equitativa, menos discriminatoria, más democrática, menos centralista, más participativa, más solidaria. Ni una palabra sobre las diferencias e inequidades. Si el primer mandatario piensa que todo está bien en educación, en buena hora hacer el esfuerzo para formar no una elite sino a todos los alumnos para que sean mejores profesionales y mejores ciudadanos.
El Presidente se dirigió además a la comunidad educativa (¿cuándo la ha tenido en cuenta y si la tuvo ¿por qué no ha dado todo su apoyo al Proyecto Educativo Nacional?) Ahí no era protagónico sino la sociedad, la comunidad educativa y eso no puede soportar su docta soberbia. Decir además que “al empezar oficialmente las clases, se cumple el objetivo de mejorar la sociedad e impulsar el desarrollo del Perú…” (ANDINA.17.03.10). ¿No le dice nada que en la zona de emergencia el VRAE (Ayacucho, Apurimac) los padres de familia denuncien en San Francisco que las escuelas no tienen docentes? ¿Así mejoramos la sociedad estableciendo diferencias y profundizando las brechas de la inequidad? Pero como el discurso de la ocasión es propicio también dijo que “…el Colegio Mayor tiene tres objetivos claros para sus flamantes estudiantes: comprender, comunicar y desarrollar una capacidad emprendedora. La educación alcanza su alto nivel cuando le enseña a una persona a dirigir, a comprender, a crear” (ANDINA.17.03.10).
Habló de que el colegio Mayor expresa “la filosofía del mérito, del esfuerzo. Debemos dejar atrás la mediocridad, la ilusión de las cosas fáciles y entrar con paso firme al camino del esfuerzo, de la constancia en la educación” (ANDINA.17.03.10). ¿Ha pensado el presidente que hablar de mérito puede constituirse también en factor de exclusión? ¿De qué mérito habla a los escolares desde aquel que se concibe como acción que hace al hombre digno de premio o de castigo? ¿Como merecimiento? Debería pensar y cuidar los términos que emplea para encandilar al auditorio pues también el mérito se erige como piedra angular del capitalismo decimonónico y atraviesa las distintas fases de éste como “ingenio”, o “esfuerzo” individual constituyéndose como modo de adquisición de la propiedad; hasta llegar a la suma de inteligencia más esfuerzo igual mérito de las sociedades “meritocráticas”, palabras tan de moda hoy, pero que tiene toda una connotación ideológica. Víctor Raúl Haya de la Torre habría tenido sumo cuidado en el discurso y su contenido.
La apelación al mérito en el discurso inaugural podría ser una arma de doble filo pues podría prestarse a un argumento justificador de la desigualdad al servicio de la ideología dominante (como se decía antes y ahora), y cómo a través de su poder coactivo-normativo, describe y prescribe, regula y configura un modelo de inclusión y exclusión de sujetos mediante un ejercicio que no hace explícito lo ideológico. ¿Es eso lo que quiere el Presidente con esta generación de estudiantes?
De igual forma cuando se refiere a la filosofía del esfuerzo. Puede tener un doble sentido, pues es uno de los símbolos contradictorios de nuestra sociedad. Los ingresantes al Colegio Mayor son niños/adolescentes en tránsito a la madurez que de acuerdo a su extracción social y por ser de provincias saben bien lo que es ir asumiendo responsabilidades. Se invita a la cultura oficial del esfuerzo, sin valorar el desarrollo de las capacidades de los jóvenes según su nivel y grado de educación. El tema da para una reflexión filosófica y para analizar el mensaje sobre lo que quiso hacer llegar el Presidente.
Lanzó luego dos recomendaciones a los estudiantes para “reforzar los conocimientos aprendidos en el aula” con libros de grandes autores como Thomas Kuhn y su obra “La estructura de las revoluciones científicas”. Y prosiguió explicando el contenido del libro y habló “que la ciencia crece por saltos, cuando se cambian los paradigmas y los temas centrales del conocimiento para comprender el mundo de otra manera” (ANDINA, 17.03.10) Sugirió la lectura de Karl Popper y su libro “La lógica del conocimiento científico”. Se permitió además decir que sin Kuhn y Popper no tendríamos ojos para mirar. ¿Por qué ellos y no otros? ¿Es tan limitado su repertorio de autores? También recomendó que los estudiantes deben enriquecer su cultura literaria, leyendo grandes obras clásicas de la literatura nacional y mundial: Ciro Alegría, Arguedas, Vargas Llosa; Flaubert, Shakespeare y Tomas Mann. En el colmo de la arrogancia llegó a decir que leyendo las obras de estos autores los estudiantes del Colegio Mayor tendrán un mundo nuevo para sí, y sus cerebros desarrollarán una capacidad superior, incluso por encima del estándar internacional.
Finalmente expresó que era importante leer biografías de grandes personajes y científicos de la historia Universal, “como una enseñanza de vida y un ejemplo de constancia, lealtad, valor, entrega y persistencia que se pueden inculcar” (ANDINA, 17.03.10)
Realmente si el anterior mensaje fue altanero, el del Ministro de Educación fue pobre y recurrente en lugares comunes que los adolescentes se habrán dado cuenta que todo es “fufulla” y “palabreo”. Esperábamos una explicación del modelo pedagógico que encierra el Colegio Mayor. Pero es mucho pedir. Un modelo pedagógico no es la suma de “modernos laboratorios de última tecnología” para Física, Química, Biología, Robótica; tampoco el “gozar de múltiples áreas deportivas y recreativas…” Menos el anuncio de que contarán con un seguro integral ¿no es obligatorio para todo estudiante de escuela pública?
Cerrando las intervenciones el señor Becerra presidente de la Comisión de Gestión del Colegio Mayor señaló “que el inicio de actividades en este gran plantel no sólo permitirá recuperar el prestigio de la escuela pública, sino también formar líderes que contribuyan al desarrollo del país”. (ANDINA,17.03.10) Dirigiéndose a los alumnos les dijo “Ustedes jóvenes alumnos son los Húsares del Siglo XXI en quienes el Perú tiene cifradas sus esperanzas. Llegar a la partida no es el gran mérito. Trabajemos para alcanzar la meta, que no es otra que la transformación del alma nacional” (ANDINA,17.03.10)
Recuperar el prestigio de la escuela pública tal vez sea interesante, ¿y qué hacer con las escuelas públicas del país que no tienen quien las proteja ni las defienda. Dar 4,500 soles por aula, no es suficiente. No se trata de tapar el sol con un dedo. Por eso decimos Educación peruana: No una sino muchas muertes. ¿Cuántos discursos y promesas se han hecho en tu nombre?. ¿Cuántas frustraciones por la ambición de personajes inconsecuentes con lo que predican?. ¿Cuánta deuda externa nos ha costado todo estos ensayos?. ¿Qué resultados se pueden mostrar?
Ni una reflexión al auditorio sobre lo que consideramos central y que está en negro sobre blanco en el Prospecto en donde se dice al postulante “tendrás la oportunidad de fortalecer el desarrollo de tu personalidad, consolidando las características que como egresado de EBR deberías haber logrado, mediante proyectos de desarrollo social y personal.” (Prospecto de la Escuela Mayor, 2009) Ninguna reflexión sobre aquello que se plantea la misma publicación “Como estudiante del Colegio Mayor eres un ciudadano competente, con una mirada prospectiva en una república del conocimiento del siglo XXI. Participas en esta comunidad; no sólo a través de las actividades propias del estudio como: investigar, debatir y crear; sino también eres responsable de tu trabajo, desarrollando tus aficiones, tu carácter y tus capacidades físicas. Empleas creativa y placenteramente tu tiempo libre siendo, a la vez, responsable del espacio y ambiente de la comunidad, contribuyendo a su limpieza y mantenimiento.” (Prospecto de la Escuela Mayor, 2009pág.6)
Discursos llenos de promesas sin un horizonte pedagógico, de formación, para estos niños/adolescentes. Presos en el mensaje ideológico y académico y obnubilados por el Centro de Acceso a la Información en América Latina. (donación de la República de Corea) ¿Espectáculo o mensaje? ¿Ningún psicólogo de los muchos que dicen tener, pudo recomendar algo de fondo para los alumnos?
En el colmo de la exaltación un diario llegó a decir que con la inauguración del Colegio Mayor se inició un nuevo modelo de educación., ¿Cuál? ¿Acaso no seguirán el mismo currículo conocido como el DCN 2009 para EBR? Se dice también que el mayor logro de esta nueva institución es que contará con el sistema de Bachillerato Internacional (BI) que se otorga sólo a las escuelas que cumplen una excelencia educativa. (Correo.18.03.10) ¿A quién se quiere sorprender? ¿Tiene el Colegio Mayor lo que se exige para acceder al Bachillerato Internacional? ¿No saben acaso que se requiere un currículo y un marco pedagógico, métodos de evaluación adecuados a las edades de los alumnos, desarrollo profesional para los docentes y un proceso de autorización y evaluación? Afirmar, como lo expresa el vice ministro Vexler, que el citado bachillerato empezará a regir a partir de 2011 cuando el último expediente recién se presentará en septiembre ante la Organización Mundial de Bachillerato Internacional (¿qué expedientes se presentaron antes?) (Correo.18.03.10). ¿Por qué crear falsas expectativas? ¿Por qué ya no serán gobierno? ¿Eso no es jugar con expectativas e ilusiones juveniles y esperanzas familiares? La banalización del discurso educativo pensando más en la imagen que en el contenido o el silencio, hace que se cometan errores. Pero eso nunca lo aceptarán quienes dirigen la educación peruana.
Hubiera sido interesante que alguien porque director aún no encuentran, desarrollase lo que en el Prospecto llaman características del Postulante al Colegio Mayor: qué se entiende por: 1. Líder, 2. Responsable y perseverante; 3. Ético y Moral, Sensible y Solidario; 4. Creativo e Innovador; 5. Comunicativo; 6. Cooperativo; 7. Organizado; 8. Investigador e Informado; 9. Empático y Tolerante; 10. Democrático; 11. Crítico y Reflexivo; 12. Emprendedor; 13. Trascendente; 14. Flexible y Resolutivo; 15. Proactivo; 16. Autónomo.
El significado y connotación que tienen estas palabras en un diseño pedagógico poco claro, tiene mucho que ver con las características que se omiten, por ejemplo equitativo, respetuoso de la diversidad, de su cultura, de sus tradiciones ancestrales; participativo. Tanto discurso y palabrería que no dicen nada acerca de cómo será el proceso educativo en el Colegio Mayor Secundario. ¿Cuál será la diferencia con las otras instituciones educativas en lo pedagógico? ¿Los docentes? ¿Los especialistas?. ¿Qué pasó con los mentores?
El nuevo paradigma educativo enfoca al estudiante como un elemento activo en el proceso enseñanza-aprendizaje, de manera que pueda desarrollar las habilidades necesarias para alcanzar el éxito en su desempeño personal y profesional ¿Pero sólo eso se buscará? ¿Y qué pasará con el desarrollo de sus habilidades para la productividad en el campo laboral? Se trata pues de construir nuevos conocimientos que lleve a constituirse en estudiantes efectivos de su comunidad, de la sociedad y el mundo actual. ¿Dónde quedó el aprender a aprender? ¿Acaso el aprendizaje del nuevo siglo no está enfocado a la creación de conocimientos?
Es necesario que las aulas y el colegio sean espacios multiculturales y no recintos en donde se estimule la competencia sin respetar la procedencia de cada uno de los alumnos. No es fácil llevar un aula en donde se tiene alumnos procedentes de todo el Perú si antes como profesionales no se han preparado los docentes en el enfoque intercultural que requiere respeto por la diversidad. El aprendizaje escolar debe ser un proceso reflexivo que no tenga como soporte sólo a la diosa Internet, sino todo lo contrario el diálogo con los textos, la preparación de asignaciones y su exposición y defensa. Y algo que debe ser muy importante ya que se trata de internados coeducativos: el desarrollo emocional. Existen pros y contra sobre los internados y la pregunta es si son recomendables como política educativa a impulsar. ¿Qué modelo se ha elegido? ¿Existen los profesionales preparados para esta función?
La ausencia en el discurso del nuevo enfoque que se quiere dar al Colegio Mayor y la euforia con que se dijo que impulsaría la nueva escuela pública, evidencia qué poco se conoce lo que ella es y demanda.
Un capricho llevado contra viento y marea, sin consulta, sin mostrar el diseño de la propuesta, sin llamar a un análisis de jueces, sin escuchar al Consejo Nacional de Educación, ha empezado teniendo como base la improvisación.
Un capricho que ha llevado, además a atropellar derechos de gente de clase media, por lo general familias de empleados públicos que tenían en el Centro Vacacional Huampaní un lugar para pasar unos días de vacaciones, o pasar el fin de semana en familia, o pasear los domingos. Aquí un testimonio “Soy una persona que ha visto como ha ido creciendo Huampaní de a poco han remodelado sus casitas y pabellones con mucho esfuerzo para ofrecer al usuario lo mejor es una pena que ya no exista el Huampaní de antes. Pensaba ir ahora en semana santa como todos los años pero ahora qué nos espera que pena realmente.”(Gladys Padilla.03.03.10) Eso se llama en criollo “desvestir a un santo para vestir otro”. ¿Dónde quedó la sensiblidad social? ¿Por qué no se utilizaron edificios del estado que hoy están vacíos?
Se ha gastado 10 millones de dólares, según declaró el señor Becerra, presidente del la Comisión de Gestión del Colegio Mayor y dice que el monto se incrementará con otras innovaciones. (Correo.18.03.10) ¿Más improvisación? Pareciera que sí cuando dice “Lo que queremos (¿quién el Presidente, el Ministro, él? ¿Otro decreto de urgencia?) es seguir mejorando la infraestructura y el equipamiento del colegio a lo largo del año. Continuaremos invirtiendo lo que haga falta para que éste sea un colegio líder a nivel mundial” (Correo.18.03.10)
Qué contraste al leer la siguiente nota aparecida hoy que informa que en los arenales de Ventanilla se inaugura un colegio Fe y Alegría para niños de 3-4 y 5 años. (LA REPÚBLICA 19.03.10)El proyecto educativo se inicia provisionalmente en 5 aulas prefabricadas de madera en un terreno de 10 mil m2. cedido por el Ministerio de Educación. El colegio busca atender en el futuro a más de 1.400 niños y jóvenes. La construcción se hará con donaciones de personas y empresas. Sin estridencias, sin cámaras, allí donde el frío no respeta esteras ni toldos, allí donde el sol cae en plomada al medio día y el agua la venden por cilindros allí nace la esperanza para los excluidos.
Desde el sur nos llega otra noticia: el chef Gastón Acurio y el SENATI anuncian que abre la Escuela Técnica de Cocina del Senati de cocina para ofrecer oportunidades de desarrollo a los jóvenes de Pisco. “La escuela es un proyecto que se inicia con una cena que hicimos los cocineros para buscar una alternativa de desarrollo para la ciudad de Pisco. Como cocineros, encontramos un escenario propicio para hacer una escuela de cocina ya que se venían haciendo inversiones en los hoteles de la zona de Paracas. Además, es el lugar perfecto para formar a jóvenes sin oportunidades en su propia tierra, porque viven frente a un mar tan exuberante como este.” (EL COMERCIO. 18.03.10) “De pronto pueden encontrar no solamente una buena formación, sino una oportunidad de vida… sino que además para sus propios negocios, para sus propios sueños. Pueden recibir una formación que los relacione de una manera responsable y profesional con su entorno.” (EL COMERCIO. 18.03.10).
Es triste aceptar que quienes tienen la responsabilidad de la educación pública nacional no aprendan de las experiencias que tienen en su entorno. Por eso le he pedido prestado a nuestro recordado Congrains No una sino muchas muertes, que es lo que ocurre con cada gobierno, sin importarle las demandas de las mayorías. Termino con una de las frases de Faustino Sánchez Carrión, alumno del Convictorio de San Carlos, tan nombrado en la oferta del Colegio Mayor, pero tan poco respetado en sus convicciones y espíritu. Es parte del discurso que pronunció como alumno ante el Virrey Abascal, en nombre del Convictorio en el aniversario del día en que se promulgó la Constitución Española en Lima. en aquella oportunidad condenó “a quienes no habían hecho pasar la constitución de sus labios a su pecho” (PORRAS BARRENECHEA.J.F.Sánchez Carrión. El Tribuno de la República Peruana”- Conferencia Lima, 1953) Bien caerían estas palabras ante lo que hemos compartido. (20.03.10)

MERITOCRACIA a propósito de la entrevista al Ministro de Educación (El Comercio, Lima, 17.05.09)

29 mayo 2009

Sorprendió el último domingo la entrevista referida a escasos 10 días de cumplirse el plazo para que los docentes se inscriban para postular su ingreso a la Carrera Pública Magisterial (CPM).

Una entrevista muy de coyuntura en donde la CPM ha sido motivo para reiterar lo que todos los docentes saben, pero no confían. Donde se maltrata a docentes y se trata de hacerle ver que con la CPM ganarán más y que la Ley del Profesorado seguirá vigente en los puntos que no colisionen con la CPM. Asimismo, el enemigo no es la falta de profesionalidad y formación del docente en donde se esperaba una autocrítica a la formación docente que oferta el Estado, a través de los Institutos de Formación Docente (IFD) públicos y privados, sino todo lo contrario, lo es el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTEP) por distorsionar (sic) la naturaleza de la nueva norma y desinformar (sic) sobre despidos inminentes si no se aprueba la evaluación.

El diario pone como gorro de la entrevista, “ el ministro defiende a capa y espada la política de la meritocracia en el profesorado para elevar el nivel de la educación en el país” (Ibidem). Pero, ¿qué es la meritocracia? ¿qué entiende el Ministro por meritocracia? Pareciera que es la varita mágica que hará posible que la CPM sea atractiva para los docentes y con ello marca la diferencia a la alternativa chata de la Ley del profesorado que en lo que se refiere a aumentos los hace a todos por igual sin reparar en buenos y malos maestros.

Veamos qué significa esta palabra “mágica”: meritocracia viene del latín mereo que significa merecer, obtener. De acuerdo al caso de que se trate, la meritocracia es una definición muy amplia, en donde se accede, en el caso de los docentes a niveles laborales, no para acumular riqueza, sino por méritos que están ligados a su realización como profesionales y por los cuales se le reconoce un haber monetario establecido por ley. En el caso de los docentes los méritos están referidos al desarrollo de la inteligencia y de los conocimientos, a las capacidades intelectivas demostradas y ratificadas por el sistema escolar por el que ha desarrollado su formación.

Implantar la meritocracia significaría establecer un justo reconocimiento de los méritos de los docentes en base a una igualdad de oportunidades, por ello suena atractivo y novedoso hablar de ella en la incorporación a la carrera docente, pues se les reconocerá los méritos a quienes logren pasar la prueba. Está de moda casi en todos los campos del saber y desempeño profesional por todo lo que implica (revisar legislación, establecer nuevos escalafones, compatibilizar tiempo de servicios con remuneraciones, etc.), pero nada se dice que la meritocracia tiene que ver, también, con una modernización del Estado, para que realmente sea justa y equitativa, democrática y solidaria. Tal vez esta sea la gran falla en la presentación de la meritocracia que aparece como una “novedad” y enredada en una verborrea utilitarista antes que enriquecedora en su contenido.

Y esto es grave pues el concepto de meritocracia que empleamos aparece como muy ambiguo, pues no define con exactitud cuál es la noción de mérito a la que se alude. Por ello se la reduce en el mensaje que los docentes usan y entienden que está relacionada con la estructura ocupacional y es llenada no por criterios empleados, sino según ciertos criterios universales de logro, verificables mediante las calificaciones o credenciales educacionales. Y es aquí donde se tiene la confusión que nadie aclara, pero sí levantan el vocablo para presentarlo como parte del componente de la calidad educativa: tener un educador meritocrático es garantía de calidad. Esta es una falacia que esconde el ideal meritocrático, que es inalcanzable, pues se fundamenta en premisas neoliberales que responden a una economía separada de la sociedad, en donde el individuo, actor del sistema, es influenciado por el contexto social, actuando en función no sólo de la utilidad individual, sino por otras motivaciones. Pero la realidad nos lleva a otros escenarios en donde la actividad del individuo se encuentra dentro de redes sociales que la condicionan decididamente y por ello cuanto más moderna sea la sociedad, la meritocracia es menos relevante.

Vivimos hoy en una sociedad que va rigiéndose por nuevos paradigmas que son el resultado de procesos que empiezan en el paso de una economía industrial a una informal y de servicios, con la que convivimos y en donde las relaciones entre personas se valora y por ello vemos que –a no ser los economistas- poco se habla del valor agregado, que ha sido reemplazado por la atención al cliente, todo en un mundo en donde se desempeñan la comercialización y el marketing. Inclusive hoy se habla de que el eje central de la propiedad ha sido sustituido en la economía postindustrial por el eje del conocimiento y se habla del reemplazo de la inteligencia funcional o racional por la inteligencia emocional: la capacidad de comprender el entorno, de generar confianzas, de asociarse y de adaptarse al cambio, entre otras.

Si el Ministro de Educación cree que con la meritocracia mejorará la educación del país, no se da cuenta que con ella está estableciendo una mayor desigualdad al no reconocer que todos los docentes tienen derechos adquiridos ante la Nación por sus años de estudios, por su formación. Que ésta haya sido deficiente, que tenga muchos reparos, que no tenga el nivel que hoy se exige ¿es culpa de ellos o de quienes dirigieron la política educativa del sector? ¿Para los docentes no existe solidaridad? Se les exige y se les obliga a cumplir unas reglas que no les fueron consultadas. Y se les trata de “dorar la píldora” con la novedad de la meritocracia como un amuleto para estar en el sancta santorum de la calidad educativa.

Volviendo a la entrevista en mención donde la más alta autoridad de Educación del país no dice nada nuevo ni de nivel de política educativa; no dice por ejemplo cuáles han sido los problemas resueltos que quedaron pendientes en la mesa de diálogo que tiene el sector con el SUTEP. ¿Qué carácter tiene esta mesa de diálogo? ¿De conciliación?, ¿de solución de problemas?, ¿de qué problemas?, ¿cuáles son los temas pendientes?, ¿quiénes representan al sector en la mesa de diálogo y en qué períodos? Utilizar la mesa de diálogo como un cajón de sastre en donde no se tiene un inventario de lo que se guarda y menos dar cuenta, es una manera de tenerla como un pretexto para ilusionar incautos. Pero, sin duda entrar en estos temas menudos perturban la percepción de la política del sector, pero sería bueno un informe para apreciar quién es quien en el desempeño de sus encargos y no se recurra al sanbenito de que de todos los males de la educación tiene la culpa el Sindicato. ¿Maniqueísmos a estas alturas del nuevo siglo?

Otro de los datos que el ministro refrenda pues sus viceministros y funcionarios ya los dijeron, pero quedan pendientes de respuesta son aquellos referidos a la idoneidad de la prueba que constituyó la línea de base para establecer la capacitación docente. Se dice que se han capacitado 100 mil docentes, que en el año 2007 se les evaluó y las universidades que los capacitaron, los examinaron al inicio y al final. Aún se siguen esperando los instrumentos aplicados y sus resultados. Decir que “más del 50% tuvo 14 de nota y más del 50% aprobó la evaluación, que sólo desaprobó el 30% y que hay un 20% duro que no mejorará.” (Op.Cit.), es hablar de resultados que él solo y su entorno conoce. ¿Por qué no darlos a conocer? ¿Alguien en el Ministerio de Educación está haciendo un trabajo de investigación sobre estos resultados?

Esperábamos otro contenido en la entrevista que se le hace al Ministro. Esperábamos que hubiese un llamado a los docentes que tras el duro bregar de la jornada laboral deben dedicar sus horas de descanso a prepararse casi a ciegas para la prueba en donde la valla sigue siendo la nota 14 (sin fundamentación científica hasta hoy y tercamente mantenida por quien tiene la capacidad de decidir y esclarecer) y de acuerdo a la Matriz de Especificaciones de la Prueba Nacional escrita de la Primera Etapa: Evaluación Nacional Obligatoria (publicada recién esta semana), en donde se le informa además al docente postulante que la prueba está compuesta por 100 preguntas y se discurre en consideraciones generales y especificaciones de la prueba nacional ya fueron publicados en el diario oficial y que los docentes se agenciaron la fotocopia pues el diario era muy caro. ¿Cuánto hubiera costado publicar una separata sencilla en los diarios de mayor circulación nacional en el momento oportuno? ¿Cuánto se ha gastado en los spots y demás avisos?
La meritocracia que se oferta al docente que postule e ingrese a la CPM quiere formar una elite basada en el mérito que es fruto de su propio esfuerzo, de sus habilidades y de su talento (es decir, los cargos deben ser ocupados por los individuos mejor calificados); y por ello de manera egoísta no tiene deuda ni obligación alguna hacia una comunidad a la que pertenece, a ella los liga una relación meramente funcional, no afectiva, de compromiso, de identidad, de solidaridad. ¿Eso es lo que ofrecemos a los maestros peruanos a contrapelo de lo que deben formar? ¿Y los valores nacionales, la identidad, el compromiso con la comunidad, la solidaridad, la equidad, el reconocimiento de la diversidad, dónde queda? No se trata como parece ser que sólo los docentes mejor calificados con estudios y certificados son los más eficaces obviando la práctica profesional, central en la formación del docente. Aquí está la diferencia que trata de imponer un modelo empresarial en donde se realiza la formación de la persona humana y no el rendimiento, eficacia y eficiencia de una empresa.
Ofensiva y soberbia es la respuesta que da el ministro a la periodista cuando le pregunta ¿No hay manera de convencer al SUTEP? Responde el ministro: “No creo, porque perderían su bastión; la meritocracia es la destrucción del Sutep. Este es popular en la medida que dice: inteligentes y mediocres, trabajadores y flojos, todos ganan igual.” Si este es el concepto que tiene la primea autoridad educativa del país del Sindicato y de los docentes que a él pertenecen ¿qué lección está dando a la comunidad educativa, a la sociedad? Con ofensas y con soberbia no se puede construir alianzas. ¿Opinará igual el Presidente de la República, hijo de una maestra?
El concepto que tiene el ministro del Sindicato lo consideramos errado. No se trata de “un bastión” de la dirigencia del SUTEP en el poder, como trata de conceptuar al Sindicato. Ser bastión significa ser un reducto fortificado que se proyecta hacia el exterior. Sería bueno recordarle que el sindicato es en esencia una asociación libre para integrar a los trabajadores en defensa y promoción de sus intereses sociales, económicos y profesionales. Los sindicatos tienen como objetivo orientar sus acciones al logro que respondan a las necesidades de quienes forman parte de él. El eje central del objetivo es la dignificación de las condiciones de vida de sus afiliados. Por ello, velan por un salario justo, mejores condiciones de trabajo, empleo estable para toda persona, el mejoramiento de reivindicaciones sociales y económicas y la permanente democratización de la sociedad. En este sentido, si hubiese querido hacer una crítica al gremio que hubiera ido a lo sustantivo del mismo y al cuál de una manera u otra el propio sector ha contribuido a su distorsión con medias medidas y medios acuerdos y por hacer crónica una mesa de trabajo en donde se habla de una agenda que nadie conoce pero sí de la que se echa mano cada vez que las contradicciones se agudizan.
El concepto de lo popular que tiene el ministro es de lo más peyorativo pues referirse que en SUTEP confluyen “inteligentes y mediocres, trabajadores y flojos, todos ganan igual”, es ponerse por encima de acuerdos, normas y leyes acogidas por sus antecesores y por él mismo. ¿Por qué caer en estas consideraciones de desprecio, cuando de todas partes se habla de diálogo? Si la primera autoridad en educación se expresa así de los docentes por estar sindicalizados, buen mensajero tiene el gobierno actual que desdice lo poco realizado desde la primera evaluación censal. ¿Estas expresiones tienen que ver con el concepto de meritocracia que se trata de instituir? ¿No será el modelo educativo el que da bandazos pues no tiene un sustento claro y que los responsables circunstanciales del mismo no saben de qué se trata?
(23.05.09)