Posts Tagged ‘terrorismo’

Los siete mitos más nefastos sobre internet

26 septiembre 2013

Manuel Castells desmonta magistralmente los argumentos de la internetfobia en su último artículo publicado en La Vanguardia.
……………………………………………………………………………………………………………

Primer mito: internet aísla, aliena, deprime. Es lo contrario: usar internet aumenta la sociabilidad, dentro y fuera de la red, porque los dos tipos de sociabilidad se acumulan. Las redes sociales sirven para mantener vínculos originados fuera de la red al tiempo que crean nuevas oportunidades de amistad y relación. Y cuando hay personas que sufren de aislamiento o depresión, la red ayuda a encontrar compañía. En realidad el BCS Institute inglés, con una muestra mundial, encontró una correlación entre internet y los índices de felicidad, porque incrementa sociabilidad y empoderamiento, factores clave inductores de felicidad.

Segundo mito: la divisoria digital. En términos de acceso, en los países desarrollados como España, el acceso a internet (desde distintos lugares y plataformas) oscila entre el 70% y el 90% y supera el 85% en la población adulta de menos de 60 años, porque el principal factor del no uso es la edad, así que cuando mi generación haya desaparecido el uso de internet será universal. En el mundo hay 2.800 millones de usuarios de internet y 6.700 millones de usuarios de móviles, o sea, que la humanidad está conectada. Obviamente, hay desigualdad en la calidad de la conexión, pero dicha desigualdad es menor que en otros indicadores de desigualdad, como patrimonio o renta, porque la gente otorga un valor prioritario a sus prácticas de comunicación.

Tercer mito: internet maleduca a los niños porque no prestan atención en clase y se distraen en casa. Lo que nos dicen los estudios sobre el abandono escolar es que la escuela (no los maestros, que hacen todos sus esfuerzos) no ha entrado en la pedagogía de la era digital y sigue aferrada a libros de texto, negocio editorial y propaganda de las ideologías oficiales. Resultado: los adolescentes, que viven plenamente en la creatividad de la cultura digital, se aburren soberanamente en clase y, en cuanto encuentran alternativa, se largan a la vida, que es más interesante. Cierto que internet requiere menos memorización, porque todo está en la red, pero al mismo tiempo ofrece múltiples posibilidades de recombinar información, que es la base de la creatividad. Como nuestra cultura está basada en la transmisión disciplinada de lo adquirido, está mal visto que los niños piensen por sí mismos, ayudados por maestros que les capaciten para buscar y usar la información enfocada a sus proyectos. Y nuestra economía del conocimiento y nuestra sociedad en cambio continuo requieren sobre todo personas capaces de improvisar e innovar, no de repetir gestos rutinarios.

Cuarto mito: la educación universitaria virtual degrada la calidad por la falta de contacto con el profesor. De hecho, el contacto con el profesor es mucho más limitado en las universidades tradicionales que en las virtuales con calidad basada en tutorías. Y además, las virtuales se dirigen mayoritariamente a una población adulta que sin esa educación no tendría posibilidad de estudiar y reciclarse. Siendo así que el aprendizaje a lo largo de la vida es esencial en una economía en constante transformación.

Quinto mito: internet es el Gran Hermano donde todo se sabe y se vigila. Es cierto que la privacidad en internet es difícil, pero a cambio sabemos que la denuncia del abuso, los movimientos sociales y la resistencia a tiranías encuentran en internet un instrumento esencial de autoorganización y movilización. Internet autonomiza y empodera: los vigilantes también son vigilados.

Sexto mito: la información en internet no es fiable. Mucha no lo es, otra sí, como en los medios de comunicación, pero a diferencia de estos, en internet se puede comentar y corregir mediante la participación activa de múltiples productores de información.

Séptimo mito: internet es causante de violencia, terrorismo, pornografía, sexismo y toda clase de aberraciones. Se olvida que estas lacras son rasgos de nuestras sociedades y por tanto también existen en internet. Es cierto que la viralidad en internet incrementa riesgos, por ejemplo la difusión de técnicas terroristas o propaganda extremista. Pero es que internet es libertad y los usos de la libertad son reflejo de quienes somos, de modo que somos nosotros los que tenemos que cambiar en lugar de ocultarnos la verdad.

Llevamos más de dos décadas de investigación científica rigurosa de internet y su interacción con la vida social Estos siete mitos que deforman la realidad de la red –y por tanto de la vida social– reflejan la ignorancia persistente en torno a este campo de conocimiento, y algo peor: la negativa a conocer la realidad de algo que está delante de nuestras narices. En su artículo, Manuel Castells indica el origen de esta actitud:

La imagen deformada de internet proviene del tremendismo de los medios de comunicación, aterrados por su supervivencia como medios unidireccionales controlados por el dinero y el poder, a pesar del periodismo profesional. De la fobia de intelectuales que perdieron el monopolio de la palabra. Del miedo de los gobiernos a una ciudadanía informada, capaz de autocomunicarse y autoorganizarse. Del temor de burocracias que basan su autoridad en el control de la información. Y de nuestro espanto a saber quiénes somos tras las celosías de la hipocresía social. Temer a internet es temer la libertad.

Y también, añadiría yo, a cierta actitud radical chic que se está difundiendo: considerar que la red y las posibilidades de desarrollo que ofrece son una falacia fruto de “utopías digitalistas” a las que se cree expresiones de un nuevo irracionalismo. Resurge un nuevo elitismo intelectual que reacciona frente a la posibilidad de apropiación por parte de la gente de poderosas herramientas de expresión, relación, comunicación y realización. A eso sí que hay que tenerle miedo.

En estos días de aniversarios…

28 septiembre 2012

1. Las personas y los hechos. Sin duda esta primera quincena de septiembre ha sido de recuerdos, sentimientos, emociones y memoria. Para la comunidad internacional poco les dirá el 12.09 pero sí mucho el 11.09. Pero para el Perú esta fecha 12 es tan nuestra, que la memoria, el recuerdo, el dolor y la emoción se hacen una. Ese día cayó el mayor asesino de nuestra historia, que sembró el terror, sembró el miedo en todo el país, con la agrupación demencial llamada Sendero Luminoso.

Miles de muertos y desaparecidos dejó la insania de un profesor universitario mediocre que leyó algo de Marx y de Mao para fundar un Partido Comunista cuya tendencia para diferenciarse de los otros se llamó Sendero Luminoso. Pero ni en eso fue original pues estas dos palabras devinieron de una máxima de José Carlos Mariátegui, fundador del original Partido Comunista Peruano, utilizada en la portada de un periódico editado por esta organización: “El marxismo-leninismo abrirá el sendero luminoso hacia la revolución.” SL es una organización subversiva y terrorista, que en mayo de 1980 desencadenó un conflicto armado contra el Estado y la sociedad peruana. La CVR ha constatado que a lo largo de ese conflicto, el más violento de la historia de la República, el PCP-SL cometió gravísimos crímenes que constituyen delitos de lesa humanidad y fue responsable del 54% de víctimas fatales reportadas.

Aún persiste la intolerancia en el país y antes que condenar los crímenes sucedidos, se empiezan a escarbar silencios y daños, por ejemplo con motivo de la identificación del camarada William un francotirador narcoterrorista y la poca precisión en la identificación de los restos. Otro hecho es el suscitado por el rescate y traída a Lima de dos niños y dos adultas de una casa en donde intervinieron las fuerzas combinadas. Fueron recibidas por la primera dama y la ministra de la mujer. Al día siguiente se sabe que el cadáver de una niña de unos ocho años muerta por bala fue encontrado a unos 50 metros de esa casa. El cuerpo había sido arrastrado hasta una pequeña quebrada. Fue encontrado por familiares. Se supo que la niña corrió detrás de su padre, al sentir los disparos. Declaraciones y hechos confusos llevaron al Ministro del Interior y de Defensa al Congreso para poder esclarecer lo sucedido.

También se recuerda al Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) de la policía que capturó a A. Guzmán después de un seguimiento muy reconocido por toda la comunidad. Se le ha querido atribuir a Fujimori y a Montesinos esta captura, pero justamente no fueron ellos los que idearon la estrategia y menos el operativo. A tanto llegó la incomodidad que unos meses después se desactivó el Grupo, dejando inconclusa la tarea de persecución de los cuadros senderistas. Muchos opinan que el rebrote de Sendero Luminoso actualmente se debe a ese hecho.

Personas, personajes, hechos y recuerdos, en estos días en que también nos dejó la primera secretaria de la Comisión de los Derechos Humanos Pilar Coll. Militante española de las causas justas y del respeto por las personas. Toda una vida entregada a sus principios y convicciones. Sin duda una gran pérdida para el país.

2. Para que no se repita. Mucho se ha coreado esta consigna desde hace años, sin embargo poco se ha avanzado en los resultados. Cada cierto tiempo seguidores de Guzmán por un lado, y seguidores de Fujimori por otro levantan sus denuncias y sus reclamos. Cada grupo en lo suyo, sin una pizca de arrepentimiento.

Hace muchos meses hubo una denuncia al Ministerio de Educación sobre el contenido de textos escolares por la forma cómo se trataba el tema del terrorismo. Denuncias, debates para las cámaras, y todo se fue olvidando sin dar una salida inteligente al tratamiento de los hechos ocurridos en los 70, 80 y 90 y que produjeron la muerte de miles de compatriotas. Aquellos que hoy siguen levantando el dedo anatematizador ante hechos que ocurren actualmente y se admiran que jóvenes estén incoporándose a un movimiento pro sendero, son los mismos que se opusieron al tratamiento del tema en la escuela y menos sugirieron una alternativa.

¿Cómo tratar hechos históricos que se producen y frente a los que la escuela no puede ser indiferente? ¿Cómo combatir la prédica violentista entre los jóvenes si no es permitido el esclarecimiento de los hechos mediante textos y actos que permitan saber de qué se trata? Quienes se oponen al conocimiento y debate son quienes piden que se actúe con autoritarismo, que se sancione con la pena máxima, que se reinicie la formación premilitar -creyendo que los niños y jóvenes de hoy son iguales a los de décadas pasadas-, que fomentando una ley del negacionismo, se “controlarán” desbordes populares.

¿Alguno de los iluminados congresistas ha tenido la idea de plantear el tema en el ámbito del debate sobre democracia y autoritarismo? ¿Qué dice la academia? ¿Qué los investigadores? ¿Acaso el tema del bulliying es más nefasto que la ignorancia histórica? Paradojas que se dan en nuestro país. ¿Es valioso sin duda ver a dos dirigentes sindicales de los docentes reflejar sus intenciones en TV? ¿Sólo los políticos pueden hablar sobre terrorismo sin hacer propaganda? ¿Quién pone coto a que se exhiban revistas, panfletos y hasta libros que informan sobre el terrorismo en los quioscos y que los jóvenes accedan a ellos?

3. Aprender, esclarecer, formar ciudadanía. La mojigatería política que se vive hoy hace que las verdades se escondan con el pretexto de preservar a la juventud de cierta contaminación ideológica. Se percibe cierto macartismo de militares, policías, políticos devenidos en congresistas impunes. Temor hasta para que podamos contar con un Museo de la Memoria, llamado luego Lugar de la Memoria, para recordar a las víctimas del conflicto armado que se desarrolló a partir de 1980; miedo y hasta desprecio por el Memorial “El Ojo que llora” (¿lo conocen nuestros alumnos?) que es una denuncia contra la violencia y que está allí para recordar lo que nadie desea revivir pero que revive lo que todos desean olvidar. Y así podríamos seguir enumerando hechos, lugares, personas. Pero como dice una congresista “En nuestro país, decir la verdad no es electoralmente rentable” (Marisol Pérez Tello – La República 21.09.12), tampoco es ser considerado ciudadano.

La semana pasada, en Rosario – Argentina, se conmemoró otro aniversario de la tragedia de 1976. Es decir de cómo diez estudiantes secundarios de la Escuela Normal Nro 3 de La Plata fueron secuestrados tras participar en una campaña por el boleto estudiantil. Tenían entre 14 y 17 años. El operativo fue realizado por el Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército y la Policía de la Provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el general Ramón Camps, que calificó al suceso como lucha contra “el accionar subversivo en las escuelas”. Este hecho es recordado como “La noche de los lápices Con este motivo Alberto Sileoni, Ministro de Educación dijo “El nuevo aniversario de los trágicos sucesos ocurridos en septiembre de 1976 y su emocionado recuerdo en todas las escuelas del país, nos encuentra en un momento muy especial del debate público acerca de la lucha de los jóvenes por sus derechos y de la posibilidad del ejercicio efectivo de los mismos. Mirando el siglo pasado, vemos en la historia de nuestro país relevantes sucesos cuya explicación resultaría menguada e incluso tergiversada si en ella no incluimos a los estudiantes secundarios. Poner esto en su justa dimensión histórica es un merecido homenaje a aquellos compañeros que dieron su vida en los días de dolor y vergüenza. Es justo que así sea, porque aquello por lo cual ellos lucharon, que era mucho más profundo que el derecho al “boleto estudiantil”, pertenece a esa tradición de compromiso y solidaridad de los jóvenes argentinos.” (LA CAPITAL. Rosario 15.09.12). “. El Museo de la Memoria —a través de su Departamento de Educación— realizará las VIII Jornadas de Formación Docente “Debates en torno a la construcción y transmisión de las memorias de la historia reciente en la Argentina”. Serán el 21 y 28 de septiembre y el 19 y 26 de octubre, en la sede Córdoba 2019. Están destinadas a docentes y alumnos de carreras afines.

Sin duda un ejemplo de cómo se recuerdan y analizan hechos, personas y decisiones políticas de cara a una juventud en formación. No se evade el tema, se le analiza, se le sitúa en su dimensión y se obtienen aprendizajes ciudadanos importantes. Lejos de realizar parodias de lo que no se puede negar históricamente. Quienes niegan actores y hechos pasados no lo hacen porque quieren contribuir a la pacificación y cuidar el desarrollo. Todo lo contrario. En apariencia resguardan derechos, pero sólo los manipulan para seguir disfrutando del poder y de ciertos beneficios.

En estos días de aniversarios diversos, revisemos actitudes y hechos, opiniones y reflexiones. ¿Dónde quedaron las denuncias y las anunciadas demandas para preservar nuestra débil democracia? ¿Qué dirán los libros de texto sobre estos acontecimientos políticos? ¿Qué de los movimientos sociales por el agua? Pocos lo saben. Lo que si tenemos son resultados nocivos para la vida, el respeto al otro, la convivencia, la democracia, sus instituciones. ¿Así queremos formar mejores ciudadanos? No se puede seguir educando con medias verdades. (22.09.12)

¿Por quién doblan las campanas?

2 abril 2012

1. La campaña con sabor macartista que existe en educación y en el magisterio de manera especial, debe causarnos preocupación cuando no repulsa.

Resulta que ahora la causa de todos los males que tiene la sociedad es el maestro. Ya no sólo es culpable del bajo rendimiento de los alumnos manifestado en la Evaluación Censal de Estudiantes, sino en las generaciones formadas al calor de lo que llamamos terrorismo para unos y para otros guerra interna.

Sin duda hubo muchos que en aquella época se inscribieron en lo que era una posibilidad de cambiar la situación nacional por la vía de las armas y más aún por el terrorismo. La opción por esta causa convocó a un sinnúmero de catedráticos, de estudiantes, de pobladores de zonas urbano marginales y rurales del país.

Dentro del vasto contingente que se constituyó, hubo sin duda profesores y profesoras que abrazaron esta causa. Época de convicciones traicionadas, de militancia frustrada, de promesas incumplidas.

Muchos murieron, otros purgaron su pena en diversos penales, algunos están presos todavía. Para quienes cumplieron su penalidad vino la penosa reinserción a la sociedad que los condenó, pero que no estaba preparada para acogerlos cuando redimiesen sus condenas. Igual que ahora con los delincuentes comunes, que delinquen, asesinan, pagan su culpa y las instituciones del Estado que deberían estar preparadas para la reinserción, no saben cómo acogerlos, ni menos reinsertarlos en una sociedad que los margina, que los excluye día a día.

En esta democracia que vivimos, creíamos que se había superado ciertos criterios y juicios para con quienes asumieron una causa equivocada, lo reconocieron, y purgaron condena. Pero no. En estos días del fuerte verano, salieron a revivir el encono, la mezquindad y la negación de derechos en grado superlativo. Muchos que militaron en partidos de izquierda y hoy se llaman reconvertidos (¿a qué?, ¿al dios mercado?, ¿al goce de la sociedad del bienestar? ¿a la indiferencia?), empezaron -con motivo del tratamiento del terrorismo en los textos escolares- a denunciar que existían muchos docentes que habiendo purgado sus penas se habían reintegrado a su trabajo como docentes en escuelas del país.

Hemos sido testigos y lo somos en el día a día que existen censores que denuncian y se rasgan las vestiduras porque estos docentes han regresado a su mundo laboral, amparados por la ley. Han reconstruido su vida, se han insertado a la sociedad y muchos de ellos desarrollan su profesión con responsabilidad, como ciudadanos con derechos y obligaciones.

El Presidente Regional de Piura se pronunció con relación a la lista de docentes condenados por terrorismo que le remitió el Ministerio de Educación. Comentó además que el Poder Judicial sólo ha sistematizado las condenas por terrorismo desde el año 2003 hacia adelante, y el resto, el Poder Judicial tendrá que confirmar si efectivamente fueron sentenciados por terrorismo. Dijo además que tampoco se puede estar dando nombres y mancillar honras, porque hubo muchas detenciones y sentencias mal dadas”, explicó el presidente regional. (Educacion en Red, 27.03.12). Una respuesta y reacción objetiva, sin los alardes de quienes censuran todo desde Lima.

Pero ahora la Ministra dijo de manera enfática el viernes al anunciar que los docentes denunciados por terrorismo, violación sexual o pedofilia no enseñarán en las aulas de los colegios a fin de preservar la integridad de los alumnos. (LA REPÚBLICA, 31.03.12) Esto lo expresó al decir que el Consejo de Ministros aprobó proyecto de ley para inhabilitar a docentes con estos antecedentes.

Esperamos que se dé a conocer el texto del proyecto de ley para ver qué opinan los especialistas. Sin embargo, queremos decir que un docente acusado y que ha purgado su falta por terrorismo, es diferente que uno acusado por violador o pedofilia. Sin duda todos son comportamientos repudiables, pero existen diferencias no sólo legales sino de enfoque de tratamiento.

2. ¿Voz que clama en el desierto? Una actitud como la del Presidente Regional de Piura, es la mostrada por el sacerdote Juan Dumont Chaffour, el 23 de marzo en una carta dirigida a los responsables del diario Perú 21 reaccionado frente a un artículo titulado “Revelan presencia de cúpula pro senderista en magisterio”.

Parte de la carta del Padre Juan Dumont dice:

• Si fueron reconocidos inocentes: ¿qué peligro hay de reintegrarlos a sus plazas docentes?… Al contrario, la sociedad tiene que pedirles perdón, reparar y favorecer su reinserción en la sociedad… Más de una vez no ha sido ese el caso; ¡¡¡hasta el ciudadano común, el maestro ordinario, marginaliza a los ex – presos inocentes!!!
• ¿Y si fueron culpables y se han arrepentido?… Han pagado ya a la sociedad… Un día, un maestro, con 10 años de cárcel, en un pabellón de Castro Castro hizo su Primera Comunión. Él dijo: “Cuando estaba en la calle estaba preso de doctrinas de muerte; gracias a Dios he caído preso… Ahora estoy libre”… Dijo también: “Tengo una compañera. Usted nos casará”… Salió, los casé… Son maestros. ¿Hay que botarlos? ¿Sería justicia?… Y si ustedes creen en el Evangelio, miren y escuchen lo que dijo Jesús… y nos callaremos…
• Conozco otro que cayó a los 19 años… Un día me dijo: “Caí a los 19 años. Tengo ahora 31, no soy el mismo”… Salió, trabaja muy bien, con su familia, con sus vecinos, en cerámica…
• Y, por fin, este otro, en un colegio parroquial, adoctrinado por un profesor. Cayó a los 18 años. Hizo 10 años de cárcel, estudio un idioma, pasó exámenes oficiales… Fue liberado y de inmediato contratado en un Centro de Idiomas, junto con otro compañero que siguió el mismo camino… ¿Hay que botarlos?

¿Puede haber gente que no haya cambiado? ¡Sí, se puede! Y se puede porque, entre otras causas los Centros de Detención que deberían ser Centros de Rehabilitación no cumplen su papel… En ese caso no deben retomar un trabajo educativo.

Pero hay otros casos, maestros que no solo han pagado su deuda con la sociedad sino que, además, se han liberado de esas doctrinas de muerte, han reorientado su vida, han pedido perdón y siguen teniendo una vocación magisterial… Considero que no se les debe prohibir este ejercicio docente sino que es responsabilidad de los dirigentes del Ministerio de Educación hacerles un seguimiento permanente, así como se debe acompañar a todos los docentes para evitar todo lo que pasa de negativo en las escuelas, como es la corrupción en todas sus formas (dinero, sexo, flojera, visitas a cantinas con alumnos, adoctrinamiento político, etc., etc.)… Asimismo, los colegas, los padres de familia, alumnos, autoridades, deben ser activos y eficaces en este apoyo, sin miedo y con espíritu de verdad. Este es un criterio muy personal mío.”

Una reacción directa, honesta, sincera de quien conoce y sabe de lo que habla y que no he visto ni escuchado a ningún político, dirigente gremial, ni colegas docentes. Muchos me han dicho que él puede escribir así porque es extranjero y sacerdote. No le harán nada. Quienes así opinan recurren a la política del avestruz cuando se trata de defender a las personas.

La indiferencia ante esta realidad, es preocupante y hace recordar aquellos versos que dicen “”Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista./ Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío./ Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista./ Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. / Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

3. ¿Qué hacer? La historia universal está llena de estas medias verdades. Nos enseñaron a develarlas fomentando en nuestra educación el juicio crítico, fundamentado, antes que servirnos de hechos e ideas que responden, por un lado a la ignorancia y por otro a la percepción que tienen del mundo quienes hoy tienen el poder de las comunicaciones y los medios para difundirlas.

Una sociedad indiferente, instituciones de espaldas a la construcción de una sociedad más humana, fraterna y solidaria, fueron el caldo de cultivo para que las ideas extremistas se acogieran e hicieran eco en las escuelas y universidades.

El momento es para recordar nuestro papel de ciudadanos entonces y preguntarnos qué hicimos para que no avanzase el terrorismo. Hoy es fácil señalar quien fue, pero qué difícil es acogerlos una vez redimida la culpa. ¿Qué queremos? Darles la espalda y hacer que el odio se ensañe nuevamente y que viejas consignas revivan.

Eso no lo queremos como tampoco que se haga escarnio con aquellos que estuvieron desviados en su pensamiento y acción. Somos demócratas, debemos por ello buscar los cauces pertinentes para hacer que la solidaridad y el perdón sean la base de la construcción de nuestra sociedad.

Mañana, cuando las campanas doblen, no sea para que nos recuerden nuevamente lo que dejamos de hacer y la inmolación inútil de vidas, de familias. Estamos en deuda con el perdón. (31.03.12)