Posts Tagged ‘textos’

La escuela como transmisora de modelos culturales

8 enero 2014

Por Marta Merino

Directora y profesora de educación compensatoria del CEIP Miguel Iscar de Valladolid.

Publicado en Aula Intercultural. http://www.aulaintercultural.org/spip.php?article5180

————————————————————————————————————————

“La educación y la instrucción son procesos de transmisión por medio de los cuales se reproduce y transmite la cultura a la siguiente generación” (Lundgren, 1992:17).

 

En las sociedades caracterizadas por una división del trabajo y con una cultura homogénea, el propio grupo social primario es suficiente para garantizar la reproducción de la sociedad. El niño, al imitar a sus mayores, aprende a identificarse con su cultura y adquiere de forma directa sus valores.

 

En las sociedades primitivas la responsabilidad de transmisión recae en todo el grupo social, no hay responsabilidad específica por parte de ninguna institución. Las formas de enseñanza están ligadas a los ritos y a la transmisión oral: El niño aprende el conocimiento y las destrezas necesarias para la producción, participando en ella.

 

En las sociedades más complejas, en las que se separan los procesos de producción y de reproducción, aparece manifiesta la necesidad de la representación. Se hace necesario representar los procesos de producción y garantizar una correcta reproducción.

 

La transmisión de conocimientos, destrezas y valores se hace de forma indirecta y se abandona la transmisión oral.

 

Se hace necesario representar estos procesos a través de los textos. Así se establecen dos ámbitos sociales: el de la producción y el de la reproducción. De la división del trabajo surge la necesidad de obtener especialistas en la reproducción y representación de la cultura, que reemplacen al grupo social y a la familia, que ya no pueden asumir estas funciones de forma directa.

 

La sociedad nos encarga a la institución escolar esta función. Así la escuela debe responder a la necesidad social de transmitir la cultura a las jóvenes generaciones y de socializarlas, integrándolas en la colectividad y preparándolas para desempeñar un papel activo en ella. Responde también a la necesidad de cada individuo de recibir esos beneficios.

 

Como tal institución social, la escuela está compuesta por relaciones, procesos, recursos que una sociedad desarrolla para satisfacer necesidades específicas. Tiene un carácter funcional, facilita y organiza la existencia de la sociedad y se va modificando según la evolución de la sociedad que la sustenta.

 

Son múltiples las funciones sociales que desempeña, entre ellas la de contrarrestar los elementos del medio social, para que cada individuo se libre de las limitaciones del ambiente en que ha nacido y se ponga en contacto vivo con un medio social más amplio.

 

Se trata, pues, de que desde la escuela aportemos al individuo los recursos culturales necesarios para liberarse de las posibles limitaciones iniciales y poder pasar a un campo de acción más amplio, en el que desarrollarse plenamente.

 

Ahora bien, no siempre la escuela como tal institución social, puede desarrollar su función libre de presiones.

 

Considero tres tipos de presiones que han ejercido un papel predominante en el desarrollo institucional de la escuela: económicas, ideológicas y racionales. De ellas, destaco, desde mi punto de vista, los efectos de la presión ideológica, que ha llevado a la escuela a implantar la necesidad de promover la igualdad de oportunidades. Ofrecer igualdad de educación es un objetivo que la escuela debe asumir desde ideologías democráticas.

 

Los modelos políticos consideran el poder, el conflicto y las dinámicas que la interacción de ambos factores, generan, aspectos determinantes en la vida organizativa. Se apoyan en la teoría crítica y como tal, rechazan el punto de vista racional, objetivo y de verdad absoluta. No mantienen un interés exclusivo en la resolución de los problemas sino en la oportunidad, que éstos aportan a la organización, para lograr la emancipación de sus integrantes. Otorgan mayor importancia a los objetivos grupales y de subgrupos que a los institucionales.

 Los significados, las interpretaciones de las personas, la autorreflexión, el crecimiento colectivo, el conocimiento y la transformación a partir de la práctica reflexiva son elementos claves. El poder, la diversidad de metas, la disputa ideológica, el conflicto, los intereses personales, la actividad política, el control, frente al ejercicio de la autoridad, la coherencia de metas, la neutralidad ideológica, el llegar a consensos, la motivación, la toma de decisiones colectivas, el consentimiento son conceptos que diferencian al enfoque político de los enfoques de la ciencia de la organización. La escuela, como organización, ocupa un incómodo lugar intermedio entre las organizaciones laborales jerárquicas y las organizaciones controladas por sus miembros (donde las escuelas difieren unas de las otras según los elementos a los que asignen mayor importancia) y por lo tanto entre sistemas de elaboración de productos e instituciones de servicios públicos.

 Partiendo de la concepción de escuela considerada como una organización compleja, multidimensional, dinámica, sistémica, abierta al medio en continua interacción con otros subsistemas afines, las personas dentro de las instituciones forman grupos que se mueven según la naturaleza del tema y los intereses de los participantes y crean símbolos para reducir la ambigüedad, resolver la confusión y aumentar la predictibilidad.

 Es la educación que ofrecemos desde los sistemas educativos, y con ellos la institución escolar, la que permite avanzar en la aplicación de los derechos individuales y en la consolidación de los valores democráticos que nuestra sociedad se ha otorgado.

 La educación permite, en fin, avanzar en la lucha contra la discriminación y la desigualdad, ya sea por razones de nacimiento, raza, sexo, religión u opinión, tengan un origen familiar o social, se arrastren tradicionalmente o aparezcan continuamente con la dinámica de la sociedad.

El cuaderno en la práctica pedagógica, como mediador en la apropiación de los saberes pedagógico, científico y social (IV)

17 diciembre 2013

Escuela Normal Superior María Auxiliadora de Villapinzón (Cundinamarca)

Investigadores:  Olga Peña, Elisabeth Silva

Coinvestigadores: Santiago Barrero, Martha Bernal, Gladys Cortes, Félix Farfán, Ángela González, Bertha Méndez, Vera Mondragón, Javier Morales, Pilar Neisa, Nubia Pedraza, Gloria Rodríguez, Alicia Useche, y Colectivo de docentes y directivos de la Escuela Normal Superior María Auxiliadora

 ———————————————————————————-

Los Elementos Lingüísticos

Los elementos lingüísticos incluyen el léxico empleado por el docente y el estudiante, el tratamiento de la ortografía, los textos y recursos utilizados, el uso de fórmulas esperadas.

 

Los cuadernos señalan partes cuando es necesario o se usa como herramienta de distintas categorías gramaticales; así mismo, en algunas áreas se usan recortes de periódicos, sopas de letras, crucigramas, y cuadros de análisis que recopilan la información y que permiten por ende, un determinado manejo de la misma. Sin embargo, esta serie de actividades inciden en la apropiación del lenguaje propio de cada una de las disciplinas, pero si existe un análisis o una reflexión complementaria a estas actividades se pueden tornar en un activismo sin sentido.

 

Por otra parte, en los cuadernos, si hay algún error en la palabra o si ésta no es la indicada, se encierra o se escribe correctamente arriba de ella. Si alguna palabra no se entiende o alguna oración está mal estructurada se subraya, “convenciones” que el estudiante conoce, sin embargo la corrección ortográfica o de escritura no se hace en todos los cuadernos y solo se trata de señalar el error, pero no de incidir para que éste no vuelva a repetirse cuando se comprenda (¿o se memorice?)  la norma ortográfica como tal.

 Algunos estudiantes colocan la fecha diaria de las actividades, por  lo tanto, es fácil tener un seguimiento cronológico de las mismas. Además, se observa en general buena presentación, y la inclusión de un vocabulario o glosario propio, sobre todo en áreas como Ciencias Naturales, Sociales, Pedagogía, Filosofía y Matemáticas.

 De esto se infiere que el lenguaje propio de las disciplinas se considera importante y se resalta como parte esencial en la apropiación de algunos conocimientos específicos. Se entiende como lenguaje cualquiera de los sistemas que emplea el hombre para comunicar a sus semejantes sentimientos e ideas. Es así como se constituye en una comunicación, que haciendo uso de símbolos, implica una función sumamente afinada, que exige unas capacidades sensoriomotoras, perceptivas, práxicas y cognoscitivas muy diferenciadas.

 Ahora bien, el acceso que tienen los niños al lenguaje mediante el cuaderno de trabajo, está condicionado por el maestro que lo orienta, la asignatura que se estudia, el uso de textos de consulta y de diccionarios especializados, y por el interés que manifiestan los estudiantes por la adquisición de dicho lenguaje. Si al consultar expresiones propias de un discurso científico, se hace simultáneamente un análisis del contexto en el que se emplean y se busca la precisión y la exactitud, los niños comprenden el significado y lo incorporan a su lenguaje[1] .

 En la básica primaria, básica secundaria y la media se registra lo comprendido de la clase, con un lenguaje claro, sencillo y técnico de acuerdo con cada área del conocimiento. En algunos casos se observa el lenguaje del libro, no el lenguaje cotidiano que usa el estudiante; en general se va de lo simple a lo complejo, pues se procura que el cuaderno sea una herramienta pedagógica tanto para el estudiante como para el maestro. En otros se maneja el lenguaje didáctico que favorece la interpretación y comprensión del contenido pedagógico. De esta manera, se resalta la existencia de diferentes clases de lenguaje, con lo cual se estaría haciendo un planteamiento distinto al expuesto por Dewey, quien proponía no alejar al niño del lenguaje científico, ni de lo que significan las ciencias, por ello recomendaba que los métodos pedagógicos no se distanciaran de los científicos, por cuanto que en las Ciencias Naturales se construye un conocimiento basado en la observación y la experimentación, cuya finalidad es comprobar, construir o confirmar conceptos, partiendo del entorno, de las experiencias y del contexto del niño.

 Dewey plantea que es muy común para el maestro presentarle las ciencias al niño como algo terminado, para ahorrarle tiempo y protegerlo del error innecesario, y lo que expone es el ejercicio mismo de la ciencia, que permite que el significado de los átomos, las fórmulas químicas, las proposiciones matemáticas y demás, se comprenden cuando se emplean como parte de la técnica del conocimiento; “solo tiene un conocimiento de las concepciones matemáticas quien ve los problemas en que funcionan y su utilidad específica al tratar estos problemas” (Dewey, 2002, p. 192). Por ello, plantea que la escuela sea un laboratorio, porque según él la razón opera dentro de la experiencia, y no más allá de ella, y por ende, el manejo del lenguaje científico, difícilmente se dará si el estudiante no experimenta su uso. “Conocer las definiciones, reglas, fórmulas, etc., es como conocer los nombres de las partes de una máquina, sin conocer lo que éstas hacen” (Ibidem).

 Sin embargo, parece que, en lugar de acercar al estudiante experimentalmente al lenguaje de las ciencias, se da continuidad al papel de la escuela tradicional en torno al acceso al lenguaje como fin en sí mismo, y en el afán de su enseñanza, se inicia al niño en la lectura y la escritura fragmentando las unidades de significado, cuestión contradictoria frente a su realidad, en donde se comunica efectivamente de manera oral con las personas de su entorno.

Se considera que el lenguaje es un elemento de mediación fundamental en el proceso del conocimiento que el estudiante va construyendo o adquiriendo, de manera, que una vez que el ser humano trasciende el conocimiento empírico, afina el pensamiento por medio de procesos de asociación, disociación y comparación, siendo lo más importante el análisis estructural y el inventario sistemático en un proceso de deconstrucción y reconstrucción, y finalmente, de transformación con lo que configuramos el discurso conceptual del conocimiento científico.

Si el lenguaje científico se utiliza en acciones de la vida corriente o en simulacros experimentales de la misma, su uso es dinámico, significativo e importante para el aprendizaje del niño. Si se refuerza mediante el uso de definiciones posteriores, manejo de gráficos e imágenes, se perfecciona el conocimiento.

Pero si solo se parte de una definición teórica no contextualizada, de gráficos o imágenes estáticas, es probable que el niño no advierta la importancia del lenguaje científico y lo abandone por considerarlo como una “cháchara” inútil que le enseñan en la escuela. El maestro, al utilizar adecuadamente dicho lenguaje en sus prácticas pedagógicas, contribuye a que el niño advierta que su uso corriente no riñe con la cotidianeidad en la que se desenvuelve.

El manejo del lenguaje científico en la educación sexual, ética y política desde la infancia, contribuye a formar mentalidades sanas, objetivas, respetuosas de sí mismas y de los otros. Por ejemplo, en el campo deportivo es interesante observar cómo los conceptos específicos son entendidos y asimilados adecuadamente por los niños de preescolar.[2]

De manera que la construcción del concepto es creativa y no un proceso mecánico y pasivo; un concepto surge y toma forma en el curso de una operación compleja dirigida hacia la solución de algún problema. La mera presencia de las condiciones externas que favorecen una vinculación mecánica de la palabra y el objeto no son suficientes para producirlo (Vigotsky, 1998).

Cuando el niño ha adquirido conciencia y control de un tipo de conceptos, formados previamente, se reconstruye el conocimiento de acuerdo con éste; así, las soluciones correctas a las tareas que involucran conceptos científicos son mayores a aquellas que incluyen conceptos espontáneos. Por ende, los resultados de la aplicación del conocimiento y de las experiencias concretas, permiten el enriquecimiento de las teorías o a la creación de otras, lo cual, conduce a nuevas y mejores prácticas por medio de métodos e instrumentos adicionales. La tendencia natural a aprovechar mejorar y hacer más productivos los desempeños, permite que los aprendizajes se almacenen, difundan y compartan más efectivamente (Gutiérrez, 1999).

En el camino del ejercicio del lenguaje científico y de la construcción del mismo conocimiento, se hacen críticas puntuales al actual quehacer educativo, en cuanto a la coerción y limitantes impuestos al educando, y factores que afectan su natural impulso por la investigación, por ello, cabría preguntarse ¿en qué medida la escuela es consciente del proceso de formación de conceptos? o ¿simplemente se limita al ejercicio de la memoria repetitiva?

[1] Es necesario que el uso del lenguaje científico y tecnológico se aplique desde los primeros años de escolaridad, ello se demostró en una práctica pedagógica durante el año 2000, donde dos estudiantes del grado Undécimo con los niños de un grupo de preescolar, desarrollaron el tema de los circuitos eléctricos de manera experimental, al finalizar la sesión y hacer la evaluación se comprobó que los niños habían comprendido las expresiones propias de la física y las utilizaban adecuadamente. Sin embargo, no se hizo seguimiento para determinar la permanencia de los conocimientos en los niños que asistieron a la experiencia. (Elisabeth Silva. Profesora de Física de la Escuela Normal Superior María Auxiliadora de Villapinzón)

[2] Observación realizada durante una clase en la que el profesor Héctor Correa enseñaba las formas de jugadas a los niños del preescolar.

LOS MATERIALES IMPRESOS Y MATERIALES NO IMPRESOS

10 mayo 2013

Martha Vargas de Avella / Coordinadora Regional / Proyecto Materiales Educativos CAB/GTZ
En: MATERIALES EDUCATIVOS CONCEPTOS EN CONSTRUCCIÓN / LOS MATERIALES EDUCATIVOS, HERRAMIENTAS DEL CONOCIMIENTO

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Los materiales impresos ocupan un lugar destacado en las actividades educativas que se desarrollan a lo largo de la escolaridad de los niños y de los jóvenes. En las escuelas latinoamericanas, en muchas ocasiones, el libro constituye el único recurso disponible para apoyar los aprendizajes de los alumnos y el único medio de consulta de los maestros especialmente en las zonas rurales alejadas y en las comunidades urbanas pobres.

…………………………………………………………………………………………..

Los gobiernos en sus proyectos de reforma educativa iniciados en la década de los años noventa, incorporaron el concepto de dotación de materiales como renglón prioritario en los planes de transformación educativa y algunos ministerios de educación realizaron dotaciones masivas, especialmente de materiales impresos como manuales para los maestros, guías del profesor, módulos de trabajo para los alumnos.

No obstante, cinco años más tarde las carencias persisten, especialmente en las escuelas rurales y de zonas periféricas de las grandes ciudades, como lo constató el inventario realizado por el PME en su segunda etapa, como parte del análisis de contexto llevado a cabo en las comunidades a las cuales pertenecen las escuelas piloto del Proyecto1.

Igualmente persisten los temores de los directores de las escuelas y los maestros, para utilizar de manera eficiente el material con el que han sido dotadas las escuelas. La responsabilidad que adquieren los unos y los otros, sobre la conservación de los materiales que les son entregados, se convierte en un factor limitante de su utilización.

La existencia de normas oficiales o sanciones impuestas por directores y supervisores sobre la obligación de responder por el deterioro o pérdida de los materiales educativas, produce un efecto nefasto sobre la práctica pedagógica. Mientras los maestros enseñan en forma rutinaria, apoyados únicamente en el pizarrón como medio didáctico y los alumnos, por su parte, sólo escuchan y anotan contenidos en sus cuadernos, los materiales educativos textuales y tridimensionales, se conservan intactos por años.

Por ejemplo, el estudio preliminar sobre necesidades de materiales educativos, realizado en los tres países del Proyecto CAB/GTZ, registra algunas situaciones de existencia de materiales de educativos, dotados por los ministerios de educación hace bastante tiempo y que aún permanecen guardados en sus empaques originales, o depositados en vitrinas, para evitar su deterioro.

También se registran situaciones en las cuales, los maestros no tienen este tipo de restricciones para el uso de los materiales, pero carecen de la formación pedagógica y disciplinar que les daría la seguridad para incorporarlos en sus didácticas, si lo utilizan, lo emplean como material lúdico, para que los alumnos, jueguen y estén entretenidos, sin ninguna orientación por parte de los educadores para sacarles el provecho que podrían tener en los aprendizajes.

De toda gama de materiales, los impresos continúan siendo el principal apoyo a los procesos de enseñanza en los niveles básicos de la educación. Esto se debe a que ellos, materializan los propósitos, objetivos y contenidos que se proponen en las reformas educativas y los programas curriculares. Estos materiales en general son manuales y guías que contienen la información normativa de los ministerios de educación, entidades que los producen y divulgan con la intención de orientar, pero son percibidos por los educadores como las directrices oficiales a las cuales se deben apegar y llegan a convertirse en una especial de “camisa de fuerza” que condiciona la práctica pedagógica de los educadores.

La dependencia que establecen los maestros y maestras respecto a los manuales y guías, es similar a la que establecen los niños y las niñas respecto del texto escolar, porque los impresos tienen la virtud de condensar los contenidos de las áreas de manera secuencial y graduada, ahorrando en gran parte el trabajo de planificación que debería elaborar el educador y el de indagación que debería realizar el estudiante.

Pero no es culpa de los textos, ni de la guía y los manuales. La dependencia obedece más bien a limitaciones pedagógicas de los educadores, quienes en lugar de considerar estos materiales como herramientas potentes que apoyan los aprendizajes. Terminan por convertirlos en el único medio para acceder a los aprendizajes.

No está distante el tiempo en que para los escolares, la actividad central de su aprendizaje, era recitar la “lección al pie de la letra” aprendida del texto escolar, y para el maestro el ritual diario de “tomar la lección”. Los textos se convirtieron así, en el instrumento por excelencia para sistematizar los aprendizajes que los sistemas educativos quisieron preservar y transmitir.

La estructuración de los contenidos escolares en las lecciones de los textos impresos, dio origen a una práctica pedagógica transmisionista que todavía está presente en las escuelas latinoamericanas.

“El texto escolar ha sido uno de los instrumentos más significativos en la transmisión del conocimiento en los procesos de educación formal. Es indudable su contribución a la expansión de la educación, al aprovechamiento por parte del docente de su habilidad pedagógica y ala difusión de los avances en el desarrollo científico y las innovaciones en el mundo educativo”. En efecto, los textos escolares han tenido y continúan teniendo gran importancia en los procesos escolares.2

Se debe reconocer que su utilización adecuada, puede contribuir al aprendizaje de los niños y las niñas y su gran ventaja reside en que siempre pueden ser consultados, porque constituyen un depósito de información estable.

Los textos escolares modernos ofrecen, además de los contenidos, un repertorio de actividades que los hace más o menos participativos, y en ocasiones se diversifica su uso a través de manuales para el maestro y de cuadernos de trabajo para los alumnos.

Los materiales impresos utilizados como instrumentos que faciliten el trabajo independiente de los niños y las niñas, con la orientación pedagógica de los educadores, permiten la observación, el comentario espontáneo, el registro de lo que es importante, la comparación con la experiencia personal.

Por otra parte, incitan la curiosidad y desarrollan el interés por la lectura, siempre y cuando se les dé su justa ubicación en el proceso de aprendizaje de los niños y niñas, para lo cual es imprescindible que los educadores entiendan cuál es la función de los impresos en cada momento del proceso educativo.

1. Vargas de Avella, Martha – Aproximaciones a las necesidades de Materiales Educativos en escuelas de educación Básica Primaria de Bolivia, Ecuador y Perú. Consolidado regional Convenio Andrés Bello, 1998.
2. Ministerio de Educación – Colombia – CERLAC. Venegas, María Clemencia El Texto Escolar: Cómo aprovecharlo. Santafé de Bogotá, 1993.

Literatura en el Nivel Inicial

6 abril 2013

Publicado en la Revista Zona Educativa, Julio 1998 – Ministerio de Cultura y Educación Argentina

En el ámbito de la escuela, el Nivel Inicial es el espacio en el que se genera el primer vínculo entre los niños y la literatura. Por eso, que mejor que los chicos se lleven una buena experiencia de este espacio de iniciación a la lectura y la motivación necesaria para seguir leyendo, lo cual favorecerá la posibilidad de convertirlos en lectores competentes en cualquier área del conocimiento.

Dentro de la variedad de textos de circulación social con los que los niños de Nivel Inicial deben ponerse en contacto con los textos literarios tienen un lugar privilegiado. Cuando en la sala de Nivel Inicial se leen cuentos, poesías, se juega a producir trabalenguas, se inventan historias disparatadas, se está acercando a los niños a una de las formas privilegiadas del lenguaje humano: la literatura. El contacto asiduo con la literatura influye en la formación estética de los niños: les posibilita un contacto lúdico y creativo con la lengua.
El placer que encuentra el niño en la lectura de textos literarios que incluyen aventuras, humor, fantasía, suspenso es para él una motivación importantísima para seguir leyendo, por lo tanto desde lo motivacional se constituye como fundamental en la formación inicial de lectores.
¿Qué literatura?
Aquella manifestación de la lengua como hecho estético, que juega con los múltiples significantes y significados de las palabras, que inventa mundos más allá de lo real, que recrea situaciones y conflictos humanos. Una literatura que entretiene, que conmueve, que moviliza la sensibilidad, que propicia el desarrollo de la imaginación. Definida así, la literatura infantil comparte con “la literatura” en general los mismos principios, sólo que atiende a un público diferente, porque son niños.
Aprender a cepillarse los dientes o a contar hasta diez no es un objetivo del discurso literario. La literatura, como fenómeno artístico diferenciado de la didáctica o de la psicología evolutiva, es el espacio privilegiado del placer, de la imaginación, de la fantasía, del disparate, del juego sonoro y la melodía. La actividad de leer “buena” literatura adecuada al nivel, es una actividad que encuentra la finalidad en sí misma.
Literatura oral
En el Nivel Inicial se promueve la escucha atenta de textos del folklore local, regional, nacional y latinoamericano y la iniciación en la identif8icación de distintos tipos de textos de la literatura oral: copias, canciones de cuna, rondas, canciones, leyendas, crónicas familiares y del lugar; fábulas, sucedidos, adivinanzas, trabalenguas, dichos, refranes. Es bueno tomar conciencia de que todos estos textos orales están presentes en el imaginario de la comunidad y resultan materiales sumamente significativos para ser recuperados por la escuela. El trabajo con estos textos permite recuperar los conocimientos que los niños traen de su casa, de su comunidad, permite un espacio de recuperación y valoración de la cultura familiar, local, regional.
El trabajo con la literatura oral en la escuela tiene que favorecer la participación de todos los niños averiguando en sus casas, reproduciendo, re-narrando en la escuela aquello que saben, que le han contado sus mayores, explorando en la producción de las diversas formas de organización de los distintos géneros.
El contacto frecuente con la literatura desarrolla y amplía el capital simbólico del niño, lo acerca al patrimonio cultural oral de su país, de su comunidad.
¿Narrar o leer?
Narrar y leer. Estrategias diferentes para que el acercamiento del niño a la literatura sea placentero. Entre el vínculo del niño pequeño y el texto literario hay siempre un adulto mediador y en las buenas experiencias de iniciación a la lectura hay siempre registrada una matriz de afecto. De ahí la importancia de los espacios de lectura placentera que construya la escuela.
Un maestro que narra, que “dramatiza” los rasgos más notables de un personaje, que representa un conflicto, propicia la escucha atenta, la identificación. Un maestro que lee se muestra como modelo lector fluido, expresivo, que disfruta al compartir con otros las lecturas que prefieren. Enfatiza los conceptos claves del texto para facilitar la comprensión. La lectura cotidiana por parte del docente de textos de literatura escrita, cuentos, poesías, leyendas, pone en contacto a los niños con modelos de lengua escrita.
Selección de textos
El criterio estético; es necesario que los criterios de selección del corpus de libros de literatura infantil atiendan fundamentalmente a los valores estéticos, ficcionales y culturales tanto de la comunidad, del país, como universales. Se prestará atención no sólo a la calidad del código lingüístico sino también a la de las ilustraciones, que son para los chicos un atractivo en sí mismo.
La identificación: además de ser bellos, los textos seleccionados para los niños atenderán a sus mundos, sus fantasías, sus preferencias. Personajes, problemas y soluciones con los cuales puedan identificarse.
Una visión del mundo: ¿es lo mismo la justicia que la injusticia? ¿La cooperación y la solidaridad que el individualismo? Nadie se atrevería a decir que sí. Lejos de los estereotipos a los que gran parte de la llamada “literatura infantil” ha recurrido durante mucho tiempo, cabe reflexionar acerca de que existe una responsabilidad adulta frente a la infancia y que con cada texto seleccionado se está ofreciendo también una visión del mundo. Seleccionar es valorar.
La biblioteca: tocar, hojear, mirar dibujos, intentar lecturas, compartir libros de la biblioteca es requisito de la formación de los pequeños lectores en el ámbito de la escuela.
Establecer criterios de ordenación de los libros de la sala, por colección, por género, por tipos de personajes, por tipos de temas, requiere de una tarea sostenida de trabajo en el aula que organiza las lecturas, que ejercita en la distinción entre real e imaginario, que pone en contacto a los niños con distintos portadores de textos, que promueve e instala, desde el comienzo de la escolaridad, hábitos de lectura y modelos de comportamiento lecto

Con textos en su lengua se educan los niños Yukpas, comunidad indígena de Cesar

21 febrero 2013

NOTA: Esta artículo de CATALINA OQUENDO B. ENVIADA ESPECIAL El Tiempo de Bogotá a
LAGUNA (CESAR) queire mostrar cómo los textos en su lengua educan a los niños de la etnia Yukpas, de la República de Colombia. Este esfuerzo también se viene realizando en el país, pero a nadie se le ocurre escribir sobre la experiencia. Compartimos este artículo escrito el 18 de mayo de 2008.

Mochilas, flechas y casas indígenas hacen parte de los íconos de las cartillas con que se educan los niños yukpas. Los abuelos de la comunidad dieron su visto bueno.
En las cartillas ya no van a aprender a sumar contando aviones o edificios que muchos de ellos no conocen, sino flechas, maíz, mochilas y casas indígenas.
Por ejemplo, en uno de los textos se puede leer: “Jorge 4 jpaj kap. Awujpat 5 paj kanap . Otashe nt kojakj mayesha nupajkta” (Jorge recoge cuatro mazorcas. Yo recogí 5 mazorcas. ¿Cuántas mazorcas recogimos entre los dos?).

Ese es uno de los problemas del libro de matemáticas de primero de primaria y les habla de la fiesta del maíz, una de las más importantes para los yukpas.
Los niños del resguardo La Laguna y otros como Caño Padilla, El Koso, Rosario, Bellavista y Yukatán recibieron de manos de sus ancianos o yuwatpus, de sus maestros, y de los profesores de la Normal Superior de Manaure los libros de preescolar, y español y matemáticas de primero y segundo con los que aprenderán a escribir. Aunque se comunican en esta lengua, es la primera vez que la tienen escrita.
Los niños, unos con mochilas típicas y otros con maletas de la muñequita Pucca, estaban sentados en el pequeño salón donde reciben clases todos juntos. Detrás de ellos se encontraban los abuelos parados con sus arcos y flechas como símbolo de protección de los niños y de la lengua
Uno de los más soprendidos es Yeiner, quien fija sus ojos negros de niño en las manos de Miguel, un abuelo indígena yukpa que cuenta la historia de este pueblo guerrero mientras sostiene sus flechas y va cayendo la tarde en la Serranía del Perijá, en Cesar.
Unas horas antes el niño indígena, que cursa preescolar en la escuela del resguardo La Laguna, vio esas mismas flechas y esas mismas historias escritas en su propia lengua, esa que hablan seis comunidades del caribe Colombiano y de Venezuela.
Que la lengua no desaparezca es el objetivo
“Hace cinco años nos dimos cuenta de que si no nos poníamos las pilas nos tocaría buscar la lengua en otra parte, que la estábamos perdiendo y por eso empezamos este proceso de escribirla”, explica Julio Vence, uno de los maestros de La Laguna.
Lo primero que hicieron fue el contacto con la Normal Superior de Manaure, que con un equipo de ocho personas de antropólogos, maestros y lingüistas, liderados por la hermana Maritza Mantilla, comenzaron a escuchar las historias de los abuelos y le propusieron el proyecto al Ministerio de Educación.
Carmen Rosa López fue una de las mujeres de la comunidad que les contó las historias y se alegró al ver su foto en uno de los libros. Escuchándola a ella y a los otros abuelos se dieron cuenta de que cada yukpa tenía una historia y que para ellos la palabra atrae espíritus.
“No todas las historias se pueden contar en la escuela, hay unas para la casa, hay otras que solo conocemos algunos”, decía en un español machacado el abuelo Miguel, con la ayuda del lingüista Wilson Largo, que vivió con ellos cuatro años para editar los libros.
La mochila amarilla que teje la señora Carmen y otras que la cargan, igual que los hombres y sus flechas, es la muestra de que el proceso para llegar a estos libros se hizo puntada a puntada.
Y cuando el pequeño Yeiner crezca y el anciano Miguel no esté para contar las historias, el niño podrá leerlas en uno de estos libros.
Porque como lo ha dicho doña Carmen, en varias oportunidades, ya se puede morir tranquila porque, dice ella, “los yukpas ya somos eternos”.
Su alfabeto tiene apenas 16 letras
Los abuelos de la comunidad indígena participaron en jornadas largas de escritura y revisión con los expertos, porque la lengua de los yukpas tiene 16 letras y una vocal adicional llamada U no redondeada, mientras el alfabeto occidental tiene 32.
No solo los niños están aprendiendo a leer yukpa. El proceso es igual para los viejos y hasta los maestros. “Si yo no supiera escribir en yukpa, en siete años mis hijas no sabrían una sola palabra”, dice un profesor.

INICIO DE CLASES: ESFUERZOS, TENSIONES, CONTRADICCIONES. “Cambiemos todos” de una buena vez.

10 marzo 2012

El titular quiere describir lo que viene sucediendo en el desarrollo de la política educativa al inicio del año escolar 2012.

Cifras como siempre que denotan el crecimiento de la población escolar. Se estima que hoy estaremos bordeando los 9 millones de estudiantes a nivel nacional. Sin duda llama la atención que hoy tengamos 76 mil instituciones educativas que atender. Millones de textos escolares para las escuelas públicas. Miles de maestros nombrados y contratados.

Tensiones diversas promovidas por padres de familia, por empresas editoras diversas; por aquellos que tienen sus niños que aún no tienen la edad para cursar el primer grado y que desean que se matriculen; por docentes que temen perder las ventajas obtenidas por haber ingresado a la Carrera Pública Magisterial; por denuncias que en Kañaris uno de los distritos más pobres aún no ha iniciado la matrícula y otras que nos anuncian por ejemplo que Corea del Sur digitaliza su currículo, que elimina libros de texto impresos y que usará libros digitales en el 2015.

Sin duda habrá desde noticias de esta envergadura hasta videos de la situación de los colegios deteriorados, de colegios abandonados, de un director que se fugó con el dinero que le envió el Ministerio de Educación para la refacción de los locales escolares…

Noticias para hacer relatos y hasta novelas de lo que ocurre el primer día de clases, se suceden todos los años. Pero con argumentos de hechos reales, concretos, que denotan una falta de previsión, de iniciativa, de voluntad para cumplir con responsabilidades inherentes a la profesión de ser docentes. Una pintura de lo que es nuestra burocracia anquilosada en un Estado que se resiste a cambiar.

Leer la historia de los hechos siempre es bueno. Más todavía cuando se inicia una nueva manera de enfocar la educación nacional. Vicios y costumbres de una cultura educativa que no cambia a pesar de los deseos y voluntades, llevan a continuar con esta situación. Lima no es el Perú. Lima es una parte y con sus tres valles se puede tener una réplica de lo que debe preverse cuando de decisiones se trata.

Existe un informe del comisionado de la Adjuntía para la Administración Estatal de la Defensoría del Pueblo que dice “…en la visita realizada por las diversas oficinas defensoriales del país, constataron que alrededor del 27% de los colegios visitados no contaban con recursos para realizar el mantenimiento preventivo y de los que si recibieron recursos solamente el 58% habían iniciado los trabajos.” (PERU 21, 28.02.12).

Sin duda habrá otras turbulencias y al compás de ellas debería sacarse conclusiones de la experiencia de este año. Las responsabilidades que deben asumirse. Lo evidente es que no basta tener todas las ganas de hacer las cosas bien, pensando en los demás, si no se toman las precauciones que toda situación requiere. ¿Se pudieron diseñar planes alternativos? Sin duda. Pero la prisa sin pausa es la peor enemiga de lo bueno.

No se trata de echar la culpa, sino poner en evidencia la falta de eficiencia de cuadros operativos para cumplir decisiones y transformarlas en acciones. Existe mucha preocupación para que los Directores (llamados huchafamente Gerentes creyendo que la escuela es una empresa) sean buenos gestores de sus escuelas, pero ¿existe la misma preocupación para que quienes cumplan las decisiones en el Ministerio estén al nivel de las mismas? ¿Se les ha capacitado? ¿Son los más idóneos?

Es evidente que alguien con buena voluntad le sugirió a la Ministra que se podía cumplir con los plazos previstos; que todos los directores podían recabar sus cheques para la mejora de la infraestructura; que los textos estarían en sus puntos de distribución de acuerdo a un cronograma, pero ¿le informaron también de los problemas que se habían tenido en años anteriores? ¿le han informado que las UGEL no tienen recursos para enviar los textos a todas las escuelas? ¿Qué los directores tienen que agenciarse recursos para llevar los textos y materiales? ¿Que las alianzas institucionales funcionan unas veces y otras no?

La buena intención que se tenga debe acompañarse de eficiencia y eficacia. Todo el esfuerzo de la Campaña de Movilización no puede ser maltratado por quienes no tienen los objetivos claros y menos la voluntad de que las cosas cambien en educación.

El “Cambiemos todos…” ha calado más en las zonas alejadas de la Capital. Maestras y maestros ilusionados porque su escuela será Escuela Marca Perú; Directores porque tendrán los textos y los maestros contratados, padres de familia que multiplican con su esfuerzo el dinero para infraestructura enviado por el Ministerio.

Sin embargo el esfuerzo desplegado debe ser acompañado por toda la comunidad y no sólo por los padres de familia que tienen hijos en edad escolar. Las normas diseñadas y puestas en vigor por el Ministerio de Educación pueden no ser comprendidas. Debe tenerse confianza en que esta gestión se la está jugando por una nueva educación se brinde a los niños y niñas del país. Mejorar la educación ahora es necesario y urgente. La exclusión no puede seguir siendo el sino de nuestro país, de nuestra sociedad. Todos deberíamos comprometernos, no temporalmente, sino de manera sostenida y continua con la educación de nuestros hijos y de la sociedad.

La aprobación de la Ley Nº 29839 que modifica la Ley 29694 que “protege a los consumidores de las prácticas abusivas en la selección o adquisión de textos Escolares, para lograr su eficiencia.”, ha vuelto la discusión sobre los textos escolares. Opiniones y percepciones encontradas. Cada uno ve el problema desde sus propios intereses. Muchos ángulos habrá que profundizar, pero no puede seguirse discutiendo por cuestiones de coyuntura, si no se aborda el tema central de la educación nacional (03-03.12).

¿Discurso de campaña o discurso sobre educación?

24 enero 2010

Hace unos días sorprendió el Presidente de la República al hacerse presente en el almacén del Ministerio de Educación donde se guardan los millones de libros de texto, materiales didácticos, computadoras y mobiliario. En la mesa principal aparecía el Presidente flanqueado por el Ministro de Educación, los viceministros y otro funcionario. Como telón de fondo había una gigantografía con la siguiente leyenda: TEXTOS, CUADERNOS Y MATERIALES DIDÁCTICOS, EQUIPOS TECNOLÓGICOS Y MOBILIARIO INVERSIÓN 489’252,921.

Al escuchar la noticia me vino a la memoria la letra del rock del buen Miki González: “Chicles, Cigarrillos, Caramelos…tofees, menta, fósforos, compre caserito por favor”… que recoge la diaria lucha para sobrevivir en una sociedad en donde el trabajo infantil es una afrenta y que debe erradicarse, sin proponer algo acorde con la dignidad de la persona, sino todo lo contrario. Algunos opinarán que es irreverente comparar estas palabras con una letra de un rock popular, pero sin irreverencias sumisas, creemos que estamos cansados de intervenciones insustanciales de prestidigitadores de la palabra en feria pueblerina (sin menospreciar lo popular y a los pueblos), vendedores irresponsables de ilusiones.

Queremos transcribir en esta oportunidad lo que dijo el Presidente (Lima,14.01.10), que “encarna” la “luz y guía” en lo educativo nacional a nivel de gobierno, y que no repara en aseverar que “el tema de la educación es un tema muy audaz, muy aventurado, muy difícil, de largo plazo, exige constancia, maduración y fundamentalmente amor por la educación y por cambiar el alma nacional.” Como verán ninguna alusión al Consejo Educativo Nacional y menos al Proyecto Eductivo Nacional, pues como dijo “… está dicho todo lo que me hubiera interesado decir…” Interés político y no convicción de querer cambiar las cosas en educación de una buena vez.

Hubiera sido interesante que esta exposición discurso tuviera más contenido. Todo es aparato, fuegos artificiales, cifras que podrán impactar. Pero el Informe de Educación para Todos en su versión Regional nos hace aterrizar cuando nos dice “En Bolivia, Ecuador, Haití, Honduras y Perú, el porcentaje de niños que padecen raquitismo moderado o grave se sitúa por encima del 20%” “La eficiencia interna de enseñanza primaria se puede mejorar aún más…las encuestas de hogares efectuadas en Colombia y Perú muestran que las posibilidades de supervivencia en primaria se reducen a la mitad en el caso de los niños que empiezan a cursar este ciclo de enseñanza dos años después de la edad establecida.” Y así podríamos seguir citando. Pero leamos lo que dijo el Presidente y que ningún medio reseñó salvo un artículo oficioso aparecido el 18 de enero que nos habla de Una reforma histórica (EL PERUANO. 18.01.10)-. Transcribo este “¿discurso?”, “palabras de circunstancia” “ de ocasión”, pero de ninguna manera podría considerársele política educativa. Es interesante e importante saber qué se piensa desde la más alta esfera del gobierno sobre la educación nacional. Lo que nos deja perplejos es que no hayan opinado especialistas. ¿Todos han dicho: amén?

“Señores periodistas. Todos estamos de acuerdo en el Perú que la educación es un instrumento fundamental de desarrollo, de justicia y de modernidad. Pero todos sabemos también… en otros campos es relativamente fácil proponerse hacer una carretera y cumplir este objetivo. En el tema de la educación son tantos los factores que intervienen, tantos los actores y personas involucrados, tantas las costumbres arraigadas, que un cambio en el sistema y en la forma de hacer educación, es tal vez lo más difícil que puede una sociedad intentar.

Estoy muy satisfecho del crecimiento económico y material del Perú. 53 mil millones de soles han sido ejecutados en obras terminadas o en trabajos a lo largo de todo el país en los últimos cuatro años. 53 mil millones de soles en puentes, en carreteras, en electrificación, en caminos departamentales y comarcales, en aulas, en postas médicas, en hospitales grandes y pequeños. Se ha invertido 53 mil millones de soles. Y están satisfechos porque nunca en la historia de nuestro país se había hecho un esfuerzo similar, que se ha logrado porque tenemos ejecutores en los municipios y en los gobiernos regionales que han hecho un esfuerzo por el aprendizaje y la ejecución y son responsables de la mayor parte de esa ejecución presupuestal.

Si yo comparo los últimos cuatro años en los que desde el año 2006, 2007, 2008 y 2009 se ha invertido 53 mil millones a lo largo de todo el país, con lo que se invertía hace 20 años, hace 10 años, inclusive hace 5 años. El Perú ha hecho un enorme esfuerzo por su crecimiento material. Por consiguiente ha podido dar trabajo a ciento de miles de peruanos al ejecutar estas obras por 53 mil millones de soles, pero 53 mil millones son más o menos 70 mil proyectos y obras ejecutadas, por los municipios, por los gobiernos regionales, por los ministerios, por las empresas públicas, por la seguridad social, ESSALUD, que ha logrado entregar ya 8 hospitales completamente nuevos y que se prepara a entregar los 10 hospitales sainetes en los próximos 15 meses.

Todo esto es obra material, inmensa. El problema es que la educación no es solamente obra material. Ha habido esfuerzos a lo largo de la historia por construir centros educativos de ladrillo y de cemento. Ha habido esfuerzos, a veces, también de incrementar nuevas técnicas o tecnologías educativas, pero lo que intentamos ahora es un cambio en el alma nacional. El alma nacional es la capacidad de aproximarse a la realidad, es la capacidad de comprender la realidad. Y la educación debe enseñar a comprender verdaderamente, a poder criticar la comprensión y el proceso de comprensión y a poder crear nuevas alternativas de interpretación. Esto significa un cambio en la conciencia, un cambio en el alma nacional. Y eso es lo más difícil. Por que aquí no se puede hacer una suma de obras terminadas. Hay que comenzar un proceso que sólo el tiempo, la constancia podrán validar. Construir una gran irrigación se puede hacer en dos años. Cambiar la educación es un larguísimo proceso en el que hay que cambiar primero a los que educan; que exige un paso previo cambiar a su vez a los que deben promover la capacitación y el cambio de los que educan. Es decir la sociedad, el parlamento, los ministerios, los críticos, los analistas, los pensadores. Los pueblos evolucionan a lo largo de siglos o decenios. Pero el gran estímulo parea esa evolución de conciencia es la educación que hay que comenzar. Por que tenemos un inmenso atraso en la educación. No solamente en los datos que tienen los niños que van al colegio. No solamente en su capacidad de comprender cosas, sino en su capacidad de utilizar los recursos intelectuales que poseen por ser seres humanos y que la educación no les enseña a utilizar.

Por eso nos propusimos hacer, primero un equipo de trabajo y en segundo lugar tener un plan, que de pronto no es el perfecto, pero es el que nos pareció el más acertado, utilizando trabajos anteriores, proyectos anteriores y los hemos puesto en marcha para este cambio del alma nacional a través de la educación.

Cambiar el alma nacional significa incorporar al alma del niño ya no argumentos de pesadumbre y de presión sino el vigor del entusiasmo creativo y de saberse en capacidad de afrontar al mundo y tener un sitio en igualdad de condiciones a todos los ciudadanos. Porque el objetivo último de nuestra educación, que todos seamos felices y satisfechos con lo que tenemos, que luchemos por el cambio de la sociedad, por el crecimiento material de la sociedad. Es verdad, pero sin la pena “íncita” sin la pena depresiva, sin la pena trágica, de quien se siente víctima permanente. Con la capacidad y alegría de quien se libera trabajando por otros y cambiando las cosas.

Me detengo en este tema porque es importante reflexionar al lado de tantos libros, 15, 16 millones de libros, millones de cuadernos. Todo eso es importante, pero ¿cuál es el objetivo? ¿Qué vamos a lograr aplicando esto si mantenemos constancia, permanencia, si no variamos el rumbo a la mitad del camino? Por eso para que este objetivo supremo que es el cambio en el alma y la devolución al peruano de su entusiasmo, de su alegría histórica como ser humano comenzamos planteando la imprescindible, inevitable y necesaria capacitación de nuestros maestros. Son más de 350 mil maestros a lo largo de todo el país. Lo que necesitamos es evaluar qué están enseñando, en qué nivel están enseñando, con qué capacidad y ciencia están enseñando. De lo contrario cualquier otro esfuerzo sería inútil Allí el Ministerio de Educación ha cumplido un papel histórico, acuérdense de mí más adelante se comprenderá que el Ministerio de Educación, este Ministerio ha cumplido un papel fundamental, de ruptura para crear un nuevo magisterio nacional. Un nuevo magisterio sustentado en el mérito, en la capacitación y en la evaluación. Un magisterio que no le tiene miedo a demostrar lo que sabe o a comprender lo que no sabe; que no es entonces un recurso de vida sino fundamentalmente una misión y una fe por la mayor capacidad que debe tener el maestro.

Tema uno, capacitación de maestros, evaluación de maestros e incorporación de los maestros a la nueva carrera pública magisterial. Eso a veces no se entiende. Pero es evidente que lo que se intenta es con los mismos maestros y no con otros generar una nueva carrera magisterial donde el mérito y el esfuerzo sean los que marquen el progreso, la atención, el salario de acuerdo a la capacidad y al tiempo que dediquen cada uno a estudiar. Más obligación tiene de estudiar permanentemente es el maestro justamente, porque el debe enseñar a estudiar a otros. En ese sentido, la piedra básica de esta reforma educativa es su nueva carrera pública magisterial. La formación de más de 200 mil maestros de las universidades; es la evaluación a la que finalmente concurrieron los maestros después de haber sido detenidos por conceptos sindicaleros y antiguos y políticos. Concurrieron y entonces estamos avanzando en ese camino. Y lo que nos demuestra la última evaluación es que ha habido un esfuerzo notable de los maestros que han comprendido que esto va en serio, esto no es bla, bla. Por lo menos mientras estemos en el gobierno esto será en serio. El quiera progresar y ganar más tendrá que estudiar más. Y gran parte de los maestros lo han hecho y hay que felicitarlos. Hace poco más de un año, en un examen, apenas un 4% de los maestros superó la nota de 14 en una prueba elaborada por universidades insospechables de gobiernismo. Un año después es el 40% de los maestros el que logra superar esa nota mínima del 14%. Eso significa que ha habido un esfuerzo en el curso de los años y de estos meses, de asistencia a las universidades, de creación de cooperativas de formación y esto es importante, los maestros de provincias alejadas donde no existe fácilmente una facultad universitaria donde ir a formarse, crearon una especie de cooperativa por grupos donde se tomaban asimismo exámenes, se imponían lecturas, y como consecuencia de esto pasamos de 4% a 40% de aprobados. Esto significa que los profesores comprendieron que esto va en serio, que se va a mantener. Pero esto es sólo el primer tema.

El segundo elemento es qué enseñar, qué contenidos dar. Sobre eso múltiples comisiones educativas. Yo recuerdo desde mi infancia y en la primaria de haber estudiado en un colegio experimental de educación Nº 1, que se supone que era el colegio en donde se iba a experimentar la nueva reforma educativa. Tiempos de Odría. Después tuvimos el intento de reforma educativa encabezado creo por el doctor Peñaloza, años después. Y todos se han propuesto reformas educativas. Buenos se trata de capacitar a los maestros pero en segundo lugar de saber cómo y en qué progresividad se enseña lo que debe aprender un alumno para ser dueño de su inteligencia. Ese es el objetivo. Para que pueda aprovechar los recursos intelectuales y sea conciente de tener recursos intelectuales. En ese sentido el trabajo de reelaboración de los contenidos que ha estado a cargo de las instituciones especializadas del Ministerio ha dado como consecuencia que cada uno de estos libros sea sustantivamente diferente al que podríamos haber tenido hace diez años para el mismo grado. Eso es importante. Cambio de contenidos.

Pero en tercer lugar, a través de qué llegan los contenidos y aquí están los textos. Pues el niño necesita tener un instrumento en sus manos y tenerlo permanentemente para poder escribir o llevar a nivel escrito, a nivel de lectoría lo que no debe ser solamente oralizado. Por eso es que este trabajo de los textos es un trabajo difícil por la constancia que exige. El año pasado se sustituyeron todos los libros de secundaria –millones- para todos los jóvenes-. Y son libros que deben durar 2 o 3 años. No es un libro que se entrega al niño para que terminado el año lo deje en el desván. Porque eso es un crimen. Es un libro que debe mantenerse, es parte del cuidado responsable en que participe el niño en la educación, para que al siguiente año, otro estudiante pueda utilizarlo. Es parte de la educación ¡guarda las cosas que el Estado te da, que la sociedad te da! Y si el año pasado fueron millones de libros de secundaria, hoy día casi 16 millones de textos, 15 millones novecientos mil y algo más de libros para todos los estudiantes de primaria pública de nuestra patria. En el curso de los próximos días las UGELES de todo el país recibirán cientos de miles de textos de acuerdo a la distribución y tendrán que entregarlos a los colegios que su vez los darán a los estudiantes a partir del mes de marzo. Entonces tendrá cada estudiante varios libros: de Ciencia y ambiente, de Comunicación, de Geografía e Historia… Social. Cada uno de ellos podrá utilizarlo y aprender la mayor parte de ellos en el curso del año y transmitirlos el próximo año. Por eso es que esta ceremonia es muy importante. No me ahoga el número, pero 16 millones de libros, creo que en pocas ocasiones se pueden entregar, que van a llegar a 5 o 6 millones de niños a lo largo de todo el país. También hay cuadernos de aprendizaje para los que están en la educación inicial, que no son los de primaria que reciben los textos. Cuadernos de aprendizaje que les permiten desde los 3 años de edad participar en este nuevo capítulo de la educación que en nuestro tiempo no existía y que ahora es fundamento –se dice- del comienzo de la buena educación y del cambio del alma que se propone por la educación. También hay textos complementarios, Cuadernos de Comprensión lectora para los estudiantes secundarios. Me parece que son un millón 440 mil cuadernos de comprensión lectora para los estudiantes secundarios que ya deben adentrarse en el aspecto crítico, creativo, interpretativo de textos más profundos.

Y adicionalmente, el Ministerio nos ofrece módulos de computación para los trabajos que deban hacerse en estas nuevas tecnologías avanzadas, audaces, pero que dan autoestima también. Ustedes saben en este aspecto, después de capacitación de maestros, contenidos, textos, el aspecto de la cibernética, de la computación, los aparatos de comunicación y de información, el Ministerio ha dado un salto que creo fundamental 450 mil computadoras y lo más importante y conmovedor es que esas computadoras no fueron a los grandes colegios del centro de Lima, fueron primero a los colegios unidocentes, a las escuelas unidocentes donde hay un solo profesor para varios grados, allá en medio de la selva, en la ribera de un río, donde sí hay electricidad, donde el niño puede abrir su computadora y por lo menos saber que tiene allí un tesoro de información que puede utilizar. Hace poco, y lo verifiqué personalmente, un niño a quien entregamos hace dos años una computadora y que veía en el aparato el aspecto lúdico en el primer momento, un año después un niñito que sabe utilizar su computadora, que sabe encontrar datos y que evidentemente ha dado un salto astronómico en su interpretación del mundo. Imagínese a ese niño, en su comunidad perdida sin esa cajita que contiene comunicaciones respecto al mundo.

Creo que este quinto tema que es la incorporación de tecnologías nuevas, será un mérito que este Ministerio y este ministro podrán atesorar a lo largo de los años. Y que además en su versión más profunda, más compleja, se van a instalar en todos los colegios emblemáticos.

Esto nos lleva a un sexto tema que es el aspecto de la infraestructura, porque aunque no es lo fundamental, un gobierno que ha construido colegios de concreto, muy bien pintados, ciertamente algunos se rajaron, pero tuvo un esfuerzo de construcción para decir aquí estoy, esta es mi firma. No se dan cuenta que eso es solamente concreto, son los pilares del templo, que pueden ser derruido en un día y reconstruido en tres. Hay que firmar en el alma de los niños un cambio, de afirmar en la conciencia de los niños algo que no se ve. Pero el que no comprende la educación cree que viéndose, ahí está la educación. Qué triste, – profesor Vexler-qué triste, qué equivocación, pues los que creen que levantando cuatro edificios ya está la educación. Cuando vemos el fracaso de países inmensos y riquísimos cuyo sistema educativo tiene pies de barro. No voy a referirme a ninguno para no ofender a ningún país amigo, pero ciertamente, hay países más pequeños y pobres que tienen mejor educación que la que tienen algunas potencias, llenas de edificios, de vidrios templados y hasta con ascensores, y simplemente una tumba sin alma. Entonces, en este tema de infraestructura se ha hecho un esfuerzo muy importante. Claro que al comienzo del gobierno, la tendencia natural de los ministros, era hay que construir grandes unidades escolares como hizo el de allá –hace cincuenta años-, hay que construir para que quede la huella. El ministro Chang decía el cemento del edificio no es lo importante, tenemos que romper el círculo vicioso que retroalimenta el facilismo y que retroalimenta la alianza para no capacitarse. Transmite al niño esos seudo valores: facilismo y escapismo. Y nos costó trabajo entender eso, que había que comenzar por lo que no se ve. Y ese fue, creo, uno de los grandes aportes de esta gestión ministerial con sus viceministros: comenzar por lo que no se ve. Lo que no deja huella visible, ni gran edificio, pero naturalmente también hacer algo por el edificio. Y en ese sentido ha habido un esfuerzo de descentralización democrática, profunda, cuando los recursos que pudieran haberse utilizado para construir trescientas escuelas se entregaron a los directores de escuelas existentes y a los padres de familia. Acá tiene usted una cantidad por cada aula que tiene y son 40 mil planteles y 180 mil aulas. Hay que tener siempre eso en el cerebro. Y cada aula necesita mejorar el piso de cemento que ya se rajó o necesita un pizarrón y necesita pintar sus paredes, o necesita poner vidrios, o necesita –en los lugares más humildes- techarse. Y si tiene todo eso, necesita servicios higiénicos adecuados. Y si tiene esos servicios higiénicos, necesita un sector deportivo que la escuela no tenía. Ese esfuerzo de entregarle a los 40 mil directores y jefes de padres de familia ha dado de los mejores resultados que nosotros hubiéramos esperado. Ha sido un gasto vigilado, descentralizado y eficaz que ha permitido rehabilitar y mantener las aulas en todo el país. Pero como no es sólo un año, sino que ha sido tres años, ya hay un efecto acumulativo porque no todo lo que se hizo el primer año con 280 millones entregados a miles de escuelas en todo el país. El próximo año se volvió a entregar si ya tiene pintadas las paredes, ya tiene pizarrón, mejore los servicios higiénicos, ponga los pisos, ponga los techos. Y al tercer año insista en los mismos temas y si no, ponga usted un área deportiva, cultural para los niños. Y han sido tres años en los que se ha enviado más de 700 millones de soles a estos 40 mil centros. Se han valorado muchísimo eso, porque han puesto la mano de obra en algunos casos, en otros casos han completado lo que hubiera faltado para hacer una obra más grande. Han sido tres años, y este año será el cuarto y el próximo será el quinto y entonces terminaremos enviándoles 1,200 millones o mil trescientos millones. Y al lado de eso el trabajo directo de construcción de OINFES, nombre cabalístico y prodigado. OINFES que construye, como ustedes pueden ver lo que hemos llamado los colegios emblemáticos.

Habrán 21 en Lima y 25 colegios emblemáticos en provincias. Tienen que renovar los colegios clásicos como la Independencia, como el San Juan, como el Alfonso Ugarte, etc, etc. a lo largo de todo el país, para que los jóvenes aspiren a entrar a esos colegios. Esas grandes Unidades Escolares que fueron, un esfuerzo diré constructivo, del Ministro Mendoza, Ministro del General Odría, hace 60 años. Esas grandes unidades escolares, a pesar de ser enormes, poco a poco fueron quedándose sin alumnos, que descentralizan sus viviendas. Entonces había que convertirlos en un foco de atracción del alto nivel educativo. En el mes de marzo y abril habremos culminado de entregar las 22 que hay en Lima y va ser un acto muy importante porque compromete decenas de miles de estudiantes.

Creo que el punto más alto y más importante es el llamado Colegio Mayor Secundario que va a funcionar como un estímulo a los mejores estudiantes de las mejores Unidades escolares y colegios secundarios del país. El sábado, ya que ustedes están aquí, los señores periodistas, los que tengan interés en educación, hay otros que tienen interés en el deporte, la política, el chisme de ayer, bueno esas cosas no cambian el alma de la sociedad; eso es anecdotario del día. El sábado en el Liceo naval me parece 5 mil jóvenes, los mejores del Perú, primero, segundo, tercer puesto. Comienzan un examen y aquellos 700 que obtengan las mejores notas en ese examen podrán estudiar en el Colegio Mayor Secundario que es una creación de este gobierno. ¿Por qué? Porque hay que darle estímulo a la educación. Si usted se esfuerza, si usted estudia por si sólo mucho más de lo que le dan en el colegio, preséntese al Colegio Mayor Secundario. Allí el estado le dará todo lo que requiere para vivir, para estar: alimentos, vestidos, residencia, educación de la más alta calidad para que estén allí. Y este es lo que llamaré experiencia piloto porque mi sueño es que después cada departamento no región –todavía no existen en el Perú- tenga su Colegio mayor, para haya a su turno competencia de todos los colegios secundarios y vayan los mejores. Y así vamos a ir descentralizando, democratizando y creando una, diré no una elite, sino un grupo de los que tienen más interés en capacitarse sin olvidar por cierto a todos los demás.

Creo que está dicho casi todo lo que me hubiera interesado decir para destacar que el tema de la educación es un tema muy audaz, muy aventurado, muy difícil, de largo plazo, exige constancia, maduración y fundamentalmente amor por la educación y por cambiar el alma nacional. (RTV Canal 7. 18.01.10/ 10pm).

Sin comentarios. (23.01.10)